13 pasos para ¿“un nuevo camino”?

– LOS 13 PASOS DE EE.UU PARA UNA TRANSICIÓN EN VENEZUELA

– MADURO AMENAZA CON LANZAR LA «FURIA BOLIVARIANA» SI TOCAN ALGÚN LÍDER CHAVISTA SOLICITADO

– ALMAGRO – OEA SOBRE LA SITUACIÓN EN VENEZUELA

@PoleoRafael Padrino no estuvo en la reciente lista de solicitados por narco-terroristas -encabezada por Maduro-, porque permanecerá en el Gobierno de Transición, como representante oficioso de Rusia, condición de Putin para aprobar tácitamente la propuesta de Estados Unidos.

– Mike Pompeo, propuso este martes aliviar las sanciones contra el régimen venezolano, con la condición de que Nicolás Maduro y el presidente interino de la República se hagan a un lado y cedan el poder a un Consejo de Estado. Además, se cumpla a cabalidad con las exigencias expresas dentro del gobierno de transición

– Ismael García: “La dictadura de Maduro que permitió destruir a la Nación y la instauración de un Estado criminal que saqueó las arcas del fisco nacional, ahora está siendo perseguido por la justicia internacional”.

ILUSTRACIÓN: Rayma Suprani

 

Guaidó: “Consejo de Estado” estará conformado por …

– (Consejo de Estado (Venezuela))

AN aprobó  propuesto por el presidente del Parlamento y encargado de Venezuela, Juan Guaidó. En este Acuerdo se incluye:

  • – La participación de todos los sectores políticos y sociales del país, sin Nicolás Maduro en el Poder Ejecutivo.
  • – Convocatoria al Consejo de Estado previsto en el artículo 251 de la Constitución.
  • – La ejecución inmediata y urgente del Plan José María Vargas, para atender no solo la emergencia sanitaria sino también la epidemiológica producida por la presencia del covid-19 en Venezuela.

Del mismo modo, el texto acuerda elaborar y aprobar en el seno de la Asamblea Nacional, una Ley de garantíasestabilización democrática y reconciliación nacional, enmarcada en el respeto a los Derechos Humanos, la cual permita un ambiente de Unidad Nacional que coadyuve los mecanismos de salida de la crisis.

A su vez, el texto acuerda aprobar la ejecución del Plan de Emergencia Nacional José María Vargas para la atención de la emergencia nacional ocasionada por la enfermedad del coronavirus, covid-19, para la inmediata implementación de programas en el área de salud, apoyo social, energía, economía y justicia.

Por último, enviar el presente acuerdo a todos los Ministerios de Relaciones Exteriores de los Estados que reconocen a la Asamblea Nacional como único poder legítimo en Venezuela; al Cuerpo Diplomático acreditado en Venezuela y a las diversas Organizaciones Internacionales –tanto globales como regionales.

Esto con los fines de solicitar su apoyo para la apertura del espacio humanitario que permita la entrada de insumos para nuestros médicos, enfermeras y hospitales, alimentos y demás insumos a favor de la ciudadanía venezolana.

Consejo de Estado Paritario

Por su parte, el diputado Ismael García recalcó que la creación de Consejo de Estado Paritario, “demuestra que no hay intención de controlar sino de ayudar a construir una gran propuesta en Venezuela”, que permita que todos los venezolanos, en una gran unidad nacional, podamos afrontar la circunstancia que hoy atravesamos.

Consideró “absolutamente viable” la propuesta urgente de la conformación de un Gobierno Nacional de Emergencia para acabar con el sufrimiento de los venezolanos y así detener la propagación de la pandemia del coronavirus con la participación de todos los sectores sociales políticos, religiosos, económicos, y militares honestos de las fuerzas armadas de Venezuela; aclarando que serán excluidos los cómplices y personas acusadas por la justicia internacional por los delitos de narcotráfico, corrupción terrorismo, violaciones de derechos humanos, entre otros.

 

Pompeo: “Maduro, jamás …”

El secretario de Estado, Mike Pompeo, acompañado por la portavoz del departamento, Morgan Ortagus, anunció la propuesta de Washington en una rueda de prensa virtual celebrada el 31 de marzo de 2020.

