“Se enviruló esta vaina”

– DERRUMBE DE LOS PRECIOS PARA VENEZUELA Y CUBA ,… PEOR QUE LAS SANCIONES

– “ESTAMOS EN UN ESCENARIO BASTANTE DIFÍCIL”: Lénín Moreno,

MEGADESCUENTOS: PARA “INGRESAR US$” MADURO “TUMBA” $18,- AL BARRIL DE CRUDO MEREY Y OBTIENE…US$ 23,- A CAMBIO PERO NECESITA US$ 50,-P/B

 

CHRISTINE ARMARIO y MARCOS PIN MÉNDEZ / APEcuador .- Durante años, Dionisio Romero se ha ganado la vida con una fruta de color magenta -la pitahaya- que es muy popular en Asia. Plantó docenas de los esbeltos árboles en su terreno cerca de la costa pacífica de Ecuador.

Pero cuando el coronavirus empezó a sembrar el caos en la economía global, el agricultor de 72 años vio cómo se hundía la demanda de su fruta y los precios caían a mínimos espectaculares, borrando buena parte del beneficio que obtendría en circunstancias normales.

Nos está afectando a toda la producción de pitahaya en el Ecuador”, dijo en una mañana reciente en su plantación, llamada Voluntad de Dios. “Como (uno) no quiere dejar que su fruta se pudra en la mata, la vende a cualquier precio”.

El virus y su gran impacto en los negocios han hecho que Latinoamérica se prepare para una crisis que podría poner a prueba la resiliencia de la ya maltrecha economía regional.

Pitaya, fruta de ecuador

China, donde apareció el virus, lleva dos décadas introduciéndose en América Latina. Ya es el segundo socio comercial más importante de la región, de modo que cualquier contracción económica tendría un efecto dominó. La demanda de productos como el salmón chileno y la ternera argentina se ha hundido. Los precios de materias primas importantes como el cobre y el petróleo también han bajado.

Es probable que los más afectados sean países como Chile, Perú y México, con economías impulsadas por la exportación, mientras que otros como Brasil y Argentina, con mercados más cerrados, podrían verse más resguardados ante los efectos negativos.

Esto es un cataclismo para nuestra economía”, dijo Manuel Viera, presidente de la Cámara Minera de Chile, una asociación que representa los intereses del sector minero. “Mientras el precio del cobre estaba arriba, nosotros debimos haber pensado en las vacas flacas”.

El comercio entre China y Latinoamérica ascendió a 306.000 millones de dólares en 2018, alejándose de los apenas 12.000 millones de dólares a principios de siglo. Las exportaciones a China suponen ahora casi el 10% de todos los bienes producidos y enviados para vender en el extranjero.

La región depende mucho de China y de las inversiones chinas, de modo que todos los países van a sufrir un revés”, dijo Monica de Bolle, miembro del Peterson Institute for International Economics. “Los más dependientes van a sufrir más que un revés”.

Hay crecientes indicios de que toda la economía global podría llevarse un golpe. Wall Street tuvo el lunes su peor jornada desde la crisis financiera global de 2008. Los precios del crudo sufrieron su mayor caída en un día desde la Guerra del Golfo de 1991, en medio de un clima de incertidumbre que desató una oleada de ventas. Muchos inversionistas trataban de calcular cuánto dañaría la COVID-19, la enfermedad que produce el nuevo virus, a las ganancias.

El virus ha infectado a más de 110.000 personas en todo el mundo. Por ahora, América Latina y el Caribe han registrado pocos casos, con unos 100 diagnósticos en toda la región, aunque las autoridades sanitarias confirmaban nuevos contagios casi cada día y se preparaban para un brote más amplio.

Para la mayoría, el virus solo causa síntomas leves o moderados como fiebre y tos. Pero para algunos, especialmente adultos mayores y personas con problemas de salud previos, puede causar complicaciones más graves como la neumonía. La mayoría de la gente se recupera.

