Jairo y Nicolás, EXTERMINADORES

ILUSTRACIÓN: Raúl Azuaje

VATICANO APRUEBA EL “INSTRUMENTUM LABORIS” DEL SÍNODO PANAMAZONÍCO

Brasil rompe record en deforestación

 “BOLSONARO ESTÁ EXTERMINANDO EL FUTURO”

Ocho exministros de Medio Ambiente advirtieron en un manifiesto que el gobierno de  Jair Bolsonaro está «desmontantado» las políticas socioambientales en Brasil.  En un acto en la Universidad de Sao Paulo, los ocho exministros, que estuvieron al frente de esa cartera durante los gobiernos de los últimos cinco presidentes desde 1993, divulgaron un texto extremandamente crítico con el actual ministerio, a cargo de Ricardo Salles, que rebatió más tarde las críticas y defendió su gestión.

Se juntaron los exministros de Medio Ambiente de Itamar Franco, Fernando Henrique Cardoso, Lula, Dilma y Temer para denunciar, juntos, la CATÁSTROFE que el gobierno de Bolsonaro está haciendo con las políticas ambientales.

«La gobernanza sociambiental en Brasil está siendo desmontada, en contra de la Constitución. Estamos asistiendo a una serie de acciones, sin precedentes, que vacían la capacidad de formulación y de implementación de políticas públicas del Ministerio de Medio Ambiente», comienza diciendo el manifiesto, de tres páginas.

“Estamos viendo el desmonte de todo lo que construimos” a lo largo de 30 años, dijo en el evento José Sarney Filho, quien trabajó como jefe de cartera de los gobiernos de derecha de Fernando Henrique Cardoso y Michel Temer.

Los exresponsables ambientales critican, por ejemplo, la hostilidad del gobierno hacia las organismos de control ambiental, de los que Bolsonaro dijo en campaña electoral que forman parte de la «industria de la multa» y que son un obstáculo para el desarrollo. Su ministro ha dicho que las multas por deforestar son herramientas «ideloógicas» del comunismo y la izquierda. También criticaron medidas como «la pérdida de la Agencia Nacional del Agua, la transferencia del Servicio Forestal Brasileño al Ministerio de Agricultura y la extinción de la secretaría del cambio climático».

Bolsonaro, un exmilitar que ha hecho comentarios sexistas, homófobos y a favor de la tortura durante la dictadura brasileña, es además cercano a la industria de la carne y la producción agroindustrial de soya, los principales deforestadores de la Amazonia brasileña. Durante sus años como congresista apoyó a la Bancada ruralista, el grupo que representaba los intereses de ese sector económico. De hecho, su actual ministra de Agricultura, Tereza Cristina da Costa, era la jefa de la bancada ruralista en la Cámara de Diputados. Además de estos problemas, los exministros advierten de la pérdida de credibilidad de Brasil en el acuerdo de París sobre el Clima –del que Bolsonaro amenazó con retirarse– con las posiciones del gobierno que «refuerzan la negación» del cambio climático y alertan sobre el «riesgo real» de aumento descontrolado de la deforestación en la Amazonia.

Izabella Teixeira, quien dirigió al equipo negociador de Brasil en las Cumbre de Cambio Climático durante el gobierno de Dilma Roussef, dijo: “Negar el cambio climático es muy serio porque es un problema geopolítico. Las señales que el gobierno está enviando ahora en contra del consenso internacional están comprometiendo nuestra credibilidad, sin mencionar nuestra imagen ”.

“Todos los que estamos aquí, en diferentes gobiernos de diferentes partidos e ideologías, contribuimos para avanzar hacia una política ambiental, y es la primera vez que tenemos un gobierno que tiene como política deconstruir todo lo que se hizo y retroceder al punto de ser, más que un retroceso, una regresión”, declaró en rueda de prensa Marina Silva, ministra entre 2003 y 2008, durante los gobiernos del izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010).

Por su parte, en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter, el ministro Ricardo Salles se defendió de todas las críticas y afirmó que el gobierno «no rechazó, ni deconstruyó ningún compromiso previamente asumido» que sea ventajoso para sociedad brasileña.

Entre otras cosas, reafirmó su compromiso con el combate a la deforestación ilegal con «acciones efectivas y no meramente retóricas». No obstante, no mencionó esas acciones concretas que según él se han emprendido desde el ministerio bajo su cargo.

Lo que sí es cierto, es que, si hay políticas ambientales, no se notan. El año pasado Brasil rompió records en deforestación: perdió 7.9 mil kilómetros cuadrados de la selva amazónica, un registro que equivale a más de 5 veces la superficie de la Ciudad de México, y la cifra más alta registrada en una década.

 

Kapé-Kapé denunció destrucción en Canaima

 JHOALYS SIVERIO / Caraota Libre .- El observatorio indígena Kapé Kapé denunció que persiste la minería legal en territorios de la etnia pemón en el estado Bolívar, afectando las reservas del Parque Nacional Canaima. Advirtieron sobre la presencia de hasta 2.000 hombres de grupos irregulares, practicando asociadas a la explotación ilegal de minerales en estas áreas.

«Los ríos del Parque Nacional Canaima suelen ser de aguas cristalinas y rojizas. A la distancia lucen oscuras, negras, un aspecto que se deriva de la poca presencia de sedimentos y un alto contenido de cierto tipo de ácidos. Sin embargo, esa apariencia ha ido cambiando», advirtió Kapé Kapé.

La organización detalló que el agua ahora luce turbia y de color marrón. «La causa de esta transformación no es otra que la minería ilegal, que prolifera dentro del área protegida por las leyes, un territorio de aproximadamente 3 millones de hectáreas».

Señalaron que no solo el Parque Nacional Canaima se ha visto afectado, también las reservas forestales de Imataca y La Paragua, la reserva de biósfera del Alto Orinoco y el Parque Nacional Yapacana, así como el Parque Nacional El Caura.

Líderes del pueblo pemón expresaron a Kapé Kapé que sus representantes, concejales y diputados, no defienden sus intereses, y que el Ministerio Indígena y la Defensoría de los Pueblos Indígenas no se manifiestan ni se pronuncian a favor de las comunidades indígenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*