Conversar con delincuentes

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, estaría dispuesto a conversar con Nicolás Maduro

 

– BIDEN, DISPUESTO A NEGOCIAR CON MADURO: SANCIONES por ELECCIONES

¿Negociar con delincuentes?

“El régimen incumplió los acuerdos alcanzados en 2016 con los diplomáticos del Vaticano, así como tampoco avanzó en los diálogos iniciados hace semanas por el opositor Capriles con Maduro bajo el auspicio de la UE. Previamente, en 2019 el «hijo de Chávez» pateó las negociaciones en Oslo y Barbados para imponer una falsa Mesa de Diálogo Nacional con una «oposición» a la medida. El resultado de ese diálogo ya es conocido: 256 diputados para el chavismo frente a 20 como regalo político a los grupúsculos colaboracionistas”

– «Biden debería hablar con la UE y el Vaticano antes de caer en la trampa de la negociación con Maduro. Ambos descubrieron por las malas cómo usa las negociaciones para ganar tiempo y socavar a la oposición, pero nunca aceptarán nada que amenace su control de poder», previno el senador Marco Rubio

 

ILUSTRACIÓN: Fernando Pinilla

 

Clarin .- El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, estaría dispuesto a entablar conversaciones con Nicolás Maduroy a aliviar en parte las sanciones impuestas contra Venezuela con vistas a lograr la celebración de elecciones libres y justas en el país, que atraviesa una grave crisis política, económica y humanitaria que ha empujado al exilio a más de 5,4 millones de venezolanos.

Según la agencia Bloomberg, que cita a tres personas conocedoras del asunto, los asesores de Biden están preparando para negociar con Maduro.

Las fuentes han precisado que el futuro presidente tiene la intención de presionar para que haya elecciones ofreciendo a cambio un alivio de las sanciones, alejándose así de la política mantenida por Donald Trump, que descarta de plano el diálogo si no es para que el inquilino del Palacio de Miraflores deje su puesto.

Así, el equipo del presidente electo tiene previsto revisar las sanciones existentes para determinar dónde ampliar las restricciones con la ayuda de aliados internacionales y qué medidas podrían levantarse si Maduro avanza hacia el objetivo democrático.

En todo este proceso, según las fuentes, se espera que desempeñen un papel los principales sustentos internacionales de Maduro –Rusia, China e Irán– así como Cuba, que desea mejorar sus relaciones con Estados Unidos tras el alejamiento registrado como resultado de la llegada de Trump a la Casa Blanca.

También Maduro se ha mostrado interesado en mejorar la relación con Estados Unidos una vez Biden asuma el cargo el 20 de enero y ha confiado en que la nueva Administración proceda a aliviar las sanciones, a las que responsabiliza de la grave situación del país.

Además, a nivel nacional, Biden cumplirá su promesa del estatus de protección temporal, que permitiría a los venezolanos que huyeron hacia Estados Unidos, permanecer en el país, según las fuentes consultadas por Bloomberg, si bien desde el equipo de transición del mandatario no han querido hacer comentarios.

¿Cómo encajar a Guaido?

Uno de los principales desafíos de Biden será cómo tratar a Juan Guaidó, quien como presidente de la Asamblea Nacional se autoproclamó como ‘presidente encargado’ del país y numerosos países, entre ellos Estados Unidos, le reconocen actualmente como el presidente legítimo, en lugar de Maduro.

La legitimidad de Guaidó se sustentaba hasta ahora en el hecho de que era el titular de la Asamblea Nacional, pero Venezuela celebró el pasado 6 de diciembre elecciones parlamentarias en las que se eligió un nuevo parlamento. Los comicios fueron boicoteados por el grueso de la oposición y muchos países no han reconocido su legitimidad, pero según la Constitución venezolana, la actual Asamblea terminará su mandato el próximo 5 de enero.

La Administración Trump ya ha dicho que sigue considerando al líder opositor como el presidente legítimo, igual que otros países como Reino Unido, sin embargo la Unión Europea no ha ido tan lejos y aún no ha tomado una decisión sobre cómo seguir considerando a Guaidó.

Desde finales de noviembre, el equipo del líder de la oposición ha estado tratando de organizar una llamada con Biden, sin éxito hasta ahora, de acuerdo con tres personas familiarizadas con los esfuerzos. Guaidó y sus aliados tienen la intención de seguir en la Asamblea, citando su mandato constitucional de permanecer en el cargo hasta que haya elecciones libres y justas.

Según las fuentes, la futura Administración de Biden tiene la intención de seguir el ejemplo de la oposición de Venezuela y lo que parece ser el consenso nacional. Sin embargo, también pesa el hecho de que Guaidó parece estar perdiendo apoyo popular y no todos los líderes opositores le respaldan, entre ellos el antiguo candidato presidencial Henrique Capriles, que se ha mostrado muy crítico.

En este contexto, algunos de los asesores de Guaidó han planteado el objetivo de«mega elecciones» en 2021, siempre que se dieran las condiciones para salvaguardar el proceso. Así, habría presidenciales y parlamentarias, además de las elecciones a gobernador ya previstas, según cuatro personas conocedoras de las discusiones.

