“No han cumplido”,… por ahora

MONS. DIEGO PADRÓN: la oposición dio “dos señales fundamentales: postergó la declaración de responsabilidad política del Presidente de la República y se suspendió la marcha al Palacio de Miraflores; pero las promesas del gobierno no se han cumplido, ni siquiera en una primera parte”.

 

ILUSTRACIÓN: Raúl Azuaje

 

Ante las expectativas por el encuentro, el cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas, aclaró que  los venezolanos deben entender que el resultado del diálogo no puede endilgársele al Vaticano.

“Algunos actores políticos han puesto en el Vaticano la toma de decisiones y no es así. El Vaticano no es responsable, la responsabilidad del éxito o del fracaso está en los actores del diálogo.

Depende de los actores y, especialmente, del gobierno que tiene en sus manos muchas decisiones. El gobierno debe dar muestras de que hay voluntad política y quiere un diálogo efectivo para solucionar problemas. Esta crisis económica, política y social no se va a resolver sin decisiones trascendentales del gobierno”, subrayó el prelado ayer.

Urosa Savino indicó que a la oposición le corresponde bajar el tono político y tratar de aportar soluciones. Se hizo eco de la analogía que hace monseñor Ovidio Pérez Morales, obispo emérito, sobre el pleito entre las partes: “El gobierno es como un león y la oposición como un conejo amarrado. La oposición tiene muy pocos recursos, pero sí el respaldo mayoritario del pueblo venezolano”.

Reiteró el llamado del episcopado venezolano a resolver los conflictos: la escasez de alimentos y de medicinas; la carestía; que se liberen a los presos políticos, sobre todo a quienes tienen condiciones precarias de salud, y que se resuelva la situación de los diputados de Amazonas. Considera un absurdo que se niegue el derecho constitucional al referéndum revocatorio en 2016.

Señaló que se reunió el miércoles en la noche con monseñor Celli a su regreso al país: “Tuve la oportunidad de hablar con monseñor Celli, quien me dijo que está decidido a cumplir esta misión tan importante encomendada por el santo padre”. Añadió que, inicialmente, está previsto que el enviado del Vaticano regrese a Roma el sábado, sin embargo, su acompañamiento al proceso “no tiene límite de tiempo”.

Cartas en la mesa

Tras la reunión del 30 de octubre, la Mesa de la Unidad Democrática postergó el juicio político al presidente Nicolás Maduro y la movilización a Miraflores por petición del Vaticano, en tanto el gobierno liberó a 5 de los más de 100 presos políticos registrados por varias ONG.

Hoy la MUD insistirá en la salida electoral ante la crisis del país, con la idea de que el cambio político es el primer paso, y el Ejecutivo, en llegar a un consenso para el plan económico revolucionario. El secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, afirmó que la tregua culmina hoy.  “O nos devuelven el referéndum revocatorio o se hacen elecciones adelantadas, pero esto no aguanta más”, subrayó.

 

Mons. Padrón: “Intentan dividir…”

El Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), Mons. Diego Padrón, señaló que pese al clima político dividido, existe una actitud de esperanza por el acompañamiento del Vaticano en el proceso de diálogo, sin embargo, exhortó a la oposición a no ceder al intento del gobierno que quiere dividirla para que se levante de la mesa de diálogo y así quedar “libre de exigencias”.

En declaraciones a ACI Prensa este 9 de noviembre, el Presidente de la CEV indicó que actualmente “el clima político está dividido” por la tensión entre el gobierno y la oposición, “que no es solamente la oposición política, sino la oposición del país democrático, del pueblo” que exige una solución inmediata al hambre y carencia de medicinas.

“Pero por otra parte –aseguró– hay una actitud de esperanza y de confianza porque está de por medio el Vaticano, dándole seriedad a la mesa de diálogo y tanto los oficialistas como la oposición tienen mucha confianza en el Vaticano”, que ha enviado como representante a Mons. Claudio María Celli.

Sin embargo, Mons. Padrón recordó al gobierno que “tiene que dar señales” de que desea hacer un cambio político, social en el país; y que no solo consiste en la reactivación del proceso revocatorio exigido por la población, sino en la solución de los problemas “del día a día”.

“Es mucho más urgente abrir un canal humanitario que permita el ingreso de medicinas porque la población sufre”, así como “abrir un canal de respeto y consideración con los adversarios, a quienes también se continúa persiguiendo y amenazando”, porque “la amenaza no ha cesado” contra quienes disienten del gobierno.

El Presidente de la CEV dijo que por su parte la oposición dio “dos señales fundamentales: postergó la declaración de responsabilidad política del Presidente de la República y se suspendió la marcha al Palacio de Miraflores; pero las promesas del gobierno no se han cumplido, ni siquiera en una primera parte”.

El 24 de octubre la Asamblea Nacional –dominada por la oposición–, acordó “iniciar el procedimiento de responsabilidad política” de Maduro, acusándolo de provocar la “devastación de la economía del país” y llamándolo a presentarse el 1 de noviembre para que ofrecer sus descargos.

Sin embargo, el 1 de noviembre el parlamento acordó posponer “por unos días” el debate previsto. El diputado Julio Borges hizo este pedido “dado el hecho de que en las últimas horas el Vaticano ha entrado formalmente para intervenir en la crisis constitucional y democrática del país”.

El primer encuentro entre el gobierno y la oposición se dio el 30 de octubre bajo los auspicios de la UNASUR y el acompañamiento de Mons. Celli.

