Dósis de “patria” para Morrocoy

ILUSTRACIÓN: Raúl Azuaje

 

-DE LOS INVENTORES DEL “ECOSOCIALISMO” VIENE “EL PAÍS COMO CHIQUERO”

-REFINERÍA EL PALITO CONVERTIDA EN AMENAZA CONSTANTE para costas de Carabobo y Falcón

-Según cifras oficiales de Pdvsa, al comparar los derrames petroleros de 2009 a 2015, el número total de fugas se cuadruplicó y el volumen derramado se quintuplicó

 

Son,….“Descuidos operacionales….”

 

KEVIN ARTEAGA GONZÁLEZ / El Carabobeño.- Las costas de Carabobo y Falcón están bajo constante amenaza. Fotografías satelitales del Laboratorio de Sensores Remotos de la Universidad Simón Bolívar (USB) revelaron que el jueves 20 de agosto salió de la Refinería El Palito, en Carabobo, una nueva mancha de hidrocarburo de 18 kilómetros de largo, que cubre aproximadamente 93 kilómetros cuadrados, con dirección hacia el noreste.

Foto cortesía: Eduardo Klein/USB

El biólogo y profesor de la USB, Eduardo Klein, explicó a El Carabobeño este lunes 24 de agosto que es difícil estimar la cantidad de barriles de hidrocarburo que se habrían derramado nuevamente, pero aseveró que esta pluma es “definitivamente mucho menor a la del 22 de julio”, cuya longitud era de 27 kilómetros y tenía una superficie aproximada de 260 kilómetros cuadrados.

Otra imagen satelital del laboratorio de la USB, esta vez del domingo 23 de agosto, evidencia que hay una posible nueva mancha que se acerca a Morrocoy y podría ser parte de la que se vio el 20 de agosto, informó Klein. En esa gráfica se pueden notar filamentos que salen de la playa de Boca de Aroa que, a su juicio, corresponden a remanentes del hidrocarburo depositado allí hace días.

Foto cortesía: Eduardo Klein/USB

Esto ocurre casi un mes después del derrame de alrededor de 20 mil barriles de hidrocarburo que tuvo lugar el 22 de julio en la REP, que además afectó a los frágiles ecosistemas del Parque Nacional Morrocoy, en Falcón. Para el investigador, desde esa fecha “siempre ha habido hidrocarburo en la playa de El Palito” y no hay ningún tipo de estructura de control del derrame en el mar.

El profesor, adscrito al Departamento de Estudios Ambientales de la USB, señaló que ha habido reportes de que las lluvias causan el rebose de la laguna de oxidación (desechos) de la refinería y “por eso siempre hay petróleo ahí”. Cuando el viento sopla fuerte desde la tierra, agregó, saca el derivado mar afuera: unas veces hacia el Parque Nacional San Esteban y otras hacia Morrocoy.

Los derrames recientes no son hechos aislados, sino incidentes que vienen ocurriendo de forma frecuente desde hace más de un año. Así lo evidenció Klein a través de imágenes satelitales de 2019, las cuales revelan fugas continuas desde la REP. El 22 de septiembre del año pasado se registró un derrame casi tan grande como el del 22 de julio de 2020. “Es solo cuestión de tiempo para que ocurra el próximo”.

Hasta la fecha Pdvsa ni el Ministerio de Petróleo del gobierno de Nicolás Maduro se han pronunciado respecto al derrame para informar sobre las causas y el tipo de hidrocarburo derramado. Esto fue criticado, incluso, por la activista sueca Greta Thunberg, quien mediante su cuenta en Twitter dijo: “Un gran derrame afectó las costas de Venezuela. Pero hay muy poca información oficial disponible”.

El secretario general del sindicato de Trabajadores Petroleros y Gasíferos de Falcón, Iván Freites, consideró en entrevista con El Carabobeño que estos derrames se originan debido a que los equipos de la refinería están “demasiado deteriorados”. Es por eso que cuando los operadores de Pdvsa intentan poner en funcionamiento las plantas para la producción de combustible, se producen diversas fugas.

