Marabunta minera avanza

“…CON JAIR, SE TALA MEJOR”  – EL ORO DEL ELN… Y DE MADURO

 Los yanomami son uno de los pueblos indígenas relativamente aislados más grandes de Sudamérica. Viven en las selvas y montañas del norte de Brasil y del sur de Venezuela. Como la mayoría de los pueblos indígenas del continente, posiblemente emigraron hace unos 40.000 años a través del Estrecho de Bering que une Asia y América, y poco a poco fueron bajando hasta Sudamérica. Hoy en día, su población total está en torno a las 32.000 personas. El territorio de los yanomami en Brasil es de unos 9,6 millones de hectáreas, dos veces el tamaño de Suiza. En Venezuela, los yanomami viven en la Reserva de la Biosfera del Alto Orinoco-Casiquiare, que tiene 8,2 millones de hectáreas. Estas dos áreas juntas conforman el mayor territorio indígena selvático del mundo. En la actualidad, buscadores de oro que trabajan ilegalmente en la tierra yanomami les transmiten enfermedades mortales como la malaria y contaminan los ríos y los bosques con mercurio. Los terratenientes ganaderos están invadiendo y deforestando la frontera este de su territorio.. Davi Kopenawa, portavoz de los yanomami y presidente de la asociación yanomami Hutukara, avisa de los peligros: La minería sólo destruirá la naturaleza. Destruirá los arroyos y los ríos y matará a los peces y al medioambiente: y nos matará a nosotros. Y traerá enfermedades que nunca existieron en nuestra tierra. Davi Kopenawa Yanomami habla acerca de lo que supondría para su pueblo el proyecto de ley de minería Survival apoya a los yanomami desde hace décadas.

Miles garimpeiros invaden Alto Uraricuera – 1 de julio de 2019 – Uno de los muchos asentamientos ilegales de buscadores de oro en territorio yanomami. © FUNAI

 

Survival International.Hasta 10.000 garimpeiros o buscadores de oro han invadido la tierra de los yanomamis en el norte de Brasil, propagando a su paso la malaria por la región y contaminando con mercurio muchos de los ríos.

Aunque la mayoría de los yanomamis mantienen contacto con la sociedad no indígena, se sabe que un grupo no contactado habita en el área que está siendo invadida. Además, las autoridades investigan señales de hasta otras seis comunidades no contactadas que podrían vivir allí.

Chamán yanomami

Líderes indígenas locales culpan a la afluencia masiva de garimpeiros de la muerte de cuatro niños. Aseguran que los mineros están levantando asentamientos y pistas de aterrizaje, envalentonados por el respaldo del presidente Bolsonaro a los invasores de tierra, y los constantes ataques a los pueblos indígenas.

Algunos campamentos mineros se encuentran a pocos kilómetros de los yanomamis no contactados.

Yano (casa comunal) de un grupo no contactado en la reserva indígena Yanomami. © Guilherme Gnipper Trevisan / FUNAI / Hutukara

La asociación yanomami Hutukara estima que el número de mineros de oro es de hasta 10.000. También denuncian la devastación que provocan sobre la pesca y la caza de las que dependen para su modo de vida.

Los yanomamis están presionando al Gobierno para que expulse a los mineros. A principios de año los indígenas de Brasil lideraron la mayor protesta que ha tenido lugar jamás por los derechos de los pueblos indígenas, después de que el presidente Bolsonaro prácticamente declarara la guerra contra ellos y sus derechos.

Unos 35.000 yanomamis viven a ambos lados de la frontera entre Brasil y Venezuela. Un 20% de la población yanomami de Brasil murió por enfermedades que propagaron los buscadores de oro que invadieron su selva en una fiebre del oro previa, a finales de los 80 y principios de los 90.

Tras una larga campaña internacional liderada por Davi Kopenawa Yanomami, Survival y la Comisión Pro Yanomami, la tierra yanomami en Brasil fue demarcada finalmente como “Parque Yanomami” en 1992. Las tierras de los yanomamis en Brasil y Venezuela juntas conforman el mayor territorio selvático indígena del mundo.

Mineros ilegales trabajando ilegalmente en territorio yanomami.

Según declaraciones de Davi Kopenawa, conocido como “el dalái lama de la selva”: “Cuatro de nuestros ríos, Uraricoera, Mucajaí, Apiaú y Alto Catrimani, están contaminados. La situación empeora, más mineros están llegando. No traen nada [bueno], solo traen problemas. La malaria ya ha aumentado aquí, y ha matado a cuatro de nuestros niños”.

Familia yanomami

El director de Survival International, Stephen Corry, declaró hoy: “El racismo de Bolsonaro ha traído consecuencias trágicas, y la fiebre del oro que se vive en el norte de Brasil es solo un ejemplo. Está devastando a los yanomamis, que ya fueron atacados y masacrados hace treinta años durante el último brote de fiebre del oro. A Bolsonaro no le importa permanecer al margen y ver cómo mueren personas y se destruye la selva: solo una oleada de indignación pública en Brasil e internacionalmente pueden detenerlo”.

 @MaihenH – Hola @NicolasMaduro nuevamente dejo evidencia de la destrucción que hace tu sistema en nuestro país. Así destruyeron el Esequibo Venezolano por de la extracción de Oro. Están talando todo y usan Mercurio para la búsqueda de Oro y Diamante. Todo esto era verde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*