Perú y las tribus no contactadas

CORREN PELIGRO DE EXTINCIÓN por las enfermedades y el robo de sus tierras

EN LAS PROFUNDIDADES DE LA SELVA AMAZÓNICA, en perú, viven pueblos indígenas que no han tenido contacto con el mundo exterior.

PERÚ CREARÁ DOS RESERVAS AMAZÓNICAS MÁS  para la protección de los pueblos indígenas aislados, que podrían abarcar una extensión de más de 2,5 millones de hectáreas.

 

Survival International.- Se sabe que al menos siete grupos distintos de tribus no contactadas, como la de los matsés, viven en las zonas que comprenden las nuevas reservas Yavarí Tapiche y Yavarí Mirin, ubicadas en el estado de Loreto, en la Amazonia nororiental peruana.

Esta región remota ha estado sometida a intensas presiones por proyectos de exploración de hidrocarburos y de extracción maderera, así como por la propuesta de una carretera que podría devastar a las tribus que habitan allí. Quienes ambicionan explotar los recursos naturales de la zona han negado durante mucho tiempo la existencia de pueblos indígenas viviendo en el área, ya que su presencia obstaculizaría sus planes.

Sin embargo, el Gobierno de Perú no ha descartado nuevas exploraciones de petróleo y se ha adjudicado dos concesiones petroleras dentro de las nuevas reservas Yavarí Tapiche y Yavarí Mirin. Survival International, el movimiento global por los pueblos indígenas y la única organización que lucha internacionalmente para detener la aniquilación de tribus no contactadas, ha escrito al Gobierno, junto a miles de simpatizantes, para exigir la prohibición total de toda extracción de recursos en las reservas y para que se supriman los dos lotes petroleros existentes en ellas.

Las nuevas reservas están destinadas a garantizar que las tierras de grupos no contactados permanezcan intactas / © Jean-Paul Van Belle

Cada vez se produce con mayor frecuencia el contacto entre mashco-piros y foráneos. Las nuevas reservas están destinadas a garantizar que las tierras de grupos no contactados permanezcan intactas.

Las reservas son fundamentales para la supervivencia futura de los pueblos indígenas aislados, que se enfrentan a una catástrofe a menos que sus tierras sean protegidas. Poblaciones enteras están siendo exterminadas por la violencia ejercida por los foráneos que les roban sus tierras y recursos, y por enfermedades como la gripe o el sarampión frente a las que no tienen inmunidad. Comunidades enteras pueden resultar diezmadas rápidamente.

Un hombre matsés dijo a Survival: “La vida antes del contacto era increíble. Nuestros hermanos no contactados todavía viven en la selva, sabemos que están ahí fuera. Ellos viven como nosotros lo hacíamos antes. Porque los indígenas aislados están ahí fuera, queremos que el Gobierno proteja la tierra”.

El director de Survival International, Stephen Corry, declaró: “Aunque damos la bienvenida a la creación de las reservas Yavarí Tapiche y Yavarí Mirin, la negativa del Gobierno peruano a prohibir toda extracción de recursos en sus tierras nos preocupa enormemente. Los pueblos indígenas no contactados son los más vulnerables del planeta. Son nuestros contemporáneos y una parte vital de la diversidad humana”.

La creación de dos áreas protegidas en Perú se produce tras años de intensa campañapor parte de los pueblos indígenas y sus simpatizantes. Sin embargo, hay otras tres reservas propuestas que siguen pendientes de formarse. Cuanto más retrase el Gobierno la creación de áreas protegidas, mayor será el riesgo que afrontan los pueblos indígenas que habitan en esas regiones.

Desde el contacto los matsés han padecido enfermedades, especialmente la malaria, que sus plantas medicinales no pueden curar.

© Survival International

Información de contexto:

– Los “pueblos indígenas no contactados” son aquellos que no han mantenido contacto pacífico con nadie de la sociedad mayoritaria o dominante. Estos pueden ser pueblos enteros o grupos reducidos de tribus que ya han sido contactadas.

