Un relajo, la “armada de guerra”

– EN SILENCIO EL C/N YERMINCE GRANADILLO MEDINA, RESPONSABLE DEL SINIESTRO.

– CIVILES GANAN “LA BATALLA NAVAL DE LA TORTUGA”

ILUSTRACIÓN: Raúl Azuaje

R.S.- Si el régimen de Nicolás Maduro se hubiese quedado callado, la derrota, la vergüenza sufrida en “La Gloriosa Batalla Naval de La Tortuga” quizás hubiese pasado debajo de la mesa.

Una chapuceada operación de “control con ¿abordaje?” de un crucero ártico civil por parte de un armado barco de guerra, derivó en el auto-hundimiento de la nave de patrullaje costero. El evento debe ser único en la historia de los enfrentamientos navales . Nada parecido viene a la memoria ni está registrado en los buscadores de internet.

Maduro, cabecilla del régimen, califico el evento como un “acto de piratería”. Pirateria es la toma de posesión ilegítima de una nave o de sus contenidos. Algo así como hizo el chavismo-madurismo cubiche con Venezuela. En la “Batalla de La Tortuga” nadie pirateó; se trató de reiteradas embestidas del “Naiguatá” contra la proa reforzada al “Resolute” con el propósito de desviar el crucero hacia Margarita. Estas embestidas abrieron una entrada de agua en la proa del Naiguatá y provocaron su lento hundimiento, suficientemente lento como para permitir el rescate de todos los tripulantes .

Las aseguradoras querrán saber si el choque y hundimiento fue adrede e inevitable por parte del “Resolute” contra el “Naiguatá” o si el hundimiento de la nave de guerra y los US$ 30 millones que costó, fue resultado de los sucesivos intentos del “Naiguatá” de desviar la proa de “Resolute”,… rumbo a Margarita para llevarlo “preso” como un trofeo a guerra.

En todo caso, las evidencias están allí y la   investigación determinará con alta probabilidad la cronología de los eventos y de sus responsables. El régimen de Maduro probablemente declinará participar en el proceso, porque tendría que aportar las radio comunicaciones del Naiguatá y los testimonios de los sobrevivientes. Cosa que no hará alegando “secreto militar”

 

 Maduro “la incursión del buque de turistas fue un acto de piratería internacional

 

TalCual .- El pasado martes 31 de marzo, el gobierno de Nicolás Maduro denunció que el buque de guardacostas Naiguatá (GC-23) fue hundido producto de una colisión intencional del buque de pasajeros RCGS Resolute, de la empresa portuguesa Columbia.

A raíz de este incidente, diversas versiones por parte de las autoridades responsables han intentado explicar lo que ocurrió. A pesar de que la primera versión, revelada por el gobierno chavista, indica que la agresión fue provocada por la nave portuguesa, la compañía lusa sostiene que fue la actuación del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional (Ceofan) la causante del suceso.

De acuerdo con un comunicado publicado por Columbia,  el crucero portugués se encontraba a 13,3 millas náuticas de distancia de la isla La Tortuga, el doble de distancia reportada por las autoridades venezolanas y en aguas internacionales, no en territorio marítimo de Venezuela.

Según explica la compañía, en el Resolute no se encontraban pasajeros, sino 32 miembros de la tripulación, que ejecutaban un mantenimiento de rutina a su motor mientras se dirigían a su destino, Willemstad en Curazao el 30 de marzo.

Mientras la tripulación realizaba mantenimiento en el motor principal de estribor, el de babor fue apagado para mantener una «distancia segura» de La Tortuga en todo momento.

Poco después de la medianoche, fueron abordados por el guardacostas venezolano, quienes cuestionaron el propósito del Resolute en esa zona y les ordenaron seguir al buque venezolano, que escoltaría la nave hacia Puerto Moreno en la isla de Margarita.

La empresa portuguesa insistió en que la nave se encontraba en aguas internacionales, por lo que el Capitán quería confirmar con la oficina principal esta solicitud, debido a que provocaría una desviación total de la ruta que el barco tenía programada.

Mientras el Capitán intentaba comunicarse con sus superiores, se escucharon disparos y poco después del guardacostas se aproximó al estribor velozmente con un ángulo de 135 grados y chocó a propósito con la nave lusa en un aparente intento por encaminarla hacia el territorio marítimo venezolano.