Es probable que el impacto económico en Latinoamérica se haga notar en varios frentes: una devaluación de monedas cuando los inversionistas busquen refugio en el oro y los dólares estadounidenses, un declive del turismo y caídas en los precios y la demanda de exportaciones.

En Colombia, las empresas de flores dijeron haber redirigido a otros mercados ramos frescos previstos en principio para China. En Chile, los exportadores de fruta dijeron que las cosechas como fresas se estropeaban en los puertos chinos, en un panorama de ciudades en cuarentena y caídas en los precios. Barcos cargados de salmón destinado a China fueron redirigidos a Brasil y Estados Unidos. En México se temía que los problemas en las cadenas de suministro afectaran a las plantas de ensamblaje.

Goldman Sachs rebajó su previsión de crecimiento para varios países en la región, incluido Brasil, debido en parte al coronavirus. La economía brasileña creció apenas un 1,1% en 2019, su tercer año seguido de escasa actividad tras una dura recesión de dos años.

Rubens Ricupero, brasileño y que durante casi una década fue secretario general de la Conferencia de Naciones Unidas de Comercio y Desarrollo, señaló que el país podría verse algo protegido porque está relativamente poco integrado en el comercio global. Sin embargo, señaló, la caída de los precios del petróleo el lunes probablemente tendría repercusiones bajando los ingresos por exportación de la gigante estatal Petrobras, entre otros efectos secundarios.

“Habrá un impacto dispar en Brasil, en general perjudicial”, dijo.

Una mala racha en la industria petrolera sería especialmente dañina para países como Venezuela, que ya está en una situación límite. La producción petrolera de Venezuela suponía hasta 37 millones de dólares diarios, pero la repentina caída de los precios del crudo redujo esa cifra a 20 millones de dólares, según estimaciones de Russ Dallen, responsable de la correduría Caracas Capital Markets, con sede en Miami.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro ha tenido problemas para frenar la hiperinflación, una contracción económica peor que la Gran Depresión de Estados Unidos y crecientes sanciones contra su renqueante sector petrolero.

Ecuador, donde ya se esperaba una contracción de la economía este año, también podría verse golpeada por el descenso sostenido en los precios del crudo porque el país depende de esos ingresos para tener liquidez, según los analistas. El petróleo es la principal exportación del país y genera miles de millones de dólares anuales para el pequeño país andino.

Estamos en un escenario, no digo catastrófico, pero bastante delicado, bastante difícil”, dijo el martes el presidente, Lenín Moreno, que prometió nuevas medidas para compensar los efectos económicos negativos del virus.

Al menos un sector en la región disfrutaba de un buen momento: en Brasil, la Companhia Nacional de Álcool, de 71 años, dijo que se había disparado la demanda de su desinfectante de manos. La compañía dijo haber vendido más de un millón de unidades de su marca más popular en febrero, respecto a los 200.000 frascos del mismo mes del año anterior. La firma añadió un segundo turno en sus instalaciones, con otros 20 empleados, y estudiaba si empezar a exportar sus productos.

Nuestros trabajadores están muy implicados en esto, haciendo muchas horas extra”, dijo el director general, Leonardo Ferreira. “Ven lo preocupados que están sus amigos y familiares”.

De vuelta en la plantación de Romero en Ecuador, fruta que solía venderse por 2,50 dólares el kilo (2,2 libras) se vende ahora por unos 80 centavos, cuando encuentra comprador.

Después de una vida como agricultor, dijo que empezó a cultivar pitahaya hace una década porque le intrigaban sus beneficios nutricionales. La fruta tiene un color magenta o amarillo y un exterior suave pero denso con tallos verdes similares a plantas suculentas. El interior está lleno con una delicada fruta blanca salpicada de diminutas semillas negras.

