CITGO en la Hora “O”

Nada se ha salvado de la marabunta chavista 

 

MADURO OFRECIÓ A RUSIA EL CONTROL DE PDVSA A CAMBIO DE LA DEUDA CON MOSCÚ. No hay dinero para reactivar la industria petrolera.

HAUSMANN: ESTAMOS EN CAPACIDAD PARA IR A JUICIO EN DEFENSA DE CITGO

 

“Un kilo de estopa”….

CLIFFORD KRAUSS /  The New York Times .- Como filial estadounidense de la compañía petrolera nacional venezolana, Citgo es objeto de intrigas políticas internacionales, maniobras legales y juegos financieros. A menos que la compañía petrolera nacional de Venezuela Pdvsa realice un pago de $ 913 millones por sus bonos 2020 que vencen el 28 de octubre, los acreedores y otras empresas que tienen reclamos contra el gobierno socialista de Venezuela podrían tratar de apoderarse de Citgo.

Todos quieren los activos de Citgo porque es la única forma de recibir el pago”, dijo Francisco Monaldi, analista de la política energética de América Latina en la Universidad de Rice.

La situación ha enfrentado a varios grupos entre sí y ha provocado una serie de negociaciones. Los tenedores de bonos quieren asegurarse de que serán reembolsados. Citgo y Juan Guaidó, el líder de la oposición a quien los Estados Unidos, la Unión Europea y otros gobiernos consideran el legítimo jefe de Estado de Venezuela, quieren evitar una rotura de la compañía, y están instando a la administración Trump a que actúe en su nombre.

Varios legisladores republicanos están presionando al presidente Trump para evitar una división de Citgo, que argumentan que podría representar una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos.

Los legisladores afirman que Rosneft, el gigante petrolero controlado por el gobierno ruso, podría recoger algunas de las piezas porque las acciones de Citgo son colaterales para un préstamo ruso a Venezuela, un resultado que los expertos dicen que es poco probable.

Valorado en alrededor de USD 10 mil millones, Citgo es, por mucho, el activo extranjero más valioso de Venezuela. Más que eso, ha sido durante mucho tiempo la puerta de entrada del petróleo pesado del país suramericano a los Estados Unidos, su mercado más importante. Con una economía hecha jirones y un estimado de USD 150 mil millones en deudas, Venezuela necesita desesperadamente a Citgo.

Pero por el momento Citgo es un peón en una lucha entre la administración Trump y el gobierno del presidente Nicolás Maduro, y sus principales aliados, Cuba y Rusia.

Citgo ha sido durante mucho tiempo un pilar de la industria petrolera estadounidense, con tres refinerías importantes, 4.500 estaciones de gasolina y un letrero icónico que se cierne sobre la pared del campo izquierdo de Fenway Park.

 

Las sanciones estadounidenses contra el gobierno de Maduro han bloqueado los envíos de combustible entre Citgo y Venezuela desde enero. Y la compañía ahora está controlada por una junta nombrada por Guaidó, el líder de la Asamblea Nacional, quien se declaró presidente interino alegando que Maduro había ganado una elección presidencial de 2018 por fraude.

Desde que la junta designada por Guaidó tomó el control, Citgo ha reemplazado sus importaciones de crudo de Venezuela con petróleo de otros países de América Latina y África.

Maduro ha afirmado que las sanciones estadounidenses están diseñadas para robar Citgo de Venezuela y que Guaidó es un títere de la administración Trump.

Luchando por pagar los alimentos y medicamentos importados, el gobierno de Maduro ha dejado de pagar la mayoría de sus deudas.

Al tratar de proteger a Citgo del desmembramiento, la junta designada por el Sr. Guaidó ya ha realizado un pequeño pago sobre las deudas de la compañía petrolera nacional, mejor conocida por sus siglas, PDVSA.

Para lo que se necesita Citgo es para apoyar la recuperación de Venezuela una vez que PDVSA esté bajo el control total de Guaidó”, dijo Lisa Viscidi, especialista en temas energéticos latinoamericanos en el Diálogo Interamericano, un grupo de expertos en Washington.