– Algunos de ellos podrían haber estado en contacto con la sociedad colonial en el pasado, y huyeron a raíz de la violencia que se desató contra ellos. Otros podrían haber formado parte alguna vez de grupos indígenas más poblados, de los que se separaron y alejaron huyendo del contacto.

– Los pueblos indígenas aislados no son atrasados ni reliquias primitivas de un pasado remoto. Son sociedades contemporáneas y allí donde sus derechos se respetan siguen prosperando.

Los indígenas aislados

Corren peligro de extinción por las enfermedades y el robo de sus tierras

En las profundidades de la selva amazónica, en Perú, viven pueblos indígenas que no han tenido contacto con el mundo exterior.

Los trabajadores de las petroleras y los madereros ilegales invaden sus tierras y propagan enfermedades. Los indígenas no sobrevivirán si no se pone fin a esta situación.

SURVIVAL estima que hay alrededor de 15 pueblos indígenas aislados en Perú. Viven en las regiones más remotas y aisladas de la selva amazónica, pero su tierra está siendo rápidamente destruida por los foráneos.

Entre ellos están los cacataibos, los isconahuas, los matsigenkas, los mashco-piros, los mastanahuas, los murunahuas (o chitonahuas), los nantis y los yoras.

Múltiples amenazas

Todos ellos se enfrentan a terribles amenazas, que afectan a sus tierras, a su modo de vida y, últimamente, también a sus vidas. Si no se hace nada, posiblemente desaparezcan por completo.

Los pueblos indígenas aislados son extremadamente vulnerables a cualquier forma de contacto con foráneos, ya que no tienen inmunidad frente a las enfermedades occidentales.

Un primer contacto trágico

Jorge, un hombre murunahua que en su primer contacto perdió un ojo por un disparo de los madereros, recuerda la tragedia que siguió.

El derecho internacional reconoce que los indígenas son dueños de sus tierras y su derecho a vivir en ellas como elijan.

Tras el primer contacto, es frecuente que más del 50% de una tribu muera. A veces, todos mueren.

El Gobierno peruano no está respetando el derecho internacional, así como tampoco lo hacen las empresas que invaden las tierras indígenas.

Una buena razón para permanecer aislados

Todo lo que sabemos acerca de estos indígenas aislados pone de manifiesto que buscan mantener su aislamiento.

En las pocas ocasiones en que se les ha visto o encontrado, han dejado claro que quieren que les dejemos en paz.

A veces reaccionan de forma agresiva, como forma de defender su territorio, o dejan señales en la selva advirtiendo a los foráneos que se mantengan alejados.

Los indígenas han sufrido una violencia terrible y enfermedades traídas por los foráneos en el pasado. Para muchos, este sufrimiento continúa hoy día. Obviamente, tienen muy buenas razones para no querer el contacto.

Raya, un anciano nahua. Más de la mitad de su pueblo fue aniquilado tras la apertura de su tierra a la exploración petrolífera.

Raya, un anciano nahua. Más de la mitad de su pueblo fue aniquilado tras la apertura de su tierra a la exploración petrolífera.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Survival está instando al Gobierno peruano para que proteja a los indígenas aislados y no permita las exploraciones de petróleo, talas u otra forma de extracción de los recursos naturales de las tierras indígenas.

El Gobierno debe reconocer a los indígenas como los propietarios de su tierra.

En la década de 1990, tras una campaña de Survival en colaboración con la organización indígena local FENAMAD, la petrolera Mobil se retiró de un área habitada por pueblos indígenas aislados en el sureste de Perú.

 Las amenazas

Las mayores amenazas para los indígenas no contactados de Perú son los trabajadores de las empresas petroleras y los madereros ilegales.

El Gobierno peruano ha firmado contratos con petroleras que abarcan más del 70% de la Amazonia peruana . En una buena parte de este territorio están incluidas regiones donde habitan pueblos indígenas aislados.

