¡Marihuana “sativa” con éso?…

– EL CANNABIS, «ESENCIAL» EN TIEMPOS DE PANDEMIA EN EE.UU … EFE

 

Deutsche Welle .- El cannabis es un género de planta con flor, formada por varias subespecies. También conocida como marihuana, este arbusto de profundo color verde y fuerte aroma está rodeado de controversia por los principios psicoactivos que contiene. Sin embargo existen muchos otros usos que no se relacionan con el consumo de drogas.

Investigadores canadienses sospechan que la planta medicinal podría proteger contra el coronavirus. Los resultados son parte de una investigación sobre el uso del cannabis para tratar el cáncer y la enfermedad de Crohn.

En la búsqueda de una vacuna o un fármaco contra el nuevo SARS-CoV-2, los investigadores están aplicando actualmente enfoques tanto tradicionales como no tradicionales.

Se han examinado diferentes medicamentos, como el Remdesivir, que fue originalmente desarrollado para tratar el Ébola.

La planta medicinal podría proteger contra el coronavirus

En Alemania, se están realizando los primeros ensayos clínicos de una vacuna con un fármaco desarrollado para la inmunología del cáncer.

Un estudio francés sugirió que la nicotina, que suele inhalarse al fumar, podría proteger contra el nuevo coronavirus.

Y ahora, en Canadá se publicó un informe que explica que ciertos ingredientes activos de la droga psicoactiva cannabis también podrían aumentar la resistencia de las células contra el coronavirus.

De comprobarse el estudio, la cannabis podría actuar de manera similar a la nicotina. Sin embargo, el estudio aún no ha sido revisado por otros investigadores.

Los resultados sobre el COVID provienen de nuestros estudios sobre la artritis, la enfermedad de Crohn, el cáncer y otros», dijo a DW el Dr. Igor Kovalchuck, profesor de Biociencias de la Universidad de Lethbridge.

Bloquea el acceso del virus

Al igual que con el presunto efecto de la nicotina contra el coronavirus, los investigadores asumen que algunas sustancias del cannabis podrían reducir la capacidad del virus de entrar en las células del pulmón, donde se asienta, se reproduce y se propaga.

El experto en cannabis medicinal, Igor Kovalchuck.

En un artículo -aún no verificado por otros expertos- publicado en preprints.org, Kovalchuck y sus colegas escriben que sus cepas de cannabis especialmente desarrolladas impiden eficazmente que el virus entre en el cuerpo.

El coronavirus necesita un «receptor» para entrar en una célula. Este receptor se conoce como ACE2 (Enzima Convertidora de Angiotensina II), el cual se encuentra en el tejido pulmonar, en la mucosa de la boca y la nariz, en los riñones, en los testículos y en el tracto gastrointestinal.

Según su teoría, podría ser que los cannabioides alteren el «acceso» debido a la ausencia de la ACE2. El huésped sería entonces menos susceptible y vulnerable al virus: «Si no hay ACE2 en el tejido, el virus no puede penetrar», explicó Kovalchuck.

No funciona con cosecha propia

Varios médicos elogian el cannabis medicinal para el tratamiento de varias enfermedades: desde las náuseas hasta la demencia. Sin embargo, esta no es la misma que se puede plantar en el jardín, en casa. Estas cepas son normalmente conocidas por su contenido de tetrahidrocannabinol (THC), principal ingrediente psicoactivo de la droga.

Por su parte, los investigadores canadienses se han centrado en las variedades de la planta Cannabis sativa que tienen altos niveles del antiinflamatorio cannabinoide cannabidiol (CBD).

Ellos desarrollaron más de 800 nuevas variantes de Cannabis sativa con altos niveles de CBD e identificado 13 extractos que, según dicen, regulan el «acceso» al cuerpo humano.

Todavía hay muchos conceptos erróneos sobre el cannabis medicinal en el público y en la política.

Cuidadosos con la publicación de resultados

Algunos investigadores del Reino Unido sugieren que hay conceptos erróneos sobre el cannabis medicinal en la sociedad. Además, los médicos temen que las personas se vuelvan adictas o intenten tratarse a sí mismas con otras formas de consumo.

Dada la volatilidad sociopolítica del consumo de cannabis medicinal, los investigadores deben ser especialmente cuidadosos en la difusión de sus resultados», afirmó Chris Albertyn, experto en cannabinoides y demencia. La mejor manera de lograrlo es introducir métodos de investigación abiertos y transparentes, según él.

«En este caso, la investigación en Canadá acaba de descubrir un posible ‘mecanismo de acción’ terapéutico, pero que tendría que ser validado y probado en ensayos clínicos bien diseñados y sólidos, antes de que se puedan sacar conclusiones clínicas significativas», agregó Albertyn.

«Hay un amplio interés» en seguir estudiando el cannabis

Sin una financiación adecuada y sin más investigaciones, faltarán los conocimientos sobre los cannabinoides, independientemente de que los resultados de las investigaciones sean exitosos. «Al menos ahora hay un amplio interés», dijo Kovalchuck.

Si bien Kovalchuck y sus coautores admiten que incluso sus extractos más eficaces necesitan una validación a gran escala, añaden que el cannabidiol podría ser un «suplemento seguro» para el tratamiento de COVID-19. Es decir, en conjunto con otros tratamientos. (ju,dzc)

Cannabis, una planta revolucionaria

La polémica está servida.- El cannabis es un género de planta con flor, formada por varias subespecies. También conocida como marihuana, este arbusto de profundo color verde y fuerte aroma está rodeado de controversia por los principios psicoactivos que contiene. Sin embargo existen muchos otros usos que no se relacionan con el consumo de drogas.

