“Bombona de oxígeno” para mamá…

“LOS VENEZOLANOS NECESITAN COMIDA Y MEDICAMENTOS, PERO EL GOBIERNO IMPONE “LA VIOLENCIA REPRESIVA”

 

La hermana Juanita junto a su madre al salir de un centro médico

 

 RAMÓN ANTONIO PÉREZ / Aleteia.- “Tengo a mamá. Hoy le dieron de alta porque el seguro no daba para más. Se necesita una bombona de oxígeno para la casa, estoy tocando las puertas a ver quién me la pueda alquilar, facilitar, por favor, y mucha oración implorando al Señor le calme el dolor del pecho”, imploraba muy temprano, este lunes 13 de agosto, la hermana Juana Bautista López (Siervas del Santísimo Sacramento), de la Iglesia Santa Capilla en Caracas.

El inaudito hecho llamó la atención por tratarse de la madre de una religiosa muy querida en Venezuela, aunque no es el único que ocurre en el país marcado por una profunda crisis de salud, aunque no es reconocida por el Gobierno de Nicolás Maduro.

El 24 de julio pasado, un episodio peor al de la Hermana Juanita, llamó la atención de quienes todavía tienen capacidad de asombro: la muerte de Gerson Enrique Fiallo por la falta de los medicamentos para mejorar en su adaptación a un órgano trasplantado.

El señor Fiallo tenía seis meses que el Seguro Social, no le entregaba los medicamentos, según explicó, días antes de fallecer, en un video también colgado en Twitter. Posteriormente, ocurrieron otras 11 muertes de trasplantados, informó la ong Codevida.

Caminarán hacia Miraflores

El tema de la salud es delicado porque el gremio lleva más de cincuenta días “paralizado” exigiéndole al gobierno nacional respuestas adecuadas ya que sus salarios que nos les alcanza para nada. “Los servicio médicos son insuficientes y en los hospitales la escasez de medicamentos e insumos llega al noventa por ciento”, denunció este 13 agosto el médico Carlos Prósperi.

Junto a enfermeras y técnicos hospitalarios, Prósperi anunció que el próximo jueves 16, el gremio de la salud realizará una caminata y concentración frente al Palacio de Miraflores (sede del poder venezolano) “para ser escuchados por el presidente Maduro”.

La violencia represiva

El  tema social busca ser visible ante hechos políticos que los intentan opacar. Por ejemplo, las inundaciones en varios estados al sur de Venezuela con su secuela de damnificados y la imposibilidad de acceder, sino es por la vía fluvial y el aire.  Al menos 20 mil familias están afectadas por las inundaciones de los ríos Meta (Colombia) y los venezolanos, Orinoco y Caroní. Para el Gobierno importa más la agenda política.

Es así como como el supuesto atentado a Nicolás Maduro, ocurrido el 4 de agosto en Caracas, todavía desde la información oficial, busca ocultar los demás hechos sociales, nacional e internacionalmente. Aunque las detenciones y la violencia que conllevaron, a pesar de que este episodio no termina de tener credibilidad en la población venezolana, les comenzó a jugar en contrario, y reclama también su propio espacio.

Por ello, la Conferencia Episcopal Venezolana, ante lo que considera “el deterioro de la justicia”, sin mencionar, habló este 13 de agosto, de la detención y circulación de videos, en los que el Gobierno denigra de la dignidad humana del diputado opositor Juan Requesens, uno de los señalados y detenidos por el supuesto atentado a Maduro.

Lamentaron que “quienes se sienten con poder están usando la única arma de los que no tienen razón: la violencia represiva”, dice la presidencia del Episcopado.

Perseguir, someter y enjuiciar arbitrariamente, es el componente que se observa, mientras hay una multitud de pueblo que pide alimentos, medicamentos, luz eléctrica, transporte público, gas, sueldos dignos, detener la inflación. Pero nada de esto está ocurriendo”, se lamentan desde la CEV, añadiendo que “por el contrario, se quiere ejercer un control social y se promueve el quiebre de la disidencia”.

A pesar de toda esta realidad dolorosa, el Episcopado pide a los venezolanos que “no podemos sucumbir ni como ciudadanos con derechos ni como sociedad en búsqueda de bienestar”. Y enumeran algunas acciones como “La protesta cívica, la organización comunitaria, la unidad como pueblo, el reclamo legítimo del buen funcionamiento de los servicios públicos que les pertenecen al pueblo, son acciones que están avanzando”.

No obstante, desde su condición de pastores y hombres consagrados a Dios, los obispos piden “seguir fomentando la reconciliación y la paz, la búsqueda de la verdad y un discernimiento espiritual que nos permita saber valorar toda información o hechos que puedan ocurrir en el país”; porque, “buscar la verdad es tarea de todos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*