Soros: Facebook o ¿Fakebook?

QUIÉN ES GEORGE SOROS Y POR QUÉ ES BLANCO DEL ODIO de la ultraderecha y los conservadores de Estados Unidos (y otros países)

La red social manejada por Mark Zuckerberg va a hacer que reelijan a Donald Trump como presidente de Estados Unidos porque le conviene para maximizar sus ganancias”.

La práctica de Facebook de no exigir la verificación de datos en la publicidad política en 2020 ha abierto la puerta a declaraciones falsas, manipuladas, extremas e incendiarias. / Pete Marovich para The New York Times

 

GEORGE SOROS / La semana pasada, en una cena en Davos, Suiza, me preguntaron si pensaba que Facebook se comportaba de manera más responsable hoy que durante las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016.

“En absoluto”, respondí. “Facebook ayudó a Trump a ser electo y me temo que lo volverá a hacer en 2020”.

Les expliqué que desde hace muchos años existe una ley —el artículo 230 de la Ley de decencia en las comunicaciones— que protege a las plataformas de redes sociales de toda responsabilidad jurídica por difamación y denuncias similares. Facebook puede publicar de manera deliberada declaraciones engañosas o falsas de candidatos a cargos públicos y de otro tipo, sin asumir responsabilidad alguna por ello.

Luego agregué que parece que hay “una operación informal de asistencia o acuerdo mutuo desarrollándose entre Trump y Facebook” en la cual Facebook ayudará al presidente Trump a ser reelegido y, a su vez, Trump defenderá a Facebook de los ataques de los reguladores y los medios.

“Simplemente, eso no es así”, dijo un vocero de Facebook a Business Insider.

No estoy de acuerdo. Creo que Trump y el director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, se dan cuenta de que sus intereses están alineados; el presidente quiere ganar las elecciones y Zuckerberg quiere hacer dinero.

Analicemos la evidencia: en 2016, Facebook proporcionó a la campaña de Trump personal integrado que ayudó a optimizar su programa publicitario (también se acercaron al equipo de campaña de Hillary Clinton, pero este declinó la oferta de incorporar al equipo de Facebook en sus operaciones de campaña).

Brad Parscale, director digital de la campaña de 2016 de Trump y ahora gerente de campaña para 2020, declaró que Facebook ayudó a Trump y le dio la ventaja. Esto parece haber marcado el comienzo de una relación especial.

Más recientemente, el contacto directo entre los dos hombres ha levantado serias dudas. Zuckerberg se reunió con Trump en el Despacho Oval el 19 de septiembre de 2019. No sabemos de qué hablaron, pero por una entrevista del 22 de enero —que le hicieron al presidente al margen del Foro Económico Mundial— sabemos lo que Trump dijo sobre la reunión: Zuckerberg “me dijo que soy el número uno del mundo en Facebook”.

Al parecer, Trump no tuvo ningún problema con la decisión de Facebook de no verificar lo que se dice en los anuncios políticos. “Prefiero que haga justo lo que planea hacer”, dijo Trump de Zuckerberg. “Si nos ponemos a pensarlo, ha hecho un trabajo estupendo”.

En 2016, la campaña presidencial de Trump orquestó un sólido esfuerzo de comunicaciones centrado en datos y ha seguido perfeccionando ese programa a lo largo de los últimos años, usando Facebook como una parte clave de su estrategia.

La decisión de Facebook de no solicitar la verificación de datos para la publicidad de los candidatos políticos en 2020 ha abierto la puerta a las declaraciones falsas, manipuladas, extremas o incendiarias. Dicho contenido se recompensa con una ubicación y promoción privilegiadas si satisface las normas algorítmicas de popularidad e interacción diseñadas por Facebook.

Es más, el diseño de Facebook tiende a ocultar las fuentes de contenido controversial y falso y no castiga de manera adecuada a aquellos que difunden información falsa. La empresa tampoco advierte de manera eficaz a los usuarios que están expuestos a mentiras.

Manifesté mi temor de que, con ayuda de Facebook, Trump gane las elecciones en 2020. La reciente contratación de la empresa de una figura de derecha para ayudar a gestionar la parte de noticias ha reforzado esos temores.

En mis comentarios en Davos, también señalé que Facebook se ha usado para causar un daño mayor en otros países que en Estados Unidos. Por ejemplo, en Birmania, personal militar usó Facebook para ayudar a incitar a la gente en contra de los rohinyás, un grupo étnico que fue víctima de un ataque militar de una crueldad increíble, que incluyó asesinatos, violaciones e incendios de pueblos enteros: alrededor de 700.000 rohinyás huyeron a Bangladés. Actualmente, la Corte Internacional de Justicia en La Haya se encuentra deliberando si estas atrocidades califican como genocidio.

