“… al abordaje”

“… LOS ACTOS DE PIRATERÍA PASARON DE 27 A 71, CON UN ASCENSO DEL 167 POR CIENTO».

RESOLUTE VS NAIGUATÁ: ¿QUÉ SUCEDIÓ FRENTE A LAS COSTAS DE VENEZUELA? 06.04.2020

NAIGUATÁ EL CACIQUE CARIBE que amaba las gaviotas

RELACIONADO: BARCO DE LA MARINA VENEZOLANA EMBISTE a crucero alemán y se hunde – 03.04.2020

 

Deutsche Welle .- Aún no quedan claras las circunstancias en torno al choque de una patrulla venezolana con un buque arrendado por una empresa alemana. El «Resolute» ya atracó en un puerto de Curazao, la verdad sigue a la deriva.

Tras la tormenta viene la calma. El barco Resolute, se encuentra ahora aquí en el puerto de Willemstad, capital de Curazao.

Maniobra amenazadora frente a la costa sudamericana: se dice que un barco patrullero de la marina venezolana disparó contra el crucero alemán Resolute y al parecer lo embistió deliberadamente.

El crucero alemán logró abortar el intento de ser desviado de su curso por los venezolanos”. Así reza la versión de la revista alemana Der Spiegel del 3 de abril. También Deutsche Welle (DW) reportó el caso, basándose en información de las agencias de noticias AFP y EFE, además de referirse al previo reporte en alemán de la prestigiosa revista hamburguesa.

En una carta dirigida a DW, William Castillo B., viceministro de Comunicación internacional del ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela, rechaza la versión ofrecida por este medio público alemán. Castillo, para quien la versión publicada es «absolutamente falsa», narra el incidente ocurrido el lunes 30 de marzo de la siguiente forma:

Como fue informado por nuestro Gobierno, nacional e internacionalmente, el pasado 30 de abril (*) el barco con fines turísticos Resolute, de origen alemán y bandera portuguesa, embistió a un buque guardacostas de la Armada venezolana a siete millas de la isla de La Tortuga, Mar Caribe, en aguas jurisdiccionales de la República Bolivariana de Venezuela. El hecho se produjo después de que se detectara la presencia irregular de dicho buque en aguas venezolanas y que, cumpliendo los protocolos internacionales, fuese conminada por el buque «Naiguatá», perteneciente a la armada venezolana, a dirigirse hacia puerto seguro en la cercana isla de Margarita».

* Acotación de la redacción de DW: error de fecha en misiva original de William Castillo B. fue corregida posteriormente por el ministerio venezolano a la fecha correcta: 30 de marzo.

La otra versión

El «origen» del crucero es una imprecisión. La naviera canadiense One Ocean es la verdadera propietaria del barco, según el DNV ID número G99209, uno de los registros internacionales de naves marítimas. Según este índice, el barco Resolute no es alemán, sino canadiense.

El barco es operado en arrendamiento por una empresa que tiene su sede en Alemania; queda por confirmar si es alemana o no. Lo cierto es que en Hamburgo, el principal puerto de Alemania, se encuentra la sede de Columbia Cruise Services (CCS), la empresa naviera que mantiene en alquiler el navío en cuestión.

Olaf Groeger, gerente de CCS, cuenta en el portal especializado World Cruise Industry Review que «CCS es una empresa fundada en 2014, con sede en Hamburgo y afiliada a Columbia Ship Management”. Dicha empresa, según se especifica en la misma revista, habría surgido de otra empresa chipriota.

El RCGS Resolute es un crucero de la compañía naviera canadiense One Ocean Expeditions. Barco que hasta 2018 navegó bajo el nombre de Hanseatic durante 25 años, cuando era operado por la compañía Hapag-Lloyd Cruises. Hoy, el Resolute es operado por Columbia Cruise Services, con sede en Hamburgo. Por lo demás, un hecho importante es que CCS no es una empresa de turismo sino una firma especializada en «servicios de gerencia naviera».

En todo caso, su propia versión de los hechos de la madrugada del pasado 30 de marzo es diametralmente opuesta a la descrita por el viceministro venezolano de Comunicación internacional, del ministerio de Exteriores, William Castillo B. a DW.

En su página virtual, CCS considera el hecho ocurrido a unas 13,3 millas náuticas de la Isla de Tortuga como «un acto de agresión en aguas internacionales por parte de la Marina venezolana». El barco llevaba 32 tripulantes y no tenía pasajeros a bordo. El RCGS Resolute tiene como puerto domiciliario la isla de Madeira por lo que su bandera de proa es la portuguesa, bajo la que navegaba el 30 de marzo.

Poco después de la medianoche», indica la versión de la empresa con sede en Hamburgo, «el crucero fue abordado por un buque armado de la Marina venezolana, que a través de la radio dio la orden de seguirlo hasta Puerto Moreno en la Isla De Margarita. Como el Resolute estaba navegando en aguas internacionales, su capitán quiso reconfirmar esta particular petición que resultó en una seria desviación de la ruta del buque acordada por la compañía DPA». Esta es la compañía que había contratado ese viaje, en específico.

