Los “kirishitan” de Goto

iglesia de Nokubi

– LAS ISLAS GOTO, EL RECÓNDITO ESCONDITE DE LOS “CRISTIANOS OCULTOS” DE JAPÓN

MARÍA ROLDÁN / Goto (Japón), (EFE).- Perseguidos, torturados y asesinados, los “kakure kirishitan” o cristianos ocultos de Japón encontraron una salida a su fe en las remotas islas Goto del sur, moteadas hoy con particulares iglesias convertidas en Patrimonio de la Humanidad.

Este archipiélago situado en una de las zonas más occidentales del país asiático está constituido por 63 islas, sólo 11 habitadas, y supusieron un importante refugio para la comunidad cristiana de Japón, brutalmente perseguida entre los siglos XVII y XIX por los “shogunes”, los caudillos militares al frente del Gobierno japonés.

Sus pobladores, de los que actualmente entorno a un 15 % son cristianos, llegaron en muchos casos desde la ciudad de Sotome, a unos 40 kilómetros de Nagasaki, donde muchos creyentes practicaban su fe en secreto mientras simulaban integrarse en las comunidades sintoístas y budistas de la época.

Un vestigio de estas prácticas es el santuario de Tsuji, una sencilla construcción de arquitectura sintoísta en las que se veneraba en secreto una estatua que representa al misionero San Ignacio de Loyola (Inassho-sama), hoy custodiada en un museo local.

Estos “cristianos ocultos” escogieron concienzudamente sus lugares de migración para no ser descubiertos, explicaba Yohei Kawaguchi, subdirector de la División de Patrimonio Mundial del Gobierno de Nagasaki, en una reciente gira de prensa.

 

 
Los lugares de los “cristianos ocultos”, hoy Patrimonio de la Humanidad” de la Unesco

 

“Se sabe que hubo más de 200 emplazamientos, pero no conocemos cuántos exactamente”, dice Kawaguchi, quien explica hay una investigación en curso al respecto.

La iglesia de Egami, situada en la selvática isla de Naru, de 25 kilómetros cuadrados, es uno de los legados de los descendientes de estos devotos cristianos que durante más de 250 años practicaron su fe en la clandestinidad para evitar el martirio, y es uno de los 12 emplazamientos listados en junio como patrimonio de la UNESCO.

Construida en madera y con elementos de bambú, la estructura se alza a unos centímetros del suelo, una particularidad única pensada para adecuarse al clima local húmedo, explica Yukinori Kuzushima, uno de los dos encargados de su mantenimiento.

La iglesia fue construida en 1918, décadas después de que en 1873 se levantara el veto al cristianismo vigente en Japón desde 1614, que llevó a la persecución y asesinato de miles de creyentes.

Sus impulsores fueron cuatro familias que se trasladaron allí desde otras islas recónditas, como hiciera el propio Kuzushima.

Este cristiano católico de 65 años nació en la ínsula abandonada de Kazurajima, escondite durante siglos de sus antepasados. Su familia se trasladó a Naru bajo un programa del Gobierno por la falta de infraestructuras como el sistema del suministro de agua.

Algunos miembros de la comunidad viajan hasta allí cada ciertos años “para honrar a los que siguen enterrados allí”, explica el japonés, pese a que la iglesia del lugar colapsó hace años.

Como la mayoría de los pobladores de las islas es pescador y confía en que la inclusión de Egami en los “Lugares de cristianos ocultos en la región de Nagasaki” impulsen la economía del lugar.

Los efectos ya han empezado a notarse y entre julio y septiembre, justo después de la inclusión, las visitas a la iglesia de Egami se triplicaron, según datos facilitados por el Gobierno local.

Los visitantes a la antigua iglesia de Gorin, una aldea costera de únicamente cuatro habitantes en la isla de Hisaka, también se incrementaron en el trimestre un 255 %, lo que produce gran alegría a Mitsuru Kojima, quien se encarga del lugar desde hace seis años.

A sus 65 años, visita el lugar dos veces a la semana y lo limpia con esmero. Construida originalmente en 1881 y trasladada a su ubicación actual en 1931, Kojima todavía recuerda cómo durante su infancia celebraran las misas allí.