 Semilla y versatilidad

También llamado cáñamo, el cannabis no solo es famoso por sus efectos psicotrópicos. Los tallos y las semillas (cañamones), se usan como materia prima para la producción de aceites, fibras y productos industriales. En nutrición, las semillas están consideradas como una de las fuentes más abundantes de proteínas y aceites esenciales.

Miles de toneladas de cannabis se producen anualmente (de forma legal) a lo largo y ancho del planeta. Asia es el continente con la mayor producción de cannabis del mundo. Detrás de estos cultivos hay seres humanos que dependen de esta planta como substento, sin tener relación alguna con el tráfico ilegal.

 

Más consumo en Alemania

Dispensario de marihuana en Estados Unidos.

La industria del cannabis no se ve golpeada por la crisis, todo lo contrario. La demanda es tal que muchos se quedan sin sus dosis medicinales en Alemania. El nuevo virus podría emperorar su suministro en el país.

 

DW.- El cannabis, ¿tan importante como la leche y el pan? Suena a una mala broma, pero en tiempos de coronavirus, la marihuana tiene incluso el permiso oficial, al menos en algunos estados de EE. UU.

Allí se permitió que las tiendas de cannabis permanecieran abiertas al igual que los supermercados y panaderías. «Esto muestra que el cannabis está anclado en la sociedad», dice el analista Stephen Murphy, al interpretar la decisión de algunos estados de EE. UU. de clasificar el cannabis como un bien esencial.

Su compañía, Prohibition Partners, es un símbolo del bombo que rodea a esa planta verde. Alrededor de 40 empleados trabajan con Murphy en Londres, Barcelona y Dublín. Analizan el mercado global del cannabis, hacen estudios para los negocios, la ciencia y la política y son independientes, según sus propias declaraciones.

La crisis del coronavirus ha hecho que los inversores, en general, actúen con más cautela. Esto se percibe también en el sector del cannabis. «La industria todavía es nueva, necesita mucha inversión en máquinas, tecnología y personal. Vemos que a algunas empresas les resulta mucho más difícil obtener capital», afirma.

Récord de ventas, gracias al confinamiento

El tema económico es probablemente complicado, porque los cultivadores de marihuana no necesariamente ostentan una buena reputación. Además, varias compañías han desaparecido y, con ellas, el dinero de muchos inversores.

Especialmente en Canadá, la nación por excelencia de esta hierba, el lanzamiento de la marihuana en 2018 fue bastante decepcionante. Esta es también la razón por la que los precios de las acciones de casi todas las compañías de cannabis están por los suelos.

Los inversores se han vuelto más realistas sobre el potencial del cannabis», dice Murphy. Muchas empresas han frenado sus planes de expansión y han recortado empleos. Por ejemplo, la empresa Canopy Growth redujo algunas de sus actividades en América Latina y África.

Nuevo virus, nuevas oportunidades

Desde la aparición del coronavirus, esta industria ofrece de nuevo noticias positivas. Por ejemplo, debido al anuncio de confinamiento, en algunos días de marzo vendieron casi el doble de marihuana que en los meses anteriores en Estados Unidos: también se compra ahora más cannabis en Canadá, mientras los bares y restaurantes permanecen cerrados.

Canadá es el único país industrial, hasta la fecha, donde el cannabis es legal en todos los ámbitos.

El 19 de septiembre de 2020, en Nueva Zelanda se consultará a la población al respecto. En Estados Unidos, Stephan Murphy cree que ser usará como tema en las próximas elecciones. El cannabis está permitido en 33 estados con fines médicos o en su totalidad, pero prohibido por ley. «Nadie dejará este potencial de votantes a otros, ni siquiera Trump», asegura Murphy.

El mercado alemán también sigue creciendo

El consumo recreativo de cannabis en Alemania no está permitido. Durante más de tres años, se ha recetado a personas con enfermedades. En algunos casos, las aseguradoras corren con los gastos. Según las cifras del Instituto Alemán de Medicamentos y Fines Medicinales, la demanda ha aumentado continuamente hasta finales de 2019.

En total, las ventas de cannabis medicinal en Alemania en el último año ascendieron a 120 millones de euros. Se trata de un sector cada vez más competitivo: más de 50 empresas cuentan ahora con un permiso de importación, según la revista Marijuana Business Daily.

Tienda de productos de la planta de marihuana en Duisburg, Alemania

Sobre todo la carencia de ropa protectora, debido al coronavirus, podría haber dejado huella. Las flores de cannabis se controlan y se elaboran en porciones en farmacias en Alemania. Dado que muchos pacientes de cannabis pertenecen al grupo de riesgo, todo el procesamiento debe hacerse con ropa protectora.

¿Habrá una primera cosecha alemana de cannabis?

Una gran cantidad de cannabis sigue llegando aún a Alemania desde los Países Bajos y Canadá. Pero el coronavirus también tiene un impacto en la logística, dice Stephen Murphy de Prohibition Partners. Incluso antes de la propagación de la COVID-19, los farmacéuticos y los pacientes se habían quejado repetidamente sobre periodos de escasez. El cultivo controlado en Alemania podría cerrar esa brecha. En abril de 2019, la Agencia Alemana de Cannabis se decantó por tres compañías.

Estas están obligadas a entregar la primera cosecha a esa agencia a fines de 2020, pero ¿habrá cambios por el coronavirus?.

Jürgen Neumeyer, gerente de la Asociación de la Industria de Cannabis, cree que es un objetivo «muy ambicioso».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*