El papa celebrará misa en Guayaquil

…y se verá con un amigo jesuita

Tras la misa, Francisco almorzará de manera privada con 20 padres jesuitas del colegio Javier / AFP

Quito.- El papa Francisco viajará el lunes a las 9.00 hora local (14.00 GMT) a Guayaquil (Ecuador), donde tiene previsto una misa multitudinaria y visitar el colegio Javier de la Compañía de Jesús, que conoce bien desde sus tiempos en Buenos Aires y donde tiene un amigo que no ve desde hace 30 años.

En su segundo día en Ecuador, el papa aterrizará a las 9.50 (14.50 GMT) en el aeropuerto local, “José J. De Olmedo”, en el mismo avión de la compañía Alitalia que le condujo de Roma a Quito y será recibido por el arzobispo de la ciudad, el español Antonio Arregui Yarza.

Francisco había insistido mucho durante los preparativos del viaje en poder visitar y celebrar misa en el santuario de la Divina Misericordia, el segundo templo más grande del país después de la Catedral de San Pedro Apóstol.

Por problemas de seguridad, finalmente el papa argentino hará una breve visita al santuario para después trasladarse al cercano Los Samanes, con una superficie de 379 hectáreas y que después de los parques de Chapultepec, en México y el Metropolitano Simón Bolívar, en Colombia, es el tercer parque más grande de América Latina, y se estima que tiene capacidad para un millón y medio de personas.

Tras la misa, cuyo argumento será la familia, Francisco almorzará de manera privada con 20 padres jesuitas del colegio Javier y en cuyas aulas han estudiado muchas personalidades del país.

Allí le espera un amigo, el jesuita español Francisco Cortes García, conocido como padre Paquito, de 91 años.

Francisco conoció al padre Paquito en 1980 en ocasión de un viaje y nació una amistad y una colaboración, cuando el entonces superior provincial de los jesuitas en Argentina envió algunos sacerdotes a formarse en este centro.

El regreso del pontífice a Quito está previsto para las 17.10 y a su llegada se trasladará al Palacio Presidencial, conocido como “Carondelet” para hacer una visita de cortesía al jefe del Estado, Rafael Correa, y a su familia.

La reunión con el presidente ecuatoriano se celebrará el Salón de Protocolo, al tiempo que el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin, y el canciller, Ricardo Patiño, mantendrán una entrevista.

Habrá después el tradicional intercambio de regalos y las presentaciones de la familia del presidente y de otras autoridades, pero sin discursos ya que se pronunciaron ayer a la llegada del pontífice.

Correa se despedirá del papa en el patio del palacio presidencial y a pie Francisco recorrerá los 50 metros que le separan de la catedral de Quito, donde saludará a los fieles, se recogerá algunos minutos en oración y después bendecirá a los fieles congregados en la plaza Grande y volverá a la nunciatura para pasar la noche.

 

¿Quién es el padre Paquito?

PAÚL MENA ERAZO / BBC Mundo (Ecuador).- El padre Francisco Cortés, o padre Paquito, como le conocen muchos en Ecuador no sale de su asombro.

El propio Papa Francisco pidió expresamente reunirse con él unos minutos en privado, durante la visita que realizará desde este domingo y hasta el 8 de julio a Ecuador.

El padre Paquito no logra explicar a ciencia cierta qué es lo que ha motivado al Papa a buscar un encuentro con él en su hogar, el colegio jesuita Javier, en Guayaquil.

Padre Francisco Cortés, (Padre Paquito) / AFP

Pero este cura español, radicado en Ecuador desde 1963, y quien el 10 de julio cumplirá 91 años, sí tiene pensado lo que le dirá al Papa en los cinco minutos que en principio está previsto que dure su diálogo privado.

«Le diré que le agradezco mucho y le preguntaré por qué se ha acordado de mí», le cuenta a BBC Mundo.

«Porque se necesita ser muy humilde y sencillo para acordarse de un don nadie en medio de tantas complicaciones universales”.

Guía espiritual

El padre Paquito conoció a Jorge Mario Bergoglio, el actual Papa, en 1981.

Lo recibió en el colegio Javier cuando Bergoglio, entonces superior provincial en Argentina, buscaba un lugar donde jóvenes jesuitas de su país pudieran capacitarse.

Desde entonces intercambiaron diálogos y gestiones en la formación de jesuitas, más allá de que personalmente no se encontraron en más de tres ocasiones.

Una de ellas ocurrió cuando el padre Paquito viajó a Buenos Aires y previo a su regreso a Ecuador fue acompañado por Bergoglio por dos horas y media en el aeropuerto de Ezeiza.

El padre Paquito cree que lo que más llamó la atención del actual Papa fue el trato que desde el colegio Javier dio a los cerca de 30 jóvenes argentinos, discípulos de Bergoglio, que entre 1981 y 1990 llegaron hasta su comunidad religiosa.

«Yo los atendí como acompañante espiritual. Quizá por eso (el Papa) se ha acordado de mí», le dice el padre Paquito a BBC Mundo.

Un «motorcito»

Aunque ya son tres décadas desde que el padre Paquito no se ha vuelto a reunir con Jorge Mario Bergoglio, el Papa en cinco ocasiones ha enviado saludos y recados al cura español.

El último fue hace pocas semanas y le llegó a través de ecuatorianos que habían visitado al Papa en Roma: «Díganle al padre Paquito que quiero ir a Guayaquil para que me bendiga y yo lo bendiga a él».

La historia del padre Paquito ha despertado la atención de medios de prensa en Ecuador, así como un movimiento inusitado en el colegio Javier, donde el Papa almorzará con un grupo de jesuitas este lunes 6 de julio.

El rector del colegio, padre Fabricio Alaña, señala a BBC Mundo que para su comunidad jesuita el padre Paquito «es un símbolo». «Yo estudié aquí en el colegio Javier y él fue mi padre espiritual», manifiesta. «Todos le decíamos ‘motorcito’ porque caminaba despacito pero apretujado. Y en realidad él ha sido el motor espiritual de muchas familias», añade Alaña.

«Ojalá el Papa traiga paz»

A sus casi 91 años, el padre Paquito está lúcido y atento a la situación del país, que la sigue a diario por medio de los noticieros.

Él conoce de las masivas concentraciones que se han producido en Ecuador desde hace varias semanas en contra y a favor del gobierno de Rafael Correa, como las registradas este jueves en Quito y otras ciudades a pocos días de la llegada del Papa.

Tal ambiente no escapa de la preocupación de varios en la comunidad del colegio Javier.

Su rector afirma que siente «mucha pena», pues los ecuatorianos «en vez de estar unidos» se encuentran en «divisiones, enfrentamientos, politiquería, y no una búsqueda de diálogos verdaderos».

El padre Paquito espera que el mensaje del sumo pontífice sea escuchado en el contexto actual de agitación política que vive Ecuador.

 

«Ojalá el Papa traiga paz», es la invocación de Paquito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*