Ortega quiere su propia Cuba

ILUSTRACIÓN: Raúl Azuaje

-MONTANER: ”ORTEGA PRETENDE RADICALIZAR SU DICTADURA AL ESTILO DEL RÉGIMEN CUBANO”

-INICIA NUEVA ETAPA DE TERROR ORTEGUISTA EN NICARAGUA

 

 JUDITH FLORES / La Prensa .- Para el escritor y analista político Carlos Alberto Montaner, la violenta respuesta del dictador Daniel Ortega a la crisis sociopolítica en Nicaragua evidencia que su estrategia está encaminada a la radicalización de su régimen, siguiendo el formato de la dictadura cubana, que ha sido de muerte, persecución y encarcelamiento con el fin de desarticular las protestas y silenciar las voces a través de la política del terror.

Montaner, presidente del Instituto Interamericano para la Democracia (IID), considera que la cantidad de asesinatos y de presos políticos que hay en Nicaragua desde que inició la crisis es una respuesta muy dura contra la población porque Ortega apuesta a que con el terror “aliviará” los problemas en el país.

El analista sostiene que el efecto será todo lo contrario. “Lo que hará es agravar la crisis hasta que el propio sandinismo se rompa y eso creo está bastante más (cerca) de lo que podemos imaginar”.

La brutal represión que ha desencadenado la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, a través de la Policía Orteguista y grupos paramilitares, ha dejado un saldo de entre 322 y 512 muertos, más de dos mil heridos y centenares de presos políticos, según informes preliminares de organismos de derechos humanos nacionales e internacionales.

Retroceso económico

Montaner opina que antes de abril la postura de Ortega con el sector privado era otra, aunque ya gobernaba de manera autoritaria.

“Él (Ortega) estaba cómodo ejerciendo una especie de Somoza bis (dos), Somoza sandinista con un lenguaje sandinista, de izquierda, pero lo que realmente ha practicado es una especie de somocismo”, apuntó.
El panorama cambió y en la última semana el tono de las amenazas de Ortega contra los empresarios privados subió. El dictador los amenazó con abrirles las puertas de sus negocios, utilizando para ello la fuerza policial si se suman a un nuevo paro.

Montaner cree que Ortega va a recrudecer la persecución contra el sector privado. Hasta ahora una de las represalias contra ese sector ha sido la ocupación de miles de manzanas de tierra por precaristas afines al régimen, luego que ese sector tomó distancia del dictador tras los asesinatos y las ejecuciones extrajudiciales que ha cometido contra la población.

“Ortega lleva una línea similar a la de Cuba y Venezuela. Acabará apoderándose del aparato productivo y repitiendo los errores y desmanes de los años 80, que acabaron con el país y el desastre que todos conocemos. Creo que aprendió de esa lección, pero no le quedará otra que explorar la vía cubana, y esa es devastadora”.

“El interés es sostenerse en el poder contra viento y marea, el sentido común, la razón y contra la verdad. Al final eso no funciona porque logrará sostenerse por un tiempo, pero el deterioro material va a ir en aumento,

Ya en este momento no hay turistas, no hay inversiones, el que tiene dinero lo saca del país e invierte en otros países, en cualquier otro sitio donde haya seguridad para invertir. Pero lo más grave que está sucediendo en Nicaragua es la violación de los derechos humanos y el hecho que hay cientos de presos políticos”, valoró el analista.

Peor que Venezuela

Aun con el deterioro y la superinflación, para Carlos Alberto Montaner, Venezuela cuenta con más posibilidades económicas que Nicaragua, que tiene una economía frágil y vive una situación que lleva la tendencia de agravarse mucho más. Para él, Venezuela y Nicaragua no pueden radicalizarse.

“Cuba lo hizo, tuvo el apoyo de la Unión Soviética hasta 1991, a partir de ahí Fidel Castro tuvo la decisión de mantener el sistema pero ahora no creo que eso suceda porque hay una reacción nacional e internacional muy grande”, estima el analista.

Carlos Alberto Montaner

Sobre Montaner

Carlos Alberto Montaner es un periodista, escritor y político cubano, nacionalizado español y estadounidense. Ha publicado unos 27 libros.

Creció en la zona conocida como La Habana Vieja. En 1959 apoyó la revolución popular que sacó del poder a Fulgencio Batista, pero pronto empezó a ver “los fusilamientos con juicios repudiables y las sentencias de cárcel arbitrarias”. A los 17 años fue condenado a 20 años de presidio por tratar “de impedir que la dictadura comunista consiguiera consolidarse”, ha declarado el escritor.

A las pocas semanas pudo escapar de la cárcel y de Cuba. Hoy es uno de los principales opositores al régimen castrista. Tiene 75 años.

Lea también: Orteguismo repite guión del somocismo con los presos políticos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*