La prospección petrolera es especialmente peligrosa para los indígenas porque abre zonas antes remotas a otros foráneos, como madereros y colonos. Usan las carreteras y caminos de los equipos de exploración para entrar.

Las barcazas de las petroleras forman parte del paisaje en los ríos del norte de Perú.

Todo mi pueblo murió. Empezaron a dolerles los ojos,empezaron a toser, se pusieron enfermos y murieron justo allí en la selva. UNA MUJER NAHUA DESCRIBE EL CONTACTO

Shell y la tragedia de los nahuas

En el pasado, la prospección petrolera derivó en un contacto violento y desastroso con los indígenas aislados.

A principios de la década de los años 80, una prospección de Shell provocó el contacto con los nahuas. En cuestión de unos pocos años, alrededor del 50% de los nahuas había muerto.

Ahora, un consorcio de empresas lideradas por la argentina Pluspetrol y entre las que se encuentra también Repsol opera en la tierra de los nahuas y tiene previsto ampliar un enorme proyecto de gas. Se trata del mayor campo gasístico de Perú, conocido como Camisea.

Camisea se ubica dentro de una reserva para indígenas aislados y no contactados, entre los que se encuentran los nantis y los matsigenkas. La expansión del proyecto podría derivar en la desaparición de estas vulnerables tribus.

Perú se refiere a su política hacia empresas internacionales como “de puertas abiertas”. El Gobierno anima activamente a nuevas empresas a hacer prospección en zonas donde habitan pueblos indígenas aislados, incluidos los mashco-piro sy los isconahuas.

La caoba: el “oro rojo”

La otra gran amenaza son los madereros ilegales, muchos de ellos en busca de caoba. Conocida como el “oro rojo”, la caoba alcanza un precio muy alto en el mercado internacional.

La selva peruana tiene parte de la última madera de caoba comercialmente viable que queda en el mundo, lo que ha provocado una “fiebre del oro rojo” en pos de lo que aún queda.

Por desgracia, estas son las mismas zonas donde viven los indígenas aislados, lo que significa que el hecho de que los madereros invadan su territorio y contacten con ellos es casi inevitable.

En 1996 los madereros ilegales forzaron el contacto con los indios murunahuas. En los años siguientes murió el 50% de ellos, la mayoría de catarros, gripe y otras infecciones respiratorias.

Los madereros también han forzado a miembros de una tribu no contactada a huir de Perú por la frontera hacia Brasil.

Las pruebas

A lo largo de los años se ha recopilado una gran cantidad de pruebas, que incluyen vídeos, audios, fotos, utensilios, testimonios y entrevistas.

Miembros de una comunidad indígena no contactada cerca de la nueva reserva Yavarí-Tapiche, Perú. © Melissa Medina/ IBC/ ORPIO

La evidencia: avistan indígenas aislados en Perú

El Gobierno peruano negaba su existencia, pero esta evidencia es irrefutable. En este breve vídeo Teodoro, un hombre de la zona, describe su encuentro con un pueblo indígena aislado.

Por ejemplo, el 18 de septiembre de 2007, un avión fletado por la Sociedad Zoológica de Frankfurt sobrevoló una zona remota del sureste de la selva peruana para comprobar la presencia de madereros ilegales. Por casualidad encontraron un grupo de unos veintiún indígenas , probablemente del pueblo mashco-piro, en un campamento temporal de pesca en la ribera de un río.

Sólo seis semanas después, Alan García, el presidente de Perú por aquel entonces, escribía en un artículo de un diario que los indígenas no contactados habían sido ‘creados’ por ‘medioambientalistas’ que se oponen a las prospecciones petrolíferas.

Los indígenas aislados colocan lanzas en forma de cruz para advertir a los foráneos que se mantengan alejados.

Los indígenas aislados colocan lanzas en forma de cruz para advertir a los foráneos que se mantengan alejados.

Modo de vida

Casi todos los indígenas aislados son nómadas, se desplazan por la selva dependiendo de las estaciones, en pequeños grupos de familias extensas.