Guaidó no controla el flujo de caja del país por las ventas de petróleo y, por lo tanto, no tiene el dinero para realizar el pago del 28 de octubre. Él, los ejecutivos de Citgo y varios miembros prominentes del Congreso han presionado a la administración Trump para evitar una desintegración de la compañía, lo que sería otro golpe para Guaidó y su pretensión de ser el presidente legítimo de Venezuela.

El presidente Trump podría revertir una exención de sanciones estrictas emitida por el Departamento del Tesoro que les dio a los inversores que poseen los bonos de PDVSA 2020 una excepción a las reglas que prohíben a las empresas estadounidenses realizar transacciones financieras que involucren activos venezolanos.

La exención se estableció el año pasado para evitar que Maduro cite las sanciones estadounidenses como una razón para no pagar a los tenedores de bonos.

Pero ahora la exención, que otorga a los tenedores de bonos el derecho de adquirir acciones de Citgo como pago, terminaría perjudicando al Sr. Guaidó, no al Sr. Maduro.

Citgo es una compañía rentable y puede pagar los intereses adeudados por su propia deuda, pero tendría dificultades para asumir la deuda de PDVSA.

Los miembros de un comité de tenedores de bonos de Venezuela, liderados por Greylock Capital Management y T. Rowe Price, han propuesto a la administración Trump y al Sr. Guaidó que permitan a los acreedores prestar más dinero para evitar un incumplimiento. Los inversores no han definido la forma de ese préstamo, pero presumiblemente se sumaría a las deudas de PDVSA.

Nadie quiere verlos incumplir innecesariamente”, dijo Ajata Mediratta, socio gerente de Greylock, presidente y gerente de cartera. “Varios acreedores han ofrecido explícitamente ayudar a la administración de Guaidó a realizar este pago. Pero el quid pro quo es que a los acreedores les gustaría que la administración de Guaidó trabaje con los acreedores para empujar al Tesoro de los Estados Unidos a modificar las sanciones comerciales ”.

Un portavoz del Departamento del Tesoro declinó hacer comentarios el jueves.

La Asamblea Nacional, controlada por la oposición, declaró esta semana que los bonos de 2020 no eran válidos porque la asamblea no los había aprobado. Los tenedores de bonos dicen que ese argumento podría no sostenerse en una corte estadounidense.

Para agravar el peligro de Citgo, el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Tercer Circuito en Filadelfia dictaminó el mes pasado que Crystallex International, una compañía canadiense de extracción de oro, podría reclamar acciones de Citgo. En 2011, el gobierno venezolano, entonces dirigido por Hugo Chávez, estatizó la participación de Crystallex en un proyecto minero. El gobierno del Sr. Maduro pagó a la compañía USD 500 millones para una deuda de USD 1,4 mil millones el año pasado, pero no pagó otras cuotas acordadas en el arbitraje.

Otros posibles demandantes incluyen ConocoPhillips, que ha sido favorecida en más de $ 10 mil millones por los tribunales internacionales por sus proyectos venezolanos expropiados por el Sr. Chávez, quien falleció en 2013. Esa compañía petrolera con sede en Houston hasta ahora no ha intentado adquirir Citgo, tratando de recibir el pago. directamente a través de un arbitraje con PDVSA y el gobierno venezolano.

Los analistas financieros esperan que los tenedores de los bonos PDVSA sean los primeros en recibir acciones en Citgo, ya que los bonos de $ 3,4 mil millones que vencen en 2020 están garantizados por el 50,1 por ciento de las acciones de Citgo. Ashmore Group, una firma de inversión de Londres, tiene la mayor tenencia de bonos, y otros acreedores podrían iniciar procedimientos legales para subastar a Citgo al mejor postor para recuperar el dinero que se les debe.

El 49,9 por ciento restante ha sido utilizado para garantizar préstamos a PDVSA por Rosneft, la compañía petrolera rusa, que opera en los campos petroleros venezolanos.

 

Varios legisladores estadounidenses, incluidos los senadores Marco Rubio de Florida y Ted Cruz de Texas, han pedido a la administración que proteja a los 5.300 empleados de Citgo y evite que la compañía caiga bajo el control ruso.

El potencial para que Rosneft tenga el control de una empresa estadounidense plantea una amenaza importante y expone la infraestructura crítica a amenazas de seguridad nacional”, escribieron los dos senadores republicanos, que se han aliado con Trump en numerosos asuntos, y otros cinco legisladores este mes.

