“Papa Francisco, te regalo un dibujo”

NIÑOS DEL HOSPITAL Y ‘CIVILTÀ CATTOLICA’ cumplen el deseo del Papa

‘BAMBINO GESÙ’ ES EL HOSPITAL PEDIÁTRICO MÁS GRANDE DE EUROPA, un centro de excelencia reconocido mundialmente para el tratamiento de muchas enfermedades

FOTO: Cortesía De La Oficina De Prensa del Hospital Bambino Gesù

Zenit.-  Ya se puede ver el talento del niño mexicano desconocido que dibujó al Papa contra el telón de fondo del Santuario de la Santísima Virgen de Guadalupe. Los artistas pequeños, por otro lado, todavía necesitan perfeccionar sus habilidades y técnicas.

Francisco, sin embargo, aprecia especialmente el espíritu con el que miles de niños le entregan sus dibujos, se los entregan directamente a él a mano, cuando tienen la preciosa oportunidad, o los envían por correo.

“Y, ¿qué vas a hacer con todos esos dibujos? ¿Dónde los vas a poner?”, preguntó una vez al Papa su hermano jesuita D. Antonio Spadaro, director de La Civiltà Cattolica. 

El Papa lo miró por unos momentos y luego respondió: “¡cuídalos!”, Pero no los guardes en un cajón. El deseo era que este regalo de los niños para el Papa se convirtiera nuevamente, de ser posible, en un regalo para otros niños.

Entonces, nació la idea de exponer 100 de ellos en Palidoro, no lejos de Roma, en el famoso hospital pediátrico ‘Bambino Gesù’, propiedad del Vaticano. La exposición, titulada “Querido Papa Francisco, te doy un dibujo”, fue inaugurada el martes 19 de diciembre de 2017, con la intervención del Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano. “También pude ver que estos dibujos expresan un gran afecto, un gran amor por el Papa Francisco”, declaró.

“Es un tesoro precioso que comunica el mundo visto por los niños: nos hace sentir y ver el mundo desde el punto de vista de los niños. Y apoyar la acción del ‘Bambino Gesù’ significa ampliar los límites de la solidaridad”, agregó.

De hecho, el hospital acaba de comenzar una campaña de recaudación de fondos para hacer frente a los costos de recibir y cuidar niños que vienen de todas partes del mundo porque carecen de atención médica en sus países.

‘Bambino Gesù’ es el hospital pediátrico más grande de Europa, un centro de excelencia reconocido mundialmente para el tratamiento de muchas enfermedades.

El 13% de los pacientes generalmente provienen de fuera de Italia. Con la ayuda de asociaciones y hoteles, el hospital ofrece alojamiento gratuito para familias que vienen de fuera de Roma, por 93.000 noches cada año.

Ahora, cualquiera que haga una donación al hospital recibirá una copia digital de uno de los diseños entregados al Papa como muestra de gratitud. Los diseños originales se entregarán a benefactores que hayan otorgado un compromiso especial a los niños de ‘Bambino Gesù’.

Los temas de los cien dibujos son muy diferentes entre sí. Hay uno, hecho por un niño alemán, donde Francisco sostiene el mundo sobre sus hombros, como la figura mitológica griega, Atlas. Casey, un estadounidense, dibujó a un niño nadando en el mar, con una pregunta dirigida al Papa en la parte superior: “¿Te gusta nadar? Si no, ¿qué haces en el verano?”

En cambio, muchos otros niños han representado escenas de guerra, migrantes que huyen del mar en barcas, a menudo sufrido en la propia piel de los pequeños e inocentes dibujantes. El padre jesuita Antonio Spadaro observó: “Hay una cierta ‘crudeza’, si se quiere, en su forma de representar el mundo, no hay nada demasiado infantil. Básicamente también vemos cómo se ve al Papa como una persona capaz de ayudar a este mundo. Los niños intentan proyectar su imagen del Papa, pero también tratan de transmitir el mundo. Y esto afecta mucho al espectador.

“Es una forma de entender cómo los niños perciben la realidad, especialmente en esos lugares, en aquellas situaciones que nos atraen a todos para que podamos actuar, podemos hacer del mundo un lugar mejor”.

La exposición permanecerá abierta hasta mediados de febrero de 2018. Ha sido diseñado por la empresa “Studio Azzurro”. La exposición también incluye algunas pantallas con un video de animación de otros dibujos. Está Arturo, italiano, quien le pide al Papa que convenza al presidente estadounidense Donald Trump para que no comience la Tercera Guerra Mundial, “porque queremos vivir en paz”, escribió. “Los mejores deseos para la Navidad que viene son la invitación a hacer de esta tierra herida un mundo digno de ser vivido”, dice el padre Spadaro.

Según Mariella Enoc, presidenta del Hospital ‘Bambino Gesù’, “los dibujos de estos niños nos recuerdan que todos somos ciudadanos no solo del propio país, sino también del mundo. Es un mensaje particularmente importante para el hospital del Papa, que quiere ser, con la ayuda de todos, un lugar de cuidado abierto a todos los niños, especialmente a aquellos que más lo necesitan”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*