Los árboles “chatean” (entre sí)

ILUSTRACIÓN: Raúl Azuaje

INVESTIGADORA CANADIENSE prueba que los árboles se comunican entre ellos.

 

Suzanne Simard explica los detalles de este descubrimiento:

 

 

JACKIE GUTIERREZ. – Durante años, los investigadores relacionados con el área de ecología en la Universidad de Columbia Británica, Canadá, han estudiado el comportamiento de los árboles.

Entre los hallazgos realizados, encontraron evidencia de que los árboles se comunican entre sí, así como con otros seres vivos.

De acuerdo con la ecólogo forestal Suzanne Simard, las plantas interactúan y se comunican a través de una red subterránea de hongos que une a las plantas con el ecosistema circundante.

A través de esta simbiosis, las plantas pueden contribuir al desarrollo y crecimiento mutuo y ayudar a los diferentes ejemplares del bosque.

El descubrimiento se produjo a partir de la observación de las pequeñas bandas de color blanco y amarillo de hongos identificados en el suelo de los bosques. En una entrevista con Ecology.com, Suzanne explicó lo que los científicos fueron capaces de averiguar a través del análisis microscópico.

Según ella, los hongos están conectados a las raíces del árbol. A partir de esta conexión, los árboles pueden intercambiar carbono, agua y nutrientes, según sea necesario.

 

-Los grandes árboles proporcionan “subsidios “a los más jóvenes a través de esta red de hongos. Sin esta ayuda, la mayoría de las plántulas no se desarrollarían, explicó el científico.

 

Los árboles más antiguos, ya desarrollados y grandes, son considerados como “plantas madre”.

Ellos se encargan de la gestión de los recursos de una comunidad de plantas a través de los hilos de hongos. Esta conexión es tan fuerte que, según la investigación del equipo de Simard cuando se corta un árbol de este tamaño, la tasa de supervivencia de los miembros más jóvenes del bosque o selva se reduce drásticamente. La conexión existente entre las plantas es comparable con la sinapsis de las neuronas humanas.

Este descubrimiento puede cambiar la manera de ver y abordar las cuestiones forestales.

 

 

Hyperión es el árbol más alto del planeta. Es una Sequoia sempervirens, de 115,55 metros de altura, localizada en el Parque Nacional Redwood, al norte de San Francisco, California. Es un árbol joven, aún en crecimiento. Lo más fascinante en torno a él, quizás sea que apenas una docena de personas lo hayan visto y sepan su localización exacta.
Su descubrimiento ocurrió el 8 de septiembre de 2006, desbancando al Stratosphere giant, otro árbol de la misma especie que, con una altura de 112,83 metros en 2004, era hasta entonces considerado como el más alto.

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*