“Que Dios se lo pague…”

EE.UU. DESTINA US$ 16 MILLONES para ayudar a refugiados venezolanos

FONDOS DE CANADÁ Y FUPAD: campo de refugados en Brasil…

Campamento Acnur  – Colombia

La crisis migratoria también llegó a la frontera con Brasil; lugar donde grandes campamentos de venezolanos se apostaron en las calles de la ciudad de Boa Vista generando crisis, caos y miseria en medio de peticiones de ayuda y la esperanza de encontrar un futuro mejor.

 

WALTER SÁNCHEZ SILVA / ACI Prensa.- El Vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, anunció durante la Cumbre de las Américas, realizada en Perú, que su gobierno ayudará a los refugiados venezolanos con unos 16 millones de dólares.
Estos fondos son adicionales a los 2,5 millones que el Gobierno estadounidense ofreció en marzo para ayudar a paliar la emergencia de alimentos y medicinas en Venezuela.
Según informa el Departamento de Estado de Estados Unidos, estos 16 millones “ayudarán a proporcionar a la gente de Venezuela agua potable, suministros para higiene, alojamiento, protección ante la violencia y la explotación; así como oportunidades de empleo y educación, en coordinación con otras organizaciones humanitarias y de gobierno”.
Este ofrecimiento llega cuando el venezolano promedio ha perdido alrededor de 11 kilos de peso en 2017 en una población donde casi el 90% vive debajo de la línea de pobreza, según informa el Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS).

ILUSTRACIÓN: Raúl Azuaje

Cáritas Venezuela alertó además que unos 280 mil niños están en peligro de morir de desnutrición. En respuesta a esta problemática, la organización católica ha iniciado una red para dar alimentos a la población en más de 50 parroquias, mientras que las ollas comunitarias ya funcionan en más de 400 parroquias en todo el país.
La crisis económica, marcada por un gran desabastecimiento de alimentos y medicinas, ha provocado que más de 1,2 millones de personas salgan de Venezuela en los dos últimos años, según indica el CSIS.
El principal destino de estos refugiados es Colombia, junto a otras naciones como Perú, Chile y Argentina. La falta de medicinas ha provocado también el rebrote de la difteria y el incremento de casos de sarampión y malaria, enfermedades que estaban casi erradicadas en Venezuela. La malaria, que no superaba los 23 mil casos, afecta ahora a casi 320 mil personas en al menos nueve regiones de Venezuela; mientras que el sarampión ya ha cobrado la vida de 26 niños, solo en la zona del Delta del Orinoco.
Venezuela cerró el 2017 con una inflación de 2,616% y una caída del Producto Bruto Interno de 15%. El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una inflación de casi 14,000% para este 2018, lo que sería el mayor índice de inflación entre los mercados emergentes para este año y el siguiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*