RAFAEL SALIDO / VOA – Washington .- El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció el martes que EE.UU. está dispuesto a suspender las sanciones impuestas a Venezuela a cambio de que, entre otras «condiciones», se conforme un gobierno de transición llamado a convocar elecciones en un plazo máximo de doce meses.

Si se cumpliera con todas las condiciones (…), todas las sanciones serían suspendidas», anunció Pompeo durante una rueda de prensa celebrada en la sede del departamento de Estado.​

Entre las condiciones enumeradas por el funcionario para emprender lo que denominó como «un camino hacia la democracia», Pompeo destacó la creación de un consejo de Estado, llamado a convocar elecciones presidenciales en un plazo de «entre seis y doce meses» y «la marcha de las Fuerzas de Seguridad extranjeras».

Pompeo detalló que el consejo de Estado estaría conformado por miembros de ambos partidos y que tanto el presidente en disputa, Nicolás Maduro, como el mandatario interino, Juan Guaidó, deberían aceptarlo como el único Ejecutivo del país durante «este período de transición».

El presidente del gobierno de transición no podría presentarse a esas elecciones», agregó Pompeo, quien no obstante recalcó que Guaidó, «el político más popular de Venezuela en estos momentos», podría postularse como candidato.

“Creo que lo haría extraordinariamente bien, pero lo que es más importante, aún seguimos apoyándole, absolutamente», dijo.

El secretario reconoció que Washington ha trabajado con Guaidó para esbozar esta propuesta y aseguró que tanto el presidente interino como su equipo «“entienden que Nicolás Maduro debe irse».

Esperamos que se lo tome en serio; lo hemos dejado claro desde el principio, Nicolás Maduro no volverá a gobernar Venezuela jamás», dijo, antes de zanjar: «Eso no ha cambiado».

Pompeo recordó que, apenas la semana pasada, el Departamento de Justicia de EE.UU. presentó cargos contra Maduro, aunque no se pronunció sobre si, en caso de aceptar la propuesta, Maduro se libraría de las acusaciones.

Mike Pompeo, secretario de Estado de EE.UU.

De hecho, el representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, también presente en la rueda de prensa, explicó que el plan del departamento de Estado se basa en las propuestas presentadas por el equipo de Guaidó en la ronda de negociaciones que tuvo lugar el año pasado en Barbados.

Esta propuesta de un consejo de Estado, de hecho, fue presentada por los representantes de la oposición democrática, por el equipo de Juan Guaidó», relató Abrams.

Abrams hizo hincapié en la importancia de que quien lidere el Ejecutivo de transición no se pueda postular a la presidencia porque, en el «frágil sistema» venezolano, podría acabar suponiendo un impedimento que quien ostenta el poder convoque unas elecciones libres.

Todos vieron lo que pasó cuando Nicolás Maduro robó las elecciones en 2018. Nosotros queremos que Juan Guaidó tenga la libertad de poder postularse a la presidencia y, de acuerdo con nuestro plan, la tendrá», apuntó el funcionario.

Reacciones desde Venezuela

Guaidó expresó a través de las redes sociales su apoyo a la propuesta estadounidense e instó a Maduro a aceptar «la oferta» por ser «la única opción» para poner fin a la crisis que atraviesa el país.

Ahora, tal como escribí ayer, que el usurpador asuma su responsabilidad y acepte la oferta que le ha hecho la comunidad internacional», retó el presidente encargado.

Por contra, el canciller del gobierno en disputa de Venezuela, Jorge Arreaza, aseguró que Maduro “jamás traicionaría la confianza que le dio el pueblo” abandonando su cargo.

Sanciones en tiempos de pandemia

Preguntado sobre si, más allá de esta propuesta, el gobierno estadounidense contemplaría suspender las sanciones ante la virulencia de la pandemia de coronavirus, Pompeo aseguró que la Washington «reevalúa sus políticas constantemente».

No obstante, el secretario, remarcó que la entrada de ayuda humanitaria y equipos médicos «ni está, ni nunca ha estado» restringida por las sanciones estadounidenses.​

Debemos lograr que esta democracia eche a andar y hemos propuesto este camino para conseguirlo», expresó Pompeo, antes de concluir: «Esperamos que todos los venezolanos consideren esta oferta profunda y seriamente. Creemos que representa una oportunidad para el pueblo venezolano».