Con los años, los lugareños y la gente más joven decidió migrar a las ciudades y la falta de fondos para su restauración los llevó a vender la iglesia al Gobierno en 1985 y construir una aledaña.

Actualmente sólo 9 personas utilizan el nuevo templo, dado que la mayoría de la comunidad cristiana de la isla (entre el 15 y el 20 % de sus 314 habitantes) van a otras dos iglesias de la ínsula.

Pese al abandono progresivo del lugar, Kojima no se plantea dejar el cuidado de la iglesia ni su comunidad. “Queríamos nuestra propia iglesia y sigue siendo así”, argumenta con un sonrisa.

Actualmente los cristianos de Japón representan menos del 1 % de la población y en ocasiones cuentan con ciertas particularidades.

Cuando en el siglo XVII se expulsó o asesinó a los misioneros de Japón, sus seguidores quedaron sin guía y la frontera entre los ritos de esta religión y las locales se desdibujó, transformando su credo en un culto diferente todavía hoy rodeado de misterio. EFE

Aún se pueden ver reliquias de la persecución inmortalizada por Scorsese en su película ‘Silencio’

La historia ahora al descubierto

MARTA OLIVER CRAVIOTTO – .Rezan en idiomas que no comprenden. “Avemarías”, “padrenuestros” y “salves” se mezclan con oraciones en japonés, transmitidas oralmente de generación en generación desde hace 400 años: los “kakure kirishitan”, o cristianos ocultos, representan la comunidad más secreta, a punto de desaparecer, del cristianismo en Japón.

El cineasta estadounidense Martin Scorsese recuperó la historia de estos creyentes nipones, descendientes de quienes en el pasado se vieron obligados a esconder su fe para huir de la persecución, la tortura y el asesinato. “Silencio” (Silence, 2016), película protagonizada por Andrew Garfield y Liam Neeson, está basada en la novela homónima del nipón Shusaku Endo (1923-1996) publicada en 1966, y narra la desesperación de los misioneros jesuitas portugueses en el siglo XVII al toparse con el silencio de su Dios frente a las torturas infligidas por las autoridades japonesas a los cristianos.

El concepto “kakure kirishitan” se remonta a los años posteriores a la derrota de los campesinos japoneses -en su mayoría cristianos- frente al shogunato (gobierno militar nipón) Tokugawa en la Rebelión de Shimabara (1637-1638). Hasta entonces, y desde que el misionero español Francisco Javier lo introdujera en Japón en 1549, el cristianismo había sido -con alguna excepción- bien recibido, prosperando sobre todo en la isla meridional de Kyushu, con Nagasaki como centro de la Iglesia. Hacia finales del siglo XVI se hablaba de más de 300.000 conversos al cristianismo. Sin embargo, los poderosos señores feudales japoneses creyeron que la introducción de una religión extranjera debilitaría su poder. Ante la persecución que sufrieron entonces -algunas estimaciones hablan de alrededor de 5.500 creyentes asesinados en Japón-, el cristianismo se vio obligado a disfrazarse.

La religión occidental estaba poco consolidada en Japón por aquel entonces, por lo que las creencias se mezclaron con las religiones previamente existentes -principalmente el budismo- y dieron lugar a una religión híbrida. Con el paso del tiempo, las figuras de los santos y de la Virgen María fueron adquiriendo una apariencia cada vez más similar a las tradicionales estatuas de Buda, y las plegarias fueron adaptadas a los cantos budistas. La Misa se celebraba con arroz y “sake” japonés en lugar de pan y vino. Tras la prohibición del cristianismo en el país, la ausencia de sacerdotes dejó en manos de personas ajenas al clero el bautismo de nuevos cristianos.

Con la reintroducción -por parte de los franceses- del cristianismo en Japón a mediados del siglo XIX, algunos “kakure kirishitan” volvieron a unirse a la Iglesia; en la actualidad, los cristianos representan menos del 1 por ciento de la población. Otros, sin embargo, no reconocieron al catolicismo como la fe original de sus ancestros. Siglos de ocultación y aislamiento habían transformado su religión en un culto totalmente diferente, rodeado aún en la actualidad de un aura de misterio. Una vez fueron alrededor de 150.000, aunque se estima que solo quedan algunos centenares de “kakure kirishitan” en la actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*