Canadienses muy católicos…

“…PROCLAMO SOLEMNEMENTE QUE, desde el día de hoy, todos los habitantes de la diócesis serán considerados católicos, sin importar su raza, género o religión”.

Sociedad multicultural

ECOS de la CAVERNA.– En ocasiones, la solución de los grandes problemas es tan pequeña como un grano de mostaza y, precisamente por eso, para encontrarla hace falta un visionario con una perspectiva novedosa y diferente. En esta ocasión, el visionario fue el obispo de una de las diócesis del norte de Canadá, que, después de cuatro décadas consecutivas de descenso de la cifra de bautismos, ha conseguido multiplicar por tres el número de católicos.

En general, el catolicismo lleva medio siglo perdiendo posiciones en la sociedad canadiense. Muchos fieles abandonan la Iglesia y los que permanecen en ella cada vez tienen menos hijos. Todos los obispos del país están muy preocupados por esta tendencia, pero, hasta el momento, el único que ha tenido éxito en invertir la tendencia ha sido Mons. Bhobard.

“Tuve la idea leyendo al cardenal Kasper”, explicó Mons. Bhobard. “Este gran teólogo alemán afirma que la misericordia está por encima de la doctrina y de una supuesta verdad absoluta.

En su último libro describe cómo, por obra de la misericordia pastoral, lo que antiguamente se llamaba adulterio se convierte milagrosamente en un camino de santidad, sin necesidad de que los interesados cambien en lo más mínimo. Al leer esto, la inspiración me vino como un rayo: estaba enfocando mal el problema de la falta de católicos. Lo que necesitaba era más misericordia pastoral”.

Mons. Bhobard convocó inmediatamente a su teólogo de confianza, Fray Étienne Lamouche, que confirmó su intuición. “Le dije que me parecía una idea magnífica y muy moderna”, señaló el fraile. “Para aumentar el número de católicos, lo que había que hacer era acabar con la discriminación. Además, ya era hora de que la Iglesia se actualizase y aceptase que vivimos en una sociedad multicultural”.

“Después de varios meses de preparación y tras consultar a los principales cargos de la curia diocesana”, continuó el obispo, “convoqué a los medios de comunicación para hacer el siguiente anuncio:

27 de mayo de 2017, Día Mundial del Reciclaje

Queridos hermanos, hermanas y otros:

En un ejercicio de misericordia pastoral, con la autoridad que me ha conferido el consenso de los consejos presbiteral, laical y mujeril de la diócesis, abriéndome a las sorpresas del Espíritu y convencido de que la discriminación es radicalmente contraria al Evangelio de Jesús de Nazaret, proclamo solemnemente que, desde el día de hoy, todos los habitantes de la diócesis serán considerados católicos, sin importar su raza, género o religión.

Por consiguiente, los anteriormente mencionados serán incluidos a todos los efectos en el número de católicos diocesanos, sin que para ello tengan que manifestar de ningún modo su voluntad de serlo ni hacer nada más que existir, porque Dios misericordioso los quiere como son.

En adelante, todos los susodichos habitantes podrán comulgar si lo desean, sin las habituales condiciones de estar bautizado, confesarse o creer en algo. Asimismo, tendrán plena libertad para dejar sus ofrendas en las bolsas, cestillos o cepillos de la parroquia más cercana.

Msgr. Jean Bhobard

Obispo de la diócesis de Abandonnée du Nord (Canadá).

“El resultado fue asombroso», añadió el P. Épousthouflant, Vicario General encargado de Evangelización y Ecología. “No lo esperábamos, porque solo queríamos acabar con la discriminación, pero resultó que, de la noche a la mañana, el número de católicos se triplicó, hasta llegar a los 2.327.615, el número exacto de habitantes de la demarcación diocesana». “Podemos decir que, por primera vez en la historia, se ha cumplido la palabra de Dios que dice: id y haced discípulos de todos los pueblos”.

“Además, esta medida ha reforzado nuestra posición ante el gobierno de la región”, añadió el obispo, con gesto de satisfacción. “Ahora podemos decir que representamos al 100% de los ciudadanos, ya que todos son católicos, así que ningún político puede desestimarnos. Vamos a pedir inmediatamente una subvención para modernizar el obispado”.

Según ha podido saber ECOS de la CAVERNA, otros obispos canadienses están preparándose para tomar una medida similar en sus respectivas diócesis. Asimismo, circulan rumores de que es prácticamente seguro que Mons. Bhobard obtenga el capelo cardenalicio en el próximo consistorio.

 

Guardar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*