¿Evo? ¡Nada que ver!

Evo Morales con el fallecido Hugo Chávez

– EVO MORALES ACUSA A EE.UU. DE «FOMENTAR» EL NARCOTRÁFICO – 22 ago. 2019

LOS MILITARES CONFIRMAN SU PROTAGONISMO EN AMÉRICA LATINA 

CUANDO EVO LLAMÓ «LACAYO DEL IMPERIALISMO» AL PRESIDENTE DE MÉXICO… – El Universal.mx

Tanto Evo Morales como Nicolás Maduro son líderes socialistas, pero el resultado de sus políticas económicas difiere mucho / GETTY IMAGES

 

BBC Mundo .- Muchos en Venezuela se hacen ahora esta pregunta: ¿afectará la renuncia de Evo Morales en Bolivia a Nicolás Maduro, gran aliado suyo en América Latina?

Al poco de conocerse la renuncia del presidente boliviano, Maduro denunció como «un golpe de Estado» lo que está sucediendo en Bolivia”.

Maduro también advirtió a la oposición de su país, que este mismo año intentó una insurrección para desalojarlo del poder: «Le digo a la derecha fascista venezolana: nos conocen, no se equivoquen, no se equivoquen, no saquen cálculos falsos con nosotros».

El líder opositor, Juan Guaidó, en cambio, saludó la «brisa democrática» que llega desde Bolivia y ha renovado sus llamamientos a sumarse a una gran protesta nacional contra Maduro el 16 de noviembre.

 ¿Quién es Jeanine Añez? La mujer que podría asumir la Presidencia de Bolivia

La esperanza en las filas opositoras es la de que el ejemplo de Bolivia reactive su causa.

Aunque la crisis que atraviesa Bolivia parece lejos de haberse resuelto definitivamente, los comentarios de ambos evidencian la diferente lectura que hacen de ella y de sus potenciales efectos en la batalla que libran por el poder en Venezuela.

Por qué es importante?

Las malas noticias para Evo Morales lo son también para el gobierno de Nicolás Maduro, ya que «bajo su mando, Bolivia se había convertido en una fuente importante de apoyo político para la Venezuela chavista», explica Geoff Ramsey, subdirector del centro de análisis Washington Office of Latin America (WOLA).

Morales anunció su renuncia en una declaración televisada junto a su vicepresidente / GETTY IMAGES

Phil Gunson, analista del International Crisis Group, dice que «seguro que lo ocurrido va a tener un impacto en Venezuela», especialmente en un momento en el que la coyuntura internacional había girado a favor de los intereses del gobierno.

«Con la victoria de Alberto Fernández en Argentina, el gobierno de López Obrador en México y los problemas que tienen Sebastián Piñera en Chile y Lenín Moreno en Ecuador, sentían que la bajada de la marea socialista en el continente se revertía», opina Gunson.

Además, con la salida del asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, el gobierno de Donald Trump en Estados Unidos parecía ahora menos volcado a Venezuela.

Gunson subraya, además, que la renuncia de Morales llega en un momento en el que «en el gobierno venezolano percibían que el efecto Guaidó empezaba a desinflarse», algo que detectan algunos de los pocos sondeos de opinión que se realizan en Venezuela.

Qué lecciones puede sacar la oposición de Bolivia

La renuncia de Morales se produce en un momento en el que Guaidó intenta arrastrar de nuevo a la gente a la calle para presionar a Maduro, pero la asistencia a las movilizaciones convocadas por el líder opositor se ha ido reduciendo paulatinamente y en las últimas ha sido escasa.

Gunson señala la importancia de la protesta del próximo día 16 de noviembre. «Ahí veremos si la oposición recupera algo de su poder de convocatoria», afirmó.

Para Ramsey, la experiencia de Bolivia es un ejemplo de cómo la «movilización popular, junto con el Ejército, pueden derrocar a un líder que ha cometido fraude».

Sin embargo, lo ocurrido en ese país también puede reabrir debates difíciles en la oposición venezolana.

Guaidó y Leopoldo López sorprendieron a los venezolanos en abril con su, según muchos, golpe de Estado / GETTY IMAGES

Allí los rivales de Morales parecen estar en disposición de acabar con su gobierno después de haber salido derrotados de una elección en la que denunciaron irregularidades por parte del oficialismo, mientras que en Venezuela la oposición mayoritaria ha optado en las últimas citas electorales por no presentarse, para lo que han alegado falta de garantías, una estrategia que tiene críticos, incluso dentro de sus propias filas.

Gunson indica que «será clave la lectura que haga la dirigencia opositora de lo ocurrido en Bolivia», ya que pueden llegar a la conclusión de que «quizá valga la pena presentarse a una elección, aunque sea para perderla y utilizarla después como palanca para llegar al gobierno».

Un problema añadido para la oposición es que Maduro se ha negado reiteradamente a convocar las elecciones presidenciales que se le reclaman, pues argumenta que su triunfo en las presidenciales de 2018, no reconocido por la oposición y por gran parte de la comunidad internacional, sigue vigente.

