Y se hizo la luz,…limpia

LAS INSTITUCIONES CATÓLICAS SE UNEN PARA DEJAR DE INVERTIR EN COMBUSTIBLES FÓSILES

RD.- Las comunidades más afectadas por el impacto de la crisis climática sostienen a las instituciones del norte del mundo en un esfuerzo global para reducir las emisiones de los gases que provocan el efecto invernadero

La Norbertine Community de Albuquerque – Nueva Mexico – inauguró su Nuevo campo solar llamado “Pope Francis Solar Field”.

Instituciones católicas de todo el mundo se comprometen públicamente para dejar de invertir en combustibles fósiles, sumándose a la campaña que promueve el Movimiento Católico Global por el Clima.

Un grupo de 19 instituciones, guiado por la Caritas India y la Conferencia Episcopal irlandesa, anunció que dejarán de invertir. El de la Caritas India es particularmente significativo en el contexto de los aluviones de Kerala, acompañados por una oleada excepcional de lluvias monzónicas. Se prevé que el cambio climático provocará modificaciones significativas en los modelos de participación en gran parte del país.

«El cambio climático ha tenido un impacto negativo en la vida y en los medios de sustento de las comunidades de la India, especialmente las más pobres y marginadas», declaró el obispo Lumen Monteiro, presidente de la Caritas India. «La frecuencia de eventos climáticos extremos ha aumentado en la última década y el último en Kerala cobró las vidas de más de 400 personas y provocó el desplazamiento de más de un millón de personas. Se necesitará mucho tiempo para superar esta tragedia. En la Caritas India, nuestra misión es llevar el amor y la compasión del Evangelio a las personas que lo necesitan, y, para hacerlo, debemos alejarnos de los combustibles fósiles que provocan tanto sufrimiento».

Las instituciones católicas de India que se han comprometido en dejar de invertir se unen a otras en Paquistán y en Bangladesh, reflejando la unidad del subcontinente sobre la urgencia de afrontar la crisis climática. También instituciones en Kenya y Fiyi se han puesto en primera línea para contrarrestar la crisis climática y anunciaron que dejarán de invertir en combustibles fósiles.

La Conferencia Episcopal de Irlanda, que publicó la propis decisión el pasado 24 de agosto, mientras el Papa se encontraba en el país para participar en el IX Encuentro Mundial de las Familias, decidió sumarse al compromiso conjunto de grupos católicos de todo el mundo. Irlanda es la segunda Conferencia Episcopal del mundo que ha anunciado públicamente su compromiso, después de la de Bélgica. Al anunciar la decisión, monseñor William Cream, obispo de Cloyne y presidente de la agencia católica irlandesa de apoyo al desarrollo Trócaire, ha declarado: «Evitar más cambios climáticos y proteger nuestra casa común exige un gran cambio de dirección, como subraya el Papa Francisco en la “Laudato si’”. En particular, exige un importante cambio en nuestras políticas y de “desinversión”, lejos de los combustibles fósiles altamente contaminantes y hacia energías renovables más limpias».

Igual que los obispos irlandeses, la arquidiócesis de Palermo, Sicilia, decidió dar a conocer públicamente el propio compromiso en vista de la próxima visita del Papa Francisco (el 15 de septiembre), en ocasión de los 25 años del martirio del beato padre Pino Puglisi. El arzobispo Corrado Lorefice declaró: «La Iglesia de Palermo (que se está preparando, trepidante y agradecida, para la visita del Santo padre) decidió sumarse a la campaña para dejar de invertir en combustibles fósiles promovida por el Movimiento Católico Global por el Clima». «Esta decisión importante –dijo el religioso– asume otro valor simbólico y refuerza el compromiso de toda la comunidad diocesana y de los diferentes organismos que trabajan en el campo de la custodia y de la salvaguardia de la Creación y poner en marcha creativamente la improrrogable instancia del cuidado de la casa común».

Bancos católicos en Alemania y Austria, dos arquidiócesis italianas e instituciones en Bélgica, Canadá y en Estados Unidos representan la voz del norte del mundo que se opone al uso de combustibles fósiles.

El anuncio de las instituciones católicas fue publicado en ocasión del Global Climate Action Summit, una cúpula internacional de actores no estatales comprometidos en la solución de la crisis climática. Las instituciones católicas son cada vez más visibles en el movimiento mundial para dejar de invertir en combustibles fósiles, con las organizaciones religiosas que representan más de un cuarto de los compromisos hasta ahora registrados. Hasta ahora, un total de 122 instituciones católicas han anunciado el propio compromiso de abandonar los combustibles fósiles.

El anuncio cayó durante el “Tiempo de la Creación”, un mes de oración y de acción por la naturaleza compartido por los cristianos de todo el mundo. Una primera carta de apoyo y de invitación a participar fue firmada por el cardenal Peter Turkson, por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, por el patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomé, y muchos otros. Cientos de cristianos están respondiendo a la invitación a la acción de los líderes religiosos, promoviendo eventos en las propias comunidades locales.

Un segundo mensaje llegó con la declaración conjunta en ocasión de la Primera oración ecuménica por la Creación en la que se reunieron líderes de diferentes confesiones cristianas en Asís el pasado primero de septiembre: «Entre estos esfuerzos, el movimiento para dejar de invertir en combustibles fósiles merece particular atención, puesto que afronta las estructuras de injusticia y nos acerca a una economía basada en la energía limpia», se lee en el documento. «Invitamos a todas las personas de fe a que se unan a estos esfuerzos y a que participen en el movimiento, cada vez más grande, para cuidar a nuestro prójimo cuidando la Creación».

«Durante décadas, la Iglesia nos ha llamado a actuar ante el cambio climático», declaró el padre Tomás Insúa, director ejecutivo del Movimiento Católico Mundial por el Clima, organización internacional con más de 650 miembros. «Ahora, mientras los mares se elevan, los desiertos se extienden y las tormentas son más duras, los más vulnerables entre nuestros hermanos y hermanas nos llaman con urgencia a tomar decisiones valientes que puedan protegerlos. Las instituciones que están dejando de invertir en los combustibles fósiles hoy están haciendo su parte para modificar la curva de las emisiones hacia abajo y nosotros aplaudimos su liderazgo y visión».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*