Sin embargo, advirtió Mons. Padrón, “a mi juicio, el gobierno quiere, como sea, dividir a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para obligarlos a levantarse de la mesa de diálogo, de tal manera que si el diálogo cae, el gobierno es libre de una serie de exigencias”.

Ante esto, el Presidente de la CEV exhortó al régimen a oír a la población, “que pide y exige que gobierno y oposición se sienten a dialogar”, pero con diálogo que tenga “resultados pronto, porque no pueden ser resultados para el año que viene. El hambre y la enfermedad no pueden esperar hasta el año que viene, y los presos políticos tienen que salir pronto, porque están presos injustamente. Las medidas electorales que van a resolver los problemas también tienen que ser urgentes”.

“Y a la oposición le queremos decir que tiene una gran responsabilidad de no levantarse, de tener la capacidad de paciencia, de resistencia frente al intento del gobierno de dividirla para que se levante de la mesa. Por el contrario, la oposición tiene que ser capaz de dar propuestas para la estabilidad del país”, señaló.

En declaraciones el 5 de noviembre el diario La Nación de Argentina, Mons. Celli advirtió que si fracasa el proceso de diálogo “no es que la Santa Sede pierda la cara, es el pueblo venezolano el que se hunde más. Porque si acaso en una delegación o la otra quieren terminar con el diálogo, no es el Papa sino el pueblo venezolano el que va a perder, porque el camino podría verdaderamente ser el de la sangre”.

“Y hay gente que no tiene miedo de que haya derramamiento de sangre. Esto es lo que me preocupa. Francisco está jugando un papel muy fuerte. Corremos un riesgo. Vamos a ver, que Dios nos ayude”, expresó.

 

Mons. Diego Padrón, Presidente de la CEV,

CARACAS / ACI.- El Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), Mons. Diego Padrón, señaló que a causa de la crisis económica las familias venezolanas tendrán “un diciembre muy triste, muy doloroso”, pues además de la carencia de medicinas “hay gran dificultad para poder conseguir los elementos esenciales para el plato navideño”.

“La situación económica golpea profundamente a miles. Estamos ya a final de año y la familia venezolana ve con mucha preocupación qué va a pasar en el mes de diciembre, que para los venezolanos, como para toda América Latina es un mes muy especial, de la alegría, de la cercanía de la familia. Y este año va a ser un diciembre muy triste, muy doloroso porque no hay medicinas y hay gran dificultad para poder conseguir los elementos esenciales para el plato navideño”, lamentó Mons. Padrón.

En declaraciones brindadas este 9 de noviembre a ACI Prensa, el también Arzobispo de Cumaná criticó al gobierno de Nicolás Maduro, que “para cuidar su imagen no ha querido abrir un canal humanitario y por esa razón está muriendo gente de toda condición”.

“Niños, adultos, ancianos mueren por falta de los elementos en los hospitales y aún en las clínicas privadas, de tal manera que ahí hay una responsabilidad política del gobierno”, denunció Mons. Padrón.

El 2 de noviembre la organización Venezolanos en el Mundo (VenMundo) denunció que el 50% del cargamento de medicinas que arribó el 23 de agosto desde Chile se venció debido a que desde esa fecha sigue retenido en el puerto de La Guaira.

“De las 75.948 unidades destinadas a Venezuela han vencido cerca del 50%”, dijo el coordinador de VenMundo, Enairo Urdaneta, a la agencia Efe.

La organización ya había lanzado la alerta sobre el vencimiento de las medicinas el pasado 27 de octubre en su sitio web. “Exigimos que el contenedor sea liberado de aduana, para que los medicamentos no sigan venciéndose. Pedimos a la comunidad internacional que se pronuncie a favor de Venezuela y pidan al gobierno venezolano abrir de una vez por todas el canal humanitario y nos permitan ayudar a nuestro país a superar esta crisis humanitaria”, expresó Urdaneta.

Por su parte, el diario El Nacional informó este 10 de noviembre que la inflación acumulada entre enero y octubre de 2016 fue de 525,4%; mientras que la inflación anual ha sido de 755,9%, la más alta registrada en Venezuela.

Ante esta situación, el Presidente de la CEV dijo que “la Iglesia hace todo lo que puede” para apoyar a la población. “De hecho Cáritas, la parte social de la Iglesia, está ayudando con las pocas medicinas que traen los particulares de Europa, en una maleta, y con eso se ha ido ayudando a mucha gente”, explicó.

Sin embargo, señaló que la crisis también afecta la vida diaria de la Iglesia. “La situación económica está obligando a las curias diocesanas a cerrar incluso los colegios católicos” debido a las dificultades “para poder pagar a los maestros”, resaltó.

Además están las tensiones sociales y la inseguridad. “Varias curias han sido objeto de robo y también en las parroquias, y el temor que tiene la gente para reunirse dificulta el funcionamiento de las actividades de la Iglesia”, denunció el Prelado.

“Es verdad que no estamos perseguidos, pero también es verdad que hay mucha dificultad para la Iglesia porque el gobierno la ve con frecuencia como un adversario, como si estuviera conspirando y declara un rechazo absoluto a la Iglesia”, indicó Mons. Padrón.

Ante ello, el Presidente de la CEV exhortó al gobierno a oír a la población, “que pide y exige que gobierno y oposición se sienten a dialogar”, pero con diálogo que tenga “resultados pronto, porque no pueden ser resultados para el año que viene”.

“El hambre y la enfermedad no pueden esperar hasta el año que viene, y los presos políticos tienen que salir pronto, porque están presos injustamente. Las medidas electorales que van a resolver los problemas también tienen que ser urgentes”, expresó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*