Mons. Basabe invocó al Gral. Holofernes

HOLOFERNES FUE UN GENERAL A LAS ÓRDENES DE NABUCODONOSOR II. El general puso sitio a Betulia y la ciudad casi se rinde. Fue salvada por Judith, una bella viuda judía que se introdujo en el campamento de asedio de Holofernes, compartió banquete con él y lo embriagó. Judith lo decapitó mientras dormía.

Guaidó participó en la procesión…

 

El Impulso.- Un mensaje contundente dio el Administrador Apostólico de Barquisimeto, Monseñor Víctor Hugo Basabe, durante la homilía en la celebración eucarística de este 14 de enero en el pueblo de Santa Rosa.

La autoridad eclesial usó la primera lectura como un ejemplo de lo que se vive en Venezuela, pues mostraba cómo el pueblo de Betulia, una porción de Israel, era perseguido por Holofernes, un general asirio a las órdenes de Nabucodonosor.

Para todo Israel este era un momento de postración nacional, de angustia suprema, ante la posibilidad de morir sitiados ante las tropas invasoras de Holofernes, de ser reducidos de nuevo a la esclavitud. El pueblo siente que perece. Los habitantes de Betulia entienden que es un momento para dirigir la mirada a Dios, que en el pasado los libró de otros enemigos y que seguramente, ahora, vendrá también en su auxilio”.

Israel sabe que su destino no está en manos de Holofernes, sino en las manos de Dios, pero, este general asirio no tiene puesta su mirada en Dios sino en el poder y las fuerzas de las armas.

La antigua Betulia de la primera lectura es toda Venezuela, el antigua pueblo del que se nos habla es el pueblo venezolano entero, un pueblo sitiado al que se le quiere someter a la postración, negándole lo más básico para su vida. Un pueblo al que se quiere controlar socialmente obligándolo a vivir en la oscuridad con los persistentes golpes del servicio eléctrico a los que se les somete”, expresó Monseñor, en medio de aplausos de la feligresía.

Además, agregó que el pueblo de Venezuela vive en la sequedad cada vez más pronunciada del agua potable.

Un pueblo al que se le pretende resignar a vivir en medio de la escasez, también de la carestía y el abuso de quienes ven la posibilidad de enriquecerse a través dela usura y la especulación”.

Un pueblo, agregó, que ve morir a sus niños y ancianos de hambre y enfermedades que se creían ya superadas y de nuevas enfermedades producto de tanta angustia y desesperación. “Una violencia institucional que persigue, encarcela, que destierra a quienes disientan del status quo y promueven cambios en la dirección del país. Que obliga a que muchos de nuestros seres queridos tengan que buscar nuevos horizontes fuera del país”.

Monseñor Víctor Hugo Basabe

También denunció la desatención a las comunidades y barriadas. “Ciudades destruidas por la desidia de sus gobernantes que solo ponen en sus primeras opciones sus ansias de poder y de dominio, de enriquecimiento. Se olvidan de trabajar por el bien común… Un pueblo en el que sus mejores hombres y mujeres son considerados una amenaza. Un pueblo que ve a sus maestros maltratados y humillados con sueldos de hambre y recintos escolares destruidos”.

Un pueblo que sufre las consecuencias de una geopolítica internacional que no le importa que millones de venezolanos sigan viviendo en la más aberrante pobreza, como vivimos la mayor parte de los venezolanos”.

Los Judas de nuestros tiempos

En su reflexión, monseñor Basabe también dirigió sus palabras a quienes han traicionado la confianza de los venezolanos en la Asamblea Nacional. “Tenemos un pueblo carente de una autentica dirigencia con suficientes principios éticos, autentico amor por el país, que últimamente, además, se ve traicionado por mercaderes de la política… que hoy vendidos por 4 monedas ha decidido, servilmente, ponerse a disposición de quienes son los principales causantes de toda esta tragedia que viven los venezolanos“.

