Un general que piensa

 

CON EL ARCO MINERO (…) entramos en un proyecto que no afecta a Venezuela sino al resto del planeta”. ¿Vamos a destrozar la Tierra que nos está dando de vivir?” * Venezuela tiene “ausencia” de democracia y su situación social es “dramática y angustiante”, aseguró el general superior de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa.

 

U&O- “El balance social de Venezuela es dramático, angustiante (…) no puede dejar a nadie indiferente, a ningún gobierno,… que no debe anteponer razones ideológicas para atender necesidades”, aseveró el jefe mundial de los jesuitas en una rueda de prensa.

El llamado “papa negro” abogó por la reconciliación nacional y defendió la necesidad de proseguir con el diálogo facilitado por el Vaticano en Venezuela, estancando por las diferencias entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición.

Sosa también cuestionó las falta de libertades y la poca atención, que apuntó, se dan en el país suramericano para garantizar derechos constitucionales como la salud, la alimentación y la seguridad personal.

Recordó que no es propio de una democracia tener presos políticos y evitar el voto popular.

Ante periodistas congregados en un salón del colegio San Ignacio de Caracas, el jefe de los jesuitas llamó a respetar el rol de cada poder público en Venezuela al ser consultado sobre las recientes decisiones del Tribunal Supremo de Justicia.

“El TSJ no es el legislador ni Ejecutivo ni la Asamblea Nacional es el Poder que juzga ni el Ministerio del Interior. No ordena las investigaciones sino la Fiscalía”.

Al ser consultado sobre qué categoría da al gobierno de Nicolás Maduro, el jesuita resolvió con la frase: “…lo que está a la vista no necesita anteojos”.

El hecho de que no haya votos ni calendario electoral es lo más preocupante,… por la ausencia de democracia en Venezuela, afirmó.

Sosa, además, llamó a tejer pactos en Venezuela como salida a la profunda crisis económica y social ante la ausencia acuerdos entre el oficialismo y la disidencia a Nicolás Maduro. “Hay medidas que se pueden acordar como la estabilidad monetaria (…) el tema de la producción no sólo es comprar sino generar una cadena productiva”.

Sobre el diálogo iniciado en el 30 de octubre en Venezuela, Sosa manifestó que es “uno de los ingredientes necesarios de la democracia” que cuando empezamos a hablar de él, “es porque nos está faltando”.

“Negociar significa que el punto de llegada no es el de las partes que participan sino del interés superior por el que se dialoga”, afirmó.

Recordó que todo proceso de diálogo es lento y que, en el caso venezolano, se debe hablar sobre garantías para la alimentación y la salud.

Ante el diálogo la “reconciliación está más vigente que nunca”, recordó Sosa quien además llamó a los venezolanos a no “confundir expectativas sobre resultados reales”.

 

MARÍA DE LOURDES VÁSQUEZ / Caracas.-: “En este momento la angustia más grande que nosotros percibimos es que la gente está sufriendo, y sufre por la crisis humanitaria que estamos viviendo. Y un mensaje que quisiera subrayar, con ese corazón venezolano del que hablábamos, es que algo tenemos que hacer para que se alivie el sufrimiento cotidiano, que tiene unas causas, pero que tiene también caminos de solución. Si somos capaces de compartir esa angustia, vamos ser capaces de encontrar la manera de contribuir todos para lograr ese alivio de las personas”, precisó hoy en rueda de prensa Arturo Sosa Abascal SJ, prepósito general de la Compañía de Jesús.

Sosa hizo referencia a la crisis alimentaria que afecta a toda la población, pero fundamentalmente a los niños, la crisis asistencial que viven cada día los ancianos que no disponen de medicinas, la gente que no tiene sus necesidades básicas satisfechas.

Expresó que los jesuitas en Venezuela no se han sentado a esperar y desde hace mucho vienen trabajando para contribuir a preservar los espacios de solidaridad para disminuir el sufrimiento de los venezolanos. “Nosotros estamos dispuestos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para contribuir a ese alivio”, expresó Sosa.

En tal sentido hizo un llamado a todos para abrir canales y fuentes de solidaridad para que la gente tenga acceso a las medicinas y los alimentos.

Sin embargo, expresó que para alcanzar soluciones más permanentes es necesario transformar la economía y así no tener que estar todo el tiempo atendiendo emergencias; para ello es necesario “otro nivel de consenso, discusión y de colaboración”, en especial si se toma en cuenta la profunda vinculación de lo económico con la política.

