Diálogos con la maldad absoluta

ILUSTRACIÓN: Raúl Azuaje

 

– “MEMORIA DE LA RESISTENCIA”

– “GENERALES” AL “PARLAMENTO” DE MADURO

 

ASDRÚBAL AGUIAR

Sobre la “banalidad del mal” escribe hasta la saciedad Hannah Arendt. No necesita de una exégesis nuestra. Pero sirve su referencia –lo digo en mi precedente columna– como punto de apoyo para que hagamos un alto y nos preguntemos los venezolanos, sin tercerías, sobre cómo pudo asentarse la maldad absoluta entre nosotros. ¿Cómo ha podido normalizarse ese «cahier de doléances» de la ONU sobre crímenes de lesa humanidad ejecutados en Venezuela, desde 2014, al punto que puertas adentro es mera crónica de la resistencia, mientras puertas afuera divide a las Naciones Unidas?

Sobre la banalización cabe interpelar con severidad, aquí sí, a los gobiernos democráticos de los Estados, pues los venezolanos permanecemos bajo el secuestro de un sistema inédito y muy cruel.

Nada que ver y mucho que ver con el nazismo o el fascismo y sus regímenes de la mentira, pues esta vez se sustituye a la razón de Estado por la criminalidad común organizada desde el mismo Estado. De suyo e inexorablemente corroe y ha fracturado los lazos y valores sociales de la nación.

Visto quienes han caído bajo las redes de ese «círculo» de Dante venezolano, sea pastoreando nubes constitucionales, sea dialogando con la maldad para que suavice sus modos a unos “mínimos”, es milagro que se den intersticios de unidad; como la que concita la memoria de verdades que deja la ONU, incluso sin saberse si hará justicia y habrá reparación. Joseph Ratzinger, en 2011, ante el parlamento de su patria recordaba que hubo resistencia al nacionalsocialismo mientras “era evidente que el derecho se volvió realidad de injusticias”. Al menos eso lo saben las víctimas del informe.

Se vuelve perversión, entonces, que actores como el canciller europeo Josep Borrell, sobre el cementerio que somos los venezolanos cultive a nuestros victimarios y se queje, banalizando la maldad, de la falta de consensos entre las víctimas y a propósito del exorcismo electoral que les ofrece.

Ante un informe de tanta gravedad como el expedido por la misión designada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU –que narra asesinatos, torturas con choques eléctricos sobre las partes íntimas de los encarcelados por razones políticas, violaciones sexuales, desapariciones forzadas, migraciones de millones de compatriotas, ejecuciones extrajudiciales de otros miles, atribuidos todos a la acción del cártel que ha confiscado el territorio de Venezuela para sede de sus negocios ilícitos y uno de cuyos emisarios permanece detenido en Cabo Verde– solo la banalidad explica que, al momento de aprobarse por 22 gobiernos, otros 22 se hayan abstenido.

Que la abstención pueda entenderse, burocráticamente, como el ucase para facilitar su aprobación, lo relevante es que el silencio significa, dicho sin ambages, que a una mitad de los miembros del Consejo encargados de velar por el patrimonio moral de la ONU poco les escandalizan las violaciones agravadas y sistemáticas de derechos humanos.

La neutralidad llegó a su final para el derecho internacional en 1945, cuando sobre las tragedias del Holocausto, Hiroshima y Nagasaki, escandalizada la humanidad sufriente, impuso la regla del respeto a la dignidad humana por sobre la noción de la soberanía; esa que, lo dice Luigi Ferrajoli, significa ausencia de derecho y predominio del poder arbitrario.

El mismo Benedicto XVI, citado, en su discurso sobre la defensa del Estado de Derecho, base de la cultura de Occidente, apunta hacia la aporía que significa el comportamiento de los actores políticos que viven acríticamente bajo la ley de las mayorías y el sostenimiento de las cuestiones antropológicas fundamentales que sustentan los principios de humanidad, relativizados por la propia ONU. No por azar, la constitucionalización de los derechos humanos vino a frenar la ausencia de límites y vínculos impuestos a la política desde que en las democracias cede el “ilimitado el poder del pueblo, o mejor de la mayoría, y por eso con riesgo de degenerar en formas totalitarias”.

Al reducirse la monstruosidad del poder criminal instalado en Venezuela a “una crisis política” o a un “deterioro del Estado de Derecho”; al pedírsele a los “partidos” [intervenidos y sus líderes encarcelados] que “pongan en marcha sin demora…un proceso que posibilite la celebración de elecciones…”, yerra moral y jurídicamente el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Al paso, también lo hace al prorrogar por 2 años las tareas de la misión para “seguir investigando”. No le basta, según parece, la realidad ominosa que ha conocido, “con miras a asegurar la plena rendición de cuentas de los autores” de los crímenes de lesa humanidad documentados. ¿Acaso juzgarán los mismos jueces y fiscales venezolanos que, de acuerdo con el informe, participaron de las violaciones sistemáticas y generalizadas de derechos humanos como política de Estado?

