Pranes y Luceros del “Tren de Miraflores”

PODER MILITAR, CRIMEN Y CORRUPCIÓN

NUEVE BLOQUES DELICTIVOS CONTROLAN AL PAÍS

– “TREN DE ARAGUA” RECIBE AL MENOS $1.500.000 ANUALES en la cárcel de Tocorón

– MADURO QUISO RETIRAR 25 MILLONES DE LA CVG EN ESPAÑA CON DOCUMENTOS FALSOS

– Enrique Castells: “Maduro intentó llevarse 25 millones de euros a Moscú”..

– EL INFORME Crimen Organizado y Corrupción en Venezuela: Un problema de Estado, publicado por Transparencia Venezuela, muestra en detalle los orígenes, naturaleza, negocios, estructuras y objetivos de cada una de estas redes criminales que conviven en el país. Contiene seis (6 estudios): 

 

 – Una investigación de Transparencia Venezuela indica que esta megabanda la integran aproximadamente 1000 personas, entre ellas mujeres, y su principal centro de operaciones es el Centro Penitenciario Aragua. Ya no solo operan en el estado Aragua, sino en Táchira y países vecinos como Colombia, Brasil y Perú.

Los bloques criminales en Venezuela ( Falta el Tren de Miraflores y alias “Nicolás”, el pran que vino de Cúcuta)

 

 Caracas.- Su centro de operaciones es una cárcel y su líder es un preso: el Niño Guerrero. Desde el Centro Penitenciario de Aragua, en Tocorón, la megabanda del Tren de Aragua percibe al menos 1,5 millones de dólares anuales solo con el cobro de la “causa” a los demás reclusos.

Un economista, consultado por Crónica.Uno, asegura que este podría ser el ingreso de una empresa mediana a grande, tomando en cuenta la crisis económica y social que enfrenta Venezuela.

La “causa” es una cuota semanal, o mensual, que deben cancelar los presos a los líderes del penal solo por su seguridad. Según el informe Crimen Organizado y Corrupción en Venezuela: Un problema de Estado, de  Transparencia Venezuela, cada recluso paga entre 10 y 15 dólares, y la población penal es de aproximadamente 7000. Los reos que no pueden cancelar hacen trabajos dentro de la cárcel para evitar ser asesinados.

También hay otros privados de libertad que pagan por ciertos privilegios. La investigación asegura que dentro del penal se controla la prostitución y la venta de drogas. Se comercia alcohol, cigarrillos, comida, ropa y otros bienes.

Distintos medios de comunicación ya han reseñado otros privilegios que hay dentro de la cárcel como la discoteca Tokio, el restaurante Sazón del Hampa, una especie de banco y conciertos de artistas nacionales e internacionales.

Pero estos no son los únicos negocios de una de las megabandas más grandes de Venezuela, con más de 1000 integrantes, según la investigación. Fuera de la cárcel de Tocorón uno de los principales delitos del Tren de Aragua es la extorsión. Cobran vacunas a comerciantes y productores agropecuarios de la región y a estados cercanos como Carabobo y Guárico. A los que se niegan a pagar los pueden asesinar o atentar contra ellos.

El 9 de julio 2019 ocurrió un incendio en la planta de Galletas Puig, en la zona industrial de Las Tejerías. Medios locales registraron extraoficialmente que las llamas fueron provocadas por miembros de esta megabanda, porque presuntamente los encargados se negaban a cancelar la extorsión.

La venta y distribución de drogas, sicariato y el secuestro son los otros delitos que domina esta megabanda. La investigación de Transparencia Venezuela asegura que los secuestros se organizan también dentro de la cárcel de Tocorón, así como el cobro del rescate.

Asimismo, controlan el hurto y robo de vehículos. El modus operandi es que luego de cometer el delito le piden una suma de dinero al dueño del carro para poder recuperarlo. El informe asegura que parte de los pagos se cometen dentro del penal.

La Fundación Paz y Reconciliación indicó, en un informe, que el Tren de Aragua también participa en una red de trata de personas entre Venezuela y Colombia. Sus raíces se encuentran en otros estados del país como Táchira, incluso en países vecinos como Colombia, Brasil y Perú.

La investigación detalla que el Tren controla las trochas de Los Mangos y el sector Cortina Roja, en Villa del Rosario, en la zona fronteriza con el país.

El Tren de Aragua funciona como una especie de franquicia criminal. Los líderes asociados, que están en las calles, pueden controlar por completo sus propios negocios, pero hay otros en los que deben compartir las ganancias con el Niño Guerrero. Existe un acuerdo de defensa común, contra los rivales que puedan surgir y también contra los cuerpos de seguridad, dice el informe.

Héctor Rustherford Guerrero Flores, conocido como el Niño Guerrero, es el líder de esta megabanda. El estudio explica que habita en una vivienda de dos pisos, con televisión por cable y planta eléctrica, dentro del penal. Ahí constantemente recibe visitas.