Sus vecinos, señaló, le dijeron que nunca la habían probado y es deliciosa. Romero ha visto altibajos económicos antes, de modo que está dispuesto a capear la tormenta.

Eso es la vida de nosotros: «producir, con precios altos o bajos”.

 

– MADURO PRETENDE UNA «PRIVATIZACIÓN ENCUBIERTA» DE PDVSA, SEGÚN ANALISTAS

– DOS EMPRESAS MEXICANAS CAMBIAN ALIMENTOS Y AGUA POR PETRÓLEO CON VENEZUELA – Panorama

– VENEZUELA REDUCE DRÁSTICAMENTE LAS EXPORTACIONES DE CRUDO A ESPAÑA POR LA PRESIÓN DE EE.UU.

PRECIO PETRÓLEO HOY 12/2/2020 – BRENT 36,20 USD – WTI 33,67 USD

MADURO OFRECE ENORMES DESCUENTOS EN MEDIO DE COLAPSO DE PRECIOS DEL PETRÓLEO: OPERADORES

 

Y entonces llegó la Guerra Petrolera…

GABRIELA SAAVEDRA / El Nacional.- Si el régimen de Nicolás Maduro no logra ubicar el crudo venezolano en el mercado internacional, se verá forzado a reducir aún más la producción de petróleo afirmó Carlos Mata, especialista en materia petrolera, en entrevista con El Nacional.

Este lunes se registró una de las caídas interdiarias más grandes del precio del crudo del Brent. A tan solo segundos del inicio de las operaciones de los mercados en Asia, el barril pasó de 45 a 31,52 dólares. Un descenso que no se presentaba desde hace casi tres décadas, durante la guerra del Golfo de 1991.

Un caída influida por el impacto del coronavirus en la economía mundial y la negativa de Rusia de no reducir de forma colectiva la producción y respaldar los precios que proponía la OPEP, encabezada por Arabia Saudita.

Vladimir Putin se vería obligado a buscar alternativas en tres áreas principales: la geopolítica, de operación y niveles de producción, pues su economía no es muy amplia. Jacques Witt / AFP- Getty Images

Se añade además la decisión de Arabia Saudita de incrementar de forma considerable su producción y de empezar a ofrecer descuentos de hasta 20% en algunos mercados. Una reacción en represalia a la conducta adoptada por Rusia. Ese escenario desencadenó una guerra de precios entre ambos países, que son los mayores productores de crudo en el mundo.

Mata indicó que ante esta situación Venezuela se encuentra ahora en una disyuntiva sobre qué hará con su petróleo, cuya producción ha caído drásticamente en los últimos años por falta de inversión, malas gestiones y sanciones de Estados Unidos.

El pasado 18 de febrero, el gobierno de Donald Trump sancionó a Rosneft Trading S.A., la filial de la empresa estatal rusa de energía Rosneft Oil Company.

La medida fue adoptada luego de que Estados Unidos acusara a esa subsidiaria de manejar las exportaciones de crudo venezolano para evadir las sanciones que han impuesto contra el régimen de Maduro.

En ese sentido, el especialista en materia petrolera resaltó que será muy complejo en el escenario actual de la caída de precios que Pdvsa logre vaciar sus patios de tanques. Aunado a ello, están las sanciones a esa filial que le obstaculiza lograr comercializarlo.

Asegura que si Pdvsa no logra ubicar el petróleo lo tendrá que guardar o deberá reducir aún más la ya golpeada producción. No obstante, si se niega a hacer eso último entran las siguientes interrogantes: a qué precio venderá para poder ser competitivo; en qué mercado lo hará, ya que está inundado por los precios de descuentos de Arabia Saudita; y cómo lo transportará, ya que las sanciones han reducido de forma sustancial el abanico de comercialización.

