El dragón en el “patio trasero”

ILUSTRACIÓN: Raúl Azuaje

 

– JOE BIDEN: LOS DESAFÍOS Y PRIORIDADES DE SU POLÍTICA EXTERIOR

EL PODER DE CHINA SOBRE MADURO: US$ 62 MIL MILLONES

-La crisis venezolana y el bajo perfil de China

Conocedores del acontecer venezolano coinciden en que a Pekín le convendría un cambio de régimen en el país sudamericano. De ser así ¿por qué no usa su influencia para propiciar una transición gubernamental? Un análisis.

Envíos desde China de equipos médicos para combatir el coronavirus llegaron a Port-au-Prince, Haití, esta primavera. China ha fortalecido los lazos con el exterior a través de la denominada “diplomacia de mascarilla”. – Pierre Michel Jean/Agence France-Presse – Getty Images

 

KIRK SEMPLE / NYTimes – CHINA .- ofreció a Jamaica préstamos y asesoría para construir kilómetros de nuevas carreteras. En todo el Caribe ha donado equipo de seguridad a las fuerzas militares y policiales y ha tendido una red de centros culturales chinos. Y, debido a la pandemia, ha despachado grandes cargamentos de equipos de pruebas, mascarillas y ventiladores para que los gobiernos puedan responder mejor.

Las iniciativas son parte de un discreto pero asertivo impulso en los últimos años para extender la huella y la influencia de China en la región a través de préstamos y asistencia gubernamental, inversiones de empresas chinas así como esfuerzos diplomáticos, culturales y de seguridad.

Pero mientras que los gobiernos de la región han acogido el interés de Pekín, el gobierno de Donald Trump ha visto la creciente presencia China —y el desafío potencial que representa para la influencia de Washington en la región– con desconfianza y preocupación.

Los mercados del Caribe son por lo general pequeños y la mayoría de los países carecen de las considerables reservas de minerales y otras materias primas que a menudo llaman la atención de China. Pero, según los analistas, la región tiene una importancia estratégica como centro de logística, banca y comercio y podría ser muy valiosa en términos de seguridad en un conflicto militar debido a su proximidad con Estados Unidos.

Hay muchas razones de reafirmación que van más allá de los estados de resultados”, dijo R. Evan Ellis, profesor investigador de estudios latinoamericanos en el Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra de Estados Unidos. “China comprende intuitivamente la importancia estratégica de dicho espacio”.

El primer ministro de Jamaica Andrew Holness, a la derecha, se reunió con el premier de China, Li Keqiang, en Beijing el año pasado. Jamaica ha recibido más préstamos del gobierno chino que cualquier otra nación insular del Caribe. – Florence Lo/Reuters

Los esfuerzos de China en la región son parte de su estrategia global para forjar profundos lazos económicos y relaciones diplomáticas fuertes en todo el mundo, en parte a través de la construcción de megaproyectos de infraestructura bajo su ambiciosa Iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda.

Una motivación clave para la estrategia caribeña de China también es atraer al resto de los países que oficialmente reconocen a Taiwán en lugar de a China, la mayoría de los cuales se encuentran en el Caribe y América Latina, dijo Richard L. Bernal, profesor de las Universidad de las Indias Occidentales en Jamaica y exembajador jamaicano en Estados Unidos.

China considera que Taiwán forma parte de su territorio y hace mucho busca reducir la cantidad de países que lo reconocen. Pero en los últimos tiempos, la presencia internacional de Taiwán ha aumentado en parte debido a su agresiva respuesta a la pandemia del coronavirus.

“El objetivo de China es eliminar gradualmente el reconocimiento de Taiwán”, dijo Bernal.

El creciente interés de China se ha traducido en una ayuda muy necesaria para las naciones caribeñas que tienen serias necesidades de infraestructura, pero cuyo acceso al financiamiento para el desarrollo está limitado por su estatus de países medianos.

Los préstamos de bajo interés del gobierno chino que suman más de 6000 millones de dólares en 15 años han financiado grandes proyectos de infraestructura y otras iniciativas en todo el Caribe, de acuerdo con el Diálogo Interamericano, una organización de investigación con sede en Washington. El total aumenta a 62.000 millones de dólares si se considera la asistencia otorgada a Venezuela, gran parte de la cual se asignó a cambio de suministros de petróleo a largo plazo.

Durante el mismo período, las empresas chinas han invertido en puertos y logística marítima, empresas mineras y petroleras, en las industrias azucarera y maderera, en centros turísticos y proyectos tecnológicos. Entre 2002 y 2019, el comercio entre China y el Caribe se multiplicó por ocho, dijo Ellis, el profesor de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos.

El impulso de China por hacerse de aliados y negocios ha generado críticas, sobre todo en Estados Unidos y Europa occidental, que han dicho que la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda es depredadora. En 2018, Sri Lanka no pudo pagar los préstamos chinos y tuvo que dejar su puerto principal en manos de China.