Desde marzo de este año Pdvsa ha intentado reactivar la REP, luego de haber quedado completamente inoperativa en 2017. Sin embargo, las fallas reiteradas de sus plantas y componentes han impedido una producción constante de combustible y gas licuado de petróleo (GLP), ambos productos escasos en el país. Como resultado, los venezolanos se ven obligados a pasar días en colas para abastecer sus vehículos y a cocinar con leña.

Situación actual en Morrocoy

Supimos que hubo un nuevo derrame, pero todavía no hemos tenido reportes de que haya llegado a las costas de Falcón”, dijo Victoria González, coordinadora regional de la ONG Fundación Azul Ambientalistas. “Lo que sí pudimos constatar el domingo 15 de agosto es que hubo bosques de manglar dentro del parque que todavía se encuentran afectados por el derrame petrolero”.

González fue enfática al explicar que el derrame que llegó al Golfo Triste y al Parque Nacional Morrocoy el domingo 2 de agosto generó un desastre ambiental catastrófico.  Pero, dijo, más que afectar a la actividad pesquera en la región, tuvo un mayor impacto en la fauna bentónica, que son las quiguas, los caracoles y las ostras de manglar, las últimas altamente consumidas por los turistas que visitan los cayos.

Manglares en afectados por el derrame. Foto cortesía

Las ostras de manglar son un tipo de fauna que no se pueden mover y, debido a que los manglares están afectados, lo más probable es que ellas también lo estén, sostuvo la vocera de la organización ambientalista. “No sabemos con qué precisión, pero al menos durante un tiempo largo no será recomendable su consumo. Igual que la langosta, los camarones y toda esta fauna que es de fondo”.

González reconoció la labor desempeñada por funcionarios del Instituto Nacional de Parques (Inparques) y los grupos de voluntarios. La Fundación Azul Ambientalistas ha constatado que las playas continentales de Falcón, como Boca de Aroa, Chichiriviche y toda la línea costera que no abarca los cayos, han sido limpiadas progresivamente, “aunque siguen llegando pequeños restos de hidrocarburo que trae el mar”.

Se conoció que el jueves de la semana pasada Pdvsa inició la instalación de barreras en los límites del Parque Nacional Morrocoy, a fin de evitar que una nueva mancha avance hacia la barrera de coral y los bosques de manglar.

Foto cortesía

Deuda millonaria

El ingeniero y experto ambiental Juan Carlos Sánchez, quien trabajó por más de 20 años en Pdvsa en esa área, detalló que la deuda que tiene la estatal petrolera por el descuido en su política ambiental podría superar los mil millones de dólares debido a que la corporación no adoptó correctivos.

La actual crisis financiera, gerencial, la corrupción y falta de capital humano calificado también ha afectado la gestión ambiental de la empresa, lo cual es evidente cuando se sabe que se dejaron de hacer programas para el saneamiento de fosas abiertas, que  no se realizan estudios que midan el impacto de los derrames en los ecosistemas a largo plazo, y que han aumentado los accidentes por gases contaminantes“, advirtió Sánchez.

Durante el foro “La Recuperación de Pdvsa y el futuro del petróleo venezolano”, organizado por el Instituto Latinoamericano de Investigaciones Sociales (Ildis) y reseñado por el sitio web especializado Petroguia, Sánchez expuso que según cifras oficiales de la estatal petrolera, al comparar las fugas de 2009 a 2015, el número total de derrames se cuadruplicó y el volumen derramado se quintuplicó.

La deuda ambiental de Pdvsa es una barrera que imposibilita la ayuda multilateral para la empresa, que requiere de enormes inversiones, y por ello acude a capitales privados”, indicó el ingeniero. “Pero ellos también requieren de reglas claras en el país, que incluyen la salvaguarda del ambiente”.

Foto cortesía

“Ya basta de derrames”

Las manifestaciones de la sociedad civil en rechazo a los derrames en El Palito llegaron a Valencia. Un grupo de estudiantes universitarios protestó frente a la sede administrativa de Pdvsa, en la capital carabobeña.

Nosotros nos sumamos a esta huelga mundial contra esta situación tan grave. Le decimos a Pdvsa: Ya basta de corrupción, ya basta de negligencia, ya basta de derrames petroleros que contaminan al municipio Juan José Mora y Puerto Cabello”, dijo el activista y estudiante de la Universidad de Carabobo (UC), Gabriel Cabrera, quien encabezó la manifestación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*