¿Qué legitimidad tiene este?

LA CEV INVITÓ A PARTICIPAR en las ollas solidarias en todas las parroquias

«¿QUÉ LEGITIMIDAD PIDE EL GOBIERNO si no ha trabajado por los venezolanos?

LOS CARDENALES BALTAZAR PORRAS Y JORGE UROSA solicitaron “sensibilidad” ante las necesidades de los desposeídos.

El Cardenal Baltazar Porras, recordó que hay que expresar sensibilidad ante las carencias de los más necesitados / ILUSTRACIÓN: Raúl Azuaje

 

SAMMY PAOLA MARTÍNEZ / El Nacional. – La Iglesia Católica instó al gobierno del presidente Nicolás Maduro a resolver la escasez y la carestía de alimentos y medicinas, y también invitó a los venezolanos a encontrarse como hermanos y a defender los derechos constitucionales, a propósito de celebrarse hoy domingo la Resurrección de Jesucristo.

Durante estos días de reflexión, el cardenal Baltazar Porras, presidente honorario de la Conferencia Episcopal Venezolana y arzobispo de Mérida, recordó que hay que expresar sensibilidad ante las carencias de los más necesitados, preservar la vida, buscar el camino de la paz y aliviar las dificultades por las que atraviesa la mayoría de los venezolanos.

Aseguró que el gobierno no ha trabajado por el bien y el crecimiento de sus ciudadanos, razones por las que fueron elegidos para dirigir el destino del país.

La pretensión que tiene el gobierno de prolongarse por tiempo indefinido está descalificada. No toman en cuenta que lo que legitima realmente a cualquier gobierno, más allá de lo establecido en la Constitución, es el trabajo positivo para todos, y eso no lo han cumplido», aseveró.

El prelado señaló que en el país parece no existir ningún sentido de cuidado de la vida, y que reina la inhumanidad y la desinformación.

Dijo que los venezolanos, como creyentes, no están llamados solamente a ver la pasión y muerte de Jesucristo como sufrimiento y tortura, sino a caminar hacia la Pascua de la Resurrección.

«Debemos encontrarnos para vivir con serenidad y con igualdad para todos».

Aprovechó la oportunidad de rechazar el «firme propósito» del gobierno de obstaculizar la ayuda de la Iglesia a las personas, especialmente a las de pocos recursos, a través de la organización Cáritas.

«Si el gobierno permitiera que entraran medicamentos e insumos y diéramos un apoyo, aliviaríamos a muchos enfermos que están desasistidos», sostuvo.

Estar al lado del pueblo

El cardenal Jorge Urosa, también presidente honorario de la CEV y arzobispo de Caracas, reiteró que el deber de la Iglesia es defender al pueblo y estar a su lado, así como predicar el bien común con la mejora de la producción nacional, la contención de precios de los productos, promoción de la importación y los bajos costos, a fin de que todos los venezolanos tengan acceso a la compra de alimentos.

«Llamo a la Iglesia a que tengamos una actitud valiente y de lucha por los derechos humanos que están en nuestra carta magna, pero también por los más pobres. Que la gente sepa que estamos con ellos.

Ciertamente, en los tiempos de la Guerra Federal y la Independencia hubo grandes dificultades, pero de los últimos 100 años, esta es la época más dura que ha vivido la Iglesia en Venezuela.

¿Qué hacemos?,… seguir adelante y meterle el pecho al reto que tenemos de dar la vida por los hermanos», expresó durante la misa crismal que ofició el Jueves Santo en la Catedral de Caracas.

Ollas solidarias

Los cardenales reiteraron que están comprometidos a estar al lado de los venezolanos, y recordaron que en el comunicado publicado el 19 de marzo pasado, se planteó visitar, durante los días santos, a los presos, a quienes se sienten solos por la migración de algún pariente, y a quienes no cuentan con medicinas ni alimentos.

El arzobispo de Caracas reiteró que para hoy está previsto que las comunidades parroquiales de todo el país preparen «ollas solidarias». «Es un buen gesto que podemos tener con nuestros hermanos, como expresión de nuestra fe», afirmó.

Mientras que el arzobispo de Mérida contó que en la visita a los centros hospitalarios de esa ciudad observaron la generosidad de los médicos y personal de enfermería y de otros colaboradores que, sin recursos, tratan de brindar atención a los pacientes.

Narró que cuando se acercaron a los enfermos, aunque fuera para llevar una palabra de aliento, dieron gracias y manifestaron sentirse consolados.

«Nos dijeron que sabían que era poco o quizás nada para ayudar a sanar su enfermedad, pero nuestra presencia representaba un gran alivio para su espíritu. Nos solicitaron que siguiéramos luchando y pidiendo para que ellos volvieran sanos a sus hogares. Ese es el grito permanente de nuestros hermanos, que son sencillos y humildes de corazón», agregó.

Resaltó que si el venezolano tiene el gesto de acompañar, colaborar y hacerse más sensible ante el sufrimiento del semejante, tendrá paz y serenidad, que es lo que necesita el país.

Quienes visitaron los siete templos, tradición de los Viernes Santo, expresaron que se aferran a la Iglesia para tener calidad de vida. Durante las homilías del Miércoles Santo, imploraron con lágrimas en el rostro a Jesús de Nazaret que la situación cambie para todos y regresen los que migraron. Los sacerdotes pidieron erradicar la corrupción y aumentar la atención a los desprotegidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*