Nicolás Maduro, Foto: EFE

 

BIDEN SEEKS NEGOTIATED SOLUTION IN VENEZUELA TO END CRISIS

Ben Bartenstein and  Alex Vasquez – 18 de diciembre de 2020 

– Opposition to Maduro is divided and he remains in control

– Biden administration will still deploy a Trump tool: sanctions

Biden ofrecería aliviar las sanciones

La Nación .- Punto y final a la doctrina Donald Trump sobre Venezuela. No ha hecho falta llegar al 20 de enero para que la apuesta estratégica de Washington contra Nicolás Maduro, una de las principales en la política exterior de Estados Unidos durante cuatro años, comience a resquebrajase tras la derrota electoral del presidente republicano.

Ya lo dejó claro durante su campaña electoral, en la cual Joe Biden no sólo avanzó que se volcará en «reconstruir» su país durante los primeros meses, sino que también marcará grandes diferencias con su predecesor. Y una de ellas será Venezuela, tal y como adelantó hoy la agencia estadounidense Bloomberg, que publicó que asesores del presidente electo se preparan para negociar con el régimen bolivariano un cambio de cromos políticos: elecciones libres a cambio de aligerar las sanciones económicas.

El nuevo equipo presidencial revisaría las sanciones interpuestas para decidir cuáles podrían levantarse y cuáles endurecerse con la ayuda de aliados internacionales. «Biden va a apostar a un esfuerzo diplomático multilateral. Nada de decisiones agresivas, al contrario, serán calculadas y con un propósito claro de presionar por señales de cambio. Nada será gratuito, la sanciones no serán levantadas hasta que no se acuerden un mínimo de condiciones», avizora María Puerta Riera, profesora de gobierno americano en Florida.

Sabedor de que la salida de Trump supone un cambio inmediato, Maduro mostró su cara más conciliadora y repitió sus falsos llamados al diálogo nacional. También mostró su intención de reabrir negociaciones a través de Noruega, incluso insinuó que contará con su principal aliado en Europa, el expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, para llevarlas a cabo.

De esta forma, la nueva administración estaría imponiendo un impasse en sus relaciones con Juan Guaidó, al igual que previamente anunciara la Unión Europea, aunque cuenta con una ventaja de salida: la toma de posesión del presidente demócrata está prevista para dos semanas después de que el chavismo retome el mando de la Asamblea Nacional.

La embajada de Estados Unidos en La Habana, Cuba Fuente: Reuters

El 5 de enero Guaidó inicialmente perdería su escaño y está por ver si toda la oposición apoya sus esfuerzos para confirmarle al frente de la presidencia encargada. «Henrique Capriles está sacudiendo a la oposición y pareciera entrar en una etapa de calentamiento, y ahora más con Leopoldo López en el ruedo», pronostica la politóloga Puerta tras la nueva andanada del excandidato presidencial, que ha vuelto a exhortar directamente a Biden que retire su apoyo a Guaidó.

Fuentes políticas consultadas por LA NACIÓN aseguran que de momento no hay conversaciones fluidas entre la presidencia encargada y el círculo de Biden, en donde está situado un personaje clave para la nueva época política. Se trata del venezolano Leopoldo Martínez, quien ha hecho carrera en el seno del Partido Demócrata tras exiliarse y que mantiene buenas relaciones con Julio Borges, canciller de Guaidó pero cercano también a Capriles.

El pequeño terremoto también provocó reacciones entre los republicanos. «Biden debería hablar con la UE y el Vaticano antes de caer en la trampa de la negociación con Maduro. Ambos descubrieron por las malas cómo usa las negociaciones para ganar tiempo y socavar a la oposición, pero nunca aceptarán nada que amenace su control de poder», previno el senador Marco Rubio, cercano a Trump hasta su derrota electoral.

El régimen bolivariano incumplió los acuerdos alcanzados en 2016 con los diplomáticos del Vaticano, así como tampoco avanzó en los diálogos iniciados hace semanas por el opositor Capriles con Maduro bajo el auspicio de la UE. Previamente, en 2019 el «hijo de Chávez» pateó las negociaciones en Oslo y Barbados para imponer una falsa Mesa de Diálogo Nacional con una «oposición» a la medida. El resultado de ese diálogo ya es conocido: 256 diputados para el chavismo frente a 20 como regalo político a los grupúsculos colaboracionistas.

Mientras tanto, la administración Trump apura sus últimas semanas en Washington con más dosis de su medicina contra el chavismo, que incluye su apoyo a Guaidó en su apuesta por la continuidad administrativa, pese a que no sirva para nada. «Estados Unidos sigue comprometido con atacar al régimen de Maduro y a quienes apoyan su objetivo de negar al pueblo venezolano su derecho a elecciones libres y justas», disparó Steven T. Mnuchin, secretario del Tesoro.

La sancionada hoy es la empresa argentina Ex-Cle Soluciones Biométricas por proporcionar bienes y servicio al Consejo Nacional Electoral (CNE) durante el 6-D a cambio de millones de dólares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*