“Terroristas no son musulmanes…”

EL GRAN AYATOLÁ DE IRÁN AGRADECE A FRANCISCO por disociar la violencia del Islam. Naser Makarem Shirazi, califica a los integrantes del Estado Islámico como una “secta”

ZENIT / Roma.- El gran ayatolá de Irán, Naser Makarem Shirazi, agradeció al papa Francisco por las declaraciones que hizo a la prensa en su viaje de regreso de Polonia, en las que el Pontífice rechazó cualquier identificación entre el Islam y el terrorismo

“Sus consideraciones sensatas y lógicas sobre el Islam, que disocian la religión de las acciones inhumanas y las atrocidades perpetradas por las sectas impías (takfir) como el Daesh (acrónimo en árabe del Estado Islámico), son realmente admirables”, escribió el líder religioso en una carta al Papa.

El gran ayatolá de Irán, Naser Makarem Shirazi

El ayatolá subraya en el documento, cuya traducción al Inglés fue publicada en su web oficial, la importancia de que los líderes religiosos del mundo tomen posición “con claridad y firmeza” contra la violencia y la barbarie, “especialmente cuando estos actos se realizan en nombre de la religión”.

Shirazi también condenó el asesinato del padre Jacques Hamel, muerto el 26 de julio durante la celebración de la misa en la parroquia de Saint-Étienne-du-Rouvray, Francia. Y recordó que la misma condena fue reiterada por la comunidad de los eruditos musulmanes y la gran mayoría de los creyentes islámicos.

Las sectas impías como Daesh –concluyó el líder iraní– representan “la peor crisis de la era moderna” y no forman parte del Islam.

 

EL REY DE MARRUECOS: ‘Los terroristas no son musulmanes…”

Mohammed VI en Washington, D.C., Noviembre 20, 2013 / FOTO: Dep. de Estado

ZENIT / Roma.- El rey Mohammed VI, de Marruecos en su mensaje del 20 de agosto con motivo del “63 aniversario de la revolución del Rey y del pueblo” se dirigió a la nación condenando con fuerza el terrorismo.

Señaló que el islam es una religión de paz, que los extremistas se aprovechan de la ignorancia de los extranjeros que no conocen el idioma árabe para inducirlos a cometer crímenes, y que quienes se manchan del terrorismo se condenan al infierno eterno.

Invitó también a los musulmanes, cristianos y judíos a unir fuerzas contra el extremismo.

El monarca reconoció que el subdesarrollo, la emigración, las guerras y conflictos son problemas que afligen a los países africanos, lo que lleva “a la tentación, debido a la desesperación, de echarse en las manos de los grupos extremistas y terroristas”.

Invitó también a los marroquíes que viven en el exterior a “unirse a los defensores de la paz” en su países de residencia, señalando “la perversión de la imagen del Islam” que han causado los atentados terroristas. “Nosotros condenamos con vigor la muerte de inocentes y estamos convencidos de que el asesinato de un sacerdote es un acto ilícito según la ley divina”, dijo, refiriéndose al caso del padre  Jacques Hamel, degollado en junio en su iglesia de de Etienne-du-Rouvray, en Francia.

“Los terroristas que actúan en nombre del Islam no son musulmanes” y “no tienen otros lazos con el islam sino las excusas que utilizan para justificar sus crímenes y sus demencias” dijo. Añadió que “ellos son individuos perdidos, condenados al infierno para siempre”.

“¿Se puede concebir que Dios, todo clemencia y todo misericordia pueda ordenarle a un individuo que se haga explotar o asesinar a los inocentes?”, se interrogó.

El monarca de Marruecos señaló que los extremistas “usan a algunos jóvenes musulmanes, y especialmente en Europa, se aprovechan de su ignorancia de la lengua árabe y del verdadero Islam, para transmitirles mensajes y promesas falsas y equivocadas”. En realidad ellos, “están muy lejos del islam y de sus valores de tolerancia”.

Señaló que los terroristas y radicales se esfuerzan por llevar a los jóvenes a “regocijarse y a atacar a las sociedades impregnadas de valores de libertad, apertura y tolerancia”.

“Delante de la proliferación del oscurantismo –indicó el monarca– difundidos en nombre de la religión, todos, musulmanes, cristianos y judíos debemos formar un frente común para contraatacar al fanatismo, al odio y a la revancha bajo todos los aspectos”.

Antes de concluir, el rey Mohammed VI, recordó que “la historia de la humanidad es la mejor prueba de que el progreso no se puede realizar en las sociedades proyectando el extremismo y el odio” y que en la civilización humana abundan los modelos positivos, “los cuales confirman que la coexistencia interreligiosa genera sociedades civilizadas, abiertas, donde reinan el cariño y la concordia, bienestar y prosperidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*