Iglesia: «Reino del terror» el de Duterte

ILUSTRACIÖN: Raúl Azuaje

 

ACI Prensa : Se realizan mil ejecuciones extrajudiciales al mes en Filipinas, denuncia misionero 

 17 ago 2016Iglesia se pronuncia contra ejecuciones extrajudiciales en Filipinas

 Amnistía: “campaña antidroga de Duterte podría incurrir en crímenes contra la Humanidad

 

MONICA G. PRIETO – El Mundo.es:-  La Conferencia Episcopal de Filipinas ha emitido este domingo un duro comunicado de condena contra la ‘guerra antidrogas’ lanzada por el presidente, Rodrigo Duterte, en el que acusa a las autoridades de instalar un «reino del terror» en las comunidades más vulnerables de país.

La operación contra las drogas, que ha supuesto más de 7.000 asesinatos de supuestos consumidores o traficantes, podría ser constitutiva de crímenes contra la Humanidad según denunció hace pocos días Amnistía Internacional en un informe donde se concluye que las comunidades pobres son las principales víctimas de las ejecuciones extrajudiciales.

En la carta firmada por el presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Socrates Villegas, los obispos expresan su «profunda preocupación por las numerosas muertes y asesinatos».

«Un motivo adicional para nuestra preocupación es el reino del terror entre los pobres. Muchos no son asesinados a causa de las drogas. Aquellos que les matan no son conducidos ante la Justicia«, se lee en la pastoral, incidiendo en el informe de AI que describe la ‘guerra contra las drogas’ como una «guerra contra los pobres».

«Otra causa de preocupación aún mayor es la indiferencia de muchos hacia este tipo de comportamientos. Se considera que es normal, o incluso peor, algo que es necesario hacer», se prosigue en un texto donde no se menciona el nombre de Rodrigo Duterte.

El texto de los obispos fue consensuado tras la reunión plenaria semestral donde 80 obispos discutieron las principales cuestiones que afectan a la Iglesia y a la sociedad filipina, país donde el 80% de la población es católica. La carta ha sido remitida a todas las iglesias, donde hoy será leída en el transcurso de la misa dominical. En la misiva, se recuerda que «cualquier acción que causa daños a otros es un pecado grave» y que «la raíz del problema de la droga y la criminalidad es la pobreza, la destrucción de la familia y la corrupción de la sociedad». En la carta, los obispos recuerdan que «la Iglesia seguirá denunciando el mal, aunque admitiendo y arrepintiéndose de sus propios errores. Lo haremos aunque esto implique que nos persigan«.

Se trata de la respuesta más firme de las autoridades eclesiásticas filipinas a las palabras de Rodrigo Duterte, que hasta ahora había denunciado la «hipocresía» de la Iglesia Católica por las críticas de sacerdotes y obispos contra los asesinatos extrajudiciales amparados por su particular cruzada.

El pasado 24 de enero, Duterte afirmó: «Yo os desafío ahora, desafío a la Iglesia Católica, estáis llenos de mierda y todos apestáis, a corrupción y a todo», aseguró en un discurso recogido por los medios locales.

El desafío de la Iglesia Católica era previsible, dado que el presidente populista ha multiplicado los desencuentros con la institución en los últimos años.

Duterte calificó al papa Francisco de ‘hijo de puta’ tras una visita a Manila en noviembre de 2015; días después desveló que, cuando era un adolescente, había sufrido abusos sexuales por parte de un sacerdote, como varios de sus compañeros, en su centro educativo.

Su aversión a la Iglesia Católica le llevó en mayo del año pasado a declarar durante su polémica campaña electoral que «ya no soy miembro de la Iglesia Católica. Tengo algo nuevo. Únanse a mí en la Iglesia de Duterte».

Hace pocos días, llamó a la confrontación contra aquellos sacerdotes que tienen mujeres, mantienen relaciones homosexuales, malversan fondos públicos o abusan de menores de edad.

Organismos de derechos humanos acusan al presidente de promover los asesinatos, y han denunciado que su política contra el narcotráfico ha permitido que la policía local participe en extorsiones, secuestros, robos y muertes.

El 2 de febrero, Duterte anunció que incorporará a las Fuerzas Armadas de Filipinas en la lucha contra el tráfico de drogas, asegurando que el tema es una “amenaza contra la seguridad nacional”.

 

Guardar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*