La próxima cita electoral deberían ser, en 2020, las legislativas, en las que se renovará la Asamblea Nacional, órgano legislativo en el que la oposición cuenta con mayoría.

Luis Fernando Camacho, uno de los líderes del movimiento contra Morales, ha pedido que sea detenido y juzgado / GETTY IMAGES

Por otra parte, señala Ramsey, «será clave si la misma oposición boliviana es capaz de mantener la unidad, dado que estamos viendo diferencias entre Carlos Mesa (competidor de Morales en las elecciones) y Luis Fernando Camacho (líder opositor que ha cobrado protagonismo en las protestas previas a la renuncia de Morales).

Camacho exigió la renuncia del presidente y ha abogado por encarcelar a «los delincuentes del partido del gobierno».

«Si hay una cacería de brujas y no se permite al Movimiento al Socialismo de Morales presentar candidatos a unas nuevas elecciones, eso favorecerá las tesis del ala dura del chavismo», afirmó.

Cuál es el papel de las Fuerzas Armadas en Venezuela y Bolivia

Morales aguantó hasta que perdió el apoyo del Alto Mando del Ejército y de la Policía.

En Venezuela, Juan Guaidó llamó reiteradamente a los militares a abandonar a Maduro y abrazar su causa, pero, salvo algunas excepciones, el Ejército sigue del lado de Maduro.

Gunson dice que hay «poca información sobre lo que ocurre en el mundo militar, pero allí hay mucho descontento y muchos probablemente quieran salir del gobierno de Maduro si pueden hacerlo con seguridad».

Ramsey recuerda que en Venezuela ha habido varios alzamientos y «seguramente va a haber más».

Morales resistió hasta que perdió el apoyo del comandante del Ejército, Williams Kaliman / GETTY IMAGES

Pero ambos expertos señalan a un factor clave para explicar la diferente suerte que han corrido hasta el momento Morales y Maduro.

«El Ejército boliviano ha conservado mayor autonomía respecto al gobierno que el venezolano», indica Gunson.

Y, según Ramsey, «Maduro construyó muchos lazos con los militares y ha mostrado mucha más habilidad para controlarlos que Morales, como prueban los intentos que han sido neutralizados por la contrainteligencia».

Mientras que la economía venezolana ha perdido más de la mitad de su valor desde que Nicolás Maduro llegó al poder en 2013, la economía de Bolivia creció durante los gobiernos de Evo Morales a una media de un 4,8% anual.

Gunson dice que «muchos están convencidos de que el desastre de la economía de Venezuela acabaría conduciendo a un cambio político y eso no tiene por qué ser necesariamente así».

Bolivia aparece ahora como un ejemplo de lo contrario.

Bolivia tuvo más de tres semanas sumida en una ola de protestas / GETTY IMAGES

Según Ramsey, el país andino «había sido el ejemplo que se utilizaba para mostrar que una alternativa de izquierdas podía propiciar la estabilidad económica«.

Y ahora, junto con Chile, donde protestas masivas han hecho tambalear al gobierno de Sebastián Piñera, revela, a juicio del analista, que «el desarrollo favorece la aparición de una clase media cuyas expectativas no se han visto satisfechas».

En Venezuela, la lucha del día a día por la subsistencia es uno de los factores que explican el descenso de la afluencia a las marchas opositoras, cree el experto.

Cuán crítica es Bolivia para Maduro

La caída de Morales será la de un aliado incondicional del chavismo en América Latina.

En sus más de 13 años en el poder, el gobernante indígena se alineó siempre con Hugo Chávez primero, y con Nicolás Maduro después.

En la época en la que los gobiernos contrarios a Maduro del Grupo de Lima redoblaron la presión diplomática, Morales siempre se mantuvo fiel.

Las violentas protestas en Venezuela no consiguieron derrocar a Maduro, quien siempre contó con el respaldo de la cúpula militar / GETTY IMAGES

 

Cientos de manifestantes se enfrentaron con la policía durante una protesta contra el Gobierno en Caracas – Venezuela / EFE

¿Puede interpretarse su final como un presagio del de Maduro?

Gunson alerta a quienes quieren dar por derrotado prematuramente a Morales y recuerda lo sucedido en Venezuela en abril de 2002, cuando Chávez fue momentáneamente apartado del poder por una intentona de sus rivales.

«Él también dejó de ser presidente y a los pocos días regresó», indicó.

El recuerdo de aquel episodio, cuando el presidente y algunos de sus altos cargos fueron capturados, permanece muy vivo entre Maduro y el resto del liderazgo chavista, puesto que muchos de sus integrantes lo vivieron en primera persona.

Sin embargo, más importante quizá que el pasado sea el peso real de Bolivia en la escena internacional. Ramsey afirma que «hay países que tienen mucha mayor importancia para Maduro por el apoyo económico que le prestan, como Cuba o Rusia», afirma.

«Lo que suceda en Bolivia no será una amenaza existencial para él», afirmó.