“Aquí entramos en un terreno más complejo, pero estamos obligados a encontrar los caminos democráticos para resolver las diferencias. Nosotros los jesuitas creemos en la democracia, en que se pueden ampliar los espacios de democracia en Venezuela, sabemos que democracia significa separación y equilibrio de poderes, sabemos que no hay democracia si el sujeto no es el pueblo ciudadano, no como una masa, sino como la persona que se ha hecho pueblo porque se ha organizado y capaz de encontrar espacios para el bien común”, precisó.

Agregó que a ese ciudadano, a ese sujeto de la democracia deben corresponderle instituciones que lo respeten, que le hagan “caso al pueblo y le sirvan, pero no que se sirvan del pueblo. Instituciones que se mantengan en ese juego difícil de división y equilibro entre los poderes públicos, para que se respeten los poderes públicos. Históricamente hemos tenido un Ejecutivo restrictivo y hemos tenido un Estado muy ligado al Ejecutivo… El camino de la política es el camino de reconocernos como personas, con nuestras diferencias y concordar”.

Este proceso ha marcado el compromiso de Compañía de Jesús y muestra el camino a seguir en los próximos años. “Hemos dado un servicio al país y lo queremos seguir haciendo, es la posibilidad de contribuir a un país más justo, más humano, donde todos quepamos, donde la democracia no sea una palabra sino una práctica cotidiana. Esto no lo podemos ni lo queremos hacer solo. Las redes son una herramienta útil, sin la red de laicos y los diferentes movimientos religiosos no podemos hacer nada”.

Sosa Abascal fue elegido el 14 de octubre de este año como nuevo general de los jesuitas por la 36ª Congregación General de la Compañía de Jesús y se encuentra en Venezuela para asistir la tarde de este jueves 22 de diciembre a la misa donde se hará oficial la designación de Rafael Garrido s.j. como nuevo provincial de los jesuitas en el país.

El prepósito general de la Compañía de Jesús, celebró en Caracas una rueda de prensa en la que se pronunció sobre la dura situación política, económica y social de su país, Venezuela. El llamado “papa negro” llamó este jueves a tender “puentes de solidaridad” para proveer las medicinas y los alimentos básicos a los venezolanos. Aquí sus frases más importantes:

–“El hecho de que no haya votos es lo más preocupante por la ausencia de democracia en Venezuela”.

–“No es propio de una democracia tener presos políticos”.

–“La designación de Baltazar Porras como cardenal y de Arturo Sosa como el jefe de la compañía de Jesús no tiene que ver ninguna cosa con la otra, aunque la gente ponga cara de escéptica”.

–“Negociar significa que el punto de llegada no es el de las partes que participan sino del interés superior por el que se dialoga”.

“El TSJ no es el legislador ni Ejecutivo ni la Asamblea Nacional es el que juzga ni el ministerio del Interior No ordena las investigaciones sino la Fiscalía”.

–El balance social de Venezuela es dramático, angustiante (…) no puede dejar a nadie indiferente, a ningún gobierno que no debe anteponer razones ideológicas para atender necesidades”.

–“Cuando empezamos a preocuparnos por el diálogo es porque nos está faltando”.

–“Los procesos de diálogo son lentos. No se puede poner como condición lo que se quiere obtener”.

–“La única manera de silenciar el diálogo es la guerra y no creo que ningún venezolano lo quiere”.

–“Si hay algo que angustia al venezolano es la inseguridad. Ya no se puede estar tranquilo ni en su propia casa”.

–“Con el Arco Minero (…) entramos en un proyecto que no afecta a Venezuela sino al resto del planeta”. -”¿Vamos a destrozar la Tierra que nos está dando de vivir?”

“El Arco Minero –aseguró- no el camino y que los seres humanos estamos haciendo que el planeta tierra arriesgue su posibilidad de conservar la vida humana. “No es justificable anteponer razones ideológicas ante la vida de la persona humana. Si algo hace falta en el mundo, en su conjunto, es la reconciliación, con la naturaleza”.

–“Hay que presionar (en las democracias) pero eso no significa acudir a la violencia y ser más restrictivo”.

–“Nosotros los jesuitas creemos en la democracia, en que se pueden ampliar los espacios de democracia en Venezuela.

 

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*