Porras:“…un régimen mafioso”

CARDENAL BALTAZAR PORRAS: “Maduro anuncia un futuro que nunca llega”

“MI SUELDO NO PASA de 30 ó 40 euros”, admite el Cardenal Porras

Cardenal Baltazar Porras, Arzobispo de Mérida

BÁRBARA ARCHILLA / Cope TV.-  El Papa Francisco le dio un consejo al Cardenal Baltazar Porras, el día de su nombramiento: “Ser privilegiados no nos da derecho a privilegios, nos obliga al servicio a los demás. No te olvides” y no lo ha hecho. Porque el arzobispo de Mérida en Venezuela, y presidente de Cáritas Venezuela, lleva años luchando contra un régimen que considera un grupo mafioso.

Cuenta en Herrera en COPE, que el régimen utiliza la mentira, “porque niega que haya hambre, falta de medicamentos o seguridad jurídica”.

Y eso “es algo que choca, porque se ve en la calle a cada momento.” De hecho solo en enero del año pasado hubo más de 2.500 muertes violentas, y hay urgencia por desnutrición en niños de 1 a 5 años.

Y esos problemas tienden a empeorar. “Mi sueldo no pasa de 30 o 40 euros”, admite el Cardenal Porras, pues 1 euro, al cambio son 300.000 bolívares y 300.000 bolívares es la mitad de un sueldo. “Antes uno compraba por unidades, ahora se compra en gramos”.

Pero siguen votando el régimen de Maduro. Dice el Cardenal Porras en Herrera en COPE que “el régimen se sostiene por las bandas terroristas, el narcotráfico y la corrupción”.

Un régimen que descalifica a la Iglesia, “nos llama “El diablo con sotana”, pero que no engaña a la gente. La sociedad venezolana está reflexionando, y eso, les da esperanza.

 

Mons. Mario Moronta

Totalitarismo y hambre

ACI Prensa.- El primer Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), Mons. Mario Moronta; y el Arzobispo de Mérida, Mons. Baltazar Porras, calificaron de “régimen totalitario” y “grupo mafioso” al Gobierno de Nicolás Maduro; a la vez que denunciaron que hay personas que buscan alimentos en los desperdicios para paliar el hambre que se padece en el país.

En entrevista concedida a la cadena Cope el 17 de febrero, Mons. Porras aseguró que “en Venezuela no hay una dictadura tradicional, sino un gobierno que actúa como un grupo mafioso” que vive del narcotráfico, terrorismo y lavado de dinero.

“Porque las relaciones del Gobierno son con altos funcionarios vinculados no solo con grupos islámicos terroristas, sino también con ETA, que ha tenido un santuario en Venezuela, y la guerrilla colombiana que con toda su política de paz, de alguna manera se ha trasladado a Venezuela”, indicó.

Acerca del lavado de dinero, sostuvo que “el Gobierno venezolano no necesita en estos momentos ayuda de China ni de Rusia, sino de todo el dinero producto de todos sus ‘negocios’, muchos de ellos denunciados sin que se lleve a cabo ninguna medida”.

“En una situación como ésta lo que hay es un desprecio a la dignidad humana”, lamentó.

El también presidente de Cáritas-Venezuela contó que existen miles de casos de niños que padecen desnutrición por falta de alimentos y el alza de precios.

“No podemos ser egoístas ni cerrar los ojos ante esta realidad”, sostuvo.

El arzobispo de Mérida (Venezuela), monseñor Baltazar Porras, también ha estado analizando la situación política y social en Venezuela en ‘La Linterna de la Iglesia’, con Faustino Catalina.

Porras ha denunciado en numerosas ocasiones la difícil situación que atraviesa su país, además de una profunda crisis, en todos los sentidos.

Como presidente también de Cáritas Venezuela, ha explicado los miles de casos de niños que sufren desnutrición en el país por la falta de alimentos y por los elevados precios de productos considerados de primera necesidad. “No podemos ser egoístas ni cerrar los ojos ante esta realidad”, ha señalado el Cardenal, que no solo pide a los venezolanos que solucionen estos problemas, sino que el mundo no mire hacia otro lado y también tome partido.

Ha descrito la actual gestión del gobierno de Nicolás Maduro “no como una dictadura tradicional, sino como un Gobierno que actúa como un grupo mafioso”. Respecto a las actividades del gobierno chavista, ha asegurado que estaban relacionados con el narcotráfico, también de financiar a terroristas islámicos y, en años anteriores, de tener establecidos vínculos con la banda terrorista ETA.

Por lo demás, ha señalado que la situación en las cárceles de Venezuela es “terrible”, empezando por los presos políticos, en su gran mayoría por su oposición activa al chavismo. Leopoldo López cumple ya 4 años en la cárcel, aunque ahora mismo se encuentra en arresto domiciliario. Hay presos que incluso viven en condiciones deplorables, y otros con enfermedades terminales a los que no se les concede lo más mínimo. Esto se deriva también de la falta de recursos que también sufre el pueblo.

En ese sentido, Mons. Baltazar Porras dijo que “no hay ciudad, no hay pueblo, donde no vea uno todos los días a gente de toda edad abriendo las bolsas de basura a ver qué consigue para paliar el hambre”.

“Esto no es denunciar algo en contra del Gobierno, sino que es una realidad que toca a nuestras puertas”, añadió.

Por su parte, Mons. Mario Moronta aseguró que los obispos venezolanos están con el pueblo y “han sido claros al decir” que están “en contra del régimen totalitario que se quiere seguir imponiendo en Venezuela”, según indica una nota de prensa difundida por la CEV el 19 de febrero.

Asimismo, al igual que Mons. Baltazar, aseveró que “sí existe hambre” porque “son muchas las familias que no logran satisfacer las necesidades básicas, y se quedan con una comida al día”.

“Ha crecido la desnutrición infantil y también entre adultos, sobre todo ancianos. El problema está en que no se consiguen los insumos, no hay producción y lo que se puede lograr conseguir es a un precio altísimo. Por ejemplo, una docena de huevos tiene el valor prácticamente de un salario mínimo; no se diga de la carne, del pollo y de otros insumos necesarios”, continuó.

En ese sentido, dijo que “es lamentable comprobar que en muchas partes hay personas que buscan restos de alimentos en los desperdicios que son echados para ser recogidos por el aseo urbano. Incluso en las grandes ciudades, a las afueras de los grandes restaurantes se consigue gente buscando lo que puedan conseguir para alimentarse algo”.

Sobre el trabajo de la Iglesia, comentó que vienen ayudando en lo que está a su alcance a las personas necesitadas.

“La crisis alimentaria va creciendo por la falta de insumos y por la carestía de lo que se puede conseguir. Hay zonas más golpeadas, sobre todo las del centro del país”, advirtió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*