Temores por el impacto de las crisis en Bolivia y Venezuela en la próxima cumbre de los Brics: Brasil y Rusia, en polos opuestos

Si anteriormente las divergencias entre los socios quedaban amoldadas al régimen de Maduro, ahora las contradicciones se ven engrosadas por los últimos acontecimientos en el país andino

Por ELEONORA GOSMAN

12 de noviembre de 2019

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, da la mano al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, durante la cumbre del BRICS en Osaka, Japón, el 28 de junio de 2019. (Sputnik/Mikhail Klimentyev/Kremlin a través de REUTERS)

La convulsionada escena internacional puede tener una influencia negativa en la cumbre presidencial de los Brics, que comienza este miércoles en Brasilia, y en los que estarán presentes Xi Jinping y Vladimir Putin además de los jefes de Estado de India y Sudáfrica. Si anteriormente las divergencias entre los socios quedaban amoldadas a Venezuela, ahora las contradicciones se ven engrosadas por los últimos acontecimientos en Bolivia.

Esto vale, especialmente, para la relación entre Brasil y Rusia. En cuanto Itamaraty se negó a definir la renuncia de Evo Morales como producto de un golpe de Estado, y apoyó “el proceso de transición democrática” en La Paz, para el Kremlin “lo sucesos siguen el modelo propio de un golpe orquestado”. Sobre esta crisis boliviana, el canciller Ernesto Araújo emitió una nota en la que indicó que “la narrativa del golpe sólo sirve para incitar a la violencia”. Moscú, en cambio, sostuvo que “apelamos a la sensatez de las fuerzas políticas bolivianas para que encuentren una solución constitucional que preserve la paz, la tranquilidad y la garantía de derechos para todos los ciudadanos”. Convocó, al mismo tiempo, a “todos los miembros de la comunidad internacional para mantener un abordaje responsable de esa crisis”.

Vladimir Putin y Xi Jinping

También Venezuela es un punto de escozor entre el gobierno brasileño y sus pares de China y Rusia. Se sabe que Bolsonaro, y su ministro de Relaciones Exteriores, pensaban organizar para este acontecimiento una reunión de invitados sudamericanos con el venezolano Juan Guaidó. Pero encontró resistencia entre sus socios del Brics, rusos y chinos. Tanto unos como otros defienden la legitimidad de Nicolás Maduro y se muestran partidario de la “no intervención” en asuntos de terceros países. El gobierno brasileño decidió, en consecuencia, suspender todas las invitaciones a gobernantes latinoamericanos, como es de praxis en estas cumbres.

Pese a esas notorias diferencias, la diplomacia brasileña juzga que los Brics es un grupo que “no perdió importancia”. Enfatiza que, en ese grupo, “está la segunda mayor economía del planeta, uno de los países que más crecen en el mundo”. Inclusive, en el frente interno, hay actores políticos que cuestionan al presidente Jair Bolsonaro por recibir con “alfombra roja” a su colega ruso Putin. El analista de política internacional Daniel Rittner subraya que “Putin fue electo presidente en 2000 y luego en 2004. Se tornó premier entre 2008 y 2012 y luego volvió en 2012, cuando extendió la duración de su mandato a 6 años y se reeligió en 2018, de modo que debe gobernar hasta 2024”. Y en cuanto a Xi Jinping, Rittner recordó que el año pasado eliminó la cláusula que limitaba el cargo de presidente a dos mandatos sucesivos.

Pese a esas notorias diferencias, la diplomacia brasileña juzga que los Brics es un grupo que “no perdió importancia”. Enfatiza que, en ese grupo, “está la segunda mayor economía del planeta, uno de los países que más crecen en el mundo”. Como definen en la cancillería brasileña “la postura es pragmática”. Pone el acento en la cooperación en el interior de los Brics para elaborar una “agenda palpable y concreta”.

Brasil ha definido para esta cumbre un conjunto de prioridades: cooperación científico-técnica; economía digital; combate al crimen organizado, al lavado de dinero y al tráfico de drogas; y el nuevo banco de los Brics. Para el gobierno brasileño y su sector agropecuario no es un detalle que China haya decidido habilitar varios frigoríficos para exportar a ese gigantesco mercado. Se entusiasman especialmente con las posibilidades para las empresas de la industria avícola, como las marcas Seara, JBS y Unitá. Otro tanto debe ocurrir con la carne porcina, donde Seara y BRF están bien posicionadas.

Brasil está absolutamente dispuesto a avanzar con los Brics. De hecho, hoy firmaron un Memorando de Entendimiento por el cuál se comprometen a cooperar en la promoción del comercio y de las inversiones entre los cinco países del grupo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Jair Bolsonaro, tras la renuncia de Evo Morales: “La palabra ‘golpe’ se usa mucho cuando pierde la izquierda. Cuando ganan, es legítimo”

Tensión entre Fernández y Bolsonaro: la ruptura sería inconveniente para ambos países, pero sobre todo para Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*