Moronta respondón

RECHAZÓ ACUSACIONES DE MADURO MOROS contra obispos venezolanos

 

Monseñor Mario Moronta

 

ELEONORA DELGADO / El-Nacional.- El obispo de la Diócesis de San Cristóbal, Monseñor Mario Moronta, rechazó los calificativos propinados a jerarcas católicos emitidos por Nicolás Maduro en su programa dominical del pasado 17 de septiembre.

Con la bendición de unos obispos bandidos que no protegen al pueblo, que no caminan como Cristo las calles del pueblo, que no sufren, que no comparten la solidaridad con el pueblo, sino que están en una conspiración permanente, y utilizan su sotana para conspirar y dañar al país”, dijo Maduro, según información de prensa difundida en varios portales.

Al respecto, Moronta señaló que no era extraño recibir tales acusaciones “que además de ser ofensivas, huelen a calumnia”.

Dijo que asegurar que los obispos no estaban al lado del pueblo era demostrar una crasa ignorancia respecto del papel que cumplen como ministros y pastores de la iglesia.

“Las acciones de Cáritas diocesanas, de pastoral social, de atención, de búsqueda de recursos para alimentos y medicinas, amén de otras tantas cosas,  hablan precisamente de cómo no solo estamos preocupados sino ayudando  en la protección del pueblo sin distinciones de clase ni de ideología política”, escribió Moronta.

Como ejemplo, señaló que era común que gente de todas partes de Venezuela, incluso funcionarios de gobierno y militares, acudan a sacerdotes y obispos que están en frontera en busca de ayuda para conseguir medicinas que no se encuentran en el resto del país.

“Es común ver a los obispos por calles y carreteras, no paseando sino visitando a las parroquias y comunidades  para llevarles el servicio de la caridad. Y con una característica: van sin escolta o protección. Muy al contrario de gobernantes y funcionarios quienes hace mucho tiempo no caminan por las calles y caminos del país, y en caso de hacerlo, (lo hacen) llenos de guardias y escoltas temerosos de no sé qué cosa”.

Rechazó también la acusación de conspiración, por lo que indicó que “posiblemente para ellos anunciar la verdad del evangelio y denunciar lo que no es justo o de lo que se oponen a los principios del evangelio, es conspirar”.

Asimismo, expresó su sorpresa por identificar a los obispos como bandidos.

“Pero ninguno de nosotros es malhechor, delincuente, ni salteador de caminos, tampoco fugitivo de la justicia.”

Recordó que la calumnia, además de ser pecado, es un delito que requiere reparación judicial y que se pida disculpas públicamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*