“Para ganar la III Guerra Mundial”

SOBRE TODO CON LAS NUEVAS GENERACIONES, defender y abrir las posibilidades de la vida, educar para la vida y una nueva civilización del amor”.

IMAGEN/Crédito: Pixabay

ACI.- El Arzobispo de Valencia en España, Cardenal Antonio Cañizares, sugirió una vía para ganar la “Tercera Guerra Mundial” que golpea actualmente al mundo y que en distintas ocasiones ha denunciado el Papa Francisco desde el inicio de su pontificado.

En la homilía de la Misa que presidió en sufragio por los afectados por el atentado de Barcelona que dejó 15 muertos y más de 100 heridos, el purpurado elevó sus oraciones por las “tantísimas víctimas del terrorismo, singularmente del yihadista, que nos hacen pensar con el Papa Francisco que nos hallamos inmersos en una nueva guerra, ‘la tercera guerra mundial´”.

En efecto, el Santo Padre se ha referido en varias ocasiones a una “Tercera Guerra Mundial en pedazos”, considerando la gran cantidad de conflictos bélicos que existen actualmente en el mundo, ante los cuales el Pontífice siempre ha alentado el diálogo y la solución por la vía pacífica.

Ante esta “Tercera Guerra Mundial”, el Cardenal Cañizares dijo el domingo 20 de agosto que “es preciso combatirla y ganarla, y no precisamente con armas que matan, sino con las armas que cambian el corazón del hombre, de las armas de la razón, de la verdad, del amor, de la justicia, de la educación y de la fe”.

El Arzobispo de Valencia resaltó luego que “la fuerza que de verdad puede vencer la destrucción asesina brota de la fe. En la afirmación y en el reconocimiento de Dios, que afirma al hombre y su dignidad inviolable como persona, en la escucha de la voz divina que interpela a Caín y pregunta por su hermano, en el testimonio de Dios vivo que lo apuesta todo por el hombre está la raíz que posibilita la paz”.

Por ello, continuó, “es preciso que el Evangelio de la fe, que el Evangelio del amor y de la vida penetre en el corazón del hombre, en el alma de la sociedad, en lo más recóndito de la cultura”.

Es necesario, dijo el Cardenal, que haya un claro esfuerzo para “superar la cultura envolvente de muerte y de desprecio del hombre y de su verdad, de la Verdad de nuestros días en cuyo seno se gesta, desarrolla y alimenta también el terrorismo, incluido el yihadista”.

“Los cristianos, por nuestra fe en Dios que ha enviado a su Hijo al mundo y lo ha resucitado de la muerte, tenemos la responsabilidad y el deber inapelable, sobre todo con las nuevas generaciones, de defender y abrir las posibilidades de la vida, educar para una cultura de la vida, educar para una nueva civilización del amor”.

Esto, explicó, “supone la revitalización de nuestra fe en Dios, hacer discípulos de Jesucristo, evangelizar de nuevo como en los primeros tiempos”.

El Cardenal Cañizares alentó luego a pedirle a Dios “para que cese para siempre jamás el terrorismo”.

“Pidamos a Dios, rey de la paz, y principio y fuente de sabiduría que conceda sabiduría a las autoridades que rigen los destinos de los pueblos y naciones para que, juntos, busquen, encuentren y apliquen las medidas más justas y eficaces para erradicarlo”.

Finalmente hizo votos para que “a todos nos conceda esa sabiduría suya necesaria para trabajar responsablemente en pro de la convivencia y de la paz en justicia, verdad, libertad, sabiduría y amor”.

“Lo pedimos por intercesión de la Santísima Virgen María, Madre de Dios y de todos los hombres a la que invocamos con los entrañables títulos de Madre y Virgen de los Desamparados , Virgen y Señora de Montserrat, Reina de la Paz, Consuelo de los afligidos, Reina de las familias”, concluyó.

Para leer la homilía completa del Cardenal Cañizares, ingrese AQUÍ.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*