Plástico profundo

ENCUENTRAN BOLSA PLÁSTICA A MÁS DE 10.000 METROS DE PROFUNDIDAD EN LA FOSA DE LAS MARIANAS

Victor Vescovo

El submarinista Victor Vescovo. Ex – oficial de la Marina de Guerra de EE.UU., inversionista billonario y explorador famoso fue noticia, primero por establecer un récord mundial al navegar a 10.9288 metros de profundidad y segundo por haber encontrado desechos plásticos en lo más profundo del océano.

 

SANTIAGO LÓPEZ / France24 – Victor Vescovo. un hombre de 53 años que lleva un año dedicado a bucear en los puntos más hondos de los cinco diferentes océanos, realizó su proeza al interior de su sumergible por espacio de cuatro horas en el fondo de la sima Challenger, ubicada en la Fosa de las Mariana, considerado como el punto más profundo conocido hasta ahora del océano Pacífico.

La expedición Five Deeps emitió un comunicado en el que citaba a Vescovo en su descripción del fondo del océano, que calificó como una cuenca de color marrón, con una gruesa capa de cieno en donde hay presencia de «algunos animales pequeños, transparentes que ondulan gentilmente», afirmó el submarinista.

«Definitivamente hay vida en el fondo mismo del océano», añadió. «Fue absolutamente extraordinario estar en una creación técnica de los humanos con una enorme presión sobre el casco y, aun así, sentirse como sentado en la cabina de un avión», indicó el experimentado submarinista.

Pero más allá de esta descripción del lecho submarino y los pequeños animales que lo habitan, el aventurero descubrió además que el sumergible no era la única creación humana que estaba en la zona en donde encontró algo por lo menos decepcionante: una bolsa de plástico y algunos envoltorios de dulces.

El hallazgo de estos productos de consumo masivo volvió a dejar en evidencia la magnitud de la problemática mundial del vertido a los océanos de desechos elaborados con materiales que no se descomponen fácilmente. Un hecho innegable que no se queda solo en la superficie de los mares, sino que afecta hasta los puntos más profundos en donde incluso la vida se restringe.

«No fue completamente sorprendente, aunque fue decepcionante ver esta obvia contaminación humana en el punto más profundo del océano», fueron las palabras con las que Vescovo describió su experiencia. El explorador subrayó la necesidad de implementar mejores políticas en el manejo de los desechos a nivel mundial pues, según dijo, el mar «no es una gran piscina de recolección de basura, aunque parece que está siendo tratado como tal».

Nuevo récord mundial que destrona a un cineasta

Con este descenso que tuvo lugar el pasado 28 de abril, Vescovo superó la marca anterior de récord de sumersión, el cual fue establecido en el año 2012 por el director cinematográfico, James Cameron, reconocido por haber dirigido la cinta Titanic.

Basura en la inmersión a mayor profundidad

El submarino DSV Limiting Factor flota cerca del buque de investigación DSSV Pressure Drop sobre la Fosa Mariana del Océano Pacífico en una foto sin fecha publicada por Discovery Channel el 13 de mayo de 2019. Atlantic Productions para Discovery Channel/Tamara Stubbs/Handout a través de REUTERS.

 

Reuters .- En la inmersión más profunda jamás realizada por un ser humano dentro de un submarino, un inversor de Texas encontró algo que podría haber encontrado en casi cualquier calle del mundo: basura.

Víctor Vescovo, un oficial naval jubilado, hizo el inquietante descubrimiento al descender casi 6,8 millas (35.853 pies/10.928 metros) a un punto en la Fosa de las Marianas del Océano Pacífico, el lugar más profundo de la Tierra, según dijo su expedición en un comunicado el lunes. Su inmersión llegó 52 pies (16 metros) más abajo que el anterior descenso más profundo en la fosa en 1960.

Vescovo, cofundador de Insight Equity Holdings, un fondo de capital riesgo con sede en Dallas, encontró materiales fabricados por el ser humano en el fondo del océano y está tratando de confirmar que es plástico, dijo Stephanie Fitzherbert, portavoz de la expedición Five Deeps, dirigida por Vescovo.

Los desechos plásticos han alcanzado proporciones epidémicas y se estima que hay 100 millones de toneladas de estos residuos en los océanos del mundo, según Naciones Unidas.

En las últimas tres semanas, la expedición ha realizado cuatro inmersiones en la Fosa de las Marianas en su submarino “DSV Limiting Factor”, recogiendo muestras biológicas y de rocas.

Fue la tercera vez que seres humanos han buceado hasta el punto más profundo del océano, conocido como abismo o sima de Challenger. El cineasta canadiense James Cameron fue el último en visitarlo en 2012 en su submarino, alcanzando una profundidad de 35.787 pies (10.908 metros).

Antes de la inmersión de Cameron, la primera expedición a la sima de Challenger fue realizada por la Marina de los Estados Unidos en 1960, alcanzando una profundidad de 10.912 metros.

Vescovo, de 53 años, lleva un año en su travesía para bucear los puntos más hondos de los cinco océanos, permaneció en el interior de su sumergible durante más de cuatro horas en la cuenca, ubicada en los riscos de las Marianas, el punto más profundo conocido del Pacífico.

En un comunicado divulgado por la expedición, Vescovo describió el fondo del océano como una cuenca beige con una gruesa capa de cieno, donde pueden verse «algunos animales pequeños, transparentes que ondulan gentilmente».