Capturar a Maduro: US$ 15 millones

                 

Emili J. Blasco – ABC.es

Ahora sabemos que hace seis meses se tomó la decisión de presentar cargos contra él y otros máximos responsables del régimen en una macro causa centrada en el narcotráfico, y desde entonces hasta cinco jurisdicciones judiciales federales estadounidenses han trabajado intensamente en la coordinación de sus informaciones.

Testigos protegidos que a lo largo de los años ya habían ofrecido sus testimonios a los agentes de las distintas fiscalías volvieron a ser llamados para testificar esta vez ante un gran jurado y poder formalizar así las acusaciones.

Por ello, quienes simplistamente han dicho que todo esto se debe al particular momento –debilidad del régimen chavista a causa de la crisis del coronavirus, o bien debilidad de Trump ante el electorado de Florida– desconocen que procesos judiciales de este tipo requieren de un trabajo previo que no se resuelve en dos días.

Escuchas de conversaciones

Fuentes que han colaborado en el avance de la causa aseguran que Estados Unidos hará todo lo posible por capturar a Maduro. Se descarta una operación como la que los estadounidenses protagonizaron en 1989 en Panamá para detener a Manuel Noriega (el único caso previo de un mandatario por el que EE.UU. ha ofrecido recompensa), pero caben otras operaciones «quirúrgicas» que pueden llevar al mismo resultado. Además, cualquier movimiento fuera de Venezuela podría ser aprovechado para interceptarle.

Lo que está claro es que EE.UU. tiene acceso a escuchas que le aportan una gran información sobre Maduro y su entorno. Eso se ve en el «indictment», donde se incluyen conversaciones mantenidas en el círculo estrecho del poder.

Por ejemplo, se describe una conversación de 2009 en la que Cabello consideraba que la salida del poder del aliado chavista Gabriel Zelaya en Honduras les iba a «joder el negocio» y Maduro se comprometía a intentar que ese cambio de gobierno no les fastidiara sus conexiones de narcotráfico. O la bronca que en 2013 Maduro les echó a Cabello y Carvajal por haber usado el aeropuerto de Maiquetía para un gran envío de droga en lugar de vías menos llamativas.

Colaboración de Clíver Alcalá

Llama la atención que el «indictment» sitúa a Maduro en el centro de la trama desde el comienzo, cuando en realidad el papel central correspondió a Hugo Chávez hasta su muerte.

Con ello se quiere indicar que Maduro, aun con responsabilidades que en principio diríanse menos propicias para asuntos relacionados con el narcotráfico, como la de dirigir el Ministerio de Asuntos Exteriores, estuvo igualmente vinculado desde el principio a ese negocio. Luego, al suceder a Chávez en la presidencia también le sucedió como supervisor del Cartel de los Soles.

También resulta curioso que en la acusación se haya incluido a Clíver Alcalá. El militar fue decisivo en la puesta en marcha del cartel chavista, pero su vinculación habría terminado poco antes de la muerte de Chávez; nunca fue una persona cercana a Maduro, quien prescindió completamente de él. De hecho, luego estuvo en contacto con las autoridades estadounidenses analizando algún tipo de cooperación, cuestión que nunca se concretó del todo por la desconfianza que sembraba.

Su inclusión en la causa buscaba precisamente forzar su entrega, como ha ocurrido: Clíver Alcalá se entregó a la DEA en Colombia el viernes por la tarde e inmediatamente fue conducido a Nueva York. Ahora deberá aportar información que condene a los otros encausados.

Hechos probados

La causa contra Maduro, Cabello, Carvajal, Alcalá y dos dirigentes de las FARC (alias Iván Márquez y Jesús Santrich) ofrece muchos detalles de hechos delictivos. EE.UU. también ha extendido acusaciones contra el ministro de Defensa, Vladimir Padrino; el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno; el vicepresidente Tarek el Aissami, y otros individuos. La siguiente relación recoge solamente los hechos probados de la primera de la causas.

–Las FARC cultivaron hoja de coca también en Venezuela, como en la Serranía de Perijá. También procesaron cocaína en el país; precisamente, en 2003 Jesús Santrich recibió 300.000 dólares para establecer un campo de las FARC cerca de Apure con ese fin.

