“Vade retro” ante Frente Amplio

Mons. OVIDIO PÉREZ MORALES: cambiar este régimen es obligación religiosa y moral, ya que es no sólo malo sino maligno. Su  objetivo es inhumano (empobrecer para esclavizar), su metodología cruel (oprimir). Por ello: unión+unión para cambiar. Dios nos bendice.

ILUSTRACIÓN: Raúl Azuaje

FREDDY GUEVARA: hoy damos un paso histórico: unión de iglesia católica, evangélica, partidos, chavismo critico, empresarios, estudiantes, trabajadores, ongs, y rectores en el Frente Amplio Venezuela Libre. NO al Fraude SI a elecciones libres!

 

FRENTE AMPLIO,…¿PARA QUÉ? El exrector de la UCAB llamó a crear un “frente amplio nacional” más allá de los partidos, para restaurar el valor del voto y la democracia. “Solo unidos y esperanzados podemos movilizarnos y lograr la salida de esta tragedia.  De ahí que sean absolutamente necesarias las alianzas democráticas con unión de propósito”

LUIS UGALDE s.j.

El Ucabista.- Se discuten fechas y condiciones para la próxima votación con peligro de que la mayoría de la población no tenga claro qué nos jugamos en ella.

Lo que sí sabemos todos es que la desesperada situación inhumana que vivimos  va a empeorar.

El Gobierno, convencido de que  la tragedia va a aumentar, que la situación sigue empeorando y que hay división y desaliento en los opositores demócratas, usa la ilegítima y fraudulenta ANC “supraconstitucional” (!!!) para convocar la votación presidencial para abril o mayo, inhabilitando a adversarios y negando las imprescindibles condiciones básicas para una elección democrática.

¿Para qué la votación de 22A? Para legitimar a Maduro y perpetuar en el poder al Gobierno y  su modelo político productor de esta tragedia nacional. Quien manda sabe que con el control absoluto del CNE y de todo el poder podrá proclamar un triunfo clamoroso y atribuirse los millones de votos (¿7, 9 u 11?), según su conveniencia. Votación para perpetuar al Presidente y a la tragedia nacional.

Con ello anula la elección presidencial libre, justa y transparente que, según la Constitución, debe ser en el segundo semestre  para que haya seis meses por lo menos entre la convocatoria y la elección y esté razonablemente cerca del cambio de gobierno en enero de 2019. Los maduristas saben que esa elección libre, con árbitro equilibrado y las demás condiciones exigidas, la tienen perdida y repiten en voz baja que comunista no entrega el poder por elecciones burguesas.

¿Qué queremos los demócratas y los millones de desesperados? Elecciones democráticas y limpias para cambiar de presidente y de modelo de miseria, restablecer la Constitución e iniciar la reconstrucción del país y la reconciliación de todos.

Los venezolanos queremos votar, pero no para perpetuar al régimen y la pobreza del 87% de la población, sino para cambiarlos. Queremos elegir, exigimos las condiciones justas y presionamos nacional e internacionalmente con apoyo de los demócratas de toda América y el mundo.

Solo unidos y esperanzados podemos movilizarnos y lograr la salida de esta tragedia.  De ahí que sean absolutamente necesarias las alianzas democráticas con unión de propósito.

A eso responde la creación de un FRENTE AMPLIO, que no es de los partidos, sino de toda la sociedad y de sus organizaciones, también las políticas. El Frente no es la MUD, pero tampoco es contra la MUD, que incluye un conjunto importante de partidos.

En el Frente Amplio se incluyen los que vienen del chavismo, las diversas iglesias cristianas y religiones. La Fuerza Armada es clave para el cambio y rescate de la democracia; solo se le pide que cumpla lo establecido en la Constitución.

La Iglesia católica valientemente ha ido delante en la lectura evangélica de la actual situación de penuria y muerte, que arrebata la vida digna a la mayoría de los venezolanos.

Recientemente el Consejo Evangélico de Venezuela, que agrupa a iglesias cristianas no católica, desautorizó una supuesta candidatura evangélica de un pastor y denunció la existencia de presos políticos, exiliados e inhabilitaciones…, “realidades estas que dan cuenta de una importantísima lesión al régimen democrático en Venezuela”. Cuestionó la Asamblea Constituyente y denunció la intención  oficial  con el tramposo adelanto de las elecciones.

Considera que una candidatura evangélica en estas condiciones y sin resolver los problemas de alimentación, salud, seguridad y demás derechos civiles, “resulta en una colaboración con la postura oficial que impide el logro de condiciones que permitan generar confianza en toda la ciudadanía”. Alerta sobre la “peligrosidad del tiempo presente en que se encuentra en juego no solo el futuro sino la vida presente de tantos venezolanos que están  enfrentando la mayor tragedia social de su historia”.