Este pueblo, agregó, es víctima de nuevos Holofernes que han tomado control del poder político y en el que solo se mantienen por el apoyo y la fuerza de unas armas, que a pesar que un día bajo juramento se empuñaron con la promesa de defender al país entero y a sus ciudadanos, hoy políticamente parcializadas, son cobardemente volcadas contra el mismo pueblo que clama por sus derechos y por justicia.

Queridos hermanos, así como en el pasado, también en el hoy de nuestras vidas estamos llamados a responder con las armas de la fidelidad a Dios en cuyas manos está nuestra vida y nuestro destino como Nación. Es el momento de constituirnos como muralla pacífica de resistencia pacífica delante de quienes quieren sitiarnos con el uso del poder y de la fuerza”.

Finalmente, monseñor hizo un llamado a toda la feligresía a actuar con bondad para derrotar al mal. En este sentido, pidió a la Divina Pastora su intercesión para que cese pronto la oscuridad que vivimos y se produzca el cambio que tanto anhelan los venezolanos.

Guaidó en la procesión

PROTECCIÓN, BENDICIONES PARA LOS VENEZOLANOS y que guíe el camino del país hacia la libertad, fue lo que con fe y devoción pidió el Presidente (e) de Venezuela, Juan Guaidó, a la Divina Pastora durante la procesión de su visita 164 a la ciudad de Barquisimeto.

Minutos después de haberse iniciado la caminata desde la Iglesia de Santa Rosa hacia la catedral de la capital larense, Guaidó se unió al recorrido en compañía del primer Vicepresidente de la Asamblea Nacional, Juan Pablo Guanipa, y varios diputados del Parlamento.

Hoy acompaño a la feligresía de la Patrona del estado Lara, así como lo he hecho en otras oportunidades. A la Pastorcita le pido con mucha fe, pero también con mucha humildad que guíe nuestro, el camino de los venezolanos hacia la libertad”.

El Presidente encargado del país también dijo que está seguro de que “vamos (los venezolanos) a superar esta tragedia y que también vamos a poder sanar como sociedad”.

Guaidó compartió con la feligresía por más de cuatro kilómetros del recorrido que la Patrona del estado Lara hace desde el pueblo de Santa Rosa, en donde está ubicada la Iglesia en la que pernocta todo el año, hasta la catedral de la ciudad crepuscular.

Anunció que este miércoles 15 de enero, Día del Maestro, acompañará a los educadores en la Asamblea Nacional, donde se realizará el “Debate sobre posibles acciones para la salida a la crisis en materia educativa”, en la sesión ordinaria convocada para ese día a las 10.30 am.

Venezuela celebra

Este 14 de enero se llevó a cabo la Procesión número 164 de la Divina Pastora, desde la Iglesia del pueblo de Santa Rosa hasta la Catedral de Barquisimeto, esta visita centenaria conglomera a miles de fieles, convirtiendo a este acto de fe en la procesión más grande del país.

Los inicios de la veneración por la Divina Pastora se remontan al año de 1736, fecha en que el párroco de Santa Rosa, Sebastián Bernal, encargó a un famoso escultor que le hiciera una estatua de la Inmaculada Concepción.

No obstante, y por una extraña equivocación, en lugar de la Inmaculada, llegó al pueblo la imagen de la Divina Pastora. De inmediato el párroco quiso devolverla, pero por mucho que lo intentaron, no pudieron levantar el cajón donde habían colocado la imagen.

A partir de este momento la población interpretó este raro acontecimiento como señal de que la Divina Pastora quería quedarse entre ellos.

Posteriormente, durante los sucesos del terremoto de 1812, el templo donde se veneraba a la Divina Pastora fue destruido, pero su imagen quedó milagrosamente intacta, hecho que reforzó la creencia de los fieles de Santa Rosa de que la Virgen quería quedarse siempre entre ellos para protegerlos.

Finalmente, a mediados del siglo XIX tuvo lugar un acontecimiento que contribuiría a la consolidación definitiva de la Divina Pastora como patrona del estado Lara. En 1855, se desató en Venezuela una terrible epidemia de cólera.

