Maduro rezó: llega gasolina


Misa privada para Maduro y séquito en la iglesia de San Francisco con el cura jesuita Numa Molina

Enrique Aristeguieta

1.-Hay alguna autoridad dentro de nuestra Iglesia, capaz de ponerle coto a los desmanes del jesuita Numa Molina? Cómo se atreve ese cura a celebrar una Eucaristía para unos apóstatas , responsable de la muerte, tortura y prisión de tantos buenos católicos?

2.-Con que derecho abren un templo solo para que un clérigo profane un Sacramento, y se congracie con unos pecadores públicos, practicantes de ritos diabólicos y militantes de una doctrina condenada por la Iglesia, cuyos seguidores están todos excomulgados?

– ÚLTIMA HORA | LLEGARÍAN 700 MIL BARRILES DE GASOLINA EL #12ABR A VENEZUELA

En medio de la grave crisis de combustible en Venezuela dada la propagación del coronavirus, el empresario venezolano Wilmer Ruperti vuelve a interceder para salvar al régimen de Nicolás Maduro. Su objetivo: evitar que el país se quede sin combustible en un momento donde las colas de gasolina se incrementan cada día

ILUSTRACIÓN: Kees Verkaik

 

Ruperti al Rescate … otra vez

Miami Diario .- Lo cierto es que la escasez de combustible se produce en un país petrolero como Venezuela, y en un momento donde el dictador Nicolás Maduro está siendo presionado por Estados Unidos para que renuncie.

La agencia AP obtuvo una copia de una factura que certifica que Maroil Trading Inc,. de Wilmer Ruperti facturó el mes pasado al monopolio petrolero estatal PDVSA 12 millones de euros por la compra de hasta 250,000 barriles de gasolina de 95 octanos.

La gasolina, según se pudo conocer, fue comprada en un país no revelado del Medio Oriente, dijeron dos personas familiarizadas con la transacción bajo condición de anonimato para discutir los negocios delicados.

Analistas indicaron que el envío de una sola carga de gasolina no resolverá los problemas de suministro de Venezuela. Pero con la economía paralizada, cualquier cantidad de combustible que llegue será un alivio.

El empresario Wilmer Ruperti es un ex capitán de petrolero que apoyó a Hugo Chávez en 2002 para evitar el descalabro de la revolución socialista de Venezuela.

Lo cierto es que esta medida causará, seguramente, malestar en la administración Trump, que esta semana duplicó su campaña en apoyo del líder opositor Juan Guaidó, enviando barcos navales al Caribe en una misión antinarcóticos después de La acusación de Maduro en Nueva York por cargos de narcoterrorismo.

Un dato a considerar es que los campos petroleros y las refinerías de Venezuela se han derrumbado tras años de mala gestión. Más recientemente, las importaciones de combustible se agotaron a medida que la administración Trump endureció las sanciones contra Maduro, apuntando a dos casas comerciales propiedad de Rosneft de Rusia por proporcionar un salvavidas al líder en conflicto. Luego vino el coronavirus, que provocó la caída de los precios del crudo en el ámbito mundial y paralizó lo poco que quedaba de la producción nacional.

La situación en Venezuela se ha complicado con el paso de los días. Como se sabe, en los últimos días, se han evidenciado colas de gasolina en Caracas y  la mayoría de las estaciones tuvieron que cerrar tras el agotamiento de los suministros.

Gasolina en las Mercedes, Caracas

Hay que resaltar que en una de las pocas estaciones de servicio que todavía abren en la capital, cientos de automóviles, taxis y camiones de plataforma se abrazaron al borde de una carretera mientras soldados fuertemente armados miraban a los automovilistas, algunos de los cuales habían estado esperando tres días para llenar.

Argumento del régimen de Maduro

Ante este panorama tan complicado, el régimen de Maduro culpa a Estados Unidos de la escasez de gas. El viernes dijo que estaba formulando un “plan especial de suministro de combustible” para restaurar las reservas en el “menor tiempo posible”, permitiendo a la nación combatir el coronavirus.

Tareck El Aissami, el principal asesor económico de Maduro, indicó que “lamentamos la posición de los sectores extremistas de la oposición venezolana que colaboran con gobiernos extranjeros para planificar y ejecutar estas acciones contra el pueblo venezolano. La historia juzgará sin piedad a estos traidores”.

A Wilmer Ruperti, empresario que se enriqueció con el chavismo y financió su prolongación, ahora tiene sus cuentas congeladas. (Fotomontaje de PanAm Post)

Lo cierto es que el acaudalado Wilmer Ruperti se ha convertido en una tabla de salvación para la revolución de izquierda en varias ocasiones.

Como se recordará, en 2002 alquiló una flota de petroleros rusos para importar gasolina en medio de una huelga de un mes en PDVSA que buscaba sacar del poder a Chávez.

Más recientemente, financió la defensa de Cilia Flores en un juicio de narcóticos estadounidense con carga política, así como el del estadounidense Joshua Holt, que estuvo recluido durante dos años en una cárcel de Caracas por lo que se le imputaron cargos por posesión de armas falsas.

En este punto es bueno recordar que Ruperti, de 60 años, fue condecorado por Chávez con honores militares por romper la huelga y vio su negocio como un preciado auge de contratistas de PDVSA. Ruperti mostró su gratitud al darle al líder izquierdista dos pistolas usadas por el héroe de la independencia Simón Bolívar que, según los informes ,le costaron $ 1.6 millones. Más tarde, sin embargo, fue demandado por una unidad de la compañía naviera rusa por supuestamente pagar millones en sobornos.

Si bien las sanciones de EEUU han alejado a Venezuela de muchas compañías navieras establecidas y comerciantes de productos básicos, Ruperti parece estar poco preocupado.

Uno de los documentos obtenidos por AP muestra que su empresa Maroil Trading AG, con sede en Suiza, abrió cuentas en dólares, euros y rublos en el Derzhava Bank, con sede, en Moscú en noviembre. Una persona explicó que la gasolina que Maroil facturó a PDVSA está en camino y debería llegar a Venezuela en los próximos días.

Dallen estima que es suficiente para abastecer la demanda actual de Venezuela por poco más de una semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*