Un Mundo en llamas

ILUSTRACIÓN: Raúl Azuaje

Las temperaturas extremas y las sequías más severas, resultado del cambio climático causado por el hombre, han creado un mundo que está listo para arder.

 

Un planeta en llamas,…. 

 

VERONICA PENNEY / NYTimes .- Los incendios forestales devastan el oeste de Estados Unidos, pero no es el único lugar del mundo que arde en llamas. Este año, otros países también han sufrido sus peores incendios en décadas, si no es que en toda su historia.

En cada caso, los factores coadyuvantes son distintos, pero hay una constante en todas las historias: estaciones más calientes y secas han hecho que el mundo esté más propenso a incendiarse.

No tenemos un problema de incendios; tenemos muchos problemas de incendios”, declaró Stephen J. Pyne, profesor emérito de la Universidad Estatal de Arizona que estudia los incendios forestales y su historia.

“Uno, obviamente, es muy profundo. Tiene que ver con los combustibles fósiles y el clima”.

A continuación, un repaso de algunos de los peores incendios recientes y cómo los humanos desempeñaron un papel en ellos.

El Ártico y Siberia

Todo el Ártico está viviendo un calentamiento a un ritmo más acelerado que el resto del mundo. Una cubierta de nieve más ligera de lo habitual, las altas temperaturas y los suelos secos —casi con toda seguridad el resultado del cambio climático causado por el hombre— han contribuido a los incendios.

La región de Khanty-Mansi en Siberia occidental en julio Servicio de Protección Forestal Aérea de Rusia. / Reuters

Este verano, algunas zonas del Ártico rompieron los récords de incendios forestales establecidos el año pasado, que en su momento fue la peor temporada de incendios en 60 años. La ciudad rusa de Verjoyansk se convirtió en el primer lugar del Círculo Polar Ártico en tener temperaturas superiores a los 38 grados Celsius en junio.

El calor histórico también descongeló turberas inflamables; estas alimentaron incendios forestales que provocaron la quema de un área aproximadamente del tamaño de Bélgica.

El Ártico está en transición a un nuevo clima por el calentamiento global

Si bien no se perdieron vidas, el humo asfixió la campiña rusa y la tierra quemada emitió una oleada de dióxido de carbono (el cual calienta el planeta), que equivale al que Noruega emite al año, aproximadamente.

Indonesia

En los trópicos húmedos, las condiciones climáticas desempeñan un papel menor en los incendios forestales. Allí, el desbroce y la quema de tierras para la agricultura son la causa principal de los incendios.

El Parque Nacional de Sebangau en la provincia de Kalimantan Central, Indonesia, el año pasado. Willy Kurniawan / Reuters

En julio, la provincia de Borneo Central, declaró el estado de emergencia, ya que los incendios se propagaron de manera descontrolada. Eso sucedió después de los graves incendios ocurridos en Indonesia el año pasado y en 2015, año de una sequía que estuvo vinculada a El Niño, el calentamiento periódico del océano Pacífico en los trópicos que puede afectar el clima en todo el mundo.

Sin embargo, incluso sin condiciones de sequedad, las prácticas agrícolas desempeñaron un papel crucial en los incendios.

Es muy, muy raro que haya incendios de manera natural”, dijo Ruth DeFries, profesora de Desarrollo Sustentable en la Universidad de Columbia en Nueva York. “Cuando vemos incendios en los trópicos húmedos, hay una base de ignición humana detrás de ellos”.

“Sin el uso de la tierra, podría haber condiciones de sequía asociadas con El Niño y sin incendios”, anotó DeFries.

Brasil

Los peores incendios registrados están ocurriendo ahora en los humedales del Pantanal en el sur del país. Más al norte, en la selva amazónica, decenas de miles de incendios siguen ardiendo después de un verano de llamas. En junio, las autoridades brasileñas calificaron los incendios de la Amazonía como los peores en 13 años.

