Urosa: ¡PAREN LAS TORTURAS!

Cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas

 

CAPRILES: EN LOS 51 DÍAS DE PROTESTAS han sido detenidas 2.632 personas. “Siguen presas, 1.050 personas”.

CARDENAL UROSA:  Conflicto actual y la Iglesia

 

CARACAS  (ACI).- El Arzobispo de Caracas (Venezuela), Cardenal Jorge Urosa, pidió al Ministerio Público investigar las denuncias de maltratos y torturas contra los detenidos en las manifestaciones que desde el 1 de abril se registran contra el gobierno de Nicolás Maduro.

En declaraciones difundidas por la Oficina de Prensa del Arzobispado de Caracas, el Purpurado señaló que “existen muchas denuncias –uno ha escuchado– la existencia de denuncias de maltratos, inclusive torturas, a los que están detenidos en diversas cárceles del país”.

Además, el Cardenal Urosa indicó que “querer juzgar a civiles en tribunales militares es totalmente indebido”.

Ayer el líder opositor Henrique Capriles denunció que en los 51 días de protestas en todo el país han sido detenidas 2.632 personas. “Van 2.632 personas detenidas. Siguen detenidas, presas, 1.050 personas”, dijo en declaraciones a la prensa el también gobernador del estado de Miranda.

Capriles dijo que hay “331 civiles han sido llevados a los tribunales militares” y 168  permanecen detenidos bajo la “jurisdicción militar”.

En las declaraciones difundidas por el Arzobispado de Caracas, el Cardenal Urosa advirtió que tanto la tortura, los tratos crueles y que civiles sean juzgados por tribunales militares “es inconstitucional e ilegal”, porque “con ello no se va a administrar ninguna verdadera justicia, de tal manera, que debe cesar de inmediato”.

Por ello exhortó al Ministerio Público a corroborar la veracidad de las denuncias, porque “no se puede maltratar y mucho menos torturar a ningún detenido”.

El Purpurado, que ayer presidió en la capital la Jornada de Oración por la Paz en Venezuela, se dirigió también a los miembros de las fuerzas armadas y policiales que son enviados a las zonas donde se desarrollan las manifestaciones.

“No tienen por qué estar tirando las lacrimógenas a quemarropa a la gente ni por supuesto disparar ni permitir que haya gente que dispare, porque están actuando también grupos paramilitares, que todo el mundo ha visto en los vídeos”. “Eso debe cesar inmediatamente”, exigió.

El Cardenal Urosa también se refirió a la reunión del viernes entre la comisión presidencial para la Asamblea Nacional Constituyente y representantes del Episcopado, encabezados por su Presidente, Mons. Diego Padrón.

El Arzobispo recordó que la reunión fue solicitada por el presidente de dicha comisión, el oficialista Elías Jaua. “Nosotros, los obispos recibimos a todos los sectores”, señaló.

“La reunión era necesaria para reiterar el rechazo de la CEV a la Asamblea Nacional Constituyente porque no es necesaria, no se justifica, distrae de los problemas reales del país y va a crear nuevas divisiones”, indicó el Cardenal Urosa.

“Hay una serie de factores que la hacen muy discutible, como por ejemplo, que no se haya convocado un referéndum para que el pueblo diga si quiere o no esa Constituyente”, añadió el Purpurado, que recordó el pedido de la Iglesia para que se resuelva la escasez de medicinas y alimentos, y para que cese la represión.

“Los obispos hemos sido muy claros y siempre estamos listos para defender los derechos de nuestro pueblo”, afirmó.

 

Conflicto actual y la Iglesia

 

RAYLI LUJÁN / El Nuevo Pais

Para el cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas el conflicto político que atraviesa Venezuela debe ser resuelto inmediatamente por el “mundo civil”, descartando absolutamente todo acto de violencia.

 El monseñor Urosa, quien precisamente ha sido víctima de ataques oficialistas, hace un llamado a la serenidad para que la confrontación entre los venezolanos se resuelva de manera pacífica.

En exclusiva a ENPaís, el purpurado cuestionó tanto la represión violenta del gobierno como los actos vandálicos cometidos por encapuchados contra instituciones públicas.

Asimismo, rechaza cualquier intento por parte de la Fuerza Armada Nacional (FAN) de intervenir en la solución del conflicto, “a favor de un partido o parcialidad política”.

-¿Cuál es su posición ante la situación actual que se vive en el país?