Como resultado de este choque, el Resolute tuvo pocos daños y no afectó su navegabilidad, pero el Naiguatá se vio severamente afectado al golpear con la proa reforzada para expediciones en hielo.

Después del choque, la tripulación del Resolute mantuvo el barco en el lugar aproximadamente durante una hora y contactaron con el Centro de Coordinación de Rescate Marítimo de Curazao (MRCC), un cuerpo internacional que supervisa cualquier tipo de emergencia marítima.

Al fondo se ve la fragata Libertad. Primer plano BVL AB Naiguatá GC-23

Tras recibir la autorización de la MRCC para retomar el curso, el Resolute se dirigió hacia el puerto de Willemstad, donde ancló de forma segura.

La empresa acotó que se llevará a cabo una investigación completa sobre las circunstancias en las que se produjo el incidente.

El otro cuento

La versión revelada por las autoridades venezolanas dista mucho de lo explicado por la compañía lusa.

En primer lugar, detallaron que el Resolute se encontraba a tan solo 7 millas náuticas de la isla La Tortuga, lo que significa que habrían penetrado en el territorio marítimo venezolano.

El ministro de Defensa Vladimir Padrino López comentó que al recibir la alerta, se activó el Ceofan y zarpó el Naiguatá para abordar la embarcación portuguesa según los protocolos establecidos en tratados internacionales, y les solicitaron dirigirse al puerto de Margarita.

Relató que la tripulación accedió e inició movimiento hacia Venezuela, escoltado por el guardacostas venezolano. Sin embargo, pocos minutos después «decidió embestir al buque de la armada, lo que provocó su hundimiento».

El funcionario chavista afirmó que sería «ingenuo» considerar el incidente como un «caso aislado» al verlo como un accidente. Cuestionó qué hacía un buque cerca de la isla La Tortuga, donde se encuentra una pista de aterrizaje de 2.000 metros.

Por su parte, el mandatario Nicolás Maduro fue más allá al proponer la hipótesis de que el Resolute trasladaba mercenarios que intentarían atacar bases militares en Venezuela. También pidió a las autoridades de Curazao hacer la investigación pertinente e informar oficialmente, ya que se trata de un acto de «piratería internacional».

En más recientes declaraciones, Maduro afirmó que recibió información del gobierno de Curazao que apuntaba a que la nave lusa está tripulada por 160 personas, en contraste con las 32 reportadas por Columbus, y que «un poder superior» les impide acceder para verificar la tripulación.

Hay un poder superior que no deja acceder a las autoridades de Curazao para ver quienes son las 160 personas dentro del barco. Alguien llamó del norte para prohibirlo», aseguró.

Por este motivo reforzó su hipótesis de que el barco era utilizado para trasladar mercenarios a costas venezolanas y realizar «ataques sorpresa» contra unidades militares u objetivos políticos.

Portugal se cuestiona

El ministro de Relaciones Exteriores de Portugal, Augusto Santos Silva, negó este miércoles 1° de abril que lo ocurrido entre la embarcación de pasajeros y el buque de la Armada de Venezuela, derive en un impasse diplomático con Caracas y aseveró que el Gobierno lusitano está dispuesto a colaborar para aclarar qué fue lo que ocurrió.

Actualmente el Resolute se encuentra bajo la tutela de las autoridades de Curazao -jurisdicción de los Países Bajos- mientras se aclara el accidente marítimo.

Segundo incidente entre Portugal y Venezuela en menos dos meses

Este es el segundo incidente que involucra al gobierno de Lisboa y la administración de Nicolás Maduro. La aerolínea TAP fue presa de una investigación luego de la llegada del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de 50 países, el pasado 11 de febrero y que culminó con el arresto de Juan José Márquez, tío del parlamentario.

Las supuestas pesquisas hechas por las autoridades venezolanas terminaron con una suspensión por 90 días de las operaciones de la aerolínea lusitana en suelo venezolano.

Entonces, el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, aseguró que la medida tomada por la administración de Nicolás Maduro respecto a la suspensión por 90 días de las operaciones de la aerolínea TAP es «injusta» y afecta la reputación de la compañía y del país, por lo que calificó esa acción como «ataques contra TAP y Portugal», que se hicieron sin «el mínimo de fundamento».

