Pesadilla de Navidad…

– NEGOCIACIONES, ACUERDOS Y POSIBILIDADES BOREALES

 ARMANDO MARTINI PIETRI / runrunes .- LA BOBERÍA HISTÓRICA, el disparate inaceptable del pacto 30A, se concibió a un costo demasiado alto para el presidente encargado.

Pero la conversadera desleal e inconsulta en Noruega, contrariando a propios y extraños, fortalece al usurpador, debilita el interinato, y es la estocada mortal para el cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

¡Habrá votaciones, pactan condiciones! 

Las dudas son materia formal a resolver.

Fecha y reforzamiento del chavismo-madurismo en la Asamblea Nacional.

Nueva Constitución que el castrismo desea, está elaborada y no es trabajo de profundo análisis y expertos, sino de obedientes borregos constituyentes.

La eliminación que sueñan y procuran sectores opositores del Tribunal Supremo de Justicia legítimo en el exilio obligado.

Sostenimiento de la ideología socialista, de centro izquierda y populista,

continuidad de políticas públicas (misiones), relaciones sociales, cultura nacionalista, transacciones y oportunidades de negocios,

garantías de impunidades y amnistías, beneficios mutuos,

espeto de acuerdos internacionales (Cuba-Rusia-China), reconocimiento a los poderes (Moral y Judicial),

proteger la estructura e institución militar, es decir, mantener a salvo los privilegios del statu quo.

Es asunto de detalles, referendo aprobatorio, sin importar lo que piense la oposición, no involucrada en la castro-constituyente. Lo formaliza el CNE para despedirse como acto final de su patético melodrama.

Realizan la consulta, presentan resultados favorables al régimen castrista y cierran sus puertas dejando la Constitución 2019.

Los diputados oficialistas (PSUV) se reincorporan a sus curules en la Asamblea Nacional, -la voluntad política es vaina seria-, el mundo se asombra, Noruega feliz, recibidos con aplausos de libertad y entusiasmo democrático, observar enero 2020. Se convocan elecciones para cualquier fecha entre diciembre de este año y abril del próximo, mes de agrado chavista, es cuestión de llenar lapsos, todos a la calle a buscar votos y el siempre añorado financiamiento.

Se pondrán de acuerdo chavistas, maduristas, castristas y no todos los opositores con ambidiestros financistas -los verdaderos titiriteros- sobre cuestiones de variadas conveniencias, actividades comerciales, prerrogativas, protecciones, pequeñeces que no interesan al ciudadano pero si, a ladrones de las finanzas públicas, bolichicos, enchufados boliburgueses, cuatreros financieros, cómplices cooperantes, cohabitantes; como si serán elecciones generales, y/o se realizan en dos etapas, una para la Presidencia, otra para los poderes legislativos, o gobernaciones y alcaldías, donde la fuerza partidista cuenta. Liberación de presos y su habilitación política. Legalización de todos los partidos políticos o dejan por fuera, rivales coherentes de fuerza ciudadana hartos de engaños, burlas y errores. Aunque no la tiene fácil, se discute, si con Maduro en la presidencia o el usurpador de candidato.

Antes, la repartición de rectores, suplentes y cargos de importancia en el Consejo Nacional Electoral para hacer sentir y dar la impresión que habrá elecciones libres, democráticas, transparentes, con dos rectores para el grupete que, aunque sin agrado ni respeto popular, manda en la oposición circunstancial -cuatro jinetes del apocalipsis- Primero Justicia con Julio Borges en el exilio, Voluntad Popular con Leopoldo López -por encima de errores y arrogancia-, Acción Democrática con su maltrecho de salud Ramos Allup y Un Nuevo Tiempo con Rosales desgastado en cirugías incontables, cuenta bancaria en mano, y disfrazado de jefe nacional.

Cargos electorales directivos para el G4, que lenguas viperinas señalan como posibles, Vicente Díaz, Juan Carlos Caldera, José Vicente Carrasquero, Sobella Mejías; dos para el castrismo, Jorge Rodríguez, Carlos Enrique Quintero Cuevas entre otros, y un quinto para quienes en el país deciden qué, dónde y cuánto se compra, o sea, patriotas cooperantes de chequeras abultadas, cercanos al castro chavismo y sectores oportunistas complacientes, convenientemente gobierneros.

Sean como sean esas elecciones, hay un detalle de primerísima importancia para que los electores tomemos en cuenta. Los castristas ya lo tienen claro, ellos no discutirán mucho, su dupla presidencial lista y en preparación: Héctor Rodríguez, madurista, candidato a la Presidencia, y María Gabriela Chávez, en representación del chavismo emocional, a la Vicepresidencia ejecutiva.

Los opositores, por su parte, siempre democráticos y poniendo en práctica lo que hoy hacen todos los días, presentarían por lógica abrumadora a Juan Guaidó, que, con juventud, espontaneidad y errores, es ya mucho más caudillo que los jefes partidistas opositores juntos, pero con ambiciones y corazón; Leopoldo López, Julio Borges, Henry Ramos Allup, Manuel Rosales, Henri Falcón, Claudio Fermín, Henrique Capriles, Eduardo Fernández, quieren contarse, aspiran, sacan cuentas, calculan que en unas primarias sorpresas pueden aparecer, y deben además estar leyéndose con lupa las últimas encuestas que muestran un importante desgaste popular de Guaidó. Soñar en política es motivante y también barato. De manera que es muy probable que terminemos gastando tiempo en unas primarias.

Y tal vez quienes, con mucho poder, pero sin salida en el futuro inmediato, sin posibilidades, mucho sacrificio, cárcel o exilio actuales, estén o no pensando en los mismos escenarios.

@ArmandoMartini 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*