Y entraría otra interrogante en el eventual caso que se lograra comercializar el crudo:¿cómo se materializará el pago y entrará al sistema financiero venezolano? Las sanciones están destinadas a prohibir que se utilice el sistema financiero americano. Por lo tanto, las opciones que quedarían son el sistema financiero europeo, ruso, chino o tal vez otro. Pero la gran pregunta es que independientemente del sistema financiero que use, ¿cómo lo inyectas a Venezuela?«, detalló Mata.

Indicó que ese escenario perjudicaría a la población venezolana porque si el Estado no logra que entre el dinero suficiente y de manera oportuna, el gasto público: salud, alimentos, servicios públicos, inversiones y ahorro macroeconómico se verá afectado.

¿Los efectos colaterales?

Mata aclaró que todavía es muy pronto para saber con exactitud cuáles serán los efectos colaterales de esa guerra de precios.

Este martes hubo un repunte del crudo. Eso hace pensar que ya lo peor ha pasado. Pero no se sabe si es así, porque todavía es prematuro predecir los efectos colaterales de esto», añadió.

Resaltó no obstante que si los precios continúan cayendo habrá ciertos tipos de petróleo cuyos costos de producción son tan altos que no podrán seguir elaborándose con valores tan bajos.

Uno de los mejores ejemplos es el fracking porque si los costos del petróleo siguen cayendo quiere decir que esos yacimientos o áreas cuyos costes de producción estén por encima de los 15 o 20 millones por barriles se hacen prácticamente inviables«, advirtió.

Una situación que afectará principalmente a los Estados que dependan especialmente del petróleo como Rusia, Venezuela o Irán.

Solo van a surfear en este momento crítico aquellos países que tenga algún músculo financiero o una estrategia macroeconómica para poder sobrellevar el impacto económico. Una de esas economías es la de Estados Unidos. También la de Arabia Saudita», precisó.

Alternativas al petróleo

Señaló que Rusia se vería obligada a buscar alternativas en tres áreas principales: la geopolítica, de operación y niveles de producción, pues su economía no es muy amplia.

Entonces tienen que tomar medidas que tengan que ver con un factor geopolítica, pero que le permita proyectar los ingresos de su principal producto o alternar con otras fuentes de  que no se conocen hasta ahora. Tendrá que diversificar y eso básicamente lleva a la parte operativa en que si sigues aumentando la producción y los precios no tendrás ingresos. Prácticamente es una trampa en la que Rusia va a tener que tomar decisiones importantes sobre elementos externos. Los mismo es desde el punto de vista técnico, comercial, operacional y político», concluyó.

BBC: ¿Cómo afecta la caída del petróleo a la región?

Los países más afectados por el desplome petrolero en América Latina son Venezuela, Colombia y Ecuador, porque sus ingresos fiscales dependen directamente del valor de sus exportaciones de crudo.

En el caso de México es un golpe duro para la estatal Pemex -la petrolera más endeudada del mundo- y para los planes de inversión del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, aunque no tendría un efecto tan grave sobre las finanzas públicas, dado que el país ha diversificado sus fuentes de ingreso.

En otros países como Brasil y Argentina, que también son productores de petróleo, la caída del crudo no dañaría tanto las arcas fiscales, porque sus cuentas fiscales no dependen directamente del recurso.

Como contraparte, el resto de los países de la región que son importadores de petróleo, se verán beneficiados con los precios más bajos, una buena noticia en medio del caos financiero global por el coronavirus.

La pesadilla de Venezuela

Oficialmente más del 90% de las exportaciones venezolanas son petroleras, lo que teóricamente hace del crudo el principal ingreso del país.

Las sanciones impuestas por Estados Unidos, la baja en la producción local y ahora la caída del precio en los mercados internacionales provocan una combinación letal para Venezuela», dice Monaldi.

Venezuela enfrentará aún más problemas para pagar sus deudas / GETTYImages

Y como las arcas fiscales recibirán aún menos ingresos, el país tendrá más dificultades para pagar las deudas contraídas con China y Rusia.

