Los “Guardaclima” a las calles

JEFF BEZOS -Amazon- COMPRA 100.000 FURGONETAS ELÉCTRICAS – PROMETE LIDERAR LA LUCHA CORPORATIVA CONTRA LA CRISIS CLIMÁTICA

– DESDE LAS ISLAS SALOMÓN HASTA WALL STREET EN NUEVA YORK, MILLONES de estudiantes y trabajadores dejaron sus escuelas y oficinas el viernes

– COMIENZA UNA SEMANA DE HUELGAS Y MOVILIZACIONES POR EL CLIMA

 

France24 – “La Calle” se moviliza por el clima…. 

Estudiantes, profesores, militantes de organizaciones ecologistas y hasta autoridades de al menos veinte ciudades brasileñas se sumaron este viernes a las movilizaciones registradas en todo el mundo para exigir que los Gobiernos actúen con contundencia contra el cambio climático.

En las movilizaciones de Brasil, así como en las de todo el mundo, destacó la amplia presencia de jóvenes, principalmente estudiantes, que marcharon por céntricas calles de ciudades como Sao Paulo, Río de Janeiro, Belo Horizonte y Recife, las mayores metrópolis del país.

 

A tiros enfrentan la tala ilegal

LEONARDO BENASSATTO y UESLEI MARCELINO / Reuters .- Cerca de la medianoche, seis hombres de la tribu Guajajara escuchan el ruido de camiones pesados a unos 30 kilómetros de su territorio en el Amazonas, que sospechan son una caravana de madereros ilegales.

Guardianes 1 Fotoleyenda: Indígenas guajajara «guardianes del bosque» detienen a un maderero durante una búsqueda en tierras indígenas de Arariboia, cerca de la ciudad de Amarante, en el estado brasileño de Maranhao, Brasil. 17 de septiembre de 2019. Ueslei Marcelino / REUTERS

La policía no irá, pero ellos tienen un plan. Los “guardianes de la selva” corren a una intersección del camino y esperan, armados con rifles y pistolas, para emboscar y detener a los madereros y entregarlos en la estación de policía más cercana, a cientos de kilómetros.

Los hombres cuentan que forman parte de una agrupación de cerca de 180 guardianes que patrullan sus tierras contra los madereros en misiones nocturnas.

Indígenas guajajara «guardianes del bosque» detienen a un maderero durante una búsqueda en tierras indígenas de Arariboia, cerca de la ciudad de Amarante, en el estado brasileño de Maranhao, Brasil. 17 de septiembre de 2019. Ueslei Marcelino / REUTERS

Durante el día, la mayoría de ellos subsiste cultivando yuca, arroz y otros alimentos en la reserva indígena de Araribóia, un tramo de selva de 4.100 kilómetros cuadrados en Maranhão, en el noreste de Brasil.

Madereros y ganaderos han despejado tierras hasta Guajajara y cruzan la frontera cada vez con mayor frecuencia. Pero desde 2012, con la formación de los guardianes, estiman que las incursiones ilegales han bajado a la mitad.

Estoy orgulloso de los guerreros que continúan la lucha, porque el territorio indígena de Araribóia se consideraba perdido”, dice Laercio Guajajara, uno de los coordinadores. “Le estamos mostrando al mundo, al país, que nuestra tierra no está perdida, que tiene dueño”.

En 2019, en la Amazonía brasileña se ha talado un área de más de 6.200 kilómetros cuadrados, más grande que el estado estadounidense de Delaware y casi el doble que en el mismo período de 2018, según datos preliminares. Los incendios aumentaron alrededor de un 50% este año, según datos del gobierno.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha dicho que las reservas indígenas eran demasiado extensas para su población. Instó a una mayor actividad minera y de agricultura industrial en esos territorios, y quitó atribuciones al Instituto Brasileño de Medio Ambiente (IBAMA), dijeron trabajadores de la agencia.

Los guardianes de Guajajara dicen que eso cimentó la convicción de que el destino de la tierra está en sus manos.

 

Quienes deberían hacer cumplir las leyes y proteger las tierras indígenas no lo están haciendo”, acusa Olimpio Guajajara, líder de los guardianes. “Tengo la misión de proteger la tierra”.

En agosto, un portavoz de IBAMA dijo a Reuters que los gobiernos anteriores tenían la culpa de los retos que sufre la agencia. Por su parte, el Ministerio del Medio Ambiente ha declarado que toma seriamente su rol en la protección de la selva, comprometiéndose a detener la actividad criminal.

Las autoridades locales reconocen el trabajo de los guardianes en señalar actividades ilegales y presentar pruebas. Sin embargo, los funcionarios advierten que los vigilantes no son la mejor manera para abordar el problema.

Algunos han sido asesinados por los madereros, dijo el grupo a Reuters. Los guardianes no reciben sueldo por su peligrosa y ardua labor, y gastan parte de sus escasos ingresos en municiones, gasolina y mantenimiento de vehículos.

MÁS FOTOGRAFÍAS, aquí 

 

Guardianes de la selva en acción 

 

«Salven el planeta»: millones presionan en todo el mundo

Reuters .- Desde las Islas Salomón hasta Wall Street en Nueva York, millones de estudiantes y trabajadores dejaron sus escuelas y oficinas el viernes para exigir medidas urgentes contra el calentamiento global, uniéndose a una huelga mundial inspirada por Greta Thunberg, una activista sueca de 16 años.