Sin embargo, a lo largo del año pasado, Facebook incorporó nuevas características a su aplicación móvil que intensifican el fuego de los ataques políticos al facilitar y acelerar su propagación. El sistema es gratuito para quien hace la publicación y genera ingresos para Facebook. Bueno para Facebook, malo para la democracia.

Su responsabilidad es evidente. Facebook es un editor, no solo un moderador neutral o una “plataforma”. Debería rendir cuentas por el contenido que aparece en su sitio.

El 22 de enero, en una fiesta en Davos, la directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, repitió el cliché desgastado de Silicon Valley de que Facebook está tratando de hacer del mundo un lugar mejor. Sin embargo, debería juzgarse a Facebook por lo que hace, no por lo que dice.

Repito y reafirmo mi acusación en contra de Facebook bajo el liderazgo de Zuckerberg y Sandberg. Solo tienen un principio rector: maximizar sus ganancias sin importar las consecuencias. En cualquier caso, no se les debería permitir el control de Facebook.

(*) GEORGE SOROS es inversionista, filántropo y fundador- presidente de Open Society Foundations. 

 

Facebook: 5 escandalosas revelaciones

BBC Mundo15 noviembre 2018

Sheryl Sandberg y Mark Zuckerberg vuelven a estar bajo los focos tras conocerse detalles de sus estrategias para hacer frente a los críticos de Facebook / GETTY IMAGES

Facebook vuelve a verse salpicada por el «escándalo». Esta vez por una investigación del diario The New York Times que acusa a la red social de poner en marcha supuestas tácticas para desacreditar a sus críticos, avergonzar a las empresas rivales y restarle importancia a los problemas de la compañía.

El periódico estadounidense publicó este miércoles un amplio reportaje en el que da cuenta de los métodos que, según su investigación, Facebook y una empresa de relaciones públicas contratada por la red social usaron para «negar y desviar la atención» de las críticas.

5 cosas que develó Mark Zuckerberg sobre Facebook y quizá no sabías

El informe ha tenido ya como primera consecuencia que los legisladores estadounidenses estén exigiendo una regulación más estricta de las redes sociales.

Facebook niega la mayoría de las acusaciones.

 

Según The New York Times, Facebook:

  • -Urgió a periodistas a que investigaran posibles vínculos financieros entre el multimillonario George Soros y el movimiento anti-Facebook.
  • -Intentó desacreditar a sus críticos tachándolos de antisemitas.
  • -Suavizó el alcance de la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016 y reaccionó con lentitud.
  • -Fomentó la publicación de artículos despectivos sobre rivales.
  • -Consideró arrastrar a empresas de la competencia hacia sus controversias.

En BBC Mundo, desarrollamos estas cinco alegaciones con la correspondiente reacción de Facebook.

1. ¿Quiso Facebook salpicar a Soros?

El periódico señala que la empresa de relaciones públicas Definers Public Affairs, que tenía un contrato con Facebook, hizo circular un documento en el que sugería que el multimillonario filántropo George Soros estaba detrás del movimiento contra la red social Freedom From Facebook («Libertad de Facebook»).

George Soros suele ser objeto de teorías de la conspiración antisemitas / GETTY IMAGES

Dicho documento animaba a periodistas a explorar las conexiones financieras entre los grupos anti-Facebook y Soros, que frecuentemente es blanco de teorías de la conspiración y calumnias antisemitas.

La empresa de Soros Open Society Foundations ha declarado que nunca apoyó ninguna campaña contra Facebook y que el comportamiento de la red social es «increíble».

Sus métodos amenazan los verdaderos valores que apuntalan nuestra democracia», manifestó su presidente, Patrick Gaspard, este miércoles.

En respuesta al artículo, Facebook afirma que su intención era reflejar que Freedom From Facebook no fue «simplemente una campaña espontánea de base» y que el movimiento tenía «el apoyo de un muy conocido crítico de la empresa».

La red social añade que cualquier insinuación de que fue un ataque antisemita es «censurable».

Facebook anunció que rompió su contrato con la firma Definers y precisó que nunca escondió su relación con la consultora.

Definers no ha respondido a la solicitud de entrevista por parte de la BBC.

2. ¿Intentó Facebook desacreditar a los que protestan?

El pasado julio, una protesta interrumpió una audiencia del Comité Judicial de la Cámara de Representantes en la que testificaba un ejecutivo de Facebook.

Los participantes llevaban carteles en los que se veía al fundador de Facebook Mark Zuckerberg y su número dos, la jefa de operaciones Sheryl Sandberg, como dos cabezas de un pulpo, que enredaba sus tentáculos alrededor del mundo.

Facebook ha sido criticada por defensores de la privacidad / GETTY IMAGES

The New York Times dice que Facebook llamó a la organización judía de derechos civiles Liga Antidifamación para pedirles que valoraran el cartel.