Unidad para la democracia y reconstrucción.  Los partidos políticos son imprescindibles y muy recientemente han dado pasos alentadores de unidad con el comunicado de la MUD. El país lo celebra y espera que su proclama común avance rápidamente con acción, programa y equipos para la reconstrucción. Pero seríamos hipócritas e irresponsables si, luego de exigir unidad y acción a los partidos, los millones de ciudadanos permaneciéramos pasivos y divididos.

¿Votar para qué? Para elegir en el segundo semestre y cambiar de Presidente y sustituir el funesto modelo que ha destruido la vida de los venezolanos.

EL MANIFIESTO del Frente Amplio Venezuela Libre

Gritos de desesperación y un gran clamor se levantan en toda Venezuela por la falta de comida y medicinas. Con la inflación desbocada, el bolívar y los salarios de decenas de millones de venezolanos se han vuelto miseria, las empresas productivas agonizan y el país se desangra por las riadas humanas que cruzan las fronteras en busca de oportunidades de vida que aquí se les niegan.

Necesitamos salir de esta tragedia sin matarnos entre hermanos y guiados por la Constitución, y ello no es posible ni será? sin un gran encuentro de los venezolanos más diversos.

Lejos de responder positivamente a esta tragedia nacional, el Gobierno simplemente la niega e impone su ilegítima Asamblea Nacional Constituyente (ANC) como poder supraconstitucional para dominarlo todo opresivamente. Ratificamos: la Asamblea Nacional, electa con voto popular y universal, es la institución legítima que debe ser respetada y reconocida con todas sus atribuciones constitucionales. Ahora desde la ANC, sin tiempo ni condiciones democráticas, se organiza para el 20 de mayo una votación fraudulenta a fin de impedir el cambio de Presidente y del modelo político-social causante de esta miseria.

Con ello se elimina la elección presidencial libre, justa y transparente, que debe realizarse con al menos seis meses de separación entre convocatoria y elección y cerca del cambio de Gobierno en enero del 2019.

Movidos por el profundo dolor que nos origina el drama generado por la emergencia humanitaria que sufrimos todos los venezolanos, nosotros, miembros de diversas instancias organizativas de la sociedad civil y de la vida política, manifestamos ante Venezuela y el mundo:

  1. Nos unimos para Rescatar la democracia y cambiar al Presidente y el modelo anticonstitucional que se nos ha impuesto, e invitamos a sumarse a las distintas organizaciones nacionales, regionales y locales. Venimos de diversas posiciones e ideas políticas e incluso nos hemos enfrentado en el pasado, pero nos une la decidida voluntad de salir de esta trágica emergencia, reconstruir el país y lograr una sociedad y economía donde todos los venezolanos tengamos vida digna, en paz y respeto mutuo; en donde todos los derechos sean para todos los venezolanos.
  2. Proponemos una amplia alianza que exige elecciones libres y justas para cambiar y reconciliarnos en una Venezuela sin presos políticos, ni exiliados, ni perseguidos y sin esta trágica emergencia humanitaria que mata hospitales, escuelas y niños.

Por eso decimos NO A LA FALSA ELECCIO?N DEL 20 DE MAYO y SI A LA ELECCIÓN PRESIDENCIAL LIBRE, JUSTA Y TRANSPARENTE en el 2018, sin represión, presos políticos, exilados ni inhabilitados.

En esta grave situación, lo razonable sería que el propio Presidente renunciara para abrir paso al cambio de forma menos dolorosa, evitando el colapso más traumático que nos amenaza.

  1. Para la construcción democrática del futuro que queremos, el cambio que exigimos incluye a los integrantes de la Fuerza Armada Nacional, ciudadanos y venezolanos como nosotros.
  2. Apoyamos las iniciativas regionales y locales de frentes amplios que se han venido impulsando en toda Venezuela.
  3. Reconocemos el importante papel de los partidos políticos en este gran encuentro nacional de la sociedad civil, donde cada persona y cada institución asumen su responsabilidad ciudadana, superando su pasividad y los errores del pasado.
  4. Exigimos la apertura inmediata a la ayuda humanitaria tan necesaria para el bienestar de todos los venezolanos.
  5. Agradecemos a los países democráticos de América Latina y el mundo que nos ofrecen permanentemente su solidaridad política y humanitaria, necesarias para el extraordinario esfuerzo de reconstrucción democrática que los venezolanos juntos debemos hacer. Esta será? ardua y nos necesita a todos unidos y reconciliados.
  6. En este renacer de la esperanza creativa, agradecemos a las iglesias cristianas y a los líderes de las diversas religiones que continúen aportando lo mejor de sí para movilizar los espíritus y los ánimos para el rescate moral del país y la fraternidad entre venezolanos, que nos reconocemos diversos pero unidos. Hombres y mujeres, trabajadores y emprendedores, jóvenes y adultos, dentro y fuera del país, dolientes todos de esta tragedia, unidos en la acción con responsabilidad solidaria, con proyectos y con la bendición de Dios, lograremos una Venezuela de esperanza y vida para todos por igual.

¡En Dios y en el pueblo de Venezuela confiamos!

En Caracas, a los ocho (08) días del mes de marzo de 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*