Pero los expertos dicen que una adquisición por Rosneft es altamente improbable.

En los últimos meses, una filial panameña de Rosneft ha tomado el control de la comercialización internacional del petróleo venezolano. Rosneft ha recibido pagos acelerados por sus préstamos, y las deudas de Venezuela con Rosneft pueden ser pagadas por completo para fin de año. – Via AlbertoNews

 

3 Alternativas

SABRINA MARTÍN / PanamPost .- La posesión de Citgo por parte de Venezuela pende de un hilo. El próximo 28 de octubre es la fecha límite para pagar 914 millones de dólares entre capital e intereses a los tenedores del bono PDVSA 2020.

De no hacerlo, los acreedores podrán tomar el control de la petrolera y el país suramericano perdería su mayor activo en el exterior.

Citgo es una empresa con 4 900 estaciones de gasolina y una red de tres refinerías ubicadas en Luisiana, Illinois y Texas. La compañía refina setecientos cuarenta y nueve mil barriles de crudo diarios.

Por décadas fue un instrumento estratégico que le sirvió a la tiranía para poner petróleo venezolano en el mercado estadounidense y recibir dinero en efectivo. Además, y luego de la venta de la Ruhr-Oel en Alemania a los rusos a precio de gallina flaca, es uno de los pocos activos extranjeros de la nación que ha sobrevivido a la catástrofe causada por el chavismo y la «revolución bolivariana».

Lo más importante a resaltar es que hasta 2018 Citgo estuvo en manos de los regímenes de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Sobre ellos recae la responsabilidad de que Venezuela pueda perder esta compañía, pues irresponsablemente hipotecaron al país y dieron en garantía el mayor activo que tiene el país.

Luego de que el presidente (e) Juan Guaidó asumiera el cargo, Estados Unidos le ayudó a asumir  el control de la refinería. Sin embargo, la empresa ya tenía millones de dólares en deudas comprometidas y casos abiertos en tribunales por parte de acreedores o empresas víctimas de las expropiaciones encabezadas por Chávez. Cuando la oposición asumió el poder de Citgo, Venezuela ya corría el riesgo de perderla.

El incumplimiento de un pago de emisión de bonos de PDVSA, por 913 millones de dólares, podría ser la causa por la cual Venezuela pierda esta compañía. Si el país petrolero cae en default, los tenedores de bonos tendrían derecho a embargar el 50.1 % de las acciones que Maduro puso como garantía. El 49.9 % restante también se puso como garantía en un préstamo de 1.5 mil millones que recibió el régimen de la estatal rusa Rosneft.

La oposición venezolana considera que por muchos años los tenedores de bonos -la mayoría venezolanos “boliburgueses” en el “exilio” – financiaron al régimen a pesar de que la legítima Asamblea Nacional les advirtió que la transacción era ilegal en el momento del lanzamiento de la emisión, en 2016.

Sin embargo, en abril la misma Asamblea autorizó un desembolso por 71 millones de dólares para evitar perder el control de Citgo.

Existe un choque de opiniones sobre si pagar o no esta deuda. Especialistas aseguran que si la deuda es ilegal, no tendría sentido que el Parlamento aprobara el pago, sobre todo cuando la pérdida de Citgo es inminente. En dicha oportunidad los asesores de Guaidó consideraron que si se hacía el pago se protegería, aunque fuera momentáneamente, la posesión Citgo.

Paradójicamente este martes 15 de octubre la misma Asamblea Nacional que aprobó pagar el bono en abril, decidió rechazar «la ilegal deuda de los bonos Pdvsa 2020».

Ricardo Hausmann, asesor de Guaidó, afirmó que en abril «se pagó bajo protesta para evitar que nos quiten Citgo», y argumentó que para esa oportunidad el Gobierno interino «no estaba preparado para ir a un juicio». Asegura que «hoy sí lo están». Todo indica entonces que el Gobierno Guaidó se prepara para acudir a los tribunales en Estados Unidos.

Por qué pagamos los intereses del PDVSA 2020 en abril y ahora argumentamos la ilegalidad del bono? En abril pagamos bajo protesta para evitar que nos quiten CITGO porque no estábamos preparados para ir a juicio. Hoy si lo estamos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*