 

“RESOLUTE” : “Fue la Armada venezolana la que atacó”

RCGS Resolute (anteriormente Society Adventurer y Hanseatic) es un crucero de cinco estrellas previamente operado por la línea de cruceros One Ocean Expeditions. El barco ha sido alquilado desde octubre de 2018 a One Ocean Expeditions de Canadá y navegará en el Antártico y el Ártico. Según la Guía completa de cruceros y cruceros de Berlitz, fue el único crucero de expedición de cinco estrellas en todo el mundo. Construido en 1991, se especializa en viajes a la Antártida. Fue construida como Sociedad Aventurera, pero fue renombrada cuando fue comprada por Hanseatic Tours, como la cuarta en una línea de «» Hanseatics «. En 1997, Hapag-Lloyd compró Hanseatic Tours, y pasó a su flota.

El Nacional.-El crucero RCGS Resolute al que la Armada venezolana acusó por embestir una de sus embarcaciones cerca de la isla La Tortuga y ocasionar su hundimiento, emitió un comunicado en el que desmintió esta versión y contó que fue el buque venezolano el que atacó.

La declaración de la compañía Columbia Cruise Services apunta que el RCGS Resolute estuvo todo el día en frente de las costas venezolanas debido a que estaba realizando el mantenimiento al motor principal del estribor.

Sin embargo, durante la medianoche del 30 de marzo un barco de la Armada venezolana abordó a los tripulantes de la nave, 32 en total, y cuestionó la presencia del crucero en aguas internacionales.

Ante esto, la Armada obligó al Resolute a partir hacia Puerto Moreno, en la Isla de Margarita. «El capitán quería volver a confirmar esta solicitud en particular, lo que resultó en una desviación grave de la ruta programada del barco con la compañía DPA», detalló la compañía de cruceros.

Mientras el capitán del Resolute se puso en contacto con la oficina central para informar de la situación, la Armada disparó sus armas contra el barco y lo embistió repetidas veces.

El buque de la armada continuó golpeando la proa de estribor en un aparente intento de girar la proa del barco hacia las aguas territoriales venezolanas», explicó Columbia.

Como resultado, el barco venezolano sufrió daños irreparables que ocasionaron su hundimiento. El Resolute aseguró que luego del incidente se quedó en el sitio por más de una hora y contactó al Centro de Coordinación de Rescate Marítimo de Curazao.

Solo después de recibir la orden de reanudar el paso por delante por el MRCC y de que no se requiere asistencia adicional, el Resolute RCGS, actualmente amarrado de forma segura en el puerto de Willemstad, continuó navegando hacia su destino en Curazao», indicó.

«Acto de piratería internacional»

La compañía de cruceros destacó que siempre mantuvo una distancia respetuosa de las costas venezolanas y que en su barco no viajaban turistas, como dijo Nicolás Maduro.

Maduro denunció este martes la situación entre las dos embarcaciones y pidió a las autoridades de Curazao una explicación. Además, calificó lo sucedido como un acto de piratería internacional.

El barco llegó directo al puerto y con ayuda lo estacionaron. ¿Llevaba personal? ¿Qué personal? ¿O sería un barco que estaba trasladando mercenarios para atacar bases militares en Venezuela, descargarlos por ahí en alta mar? Uno se puede preguntar mil cosas en esta época en la que el imperialismo ha enloquecido para agredir a Venezuela de manera multiforme», comentó al respecto.

Columbia Cruise Services indicó que se llevará a cabo una investigación completa de las circunstancias que rodearon el incidente.

 

Experto: Un relajo el GC “Naiguatá” 

Antonio Pérez

CARAOTA DIGITAL .- Antonio Pérez, oficial superior de la Armada -en situación de retiro- que escribe en Twitter con la cuenta @DesdeLaCofa, señaló que lo ocurrido con el crucero de pasajeros Resolute y el hundimiento, por parte de este, del guardacostas «Naiguatá» deja en evidencia como la misma laxitud de procedimientos que hay en todo el país ha impactado también en la Fuerza Armada.

Pérez responsabiliza directamente al capitán de la nave, el capitán de navío ABV Yermince Granadillo Medina, por el siniestro. «Tiene muchas explicaciones que dar, sobre todo a su tripulación. Gracias a Dios las noticias son que no hubo pérdida de vidas, pero la explicación a los hombres bajo su comando debe dárselas», señala en uno de los tuits de un prolijo hilo en el que explica como desde su experiencia ve el procedimiento que terminó en el hundimiento del guardacostas.