Manifestantes sostienen un cartel con la imagen de la activista adolescente, Greta Thunberg, durante una manifestación contra el cambio climático organizada por Juventud por el clima en París, Francia. 20 de septiembre de 2019. Charles Platiau / REUTERS

Las marchas contra el cambio climático empezaron en las islas de Oceanía y el Pacífico, y continuaron en Europa, África, Oriente Medio y América, con multitudes en Londres, París, Bruselas, Berlín, Varsovia, Estocolmo, Helsinki, Beirut, Nairobi, Ciudad del Cabo, Santiago de Chile y Ciudad de México.

Thunberg, que ganó notoriedad tras cruzar el Atlántico en un velero libre de emisiones, estuvo en Nueva York para encabezar una manifestación masiva en el Bajo Manhattan antes de la cumbre del clima de la próxima semana en la sede de las Naciones Unidas.

Ella es como el ícono de nuestra generación”, dijo sobre Thunberg Fiamma Cochrane, de 17 años y que marchaba en Nueva York.

Manifestantes en París portaron un cartel en que se retrataba a Thunberg como la virgen María con una aureola de fuego y la leyenda “Nuestra casa está en llamas”.

Ante la alarma por las imágenes del derretimiento de las capas de hielo de Groenlandia y el incendio de las selvas tropicales del Amazonas, las protestas destacaron a los jóvenes como vanguardia del clamor internacional para reducir la quema de combustibles fósiles.

La preocupación mundial se ha intensificado desde que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, abandonó el Acuerdo de París sobre el cambio climático y tomó medidas para desmantelar las protecciones ambientales, incluido el bloqueo de estándares más estrictos de emisiones en California.

“¡Salven nuestro planeta!”, gritaron los manifestantes en un área cerca de Wall Street. Thunberg, quien tuiteó fotos de la marcha, tenía previsto hablar a la multitud.

Tres millones de personas habían participado en todo el mundo hasta el mediodía de Nueva York, dijeron los organizadores del grupo contra los combustibles fósiles “350”. El líder opositor británico Jeremy Corbyn tuiteó que 100.000 personas se unieron a una manifestación en Londres.

“Nos estamos saltando las clases para darles una lección”, decía el cartel de un estudiante en Londres.

Mientras los europeos llenaban las calles, los estudiantes en las Islas Salomón se reunieron en el borde del océano con faldas de hierba tradicionales. El problema es vital para las islas del Pacífico, que han pedido reiteradamente a los países más ricos que eviten un aumento del nivel del mar.

ESTRATEGIAS DE MITIGACIÓN

El calentamiento global causado por los gases de efecto invernadero ya está provocando intensas sequías, olas de calor, derretimiento de glaciares, aumento de los niveles del mar e inundaciones, de acuerdo a científicos.

Las emisiones de carbono ascendieron a máximos históricos el año pasado, a pesar de la advertencia del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU emitida en octubre de que la producción de gases debe recortarse en los próximos 12 meses para estabilizar el cambio de temperaturas.

La cumbre de la ONU de la próxima semana llevará a los líderes mundiales a discutir estrategias de mitigación ante el calentamiento global, como una transición más acelerada a las fuentes renovables de energía.

El movimiento de protestas está generando una fuerte presión sobre gobiernos y empresas. La gigante minorista online Amazon Inc prometió el jueves no tener huella de carbono al 2040.

En Europa, la canciller Angela Merkel dio a conocer un extenso programa de protección climática negociado por su coalición y los principales partidos políticos luego de jornadas de trabajo que se extendieron hasta la madrugada del viernes.

 

Exigen en la calle acciones urgentes

ABC.es.- Cientos de miles de jóvenes en todo el mundo han salido este viernes a la calle en 2.900 ciudades de 160 países para exigir una acción más decidida y urgente contra el cambio climático justo antes de que comience la Semana mundial de acción por el Clima, que se desarrolla coincidiendo con la Cumbre de Acción Climática que se celebrará el lunes en Nueva York.

Los jóvenes, inspirados por la joven adolescente sueca Greta Thunberg, se han volcado en la convocatoria de este 20 de septiembre, en la que por primera vez han apelado a todos los adultos a sumarse. La convocatoria se repetirá el próximo viernes 27.

En Alemania, miles de alemanes se han manifestado en 570 actos en varias ciudades del país. Según datos de los activistas de Fridays For Future Alemania, más de 270.000 personas han participado en Berlín, mientras en Colonia y y Hamburgo unas 70.000 salieron a la calle para manifestarse.

En Múnich y Hannover la protesta convocó a 25.000 participantes, pero también en ciudades alemanas más pequeñas, tales como Münster y Friburgo, se registraron unas 20.000 personas.

Los manifestantes expresaron su descontento con la política climática mediante pancartas con eslóganes tales como «Se quedaron dormidos, nosotros nos hemos despertado», o «Los vuelos de corta distancia son solo para las abejas».

Mientras, en Bruselas, una manifestación apoyada por organizaciones, asociaciones y sindicatos ha contado con la participación de unas 15.000 personas, según los cálculos oficiales de la Policía de la capital belga.

No se trata sólo de la segunda temporada de movilizaciones», ha advertido la portavoz belga de la asociación Youth For Climate, Anuna De Weber, quien ha avanzado una serie de nuevas acciones junto con «trabajadores, agricultores y científicos», según recoge el periódico ‘La Libre Belgique’.

En Nueva York, varios miles de jóvenes estudiantes, en gran parte adolescentes, han acudido a la plaza Foley de Nueva York para iniciar denominada huelga del clima, una marcha que se dirige a Battery Park, donde esperan activistas como la sueca Greta Thunberg y en la que participan más de 50 ONG.

Con lemas como «Salvar a nuestro Planeta», «No podemos decir que no lo sabíamos» «No hay plan B» o «Es la ciencia, estúpido», los jóvenes protagonizan una protesta en Manhattan que tiene su réplica en otro millar de localidades de Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*