Toribio, de limpiabotas a cardenal

EN  CHACARILLA ADEMÁS DE SU TAREA PASTORAL, TUVO QUE SER EL ALCALDE DURANTE 13 AÑOS.

EN LAS EFEMÉRIDES, DEBÍA OFICIAR MISA Y CAMBIARSE INMEDIATAMENTE PARA LIDERAR EL ACTO CIVIL.

Cardenal Toribio Ticona Porco, junto al Papa Francisco

El prelado emérito de la localidad de Coro Coro (La Paz- Bolivia), Monseñor Toribio Ticona Porco, fue nombrado por el Papa Francisco cono nuevo Cardenal y se constituye como la figura máxima de la Iglesia Católica en Bolivia. Su designación se hará oficial en el consistorio del 29 de junio.

Según Infodecom, Ticona ha superado los 80 años y no podría participar de un cónclave, pero el Papa Francisco ha querido darle el mayor de los reconocimientos por su trayectoria y servicio.

En una entrevista de 2016, realizada por Iglesia Viva, Ticona recordó nació en 1937 en la provincia Cornelio Saavedra de Potosí, con una madre humilde que no sabía leer y escribir, y un padre a quien no conoció pero supo que era campesino y minero

Afirmó que en su niñez trabajó de lustrabotas y se dedicó a la reventa de periódicos Rebeldía, que era el único que había en Potosí. “Todo lo hacía por amor a mi madre”, dijo.

En su juventud también ejerció otras profesiones. Se desempeñó como ayudante de albañil, trabajó en la cervecería de Potosí, en mecánica automotriz y en la minas del Cerro Rico, además de dirigente en el norte de Potosí en la mina Siglo XX.

Indicó que en 1955 conoció a misioneros belgas, a través de quienes ingresó a la Iglesia.

Fue ordenado de Sacerdote el 29 de enero de 1967 y consagrado como obispo el 31 de mayo de 1986. Fue sacerdote misionero en los centros mineros y el campo.

Posteriormente ya como obispo auxiliar trabajo en el Centro Minero del Norte de Potosí y residía en la localidad de Uncía. Provincia Chayanta.

Se fue a Chacarilla, donde, además de su tarea pastoral, tuvo que ser el alcalde durante 13 años. Indicó que tuvo que ejercer el cargo político puesto que en esa localidad no había autoridad y la empresa minera japonesa que operaba en el lugar cometía abusos.

Recordó que como alcalde tenía que cobrar impuestos, pero como sacerdote debía evangelizar. En las efemérides, debía oficiar misa y cambiarse inmediatamente para liderar el acto civil.

Señaló que también conoció a Evo Morales en Patacamaya, cuando el primer mandatario era dirigente y bloqueaba en ese sector. Indicó que daba cobijo a los manifestantes y fue mediador con las fuerzas del orden.

Indicó que por gratitud le compró a su madre un terreno en Cochabamba y que ella ya está enterrada allá. Afirmó que su deseo es ser enterrado en el mismo lugar. “Vine a este mundo muy humilde y pobre y quiero morir pobremente también”, agregó.

El padre Toribio fue designado Obispo auxiliar de Potosí en 1986 y en 1992 fue nombrado prelado de Coro Coro, donde habitó. Sin embargo, desde el 29 de junio, se convertirá en el segundo cardenal nacido en Bolivia de la historia, después del cardenal Julio Terrazas, fallecido en 2015, informó Aleteia.

Por otro lado y de manera sorpresiva, el Papa Francisco anunció hoy que México tendrá un nuevo cardenal en la persona del obispo emérito de Xalapa, Sergio Obeso Rivera, quien recibirá el capelo colorado el 29 de junio, junto con otros 13 nuevos purpurados. Al final de su bendición dominical con la oración del “Regina Coeli” (Reina del Cielo), pronunciada ante miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro del Vaticano, Francisco anunció la lista de quienes formarán parte del cardenalato. Del elenco completo, 11 de ellos son menores de 80 años y por tanto cuentan con derecho a voto en un futuro Cónclave. Los tres restantes, según precisó el propio pontífice, recibirán la distinción porque “se distinguieron por su servicio a la Iglesia”. Entre ellos mencionó a Sergio Obeso, de 86 años.

Los 14 nuevos purpurados recibirán su distinción durante el quinto Consistorio Cardenalicio del pontificado de Jorge Mario Bergoglio, que tendrá lugar en la Basílica de San Pedro el día de la fiesta de los santos apóstoles Pedro y Pablo. Nacido en Xalapa (Veracruz) el 31 de octubre de 1931, el clérigo mexicano ingresó en el seminario el 23 de enero de 1944. Tras sus estudios de humanidades, se trasladó a Roma donde cursó filosofía y teología en la Pontificia Universidad Gregoriana. Ordenado sacerdote en la “ciudad eterna” el 31 de octubre de 1954, pocos meses después regresó a México donde presto diversos servicios en el Seminario de Xalapa hasta 1971, desde prefecto de filosofía hasta director espiritual y rector.

El 30 de abril de 1971, el entonces Papa Pablo VI lo designó obispo de Papantla, donde permaneció apenas dos años y ocho meses hasta que, en enero de 1974, el mismo pontífice lo nombra obispo coadjutor de la Arquidiócesis de Xalapa con derecho a sucesión.

El 12 de marzo de 1979 asumió ese puesto, en sustitución de Emilio Abascal Salmerón. Rápidamente se convirtió en un protagonista de la Iglesia mexicana, siendo elegido presidente de la Conferencia del Episcopado para el período 1983-1985 y reelecto de 1985 a 1988. Años más tarde, en 1995, fue reelecto en ese puesto, que mantuvo hasta 1997. Al interior de la propia CEM se desempeñó como responsable de las comisiones Episcopal del Clero y de Pastoral Social por diversos periodos.

El 10 de abril de 2007, el Papa Benedicto XVI aceptó su renuncia como obispo de Xalapa tras haber sobrepasado el límite de edad jubilatoria obligatoria establecido en 75 años; lo sucedió en el puesto Hipólito Reyes Larios. Entre otras cosas, Sergio Obeso Rivera fue uno de los grandes responsables de la canonización del primer santo obispo latinoamericano, san Rafael Guizar y Valencia, que fue elevado al honor de los altares por el Papa Benedicto XVI el 15 de octubre de 2006. (RD/Agencia)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*