–En 2004, el volumen de cocaína que entraba de Colombia y atravesaba Venezuela era de al menos 250 toneladas anuales. En 2010, se registraron unos 75 vuelos de narco-avionetas, cubriendo la ruta entre Venezuela y Honduras.

–En 2005, Hugo Chávez dio órdenes a miembros destacados de su equipo de apartar de sus cargos a los jueces que no protegieran a las FARC y sus actividades de narcotráfico. En ese mismo año, Venezuela rompió la relación bilateral que había mantenido con la DEA estadounidense.

–En 2006, las FARC pagaron a Maduro 5 millones de dólares obtenidos en el negocio de la droga para proceder a su lavado. Como nuevo ministro de Exteriores, Maduro se ocupó de comprar a Malasia un equipo de extracción de aceite de palma, para su instalación en Apure.

–En 2006, Cabello y Carvajal colaboraron en el envío de un DC-9 cargado con 5,6 toneladas de cocaína, que salió del principal aeropuerto de Venezuela y por una avería tuvo que aterrizar en el estado mexicano de Campeche, con la consiguiente captura de la carga.

–En 2008, Chávez acordó con Iván Márquez usar fondos de la petrolera nacional PDVSA como apoyo a las operaciones de narcotráfico y terrorismo de las FARC. En mismo año, y en otra reunión con las FARC, se acordó entregar dinero y armas a este grupo para que aumentara la producción de cocaína; Maduro se comprometió a hacer lo posible para que la frontera con Colombia estuviera abierta y así facilitar el narcotráfico.

–En 2009, Maduro, Cabello y Carvajal prepararon el envío de cuatro toneladas de cocaína facilitadas por las FARC.

–En 2013, el Cartel de los Soles despachó 1,3 toneladas de cocaína en un avión que viajó de Maiquetía a París, donde la carga fue intervenida.

–En 2014, Maduro ofreció más armas a Iván Márquez a cambio de que las FARC ayudaran a entrenar una milicia armada en Venezuela.

–En 2015, el Cartel de los Soles quitó material al Ejército venezolano para entregárselo a las FARC.

 

13 pasos para un nuevo camino

ELLIOTT ABRAMS .- El Departamento de Estado de EE.UU. propone que tanto Maduro como Guaidó den un paso al costado para que haya elecciones libres

A medida que el coronavirus se propaga por el mundo, es fácil olvidar el sufrimiento del pueblo venezolano a manos del régimen de Nicolás Maduro. Pero el Gobierno de Trump no lo ha hecho. Hoy estamos anunciando un Marco para la Transición Democrática para ayudar a los venezolanos a dejar atrás la crisis nacional que ahora se ha agudizado con el coronavirus y el desplome de los precios del petróleo.

Presentamos este marco como una vía para que Venezuela pueda superar años de represión y conflicto político. El marco propone que tanto Maduro, el expresidente que se ha aferrado al poder, como Juan Guaidó, el presidente interino, den un paso al costado para que los miembros electos de la Asamblea Nacional de ambos sectores puedan crear un Consejo de Estado que funcione como gobierno de transición que lleve a cabo elecciones presidenciales libres y justas. En las negociaciones del año pasado, el equipo que representó a Guaidó y la Asamblea Nacional propuso esta senda para el restablecimiento de la democracia.

La democracia no implica solo elecciones. También es crucial que se conforme un nuevo Consejo Nacional Electoral equilibrado e independiente, y que el actual Tribunal Supremo de Justicia, que no es más que un brazo del régimen de Maduro, sea reemplazado por otro independiente. Una democracia dinámica requiere además que haya medios de comunicación libres e independientes y el fin de la censura generalizada que impone el régimen.

Estados Unidos no apoya a ningún partido político específico en Venezuela. Estamos a favor de que se restablezca la democracia y creemos que cada partido —incluido el del régimen, el PSUV— debe poder competir en condiciones de igualdad en elecciones libres y justas.

Elliott Abrams, representante especial de Estados Unidos para Venezuela

Esto implica terminar con los procesos penales injustos que han llevado a que haya decenas de miembros del parlamento en el exilio, cuatro en prisión y muchos más inhabilitados para postularse a cargos públicos, incluido el Sr. Guaidó, que seguirá ejerciendo como presidente de la Asamblea Nacional hasta que haya nuevas elecciones parlamentarias y presidenciales.