Después de cuatro décadas como docente de Derecho Internacional en universidades venezolanas y extranjeras, acuso mis “momentos de decepción” –eso dicen de la ONU, en falaz mea culpa por ser sus dueños, los jefes de Estado que suscriben la declaración conmemorativa del 75° aniversario– luego de releer la resolución que aprobara el informe sobre Venezuela. Los 44 miembros, votantes u abstencionistas, se avienen en trasladar el asunto a la Asamblea General, para que, «democráticamente», decida la mayoría si toman o no “las medidas que correspondan”.

Los crímenes de lesa humanidad y su juzgamiento son hoy para la ONU una cuestión política total. Que el derecho y la justicia tengan inspiración política, nadie lo duda; pero ¡cuando la política es todo, nada es política!, a la sazón lo recuerda Carl Schmitt, jurista del nazismo. – correoaustral@gmail.com

 

“Generales” chavistas al “parlamento” de Maduro

César Pérez Vivas – La Asamblea Nacional que la dictadura tiene diseñada es una copia de la actual Constituyente. Una Asamblea Cuartel. Se deben cumplir las órdenes que dicte el comandante. Es una Asamblea del militarismo. Además de ilegítima en su origen, lo será más en funciones.

9:46 a. m. · 10 oct. 2020

DANIEL LOZANO / La Nación – Caracas.- Los candidatos de Nicolás Maduro ya campan con fondos públicos por el país petrolero dispuestos a cumplir las órdenes del Palacio de Miraflores.

Entre ellos destaca un grupo de generales, los más poderosos del país.

Al frente, Jesús Suárez Chourío, durante años jefe del Estado Mayor de la Comandancia en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), número dos del Ejército tras el general Vladimir Padrino López.

Reconvertido en candidato de la noche al día y estrenándose en arengas ante los civiles, el candidato por Apure ya tiene su propio alias para la propaganda oficialista: «general pueblo». «No es una elección para elegir a unos diputados, es una elección para redireccionar los caminos de la patria. Le devolveremos la Asamblea Nacional al valiente pueblo de Venezuela. ¡A la carga! ¡Venceremos!», clamó Chourío en una de sus primeros actos electorales.

ILUSTRACIÓN: Fernando Pinilla

Capitaneados por Diosdado Cabello, actual presidente de la Asamblea Constituyente, el pequeño batallón de generales y militares retirados pretende dar la batalla en unas elecciones no reconocidas ni por la oposición ni por las principales democracias de Europa y América.

Entre ellos también destaca el primo del número dos de la revolución, el todopoderoso general Alexis Rodríguez Cabello, hasta hace muy poco comandante general del Ejército.

Venezuela vive así la consagración del mando militar al frente de la revolución, valoran en el seno de la oposición democrática, donde creen que el aumento en la cantidad de escaños (de 167 a 277) no sólo se debe al intento de obtener un mayor control en las elecciones fraudulentas, sino también se trataría de una herramienta para aumentar la presencia de los uniformados sin afectar otros compromisos políticos del «hijo de Chávez».

Entre 15 y 20 militares, que obligatoriamente se tienen que retirar antes de acudir a las urnas, según la Constitución.

En las listas de la revolución también aparece el general Manuel Quevedo, pese a su fracaso estrepitoso al frente de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

Durante los dos años y medio de presencia militar en la que fuera tiempo atrás una de las empresas más exitosas del continente, los niveles de producción cayeron desde los 2 millones de barriles de noviembre de 2017 hasta los 670.000 de marzo de este año, cuando el general fue destituido. La caída ha seguido imparable, bajando ya de los 400.000 barriles.

Estamos ante una alícuota, el pago que tienen que dar estos hombres que han recibido beneficios del poder para cumplir esta nueva función. La continuación de todo lo necesario que se deba hacer para perpetuarse en el poder y el reciclaje de las fichas clave», subraya a LA NACIÓN Rocío San Miguel, presidenta de Control Ciudadano para las Fuerzas Armadas.

Giuseppe Alessandrello, quien fuera comandante en jefe de la Armada, compite en las elecciones amañadas por un escaño en la costera Vargas. No faltan clásicos como Pedro Carreño, mano derecha de Cabello; el capitán Juan Escalona, quien ejerció como edecán de Chávez y de Maduro; Francisco Ameliach, uno de los golpistas del 4-F, como la gran mayoría de los militares que acompañan a Maduro, y también exgobernador de Carabobo; el general Gilberto Pinto, quien estuvo al frente del Ministerio de Minería; el mayor Gerardo Márquez, el capitán Frang Morales o José Vielma Mora, precisamente el militar que arrebató la gobernación a Pérez Vivas.

General Vladimir Padrino López

Son figuras clave dentro de la Fuerza Armada, más allá del rango que hoy significa poco, considerando que Venezuela tiene una cantidad absurda de generales», precisa a este periódico Andrei Serbin Pont, director de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES), quien añade que «el chavismo construyendo poder desde el instrumento militar y ocupando cargos públicos ya tiene larga data».

Tampoco falta en el batallón electoral el mayor general Antonio Benavides Torres, pese a estar señalado directamente por la represión contra los manifestantes y por los abusos contra los derechos humanos durante su etapa al frente de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). El acta de diputado les concede en principio inmunidad.

La inmunidad la garantiza la continuidad del régimen por encima de cualquier otra cosa», sentencia el internacionalista Serbin Pont.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*