Poco después, dicha organización compartió un comunicado en el que calificó la imagen como «una analogía antisemita».

Facebook no ha respondido a esta crítica.

La Liga Antidifamación, por su parte, sostiene que recibe habitualmente denuncias de expresiones antisemitas y que evalúa cada una de ellas adecuadamente.

3. ¿Suavizó información sobre la injerencia extranjera en las elecciones de 2016?

Según The New York Times, ejecutivos de Facebook estaban molestos porque su director de seguridad Alex Stamos (que ya no trabaja en la compañía) designó sin aprobación un equipo para investigar la supuesta injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

El diario indica que a Sandberg le preocupaba que una investigación sobre la presunta intromisión rusa dejara a Facebook expuesta a acciones legales.

Facebook fue señalada por difundir noticias falsas que favorecían la candidatura de Donald Trump en las elecciones estadounidenses de 2016 / GETTY IMAGES

La compañía ordenó que las publicaciones sobre la injerencia electoral fueran «menos específicas».

El primer artículo de Facebook sobre el tema no nombraba a Rusia y la empresa «retrasó» durante semanas la revelación de información.

Facebook contesta que no nombró a Rusia en un documento de investigación sobre la interferencia electoral porque sintió que los servicios de inteligencia estadounidenses «eran los adecuados para determinar la fuente».

La red social añade que nunca disuadió a sus expertos en seguridad de investigar la interferencia en las elecciones.

4. ¿Colocó Facebook en otros medios noticias negativas sobre los rivales?

El diario estadounidense escribe que Facebook fue responsable de decenas de artículos en los que se criticaba a las otras grandes compañías tecnológicas Apple y Google por sus prácticas empresariales.

Los citados artículos fueron publicados en el portal de noticias conservador NTK Network, que comparte plantilla y oficinas con la firma Definers.

El sitio de noticias NTK publicó varias historias sobre Apple y Google / NTK NETWORKImage

Si bien NTK en sí misma no tiene una gran audiencia, sus artículos son a menudo redifundidos por medios más grandes como Breitbart.

Facebook alega que Zuckerberg fue claro al expresar su desacuerdo con las críticas del director ejecutivo de Apple Tim Cook hacia la red social y que «no había necesidad de utilizar a nadie» para opinar sobre Apple.

Agrega que Zuckerberg y Sandberg estuvieron «muy implicados en la lucha contra las noticias falsas».

5. ¿Intentó Facebook arrastrar a Google en sus controversias?

Sheryl Sandberg declaró ante el Comité Judicial del Senado en julio / GETTY IMAGES

Después de que un artículo de The New York Times revelara que Facebook tenía acuerdos sin declarar con fabricantes de teléfonos celulares para compartir con ellos datos de usuarios, la empresa estableció grupos de análisis para decidir cómo reaccionar.

Uno de los enfoques era alegar que Google tiene acuerdos similares para compartir datos con fabricantes de celulares.

Cuando se le pidió a Zuckerberg que testificara ante el Comité de Inteligencia del Senado, Facebook hizo presión para que la audiencia incluyera a un representante de Google, según el periódico.

A Google se le pidió que testificara, pero no compareció. Muchos de los titulares noticiosos de aquel día se centraron en la silla vacía de Google.

Análisis de Rory Cellan-Jones, corresponsal de Tecnología

Ya sabíamos que el manejo de Facebook de sus crisis recientes ha sido inepto.

La decisión de Mark Zuckerberg de tildar de «loca» la idea de que las noticias falsas llevaron a Donald Trump a la Casa Blanca fue un primer ejemplo.

Pero ahora The New York Times ha pintado un alarmante panorama no solo de la negligencia y la mala gestión de los líderes de Facebook sino de unas tácticas profundamente cuestionables en su lucha por proteger la imagen de su compañía.

Esta nueva exposición de fallos éticos alentará a los políticos y reguladores de todo el mundo que quieren cortarle las alas a Facebook.

Otras acusaciones

El informe también dice que Facebook instó a sus empleados a usar únicamente dispositivos con el sistema operativo Android después de las críticas del director de Apple a la red social.

Image Mark Zuckerberg no le gustaron las críticas a Facebook del director ejecutivo de Apple, Tim Cook. GETTY IMAGES

Facebook responde que animó a sus trabajadores y ejecutivos a usar Android porque «es el sistema operativo más popular en el mundo».

El periódico también sugiere que Facebook tuvo problemas para ver cómo lidiar con una publicación de Donald Trump en diciembre de 2015 en la que pidió un veto a la inmigración musulmana a Estados Unidos.

Sugerir que el debate interno sobre este caso particular fue diferente de cualquier otro asunto importante sobre libertad de expresión en Facebook es un error», dice la empresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*