Estados Unidos reconocerá los resultados de una elección libre y justa, independientemente de qué partido resulte vencedor; a lo que nos oponemos es al abuso del poder del Estado que permite que un partido gobierne en forma indefinida.

Para el régimen de Maduro, la merma significativa de los ingresos debido a la caída de los precios del petróleo agrava la crisis de un sistema de salud al que, desde hace décadas, el régimen empuja progresivamente hacia el colapso. La presión estadounidense no ha impedido que llegaran medicamentos ni comida a los venezolanos. La finalidad de las sanciones es privar al régimen de los ingresos que usa para la represión —o de los que se apropia indebidamente a través de la corrupción generalizada— y forzar al régimen a aceptar que haya elecciones presidenciales. El Sr. Maduro nunca ha entablado negociaciones de buena fe con respecto a esa cuestión fundamental. Las elecciones de la Asamblea Nacional no constituyen, por sí solas, una solución política.

Las fuerzas militares serán cruciales para posibilitar un cambio pacífico y definir el futuro de Venezuela. Los soldados venezolanos, y también los policías, sufren de igual manera que los civiles; apenas pueden comprar comida para sus familias y no pueden permitirse acceder a atención médica ni a medicamentos. Venezuela enfrenta el inmenso desafío para la seguridad que representan los narcotraficantes, los grupos terroristas y las bandas delictivas, y necesita contar con fuerzas de seguridad que reciban una mejor remuneración, entrenamiento y recursos para asegurar las fronteras de la nación y mantener la paz. Los militares y la policía deben abandonar el papel que el régimen de Maduro les ha impuesto, de poner en práctica la represión del pueblo venezolano. Las fuerzas militares también deben colaborar para expulsar a los agentes de inteligencia cubanos que los espían a ellos y a todos los ciudadanos y que son el verdadero escudo del régimen. El apoyo de las fuerzas armadas al Marco de Transición Democrática sería un paso fundamental en esa dirección.

La vía para que Venezuela supere la crisis es la realización de elecciones presidenciales libres y justas. Dado que su organización no se puede confiar a Maduro, la conformación del Consejo de Estado será un paso esencial. Estamos dispuestos a trabajar con todos los venezolanos y con otras naciones y a levantar las sanciones cuando se den las condiciones necesarias. El Marco para la Transición Democrática allana el camino más seguro hacia el restablecimiento de la democracia mediante la participación genuina de todas las partes, y el fin de la brutalidad, la represión y la inestabilidad política que han caracterizado el pasado reciente de Venezuela.

Hasta que se logre ese objetivo, nuestra presión no hará más que fortalecerse. Ansiamos que llegue el día en que se lleven a cabo elecciones, se establezca un nuevo gobierno democrático y puedan levantarse las sanciones. Tenemos puestas nuestras expectativas en que se restablezcan las relaciones entre Venezuela y EE.UU., que en el pasado fueron muy estrechas; en ayudar a migrantes y refugiados venezolanos desplazados por la crisis a regresar a su amado país, y en ver que las niñas y los niños venezolanos puedan nuevamente ser partícipes de la riqueza natural de su país. – Original WSJ 

Los pasos propuestos:

Primero, el retorno de cada uno de los miembros de la Asamblea Nacional y el retiro de la orden de desacato emitida por el Tribunal Supremo de Justicia del régimen, además de restaurarle los poderes al Parlamento y la inmunidad a los diputados.

Asimismo, se incluye la disolución de la asamblea nacional constituyente. Estados Unidos incluye la eliminación de las sanciones a sus miembros ilegítimos.

Segundo, se propone la liberación inmediata de los presos políticos en el país.

Tercero, las fuerzas de seguridad pertenecientes a otros países deberán abandonar el territorio nacional. Con la excepción de que tres cuartas partes de los votos del Palacio Federal Legislativo autoricen su permanencia.

Nuevos miembros del CNE y el TSJ

Cuarto, la AN escogerá a los nuevos miembros del CNE y el TSJ, siendo estos aceptables para todos los partidos o coaliciones políticas que representen el 25% o más de quienes integren al ente legislativo. De acuerdo con el documento, esta decisión le da poder de veto tanto al PSUV como a la coalición multipartidista de Juan Guaidó, presidente interino. Al concluir con esta medida, Estados Unidos retirará las sanciones impuestas sobre ex miembros de los organismos electoral y judicial.