Pagó el caimán,…. con su vida. Una sección quemada de los humedales del Pantanal en Brasil, la semana pasada – Mauro Pimentel /Agence France-Presse – GETTY Images

Al igual que en Indonesia, la deforestación para la agricultura es el principal culpable. Los agricultores y ganaderos talan árboles en los lindes de la selva y les prenden fuego a fin de desmontar el suelo para los cultivos o el pastoreo. Pero el cambio climático es un multiplicador de fuerza: durante las sequías como la que ahora vive el país, esos incendios penetran más en los bosques, queman más árboles y causan mayores daños.

‘Los pulmones de la Tierra están en llamas’: Brasil enfrenta críticas mundiales por los incendios en la Amazonía

Un bombero voluntario trabajaba en la región del Pantanal, en el sur de Brasil, el mes pasado. Maria Magdalena Arrellaga / The New York Times

A diferencia de los incendios forestales de California, que queman las copas de los árboles, los incendios en la Amazonía a menudo se deslizan por el suelo del bosque, “básicamente no llegan más alto que mi rodilla”, sostuvo Jennifer Balch, profesora adjunta de Geografía en la Universidad de Colorado, campus Boulder, y directora del Laboratorio de la Tierra de la universidad. “Y pueden durar largos periodos”.

Argentina

Los incendios forestales arrasaron el río Paraná desde Rosario, Argentina, en julio. Reuters

Los incendios forestales arrasaron el río Paraná desde Rosario, Argentina, en julio / Reuters

Los incendios han estado causando estragos en los pastizales del delta del Paraná y alrededor de las tierras de cultivo en el centro de Argentina, donde los agricultores y ganaderos han quemado los campos desde hace un siglo para mejorar sus suelos. Este año, los incendios se han salido de control.

Es fácil que los incendios se salgan de los perímetros de la propiedad de alguien y simplemente quemen áreas enormes”, dijo Virginia Iglesias, una científica investigadora del Laboratorio de la Tierra de la Universidad de Colorado que ha vivido en Argentina la mayor parte de su vida.

“Es el final del invierno y ha sido un invierno muy muy seco”, afirmó Iglesias. “Estas condiciones excepcionalmente secas en el centro de Argentina, y en muchas otras áreas del país, crean una situación perfecta para los incendios una vez que se añade combustible”.

Australia

A principios de este año, Australia estaba saliendo de su peor temporada de incendios forestales jamás registrada. Miles de hogares se perdieron y millones de hectáreas se quemaron. Al menos 30 personas murieron. Los cálculos del número de animales muertos oscilan entre unos cientos de millones y mil millones.

Rescatistas de vida silvestre en Peak View, Australia, tranquilizaron a un canguro que se quemó en un incendio forestal en febrero, antes de transportarlo a un centro de recuperación. John Moore / GETTY Images

Los investigadores concluyeron que el cambio climático provocado por el hombre desempeñó un papel importante en los incendios, pues hicieron que las condiciones de alto riesgo que contribuyeron a la propagación de los incendios fueran al menos un 30 por ciento más probables que en un mundo sin calentamiento global.

Ahora que el hemisferio sur entra a la primavera, los australianos se preparan para una nueva temporada de incendios. Los funcionarios dicen que dudan que los incendios de este año sean tan graves porque simplemente no queda mucho que se pueda quemar, pero los propietarios de todos modos se apresuran a limpiar los arbustos y las malezas, así como a concluir las quemas prescritas.

A corto plazo, explicó Pyne, podemos mitigar los riesgos de incendio diseñando más comunidades seguras contra el fuego, creando mejores planes de evacuación y mejorando la atención a los incendios en las zonas silvestres.

La quema prescrita va a ser sin duda una parte de eso”, opinó. “Si piensas en los incendios como una plaga, que en muchos sentidos es así, la quema prescrita es parte de la inmunidad de rebaño”.

En lo que se refiere a las causas humanas del cambio climático, Pyne afirmó que, “necesitamos tomar medidas, pero eso llevará mucho tiempo. Vamos a vivir con un mundo de fuego potenciado durante décadas, por lo menos”.

Verónica Penney es una reportera que cubre el cambio climático y es miembro de la generación de becarios 2020-2021 de The New York Times. @veronica_penney

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*