Ni siquiera le alcanzará para pagar los intereses», le dice a BBC Mundo Antonio de la Cruz, director ejecutivo del centro de estudios Inter-American Trends e investigador del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), con sede en Washington, DC.

Por otro lado, es poco probable que aumenten las inversiones en los campos que producen crudo extrapesado, dado que el costo de producción es muy alto.

En este escenario, el desplome del precio del petróleo provocará una merma significativa de ingresos.

Un golpe a la economía colombiana

Colombia queda en una difícil situación con el desplome petrolero porque el crudo se ha convertido en la principal fuente de ingreso de divisas del país en las últimas dos décadas.

Y con la abrupta caída del peso colombiano este lunes, el panorama no es muy alentador.

Presidente colombiano Iván Duque / GETTYImages

Casi la mitad de las exportaciones son derivados del petróleo. Por eso la caída del peso colombiano este lunes ha sido la más pronunciada de la región», dice el corresponsal de BBC Mundo en Colombia, Daniel Pardo.

«Esto se da en un momento complejo para el presidente, Iván Duque, cuya aprobación en las encuestas, de alrededor del 20%, se ha deteriorado en los últimos meses».

La economía colombiana fue de las que más creció el año pasado en América Latina debido a un boom de consumo que ahora, con el aumento del dólar y un posible brote inflacionario, puede estancarse.

Eso se añade al aumento del desempleo, que marcó un 12,8% en enero, y a que este año el Estado recibirá menos recaudación tras la aprobación de una polémica reforma tributaria impulsada por Duque.

El presidente tendrá que ver por dónde recorta el gasto público o aumenta el ingreso fiscal para evitar que los déficit fiscal y comercial se pronuncien más de lo proyectado», explica Pardo.

 

Para Venezuela y Cuba ,… peor que las sanciones

DANIEL GÓMEZ / ALN.- La caída del precio del petróleo por el coronavirus y las sanciones de Trump complican la supervivencia de Maduro en 2020 dice experto en Londres

¿Podrá Maduro aguantar con la producción petrolera en mínimos y el precio en caída libre?

Nicolás Maduro había construido una estructura financiera que le permitía resistir con poco dinero en caja.

El problema es que esta se sostenía con un precio del petróleo próximo a los 50 dólares. Hoy el barril Brent cotiza a 37,95 dólares y no parece que se vaya a mover de ahí en el corto plazo. Y esto es una mala noticia para el régimen en Venezuela, y también para el de Cuba.

“Si el destino de Cuba está atado al de Venezuela, malas noticias”

Esto le dice al diario ALnavío el economista venezolano Asdrúbal Oliveros, director de Econoalítica. Señala que el desplome de los precios del petróleo es “una muy mala noticia” para Nicolás Maduro. Y para Cuba.

El gobierno había logrado una estructura financiera que con la poca caja que le entraba había podido sobrevivir. Así ocurrió en 2018, 2019 y esta era también la estrategia para sobrevivir en 2020. Pero con una caída tan drástica del precio del petróleo, sube significativamente el riesgo”, dijo el economista.

Agregó que Maduro necesita unos 6.000 millones de dólares para aguantar el año. “Es un dinero que difícilmente le servirá para cubrir las necesidades y tendrá que aplicar medidas excepcionales para hacerlo. Tendrá que recortar sus gastos hacia fuera, las importaciones de combustible. Por otro lado, están las importaciones de alimentos, que son fundamentales para el país. Y esto también lleva a la pregunta: ¿Seguirá manteniendo los envíos de crudo a Cuba?”.

Este febrero, seis buques, la mayoría de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), enviaron un promedio de 173.000 barriles por día a Cuba, de acuerdo con informes de la consultora Refinitiv Eikon. Esto es el 23% de la producción total de PDVSA, de 733.000 barriles diarios, según la OPEP.