Quinto, se plantea que el Parlamento apruebe una ley de Consejo de Estado que suplante al Poder Ejecutivo.

Cada partido o coalición de partidos con 25% de miembros de la AN escoge a dos miembros del Consejo de Estado, siendo uno de ellos forzosamente gobernador de un estado.

A continuación, los cuatro miembros del Consejo escogen a un quinto miembro que será el secretario general y que se desempeñará como presidente interino hasta que haya elecciones y a quien no se le permite presentarse como candidato a la elección a la presidencia. Los miembros del Consejo no podrán ser miembros de la AN ni del TSJ. Las decisiones que el Consejo de Estado tome serán por mayoría de votos. Un miembro de la FANB se desempeñará como asesor militar del Consejo de Estado», dice el apartado.

Facultades transferidas

Sexto, se contempla que cada una de las facultades del Ejecutivo sean transferidas a ese nuevo Consejo de Estado.

Posteriormente, «Estados Unidos y la Unión Europea retirarán las sanciones a quienes se habían atribuido facultades presidenciales, y que les fueron impuestas debido a los cargos que habían ocupado, una vez el Consejo de Estado esté operativo y esas personas renuncien a cualquier otra pretensión de ocupar cargos ejecutivos y lo acepten como poder ejecutivo único».

Séptimo, se sugiere que cuando se establezca el nuevo organismo y se marchen las fuerzas de seguridad extranjeras, se suspenderán la sanciones del país norteamericano sobre el régimen de Nicolás Maduro, a Pdvsa y todo el sector petrolero.

Octavo, el Poder Ejecutivo nombrará un nuevo gabinete. «Estados Unidos retira las sanciones a ex miembros del gabinete que les fueron impuestas por desempeñar sus cargos anteriores».

Noveno, el gobierno de Donald Trump removerá las sanciones impuestas a miembros de la FANB, colocadas por el cargo que ocupaban en ese organismo.

Ayuda humanitaria

Décimo, se comprende la ayuda humanitaria, electoral, económica, de gobierno, desarrollo y seguridad por parte de la comunidad internacional. Además de darle un enfoque a sistema de salud, agua y electricidad. También se estipula que los venezolanos estén a la par del acceso a programas sociales con ayuda internacional.

Asimismo, se sumarán negociaciones con el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Interamericano de Desarrollo para apoyar a los programas de apoyo.

Undécimo, se conformará una Comisión de la Verdad y la Reconciliación. El objetivo será la investigación de actos violentos ocurridos en el país desde 1999. El ente informará a Venezuela sobre los responsables, y se encargará de la rehabilitación de las víctimas y familias afectadas.

La Comisión cuenta con cinco miembros que el secretario general de las Naciones Unidas nombra con el consentimiento del Consejo de Estado. La AN adopta una ley de amnistía de conformidad con las obligaciones internacionales de Venezuela, que cubre todos los delitos de carácter político desde 1999, excepto los crímenes de lesa humanidad. Argentina, Canadá, Colombia, Chile, Paraguay y Perú retiran su apoyo a la remisión a la Corte Penal Internacional», según la propuesta.

Duodécimo, el Consejo indicará una fecha para las elecciones presidenciales y de la AN,  simultáneamente y con plazo de entre 6 a 12 meses. «Cualquier ciudadano venezolano apto conforme a la Constitución de 1999 puede presentarse a las elecciones».

Decimotercero, luego de las elecciones mencionadas, Estados Unidos retirará las sanciones restantes con el consenso de los observadores internacionales de los procesos electorales, que serán libres e imparciales.

Se establecerá una Comisión Bipartidista en la AN con el propósito de formular respuestas a largo plazo para reactivar la economía, además de refinanciar la deuda del país.

Las garantías para la transición democrática

Primero, el ministro de la Defensa, el viceministro de la Defensa y el jefe del Comando Estratégico Operacional, además de otros funcionarios, mantendrán sus puestos mientras esté vigente el gobierno de transición.

Segundo, las autoridades estatales y locales también estarán vigentes durante el período de la transición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*