En la estación de lluvia, cuando los niveles de agua son altos, los indígenas, que generalmente no usan canoas, viven lejos de los ríos, en el corazón de la selva.

Durante la estación seca, sin embargo, cuando los niveles de agua son bajos y en los meandros de los ríos se forman playas, acampan en esas playas y pescan.

Huevos de tortuga

La estación seca es también el momento del año en que las tortugas de río aparecen en las playas para poner sus huevos, enterrándolos en la arena.

Los huevos son una fuente importante de proteína para los indígenas, y son expertos en encontrarlos y desenterrarlos.

El hecho de que los indígenas estén en estas playas significa que en este momento del año es más probable que sean vistos por los madereros y otros foráneos o por los pueblos indígenas vecinos ya contactados.

Además de huevos de tortuga, los indígenas no contactados se alimentan de gran variedad de carne, pescado, plátanos macho, frutos secos, bayas, raíces y larvas. Entre los animales que cazan están el tapir, el pecarí, monos y ciervos.

 

Yaguas: un gran año…

 

El 2018 se proyecta como un gran año para la conservación de los bosques amazónicos, y es que desde hoy el Perú cuenta con el nuevo Parque Nacional Yaguas, que debido a su enorme valor ecológico constituye un lugar único en la Amazonía peruana y una de las zonas con mayor megadiversidad del mundo.

El Parque Nacional Yaguas está ubicado en la región Loreto, en las provincias de Putumayo y Mariscal Ramón Castilla, cerca de la frontera con Colombia. Con una extensión de 868,927.84 hectáreas, alberga la mayor cantidad de especies hidrobiológicas del Perú, así como de flora y fauna.

Estudios realizados por especialistas del Museo Field de Historia Natural (Field Museum of Natural History), el Instituto del Bien Común, la Sociedad Zoológica de Fráncfort y el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP) concluyeron que en Yaguas se encuentra la mayor diversidad de peces de agua dulce, registrándose más de 330 especies, es decir, siete veces más recursos hidrobiológicos que en el Parque Nacional del Manu, por lo que constituye una valiosa fuente para la investigación científica.

Con este nivel de protección que le brinda la categorización de Parque Nacional, se refuerzan en Yaguas los mecanismos de control frente a actividades ilícitas como la minería y tala ilegal, preservándose el importante patrimonio natural con el que cuenta.

También esta categorización, le permite al Perú llevar un liderazgo internacional por conservar grandes espacios del paisaje amazónico, asegurando así el mantenimiento de los recursos naturales en beneficio de las poblaciones locales y comunidades nativas que ven garantizados sus derechos colectivos y ancestrales.

Asimismo, con esta medida, el Perú reafirma su compromiso con el cambio climático a través de la conservación de bosques de pie y humedales (turberas) que son fuente de almacenamiento de carbono.

Proceso de categorización y consulta previa

El año 2011 se instaló la Comisión de Categorización conformada por Servicio Nacional de Áreas Protegidas por el Estado – SERNANP, comunidades nativas, Gobierno Regional de Loreto,  Municipalidades y el Ministerio de Agricultura. El trabajo de esta Comisión se reactivó en el año 2016 con la incorporación de nuevos miembros: el Ministerio de Energía y Minas – MINEM, la Marina de Guerra, el Servicio Forestal y de Fauna Silvestre – SERFOR, la Federación de Comunidades Nativas del Ampiyacu, del Bajo Putumayo y de la Frontera Putumayo.

En el proceso de consulta previa, que contó con el acompañamiento y la asistencia del Ministerio de Cultura y la Defensoría del Pueblo, participaron 29 comunidades nativas, de las cuales 23 se expresaron a favor de Parque Nacional. En un informe posterior, el Ministerio de Cultura concluyó que dicho proceso se realizó conforme al contenido del derecho a la consulta previa y a los principios establecidos en la normatividad vigente.

DATO :Con la nueva categorización del Parque Nacional Yaguas, el Perú cuenta con un total de 76 Áreas Naturales Protegidas, lo que comprende el 15.14% del territorio nacional aproximadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*