Cabe destacar que una parte de ese crudo no se queda en La Habana. Se revende, es cierto que los cubanos se quedan con una buena tajada que les permite mantenerse, pero gran parte de ese dinero vuelve a Venezuela. Hoy Cuba es una especie de hub contra las sanciones económicas”, precisó Asdrúbal Oliveros.

Según este economista, lo lógico sería que Maduro rebajara los envíos a Cuba para airear sus cuentas. Pero en este momento la lógica no se corresponde con la realidad. “La experiencia nos dice que los recortes con las sanciones han hecho reducir los envíos siempre muy lentamente. Pero con este escenario de precios todo cambia radicalmente”.

Tanquero Manuel Saenz – PDV.

Cuba, mientras, acusa situaciones de escasez. El miedo al coronavirus ha agitado las compras locales. Los medios cubanos todavía no reportan apagones ni problemas energéticos, como sí ocurrió en los primeros momentos de las sanciones de Donald Trump. Además, el gobierno se prepara para renovar la matriz energética. Dijo el primer ministro de Cuba, Marrero Cruz, que “si queremos modernizar la industria y producir más de lo que importamos, tenemos que concretar más negocios”. Negocios en renovables que en 2020, calculó, podrían producir unos 1.200 gigavatios por hora para dejar de consumir 320.000 toneladas de combustible.

Evanán Romero, un veterano consultor petrolero que fue directivo de PDVSA, explicó al diario ALnavío que tanto Venezuela como Cuba dependen de los refinados que compran en el exterior.

Al caer el precio, también caen los refinados. Cierto. Lo que pasa es que la caída de precios de los refinados no es igual que la del crudo, que es lo que le da a Venezuela el flujo de caja. Y este flujo de caja es el que usa Maduro para pagarle los refinados a Venezuela, y a Cuba”, apuntó Romero.

Es tan difícil la situación que Evanán Romero concluye que “el mercado es la peor sanción para Cuba y Venezuela”. Mucho peor que las sanciones económicas que ha venido imponiendo Trump. Sanciones que, no obstante, han mermado la capacidad de resistencia del régimen de Maduro.

Maduro ya resistió a un colapso petrolero en 2014. Pero la situación es radicalmente diferente:

– Hace seis años Maduro era un presidente reconocido por la comunidad internacional.

– No existía una alternativa política clara como Juan Guaidó.

– Venezuela no había entrado en default.

– No había colapsado la economía.

– No había hiperinflación.

– No había estallado la dolarización.

– No existía la amenaza de una recesión global.

– No había una crisis mundial del consumo por el coronavirus.

– No estaba el cerco al comercio entre Caracas y La Habana con las sanciones de Trump.

Ninguno de estos riesgos golpeaba a Maduro hace seis años. Riesgos que tampoco ha conseguido mitigar porque como señaló al diario ALnavío el economista venezolano Alexander Guerrero, “Maduro ha sido incapaz de aplicar estructuras fiscales para sacar el petróleo del Estado. Con otro esquema fiscal este problema de precios no habría sido de Maduro sino de las petroleras privadas”.

Y con esta situación, la incertidumbre. ¿Hasta cuándo se mantendrá el petróleo rondando los 40 dólares? ¿Hasta cuándo las tensiones entre Rusia y Arabia Saudita?

La única respuesta es que cuanto más dure la crisis, peor para Maduro. Necesita precios entre 45-50. Y no se cumplen las condiciones para que esto sea así. Hay una sobreoferta a la que se agrega un escenario de recesión global. Por tanto, no es descabellado pensar que la crisis se prolongue. Y ahí viene otra pregunta para Maduro: ¿Cómo venderá el crudo que para evitar las sanciones ponía en descuento, cuando el único incentivo es que el descuento sea mayor? Con los precios tan bajos parece difícil. Y Maduro se está acercando a los umbrales de costos de producción. Hoy el precio de la cesta petrolera está en torno a los 27-30 dólares”, explicó Asdrúbal Oliveros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*