Maduro activó “El Caracazo” regional

Chile:… “y entonces atacan los delincuentes” 

 

– MADURO: “ESTAMOS CUMPLIENDO EL PLAN DEL “FORO DE SAO PAULO” A LA PERFECCIÓN”, mucho mejor de lo que pensamos…

ALMAGRO – OEA: “Actuales corrientes de desestabilización de los sistemas políticos del continente tienen su origen en la ESTRATEGIA DE LAS DICTADURAS CHAVISTA Y CUBANA

HUGO CARVAJAL: “MADURO UTILIZA EXTREMISTAS PARA GENERAR PROTESTAS

JULIO BORGES: PROTESTAS EN CHILE SON DIRIGIDAS POR EL RÉGIMEN DE MADURO

 – DE “BRISITA” A TORMENTA – CÓMO EL CHAVISMO INTENTA ARRASTRAR AL DESVELO A AMÉRICA LATINA. …

 

ILUSTRACIÓN: Raúl Azuaje

El “dejá vue” del ´87

R.S.P. / U&O.- El libreto de El Caracazo se está aplicando sin enmiendas en Ecuador, Perú y Chile, 3 países cuyo gobiernos son muy críticos con el chavismo. La Bolivia “chavista”, un ejemplar islote de paz y concordia. Había que reelegir –por 4ta vez- al “compañero” Evo Morales…

El Foro de Sao Paulo hasta para éso es flojo de idea. Les basta con activar los siempre aceitados resortes del resentimiento con violencia y saqueos para desatar “la brisita bolivariana”.

En Venezuela, hace 30 años, nos dicen, la chispa fue el aumento de Bs. O. 25,- en el costo del pasaje de las busetas intraurbanas en la ruta Guarenas – Caracas. Nos dicen también que “los cerros bajaron” porque estaban “bravos”. Ningún cerro “bajó”

Lo que no han explicado nunca es ¿qué hacía un equipo reporteril del Canal 4 Venevision (Gustavo Cisneros) en el lugar transmitiendo desde las 7 am cuando allí reinaba la calma absoluta y el puñado de agitadores aun no había desayunado?.

¿Que ocasionó El Caracazo?. Además del malestar económico, por la caída de los precios petroleros, la confluencia de 2 agraviados poderosos potenció el malestar subyacente:

Carlos Andrés Pérez había emasculado al partido AD y a su secretario general “Don “ Luis Alfaro Ucero – apodado El Caudillo – al despojarlos de su potestad de designar a los gobernadores de los Estados del país. Pérez, con la elección directa de los gobernadores, inició el mayor empuje hacía la descentralización y modernizaciín del país y se ganó la fatal enemistad de El Caudillo.

El segundo factor, Cisneros, sabía que su influencia en los negocios del Estado, estaba acabándose con la “apertura” más competitiva de Pérez al rechazarse el proyecto “Pentagón” un ambicioso planteamiento de modernización de actividades petroleras y petroquímicas privadas, paralelas a las oficiales dominado por Cisneros y sus asociados.

 La alianza Alfaro Ucero- Cisneros engendró y organizó El Caracazo (en su primera fase) pensado como un “incidente quilombo” para mostrarle a Pérez que ellos dos seguían en el juego y que podían complicarle la vida política.

Pero, con alguna cobertura televisiva (Canal 4) inicial, el “incidente fue luego secuestrado a partir de las 10 de la mañana por “Los Pantaneros” de Freddy Bernal– un policía motorizado “mala conducta” -ya en Caracas- y los delincuentes y saqueadores de barrios bajo la bandera de la “justicia social”, justificado propagandísticamente por el aumento de Bs. 0,25,- en el pasaje de autobús.

Ese fue el libreto de los eventos en Caracas que llevarían más tarde a la instauración del chavismo cubano en Venezuela. Y ese guión y ésos argumentos se están ahora repitiendo al calco, a ver si el resulta final es el mismo. Pero, dicen, que “La Historia no se repite”. Puede que sí; puede que no,…

Curiosamente, en Bolivia reina la paz y concordia sociales. Argentina y Colombia,… allí están agazapados, listos para montar la emboscada una vez que haya una excusa palatable.

En La Paz habia que conservar los modales -a pesar de los importantes problemas-  para reelegir a Evo Morales. Ahora que tiene que ir a una segunda vuelta electoral, se actualiza el instrumento de la violencia callejera

 

Sueños de violencia…

DANIEL LOZANO / La Nación – Cúcuta.- El chavismo vive con entusiasmo los soplidos de la «brisa bolivariana», término acuñado en Caracas para definir la ola de protestas desatada en la región y el ventajoso rally electoral de octubre.

La revolución calcula que con la suma de ambos datos pueden frenar el giro a la derecha emprendido en 2015 y desactivar así la fuerte presión diplomática impuesta por el Grupo de Lima en la región.