«Definitivamente, hay vida en el fondo mismo del océano», añadió. «Fue absolutamente extraordinario estar en una creación técnica de los humanos, con una enorme presión sobre el casco y, aun así, sentirse como sentado en la cabina de un avión».

Sin embargo, más allá de misterios marinos, este aventurero originario de Texas descubrió además, algunos objetos de procedencia humana, como una bolsa de plástico y algunos envoltorios de caramelos.

Con su descenso, que tuvo lugar el pasado 28 de abril, el texano superó el anterior récord de sumersión, establecido en 2012 por el director cinematográfico James Cameron, que alcanzó una profundidad de 10 mil 915 metros en esa misma sima de las Marianas.

«Hemos construido y perfeccionado un sumergible que puede llevar a dos personas al fondo en cualquier punto del planeta», declaró Vescovo declaró al diario de Dallas. La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos calcula que el 80% de los océanos del planeta permanece sin explorar y cartografiar.

«Muchos científicos creen que los océanos pueden mostrarnos nuevas especies de vida con bioquímicas únicas que podrían conducir a nuevos materiales o medicamentos», añadió Vescovo.

La expedición es financiada por Vescovo, un inversor privado que antes de centrar su atención en las profundidades también escaló los picos más altosdel planeta. Toda la travesía formará parte de un documental de la cadena Discovery Channel.

Ubicación de la fosa de las Marianas / Wikimedia Commons

Además de la fosa de las Marianas en el Pacífico, en los últimos seis meses también han realizado inmersiones en la fosa de Puerto Rico en el océano Atlántico; la fosa de Sándwich del Sur en el Atlántico Sur; y la fosa de Java en el Océano Índico.

El desafío final será alcanzar el fondo de Molloy Deep en el océano Ártico, una misión que está programada para agosto de 2019.

El sumergible en el que descendió Vescovo se llama DSV Limiting Factor. Mide 4,6 m de largo y 3,7 m de altura. La nave puede soportar una presión de hasta 1.000 bares, debido a su casco de titanio de 9 centímetros de grosor que que resiste un peso/presión equivalente a 50 aviones apilados encima de una persona.

Además de trabajar literalmente bajo presión, el submarino debe operar en medio de la oscuridad y temperaturas cercanas al punto de congelación.

Una vez que se complete la expedición Five Deeps a finales de este año, el plan es ceder el sumergible a instituciones científicas para que los investigadores puedan seguir usándolo.

Los desafíos de explorar las profundidades del océano, incluso con vehículos robóticos, han hecho de las trincheras oceánicas una de las últimas fronteras del planeta.

Anteriormente se pensaba que eran áreas desoladas, pero en realidad el mar profundo rebosa de vida.

También hay una creciente evidencia de que son sumideros de carbono, que desempeñan un papel en la regulación de la química y el clima de la Tierra.

«Entender cómo existe vida en estas profundidades extremas puede también ayudarnos a entender cómo se originó la vida en la Tierra y cómo podría desarrollarse en otros», aseguró.

Ahora, sin embargo, la compañía estadounidense Tritan Submarines, con ayuda de un costoso submarino de 48,2 millones de dólares, planea llegar ahí y a todas las zonas más profundas de cada uno de los cinco océanos del mundo.

 

Triton 36,000/2

Su nombre es Triton 36.000/2 Hadal Exploration System y, según la compañía, es el único sumergible comercial certificado para viajes repetidos a profundidades de 10.000 metros.

En relación a su capacidad, en el submarino pueden caber dos personas. Sin embargo, en su misión no estará solo, un buque de apoyo de caída de presión de 68 metros con capacidad para 47 pasajeros y tripulantes lo acompañará.

Este coloso pesa 11,2 toneladas y puedes deslizarse sin problemas a una profundidad de 10.000 metros por menos de 2,5 horas. A pesar de su gran masa, este sumergible termina siendo mucho más ligero que los modelos de buceo profundo del pasado.

Además tiene un casco de presión de titano de 3,5 pulgadas de espesor que se ha construido con la última tecnología. Triton ha sido sometido a pruebas en Rusia que simulan condiciones equivalentes a las presentadas a 13.000 metros (un 20% más que la máxima profundidad en la fosa de las Marianas).

¿Es seguro?

En una conferencia de presa, el ingeniero John Ramsey ha confirmado que no hay posibilidad de que una persona que se encuentre a 11 kilómetros bajo la superficie pueda ser rescatada a tiempo en caso de una emergencia. Por ese motivo se han preocupado en mejor la seguridad al máximo.

«Hemos hecho todo lo posible para que el submarino se pueda enredar en objetos inyectables, de modo que todos los propulsores puedan liberarse y el manipulador pueda liberarse y caerse. Las baterías pueden desprenderse», declaró Ramsey.

En el hipotético caso de que las 12 baterías fallen, los pesos del lastre principal del submarino serán liberados para que este se eleve hasta la superficie. Es importante mencionar que Triton ha sido diseñado para soportar hasta 12 horas bajo el agua.

El sumergible además está equipado con suficiente oxigeno como para cuatro días y un sistema que elimina el dióxido de carbono que se acumule dentro. Incluso si sucediese una falla eléctrica, Tritón cuenta con un sistema analógico que funcionaría de respaldo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*