Muchas familias de Barquisimeto fueron diezmadas por el terrible mal, ante lo cual fueron completamente inútiles medicinas, lamentos y plegarias. Desesperados y como último remedio, los pobladores decidieron sacar en procesión por las calles de Barquisimeto la imagen de la Divina Pastora para implorar su misericordia, la cual fue concedida, ya que, a partir de ese mismo día, cesó la epidemia de cólera.

Es por esto que, en recuerdo de ese hecho, todos los 14 de enero se traslada, en una procesión multitudinaria y fervorosa, a la Divina Pastora a la Catedral de Barquisimeto desde su iglesia de Santa Rosa. Esta procesión es considerada la más grande del planeta y la segunda peregrinación más importante de Latinoamérica, sólo superada por la de la Virgen de la Guadalupe en México.

La Divina Pastora de las Almas es una advocación de la Virgen María. La representa como una pastora celestial. Surgió en Sevilla, España, a comienzos del siglo XVIII, y está presente en varios países.

A pesar que su procesión en Venezuela es el 14 de enero, la festividad propia de la advocación se celebra el 8 de septiembre, coincidiendo con la Solemnidad de la Natividad de la Virgen María.

 

En Caracas también

En el marco de las festividades en honor a la Divina Pastora, celebrada en varias partes del país como Cojedes, Tucupita, y Lara. En Caracas también se une a la fiesta que honra la devoción mariana, traída a tierras venezolanas desde Sevilla, España, por los padres capuchinos, en el siglo XVIII.

Fue el fraile Isidoro, quien viera a la madre del Salvador, no como una reina enjoyada en oro «sino como una mujer sencilla, vestida de pastora, rodeada de ovejas que ante todo es madre, siendo esta su principal esencia» informó Jesús Marrero, párroco de la iglesia, que rinde honor a esta advocación mariana, ubicada en Caracas.

Esta devoción llega a la ciudad en 1580, donde años después de la conquista, un grupo de agricultores canarios, cultivadores de trigo, construyeran una pequeña capilla, la cual fuera puesta bajo el patronazgo de la Divina Pastora, el actual templo fue edificado por el Presbítero (Pbro). Salvador Jhosep Bello en 1740.

Iglesia de la Divina Pastora en Caracas

En Caracas, aunque la fiesta principal es celebrada cada 8 de septiembre, desde hace 14 años, tras a la petición de un grupo de larenses, todos los 14 de enero la iglesia abre sus puertas para rendir homenaje a la «Guapa pastora de Caracas», informó Rodolfo Valdivieso, feligrés.

Para homenajear a la Pastora caraqueña, este año serán oficiadas  cuatro eucaristías,  juntamente con una procesión por las calles de la comunidad parroquial, dio a conocer el presbítero Marrero.

Las eucaristía serán oficiadas por diferentes presbíteros del clero caraqueño, quienes desde las 7:00 am, hasta las 6:00pm estarán acompañándonos en esta fiesta, finalmente La eucaristía central estará a cargo de Monseñor Tulio Ramírez obispo auxiliar de Caracas.

Así mismo a las 04:00pm, tendrá lugar este año después de tantos años, la gracia de poder sacar la imagen colonial, la cual a petición de los fieles recorrerá las calles del casco histórico, destacó el párroco de esta comunidad.

Con relación al ornato de la imagen, vestirá las flores que durante estos días de novena han ido trayendo cada feligrés hasta las pies de la venerada imagen “cada flor representa una súplica, una acción de gracias, que cada fiel trae con amor a los pies de nuestra Madre”, expresó el religioso.

Esta será una magnífica oportunidad, donde todos con una misma alma y un mismo sentir, le pediremos a la Divina Pastora que interceda por la pronta beatificación del Venerable Doctor José Gregorio Hernández, que ayudara a la reconciliación y la paz en nuestro querido pueblo” destacó el presbítero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*