Está soplando desde el Río Grande a la Patagonia. Los pueblos bolivarianos le dicen al imperialismo que son libres e independientes», clamó Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente y número 2 del régimen, recién llegado a Venezuela después de semanas de gira por Corea del Norte y China.

El primer combate por dilucidar es el boliviano, en el que los estrategas chavistas no tienen ninguna duda: volverá a ganar el hermano Evo. Desde que en 2005 se lanzó a las carreteras y los caminos de su país al frente de los indígenas cocaleros y en contra de la ley de hidrocarburos, propuesta precisamente por el entonces presidente Carlos Mesa, Evo ha contado con la ayuda directa de Hugo Chávez y después de Nicolás Maduro. Un apoyo trascendental durante la convulsa primera gestión del líder del Movimiento Al Socialismo (MAS). Viajes constantes a Caracas, estrategias comunes, defensa irrestricta y hasta embajadores convertidos en empresarios claves: la revolución indígena se sumó a la bolivariana como si formara parte de ella.

Decenas de manifestantes incendiaron la noche del sábado el edificio de El Mercurio del puerto de Valparaíso, el diario en circulación más antiguo de Chile / AFP

En el sprint final, Evo también contó con el apoyo de Caracas, incluso con aliados comunes empujados desde el chavismo. Por La Paz pasaron el exjefe de gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el «superjuez» Baltasar Garzón.

Poco importa que el chavismo sobreviva en una Venezuela en plena autodestrucción a costa de su pueblo, que no detiene su gran diáspora.

La doble paradoja es, primero, que la peor economía del planeta lance constantes diatribas para protestar contra medidas económicas en países con cuentas que están mucho mejor y, segundo, que proteste por la acción policial cuando en su tierra reprime de forma salvaje, con ejecuciones extra-sumariales, torturas y prisioneros políticos, tal y como denunció el informe de Michelle Bachelet, alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Ajeno a los terremotos económicos, Maduro pugna ahora por alcanzar en la subregión un equilibrio entre bloques de derecha e izquierda: la Argentina, Bolivia, Uruguay, Ecuador y la propia Venezuela, por un lado, y Chile, Perú, Colombia, Brasil y Paraguay, por el otro. Bloques con muchos matices ideológicos, pero unidos por su posición ante la tragedia venezolana.

El Grupo de Lima, conformado por los enemigos del «hijo de Chávez», perdería mucha de su contundencia con el empate a cinco que calcula Caracas.

La cuenta regresiva comenzó en Quito, donde el gobierno de Maduro dio la batalla codo a codo con el «correísmo». Una batalla que no da por perdida pese al acuerdo entre el «traidor» y debilitado Lenín Moreno y los indígenas. No es casual que desde Venezuela provengan el 74% de los usuarios digitales en favor del expresidente ecuatoriano Rafael Correa, aliado irrestricto y asesor de cabecera de Maduro, como reconoció hace dos semanas.

El alto mando revolucionario considera que la Argentina está ganada y que en Uruguay habrá lucha hasta el final. Para sorpresa del continente, Montevideo mantiene su apoyo a Caracas, basado en una extraña equidistancia.

Tres procesos electorales que son fundamentales para redefinir cómo será el mapa geoestratégico en una región crispada socialmente y que muestra su malestar creciente ante la política. «Al poder se llega por derecha o por izquierda, pero solo se gobierna por la izquierda cuando hay plata. En condiciones internacionales desventajosas, o se es moderado o se termina como la República Zimbabwana de Venezuela», sentencia el politólogo Andrés Malamud.

Estaciones del Metro también fueron vandalizadas durante las protestas en Chile. / AFP

La guinda la puso Chile. Hace solo 10 días, los presidentes Sebastián Piñera y Martín Vizcarra (Perú) reconocían al unísono que «el cuadro de América Latina hoy día es muy difícil» por culpa de la incertidumbre, polarización, debilidad institucional, corrupción y economías a la baja. Lo que no esperaba Piñera era que el polvorín le estallase en casa.

Toda mi solidaridad con el noble pueblo chileno, quienes se encuentran en resistencia contra las criminales políticas neoliberales implementadas por el capitalismo. Abogo por el cese de la violencia y la brutal represión que vulnera los derechos humanos», detalló Maduro en sus redes sociales, incluyendo además una imagen de Salvador Allende. Bachelet, la gran enemiga de la izquierda, también tuvo lo suyo: «Silencio ensordecedor», «desnaturaliza el espíritu de los derechos humanos» y «ofende la dignidad de América Latina», acusó la vicepresidenta Delcy Rodríguez.

Pequeñas venganzas que hasta ayer parecían imposibles, antes de que volviera a soplar la brisa bolivariana.

Jose Miguel @Fundador_iF 

  • Colombia dijo: “No apoyaremos acción militar.
  • Brasil dijo: “No apoyaremos acción militar”.
  • Guaidó dijo: “No creemos en la acción militar”.
  • EEUU dijo: “Nadie ha pedido apoyo militar”.

¿Y qué pasó? La izquierda incendia Venezuela, Ecuador, Chile y contando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*