Pero para los analistas que siguen de cerca la actividad de China en el Caribe, no hay evidencia de que en la región haya una trampa de deuda como en el caso de Sri Lanka, aunque sí existe preocupación en torno a la sustentabilidad de parte de la deuda que los gobiernos caribeños han asumido.

Los préstamos no son solo negocios económicos, también son un modo de construir buena voluntad”, dijo Bernal, el profesor en la Universidad de las Indias Occidentales.

Un muelle flotante en La Habana para la reparación de barcos tipo Panamax, producido en China.  Alexandre Meneghini/Reuters

Jamaica, que ha surgido como el ancla de las actividades chinas en el Caribe, ha recibido más préstamos gubernamentales que cualquier otro país insular del Caribe, según el Diálogo Interamericano, que monitorea de cerca el financiamiento público chino en la región.

En los últimos 15 años, Pekín le ha prestado a Jamaica unos 2100 millones de dólares para construir carreteras, puentes, un centro de convenciones y viviendas, según la organización. Los donativos han financiado un hospital infantil, escuelas y un edificio para el Ministerio de Relaciones Exteriores, entre otros proyectos, según el Instituto de Planeación de Jamaica.

Y la inversión directa de las empresas chinas en Jamaica ha vertido más de 3000 millones de dólares en proyectos como la minería de bauxita y la producción azucarera, según atribuyen las noticias locales a los líderes de negocios chinos.

 

Préstamos del gobierno de China a los países de América Latina por años

GRÁFICO: Raúl Azuaje

En noviembre pasado, el gobierno de Jamaica anunció que dejaría de negociar nuevos préstamos con China como parte de un esfuerzo por reducir la deuda rápidamente, pero que seguiría cooperando con China en los megaproyectos de infraestructura a través de sociedades público-privadas, entre otros acuerdos.

No obstante, los funcionarios jamaicanos dicen que los préstamos chinos pendientes no suponen una carga extraordinaria para el país: representan solo alrededor del 4 por ciento de la cartera total de préstamos de Jamaica y según lo programado serían reembolsados dentro de una década.

La cooperación en materia de seguridad ha sido otra área en la que China ha ampliado su influencia en el Caribe, e incluye donativos de equipo a fuerzas policiales y militares así como programas de entendimiento cultural, como la expansión de su red de institutos Confucio. Dichos institutos ofrecen educación en el idioma así como programación cultural, pero han sido acusados de difundir propaganda del gobierno chino.

La pandemia ha permitido que China refuerce estas relaciones aún más al donar o vender equipo de protección personal en lo que se conoce ahora como “diplomacia de la mascarilla”. El ministro de Exteriores, Wang Yo, prometió en julio que China otorgaría mil millones de dólares en préstamos para acceso a las vacunas en países de América Latina y el Caribe.

El embajador de China en Cuba, Chen Xi, a la izquierda, y el viceministro de salud de Cuba, Luis Fernando Navarro, en abril firmaron una entrega de suministros de salud donados por China para combatir el coronavirus. Foto; Joaquín Hernández

Incluso al aumentar su presencia en la región, China ha evitado desafiar directamente a Estados Unidos a través de retórica o iniciativas militares o políticas, dijo Ellis.

Sin embargo, el ascenso de China en el Caribe llevó al gobierno de Trump a promover vigorosamente sus propios programas de desarrollo, entre ellos “Crecimiento en las Américas”, una iniciativa de inversión lanzada el año pasado que muchos analistas consideran es una respuesta directa a los esfuerzos diplomáticos y comerciales en el Caribe y América Latina.

Y en octubre, una delegación del gobierno de Trump visitó Surinam, Guyana, Jamaica, Haití y República Dominicana para pregonar la inversión privada estadounidense.

Estados Unidos también ha aumentado sus advertencias a los aliados en la región sobre los riesgos de hacer negocios con Pekín, al subrayar lo que dice son peligros potenciales de la relación, desde la construcción de mala calidad hasta los préstamos abusivos y el espionaje.

En semanas recientes, el embajador estadounidense en Jamaica, Donald Tapia, advirtió contra la instalación de las redes móviles de quinta generación hechas por Huawei y ZTE, dos empresas chinas, en una publicación de Twitter que decía que “Huawei tiene un historial de espionaje, robo y apoyo a regímenes autoritarios”.

En noviembre pasado, en una entrevista con el Jamaica Gleaner, Tapia llamó a China “un dragón con dos cabezas”, según el diario.

Durante una visita a Jamaica en enero, el secretario de Estado Mike Pompeo dijo que era “tentador aceptar dinero fácil de lugares como China”.


El secretario de Estado Mike Pompeo, a la derecha, se reunió con el primer ministro Andrew Holness de Jamaica durante una visita a Kingston en enero. – Gilbert Bellamy/Reuters

¿Pero de qué sirve si alimenta la corrupción y socava el estado de derecho?”, preguntó. “¿De qué sirven esas inversiones si en realidad arruinan el medio ambiente y no crean empleos para tu pueblo?”.