-US: En la Conferencia Episcopal de Venezuela hemos manifestado siempre nuestro deseo de que cualquier tipo de confrontación política sea pacífica y que se descarte absolutamente toda violencia. Rechazamos la violencia que se ha producido en estos días, rechazamos la muerte de personas que han sido asesinadas vilmente en los enfrentamientos que ha habido. Tanto las muertes de civiles, como del GNB. Hacemos voto porque este conflicto que es algo que digo permanentemente, todos oremos para que los venezolanos podamos resolver este conflicto de manera pacífica. 

Deploro que este conflicto no se esté resolviendo de manera pacífica, sino con este enfrentamiento y reitero lo que ya hemos dicho los obispos venezolanos, que esa represión desmedida debe cesar. Ciertamente, el gobierno tiene el derecho y el deber de controlar el orden público, pero la gente coincide en que la represión que se ha dado es totalmente exagerada. Se trata de perseguir a los manifestantes, no solo contenerlos. Literalmente, bombardear con lacrimógenas a grupos de personas, inclusive sin tener en cuenta la cercanía de centros de salud como el Hospital Materno Infantil de El Valle o tiras bombas lacrimógenas dentro de un centro comercial, todo es absolutamente indebido y en este sentido hago un llamado a las autoridades de los cuerpos de seguridad del Estado para que precisen bien el alcance de su actuación de manera que no caigan en excesos realmente intolerables.

-La iglesia ha rechazado la represión del gobierno. Pero así mismo  ¿rechaza los actos vandálicos contra instituciones públicas por encapuchados, que un sector de la población aplaude?

-US: Por supuesto. Yo insisto en que rechazamos todo eso. El Episcopado rechaza todo eso. Debe investigarse bien la autoría de esos hechos vandálicos, por ejemplo el ataque a la DEM, eso es un vandalismo intolerable, igual que lode antier en la Torre Británica, son actos  absolutamente reprochables y que deben ser castigados. Debe investigarse también, quien asesinó a Carlos Moreno y a Paola Ramírez en Táchira. Son asesinatos a sangre fría, absolutamente inmorales, todos los asesinatos lo son, pero estos fueron peor. Los culpables deben ser sancionados conforme a las leyes.

-¿Considera que la actuación de la Fuerza Armada Nacional (FAN) es crucial para la solución de este conflicto socio-político?

-US: La FAN está llamada a colaborar dentro de ciertos límites constitucionales en el mantenimiento del orden público y en ese sentido, ellos tienen una responsabilidad que cumplir. El problema político de Venezuela debe resolverlo el mundo civil, los militares deben ceñirse a su obligación de cumplir con la Constitución y las leyes del país.

-¿Deben intervenir de alguna otra forma a cómo lo han hecho hasta ahora?

-US: La FAN es un cuerpo que no debe de ninguna manera utilizar su fuerza a favor de un partido o parcialidad política.

-El presidente Nicolás Maduro ha insistido en retomar el diálogo con la oposición nuevamente. ¿Cree que vale la pena volver a dialogar, teniendo en cuenta la falta de cumplimiento de los acuerdos por parte del gobierno?

-US: La solución de los conflictos, en algún momento requiere del diálogo pero no una farsa de diálogo como la que se llevó a cabo en noviembre del año pasado. Estoy de acuerdo y el Episcopado y el Santo Padre también en solicitar el diálogo, pero tiene que ser en base al respeto, a los derechos y a los deberes constitucionales de cada uno de las partes. Un diálogo para resolver problemas y no simplemente para montar un espectáculo. Un diálogo concreto y efectivo por supuesto es necesario, pero primero debe cesar la represión y restituirse las facultades constitucionales de la Asamblea Nacional, se deben fijar las fechas de las elecciones y se debe liberar a los presos políticos.

-¿Cuál debe ser el rol de la Iglesia en medio de esta crisis?

-US: Queremos llamar a todas las partes envueltas en el conflicto político, a actuar de forma constitucional. Hemos indicado las fallas que vemos en el gobierno nacional y hemos hecho llamados a la oposición a concertar, a presentar propuestas. De manera, que ahorita estamos llamando a evitar los excesos en la confrontación política. Estamos permanentemente actuando de acuerdo a nuestra condición de obispos de la Iglesia, que no somos operadores políticos, parcializados, sino que somos ciudadanos con autoridad moral y religiosa, que queremos el bien del país.

-¿Cuál es el mensaje que da a los venezolanos y a la dirigencia política?

-US: El mensaje es que actuemos según la recta conciencia, los principios democráticos y las leyes del país, así como también buscando la resolución de los graves problemas del país y evitando dejarnos llevar por el odio, la rabia, sino actuando con gran serenidad, espíritu cristiano para contribuir a la solución de los problemas del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*