El comandante de un buque (de guerra o mercante) es el único responsable por lo que ocurra a bordo (…) En el puente de mando de un buque de guerra hay por lo menos 5 personas: Oficial de Puente, Auxiliar del Oficial de Puente, Timonel y 2 serviolas (vigías). En los buques mercantes en los puentes generalmente se encuentran un oficial de puente y un timonel. Es decir, hay mas ojos en un buque de guerra en una guardia que en un buque mercante», señala el marino.

Agrega que «en todo buque hay un hombre quien, en la hora de la emergencia o peligro en el mar no puede acudir a otro hombre; hay un hombre quien es el responsable en última instancia por una navegación segura, el rendimiento de la maquinaria, el disparo preciso y la moral de su tripulación. Él es el Comandante, él es el buque. En eso consiste el privilegio, el prestigio y el peso de un comandante», indica Pérez.

Además, indicó que «el procedimiento de Control de Tráfico Marítimo es un procedimiento de rutina que consiste en hacerle una serie de preguntas vía radio con VHF Marítimo a una embarcación que esté navegando en las cercanías de un buque de la Armada que se encuentre patrullando».

No es necesario acercarse a una distancia que ponga en riesgo la seguridad de ninguna de las embarcaciones involucradas. El Resolute es un buque de pasajeros, con unas carácteristicas muy particulares como todo buque de pasaje. Una de ellas es que de noche están muy alumbrados».

«Como buque de pasajeros tiene derecho al paso inocente en aguas de cualquier país. Normalmente un buque de pasaje de las dimensiones del Resolute no representa ningún riesgo a la seguridad del país a menos que se cuente con información de inteligencia que diga lo contrario», señaló Pérez.

«Por la naturaleza de ambos buques involucrados en la colisión, el GC-23 tiene mayor capacidad de maniobra que el buque de pasajeros. Entiendo que si el GC-23 estaba en patrullaje es normal que se aproxime a las embarcaciones que naveguen en su cercanía (…) Una orden que nunca falta es que deben despertar al Comandante cuando existan buques cuyo PMA (Punto Máximo de Aproximación) sea menor a 2 o 3 Millas Náuticas. El PMA es la distancia mínima en la que se van a encontrar dos buques que navegan en la misma area».

Esto explica la responsabilidad del comandante de la nave en lo referido a la agresión (tal es la versión oficial del Ministerio de Defensa venezolano) del Resolute al Naiguatá.

Agrega que la única fuente de información que tiene es el comunicado del Ministerio de la Defensa, que «tiene errores de forma que denotan que quien lo escribió no domina la jerga naval (…) El comunicado evidentemente no pasó por las manos de un oficial de la flota calificado; el problema es que para los que somos versados en el tema nos genera mas dudas que aclaratorias. Si estos errores se comenten al más alto nivel de la institución, me imagino que en los escalones subalternos el problema es exponencial».

La causa raíz de este tipo de incidentes generalmente estiban en falta de mantenimiento o falta de adiestramiento, en el peor de los casos por ambas causas a la vez. No tengo elementos de juicio para decir que fue por una u otra causa lo que originó el accidente», concluye Pérez.

EL «NAIGUATÁ»

Botado:          24 de junio de 2009

Asignado:      1 de febrero de 2011

Destino:         Hundido al colisionar contra el crucero «Resolute»

Características generales

Desplazamiento:     1453 t

Eslora:           79,9 m

Manga:           11,50 m

Puntal:            7,00 m

Calado :         3,70 m

Sensores:     • ESM radar y comunicaciones (COMINT)

  • Radar de vigilancia aérea/superficie (2D)
  • IFF y Link Y

Armamento;

  • 1 cañón Oto Melara de 76 mm
  • 2 cañones de 20 mm/25 (1 × 2)
  • 2 ametralladoras de 12,7 mm (2 × 1)

Propulsión:

  • 2 motores diésel
  • 2 hélices de paso variable

Potencia:       5920 BKW

Velocidad:    22 nudos

Autonomía:    4000 mn a 16 nudos

Tripulación:   44 tripulantes

Capacidad:   30 pasajeros

Aeronaves:    cubierta de vuelo para un helicóptero AB212, AB412 o AS565

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*