Los investigadores que participaron en el informe aseguran que hay mujeres vinculadas a delitos desde la cárcel de Tocorón. Participan de delitos como el narcotráfico y la extorsión.

Complicidad de funcionarios

De acuerdo con el informe de Transparencia Venezuela, las operaciones del Tren de Aragua dentro de la cárcel de Tocorón son, presuntamente, con consentimiento de los funcionarios de seguridad. En la parte de afuera vigila la Guardia Nacional Bolivariana y adentro, custodios del Ministerio para el Servicio Penitenciario.

El estudio asegura que la coordinación para la entrada de armamento, drogas, alcohol, el ingreso de visitas y la planificación de secuestros, estafas, rescate de vehículos y extorsiones se hacen a través de llamadas y los funcionarios podrían tener conocimiento de esto, pero no actúan.

En este penal no se aplica la ley que regula el uso de la telefonía e internet, responsabilidad del Ministerio para el Servicio Penitenciario.

Megabandas en Venezuela

El informe indica que hasta 2017 había 19 megabandas en el país, número que actualmente ha aumentado. El abogado y criminólogo Luis Izquiel explicó que entre las principales características de estos grupos delictivos destaca que tienen más de 60 miembros, controlan territorios, tienen armas de alto poder y una estructura de mando bien definida.

En Caracas operan en zonas como la Cota 905, El Valle, Petare y Coche. Entre el 30 de abril y el 4 mayo la megabanda del Wilexis, que opera en el sector José Félix Ribas de Petare, se enfrentó a la banda del Gusano, presuntamente por el control del territorio. Durante una semana los vecinos estuvieron con el alma en vilo, las detonaciones, de armas largas, duraban hasta cinco horas.

El viernes 8 de mayo el gobierno de Nicolás Maduro desplegó un operativo en la zona, en el cual empleó helicópteros y drones. El parte oficial no se entregó, fuentes extraoficiales indicaron que hubo al menos 12 muertos, pero no se conoció ni siquiera su identidad.

El operativo policial inició en horas de la madrugada. FOTO: Twitter @Elias_Cabeza

Las zonas de paz fomentaron el crecimiento de las megabandas, en el año 2013, de acuerdo con el informe. Sin embargo, en 2002 ya el Tren de Aragua se gestaba con los “sindicatos”, en la construcción del tramo del tren que atravesaría el estado; de ahí proviene su nombre. Iniciaron con el cobro de dinero a otros obreros para conseguirles empleo, luego les pedían cuotas semanales para mantenerlos. Estas acciones irregulares produjeron asesinatos de quienes no les pagaban o quienes les disputaban el control.

También la impunidad ha favorecido el poder de las megabandas, ya que han prohibido el ingreso de policías en las comunidades donde operan y a los que viven ahí los han desplazado.

Alrededor de 18.000 bandas delictivas, de menor tamaño, operan en Venezuela. El crimen organizado y la corrupción es un problema de Estado, según el informe, ya que mantiene en constante peligro a la población.

YOHANA MARRA @yohanamarra / Crónica Uno 

 

Conclusiones de: PODER MILITAR, CRIMEN Y CORRUPCIÓN

1.- La consolidación como Poder Constituido del proyecto ideológico coloquialmente denominado “chavismo” acarreó la progresiva edificación de un sistema político que efectivamente puede ubicarse en el modelo de Estado Cuartel, en tanto y cuanto, por un lado, inspirándose en la concepción del “enemigo interno”, apeló al uso desmedido, implacable y abiertamente ilegal de la fuerza por parte del Estado, para mantener contenido el avance de la oposición política y enfrentar el descontento popular concretado en manifestaciones y protestas.

Por el otro, propició las condiciones materiales para que una porción significativa de los depositarios de las armas de la nación se erigiera en parte privilegiada del grupo socioeconómico más pudiente de la sociedad, en función del aprovechamiento de las ventajas derivadas del manejo de áreas medulares del Estado y/o del gobierno, amén de echar andar el proceso que derivó en el hecho de que la organización castrense desarrollara en torno a sí misma un creciente emporio empresarial.

En este contexto radica buena parte de las explicaciones necesarias del porqué, a lo largo de las dos últimas décadas de la historia contemporánea venezolana, integrantes de la FANB se han visto involucrados en violación de derechos humanos y/o han sido señalados de estar incursos en actos de corrupción.

2.– El asunto se complementó con la circunstancia de que al ser el régimen impuesto – uno totalmente apartado de la obligatoria transparencia en su gestión y receloso de la correspondiente rendición de cuentas – muy permisivo frente a las anormalidades señaladas, se convirtió en conducta recurrente que fungió como mecanismo para granjearse lealtades que, de una u otra manera, se tradujeron en sólidos respaldos que coadyuvaron en el objetivo de asegurar la permanencia temporal del modelo de dominación implantado, más allá de las crisis políticas y económicas experimentadas. De nuevo, el eje transversal del aprovechamiento de la renta petrolera utilizado como pivote para la consolidación de un determinado proyecto político; en este caso, militarista y autoritario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*