Y continúa…

Mientras el capitán estaba en contacto con la oficina central, se hicieron disparos y, poco después, el buque de la Marina se acercó a estribor y colisionó deliberadamente con el Resolute, embistiendo la proa de estribor en un aparente intento de girar la cabeza del barco hacia las aguas territoriales venezolanas. Aunque el Resolute sufrió daños menores, la nave de la Marina comenzó a naufragar». El capitán del Resolute avisó al Centro de Coordinación de Rescates Marítimos (MRCC) de Curazao.

¿Qué pasó realmente? El esclarecimiento está ahora en manos de la autoridades de Willemstad, el puerto de Curazao, una de las Antillas holandesas.

Maduro hace acusaciones de «piratería»

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, calificó el incidente entre la Marina venezolana y el Resolute como «un acto de piratería». No obstante, hasta ahora no existen reportes de que barcos alemanes, propios o arrendados, estén merodeando por el Caribe para asaltar a otros navíos.

De lo que sí hay muchos reportes es de que embarcaciones venezolanas se han dedicado en los últimos años a la piratería.

“Piratas del Caribe”

No lo dice solo la prensa amarillista de la región, lo dice, entre otros, el informe SRA 2019, escrito por Manuel Lamela y publicado el 16 de mayo de 2019 por el Centro de Estudios Globales y Estratégicos de la Universidad de Navarra, España.

Dicho informe recoge diversos casos y analiza el agravamiento de la crisis venezolana «que reduce la vigilancia en el mar y aumenta la corrupción oficial». Según el investigador de la universidad española, «en abril de 2018 se registró el ataque con mayor número de muertos de los últimos años, un incremento de los ataques que llevó a las autoridades de Trinidad y Tobago a crear una unidad aérea de élite para luchar contra la piratería».

Manuel Lamela reseña además, que «en todo el litoral se han disparado las alertas al conocerse en 2018 que el año anterior (2017) los incidentes habían pasado de 27 a 71, con un ascenso del 167 por ciento».

Fotograma del tráiler de «Piratas del Caribe: La venganza de Salazar» / ATLAS

 

A continuación carta completa:

Gobierno Bolivariano de Venezuela
Caracas, 3 de abril de 2020
Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores

Sr. Christoph Jumpelt

Jefe de Comunicaciones Corporativas Portavoz de Relaciones Públicas y Comunicaciones Deutsche Welle (DW)

Me dirijo respetuosamente a usted con el fin de transmitir el rechazo del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela a la nota sin firma publicada en el portal de DW (dw.com/es/barco-de-la-marina-venezolana-embiste-a-crucero-alemán-y-se- hunde/ a-53003388) que contiene una versión absolutamente falsa de los hechos ocurridos en aguas territoriales de Venezuela el día lunes 30 de marzo.

Como fue informado por nuestro Gobierno, nacional e internacionalmente, el pasado 30 de marzo el barco con fines turísticos “Resolute”, de origen alemán y bandera portuguesa, embistió a un buque guardacostas de la Armada venezolana a siete millas de la isla de La Tortuga, Mar Caribe, en aguas jurisdiccionales de la República Bolivariana de Venezuela.

El hecho se produjo después de que se detectara la presencia irregular de dicho buque en aguas venezolanas y que, cumpliendo los protocolos internacionales, fuese conminada por el buque “Naiguatá”, perteneciente a la Armada venezolana, a dirigirse hacia puerto seguro en la cercana isla de Margarita.

La tripulación del “Resolute” inicialmente aceptó la petición del guardacostas pero, mientras se desplazaban en dirección a isla de Margarita, en una acción sorpresiva, el buque embistió a la nave militar venezolana, diez veces más pequeña que el barco “Resolute”, provocando una colisión y haciéndola zozobrar. Adicionalmente, la tripulación del “Resolute” abandonó a su suerte la tripulación venezolana en riesgosas y difíciles circunstancias, y se dirigió rumbo a la isla de Curazao donde permanece aún.

La versión que ofrece la DW días después se puede entender por el interés de la empresa alemana Columbian Cruise Services de evadir su responsabilidad ante tan grave hecho, violatorio de las normas de navegación marítima internacional y de elementales principios de humanidad y solidaridad, pero lo que no se puede entender desde la ética y el ejercicio responsable del periodismo, es que la versión venezolana sea absolutamente minimizada en la nota, avalando por completo una autentica “fake news”.

Venezuela efectivamente considera lo ocurrido como un grave acto de piratería marítima y como una inaceptable agresión a la soberanía nacional. Y en atención a su responsabilidad internacional, el Gobierno de Venezuela realiza las acciones diplomáticas y jurídicas pertinentes para aclarar definitivamente las razones de esta insólita agresión, y para resarcir los daños causados a nuestro país. La versión venezolana ha sido completamente aceptada por las autoridades de Curazao, al punto que el barco “Resolute “se encuentra ya bajo una medida de embargo, y la propia aseguradora ha colaborado con las gestiones del Gobierno venezolano.

En atención a los incontestables hechos ocurridos, en respeto a sus lectores y a la opinión pública alemana, mucho agradecería tenga en cuenta para la cobertura de esta noticia, la versión de un Estado responsable, que nunca realizaría un acto de agresión contra una embarcación civil, pero que hace y hará respetar su soberanía, su territorio y la seguridad de su población contra cualquier amenaza, venga de donde venga.

Atentamente

William Castillo B.
Viceministro de Comunicación internacional Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores República Bolivariana de Venezuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*