El embajador de China en Kingston, respondió en un comunicado a los comentarios de Pompeo y dijo que había profundizado su relación con los estados del Caribe “con base en el respeto y la igualdad mutuos y el beneficio mutuo”. Y acusó a Estados Unidos de buscar peleas.

Pareciera que algunos políticos de Estados Unidos no pueden ir a ninguna parte sin atacar a China y empañar la reputación de China, causando incendios y azuzando las llamas y sembrando discordias”, decía. “Pueden seguir hablando si así desean pero nosotros continuaremos dando el ejemplo. El mundo sabrá claramente quién causa líos y quién intenta hacer un cambio”.

La competencia cada vez mayor entre las dos superpotencias ha puesto a las naciones caribeñas en una posición incómoda y no quieren verse obligadas a tomar partido, dijo Pepe Zhang, director asociado del Centro para América Latina Adrienne Arsht del Consejo Atlántico.

Quieren ser capaces de trabajar tanto con Estados Unidos y China en áreas que tienen sentido”, dijo. “Y creo que eso es algo que será incluso más cierto ahora que la región atraviesa una recesión económica muy difícil”.

-Kirk Semple es un corresponsal de The New York Times que cubre México, Centroamérica y el Caribe. Está basado en Ciudad de México. @KirkSemple

 

 China, el banquero de America Latina y otras razones más….

 

El poder de China sobre Maduro y la preocupación de USA

CRISTINA CAICEDO SMIT / VOA .- En los últimos 10 años, China ha inundado de dinero a Latinoamérica. Venezuela es el país que más dinero ha recibido de China, 62.200 millones de dólares en 17 créditos, principalmente para el sector energético, según una base de datos del centro de estudios Diálogo Interamericano en la ciudad de Washington.

Para el gobierno estadounidense, la creciente importancia de China en Latinoamérica es una intrusión en su área de influencia geopolítica. El secretario de Estado, Mike Pompeo, en su visita por la región en 2019 advirtió a los países contra los créditos “predatorios” de China.

Desde el Departamento de Estado hasta el Congreso de Estados Unidos legisladores hacen un llamado para poner los ojos sobre la región y sobre todo en Venezuela.

Tengo información del trabajo que están haciendo. El Departamento de Defensa está haciendo un estudio, que yo pedí el año pasado, para ver qué están haciendo Rusia y China en Latinoamérica y qué estamos haciendo nosotros en Estados Unidos”, indicó el legislador demócrata Henry Cuellar a la Voz de América.

En entrevista con la Voz de América el legislador demócrata Henry Cuellar, insistió en la necesidad de que Estados Unidos tenga un plan para Latinoamérica, debido a la influencia que China está ganando en la región.

Uno de los temas de más preocupación para el señor Cuellar es el aumento en la venta de armas de China a Venezuela. China ha vendido más de 615 millones de dólares en armas a Venezuela en los últimos 10 años, según un informe todavía no publicado, por parte del Comando Sur de Estados Unidos.

Si no fuera por China y Rusia, existiría otro gobierno en Venezuela, ellos los están ayudando, con préstamos, petróleo, y si usted se acuerda de la ‘Doctrina Monroe’, el presidente de Estados Unidos no permitirá que otros países tengan influencia en Latinoamérica, y esto no lo estamos viendo», señala Cuellar.

 

Préstamos del gobierno de China a los países de América Latina

El presente gráfico resume la cantidad de préstamos realizados por el gobierno de China a los países de América Latina. De lejos, Venezuela es el mayor sujeto de préstamos – tanto en cantidad como en saldo. / Raúl Azuaje

Pero para el canciller venezolano Jorge Arreaza, quien visito Beijing a principios de 2020, la relación entre ambos gobiernos representa una conciliación para desarrollar proyectos que brindaran prosperidad al país.

Venezuela estuvo en el epicentro de los acontecimientos en América Latina, agredida por Estados Unidos y hemos contado con la solidaridad y con la profundización de la relación con la cooperación de la Republica Popular China», dijo Arreaza durante su visita en enero de 2020 a Beijing.

Y pese a que los miembros del gobierno del presidente Nicolas Maduro consideran las relaciones de vital importancia para el país, algunos expertos enfatizan que China tiende a prometer grandes alianzas comerciales y diplomáticas, pero en la mayoría de los casos no cumple con esas promesas.

Muchas veces los lideres de la región sueñan con recursos chinos y siempre vemos como este poder blando y la realidad no es lo que aparece”, según el profesor Robert Evan Ellis, del Colegio de guerra del Ejercito de Estados Unidos.

El legislador Cuellar espera poder entregar el reporte completo en los próximos meses a sus colegas en el Congreso, indicando que la idea de saber qué tanta influencia tiene China en la región y así que Estados Unidos elabore un plan más concreto hacia Latinoamérica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*