“…ni tuta idea…”

– EN “HISTORIA”, LA GENERACIÓN Z,… AL DESCAMPADO

– HOMICIDIOS: 76 POR 100.000 – CARACAS SE HA CONVERTIDO EN LA CAPITAL MÁS VIOLENTA DE LATINOAMÉRICA, en medio de la crisis económica, política y social que vive Venezuela

 

 Leonardo Carvajal, profesor de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), estuvo como invitado en Vladimir a la 1, en el cual conversó sobre diversos temas de interés nacional, entre ellos la situación actual de la educación en Venezuela; indicó que la calidad educativa ha venido presentando una caída bastante “preocupante”, ya que el Gobierno ha “aparcado y marginado” a la educación con su mala praxis de “socialismo”.

CARVAJAL: El Gobierno ha marginado la educación con su praxis de “socialismo” (Parte 2/2)

“LO GRAVE ES QUE QUIENES PADECEN TAL IGNORANCIA SON Y SERÁN PRESA FÁCIL DE CUALQUIER DEMAGOGIA ”

 

LEONARDO CARVAJAL / Efecto Cocuyo .- Comenzaré relatando una experiencia desoladora que viví en el ya lejano año 2010. En una explicación que estaba haciendo sobre la historia de la educación a mis estudiantes de la UCAB, comentaba la peculiar relación de enfrentamiento entre Bolívar y Piar.

Pero al cabo de unos minutos me detuve, porque me di cuenta de que todos los 16 estudiantes del salón tenían una mirada inexpresiva. Entonces les pregunté a bocajarro: ¿ustedes saben quién fue Manuel Piar?

Ni uno solo de esos estudiantes, jóvenes adultos inteligentes, pero muy deficientemente formados, sabían quién fue Manuel Piar.

Es más, algunos casi juraron no haber escuchado ese nombre alguna vez en su vida.

A partir de esa abrumadora constatación, tal como lo cuento en mi ponencia La cuasi ausencia de la dimensión histórica en la generación digital, me ocupé, en distintos momentos de la década que estamos cerrando, en sondear cuánto sabían de historia los jóvenes estudiantes universitarios nacidos a partir de la década final del siglo XX. Los resultados de tales indagaciones han ido de mal en peor. Lo explicaré con varios ejemplos que hablan por sí solos.

He utilizado en varias oportunidades un cuestionario con cuatro preguntas generales interrelacionadas para averiguar los conocimientos en historia de los estudiantes de la carrera Educación.

Así, tanto en el 2013 como en el 2014, les pedí que escribieran lo mismo: el nombre de los períodos de la historia de Venezuela que recordasen desde 1830 en adelante; pidiéndoles, además, unas fechas aproximadas de inicio y término de cada período y que señalasen algún personaje y algún acontecimiento importante en cada uno de esos períodos que recordasen.

Pues bien, unos cuantos estudiantes me entregaron la hoja en blanco. Me dijeron, con honestidad, que no tenían ni idea de la historia de Venezuela. Y casi ninguno pudo organizar con alguna sensatez los grandes períodos históricos. En cambio, abundaron disparatadas afirmaciones. Pondré el ejemplo de cinco respuestas, las cuales transcribo textualmente y, además, íntegras.

Una primera estudiante comprimió nuestra historia en tres enormes inexactitudes: “12 de octubre de 1810 la batalla de la independencia que dura hasta 1830. Actor: Simón Bolívar. 11 de julio de 1810 firma del acta de la independencia. Paro militar de Chávez para tomar el gobierno año 1999 (sic)”. Otra desconocía absolutamente toda la historia de nuestro país, pues solo aludió a un personaje, a quien adjudicó tanto obras que hizo como las que hicieron otros: “Marcos Pérez Jiménez (1990). Construcciones de autopistas, elevados, viviendas, entre ellas está el distribuidor la araña, autopista Francisco Fajardo, los bloques del 23 de enero, los bloques o edificios de la Hacienda Caricuao, entre ellos un bloque experimental. Otorgación de las becas Gran Mariscal de Ayacucho. Construcción de los puentes hacia el litoral (sic)”.

Un tercer estudiante hizo un revoltillo con las etapas y personajes de nuestra historia. He aquí lo que respondió: “La independencia de Venezuela. La Dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Golpe de Estado en Venezuela, conocido como el Caracazo. Gobierno al mandato del Presidente Hugo Chávez entre los años 1990-2000. Caída del Gobierno de Marcos Pérez Jiménez, integrando como personaje relevante al Padre Medina Angarita. El pueblo logró salir a la calle a exigir un Gobierno demócrata y a pedir su renuncia a la Presidencia (sic)”.

Por su parte, un cuarto estudiante fue capaz de inventar un conflicto con duración de más de un siglo, ya que planteó que “en 1892 hubo una guerra civil, su causa fue para que el presidente actual reformara la constitución para asumir más tiempo (sic)”. Y un quinto fue más allá, pues para él la historia podría transcurrir desde el futuro hacia el pasado, en una suerte de proceso retrógrado o de túnel del tiempo, ya que aludió a “el golpe de estado realizado por Hugo Chávez, el cual se llevó a cabo entre 1999 y 1998 (sic)”.

Más adelante, en el 2017, volví a realizar las mismas cuatro preguntas a otro grupo de estudiantes de la UCAB. Baste esta vez con transcribir dos respuestas. La primera presentó la siguiente alocada secuencia de acontecimientos: “19 de abril 1810, firma del Acta de Independencia. 24 de junio, batalla de Carabobo. 12 de febrero, batalla de la juventud. Caída de José Tomás Bobes. 1998, comienzo de la presidencia de Hugo Rafael Chávez Frías. Inauguración del teleférico de Caracas. Inauguración del Metro de Caracas. Creación de la Autopista Caracas la Guaira. 2014, devaluación petróleo (sic)”.

La segunda respuesta estructuró el siguiente disparatado ordenamiento temporal: “Conquista de América, 1500. Firma del acta de Independencia, 1811. Firma del acta de Punto Fijo, siglo XIV. Batalla de Carabobo, siglo XIV. Creación de la primera Constitución, 1811. Abolición de la esclavitud, derecho al voto universal, siglo XIV. Creación de las universidades, siglo XVIII (sic)”.

Tengo en mi archivo no solo estas respuestas citadas, sino todas las de mis estudiantes, de los cursos del 2013, 2014 y 2017. Demuestran el abismo del desconocimiento histórico de nuestra última generación. Lo grave es que quienes padecen tal ignorancia son y serán presa fácil de cualquier demagogia que interprete nuestra historia de manera extremista. También pueden convertirse en ingenuos fanáticos que sigan a cualquier líder, de cualquier ideología, que les asegure estar “del lado correcto de la historia”. Porque ellos, de historia, saben nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*