Obispos cancelan el diálogo ….


Un grupo de jóvenes traslada a uno de los heridos en la Marcha del día de las Madres. LAPRENSA / Wilmer Lopez

 

ALIANZA CÍVICA POR LA JUSTICIA Y LA DEMOCRACIA INTENSIFICARÁ PROTESTAS tras “la peor masacre en tiempos de paz”

Hacen llamado a reforzar centros de acopio de medicamentos, donaciones de sangre y alimentos

 

EMILIANO CHAMORRO MENDIETA / La Prensa.-  Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) anunciaron este jueves que no reanudarán el diálogo nacional, mientras el Gobierno continúe reprimiendo y asesinando al pueblo, que se manifiesta pacífica y libremente, según un comunicado de los religiosos.

Al menos 18 personas fallecieron este miércoles, Día de la Madre en Nicaragua, en sendos ataques perpetrados por turbas orteguistas y antimotines en marchas que se realizaban en Managua y Estelí, en apoyo a las mujeres que han perdido a sus hijos por la represión contra protestas que exigen las salida del poder del presidente designado, Daniel Ortega, y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

La CEN, que funge como mediadora del diálogo nacional, vivió “con profundo dolor los acontecimientos violentos perpetrados la noche de ayer (miércoles) por grupos armados afines al gobierno contra la población civil. Condenamos enérgicamente todos estos hechos violentos”.

Ortega y Murillo “son criminales”

Azalea Solís, miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, la organización de la sociedad civil que dialoga con el gobierno de Ortega, para buscar una solución pacífica a la crisis de violencia que afecta a Nicaragua, condenó la brutal violencia gubernamental y expresó “definitivamente, no se puede dialogar en esas condiciones”.

“En las condiciones de represión de Daniel Ortega y Rosario Murillo, no se puede dialogar bajo ninguna circunstancia. Lo de este lunes fue una masacre, un patrón sangriento más elevado. Ortega abonó ayer con su masacre a una salida más inmediata de él. Quedó moralmente más incapacitado para gobernar”, afirmó la constitucionalista.

A juicio de Solis, Ortega es un peligro para Nicaragua, por lo que sostiene que está totalmente incapacitado para gobernar.

“Ortega es un peligro y él y la señora (Rosario Murillo), son criminales, absolutamente. Están dispuestos a ahogar en sangre cualquier protesta pacífica en Nicaragua. No tiene ética, ni moral para continuar gobernando”, reiteró Solis.

Mons. Rolando Álvarez denuncia amenazas a radio y diócesis de Matagalpa

Mons. Rolando José Álvarez Lagos. LA PRENSA /Archivo

Monseñor Rolando José Álvarez Lagos, líder de la Diócesis de Matagalpa, informó de que el personal de la diocesana Radio Hermanos, de esa ciudad, ha sido amenazado de muerte, además que les advirtieron que la sede del arzobispado será quemada. Sin embargo, no pudo precisar el origen de las amenazas.

El obispo realizó la denuncia durante el programa Pastoreo Comunión y Oración, que cada jueves transmite a través de diversos medios católicos. “No estoy afirmando quién es el que está haciendo eso, pero quiero decirles que si me tocan a alguien de mis cooperadores y queman o hacen algo contra una institución de la Iglesia en Matagalpa, sepan que no me voy a quedar en la Curia, sepan que me voy a ir ahí, a la calle”, advirtió el prelado.

Agregó: “Por favor respeten al pueblo de Nicaragua, respeten al personal de las diversas instituciones de esta Diócesis, respeten nuestras instituciones. Nosotros no somos sus enemigos ni sus adversarios, pero si nos queman, si nos agreden, pacíficamente nos vamos a ir a la calle”.

“A las calles”

“Quiero que ya lo sepan, no nos vamos a quedar los sacerdotes de esta Diócesis ni el obispo en nuestras casas curales. En nombre de Jesucristo no me toquen al personal ni a la gente que trabaja en la Diócesis. Igual que hemos dicho no toquen al pueblo nicaragüense, no lo agredan”, prosiguió.

Monseñor Álvarez es uno de los obispos que sirven como mediadores y testigos del diálogo nacional. Precisamente este jueves la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) lo declaró suspendido, hasta que el Gobierno renuncie a reprimir las protestas y manifestaciones populares.

Según el obispo de Matagalpa, “nosotros no hemos cancelado el diálogo… porque queremos dejar todavía ese resquicio, esa rendijita abierta, pero ya condicionada esta cosa y más todavía, porque no nos podemos sentar en una mesa así como está la situación, es también inaudito esto”.

“Lo que hemos dicho es que al mismo tiempo manifestamos que no podremos restaurar la mesa del Diálogo Nacional mientras al pueblo de Nicaragua se le niega el derecho a manifestarse libremente y continúe siendo reprimido y asesinado”, señaló monseñor Álvarez, leyendo parte del comunicado emitido este jueves por la CEN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*