La Iglesia asiste en “La Gran Huida”

ENTRE LAS DIFERENTES ACCIONES: ALBERGUES, ASISTENCIA EN TEMAS DE VIVIENDA, BÚSQUEDA DE TRABAJO E INCLUSIÓN SOCIAL; 

PARTICIPAN  8 EPISCOPADOS: ECUADOR, COLOMBIA, BRASIL, PERÚ, PARAGUAY, CHILE, BOLIVIA Y ARGENTINA.

ARTURO SOSA, SJ.: “LAS MIGRACIONES INTERPELAN NUESTRA EXISTENCIA COMO CRISTIANOS”

JESÚS BASTANTE / RD.- ‘Puentes de Solidaridad‘, es el nombre del plan lanzado por los Episcopados de ocho países latinoamericanos, con el aval del Vaticano, para ayudar “a varios cientos de miles de venezolanos” que se han visto obligados a dejar su país.

El proyecto, que ha sido presentado este lunes en el Vaticano, quiere “recibir, proteger, promover e integrar a inmigrantes y refugiados”, según apuntó el subsecretario del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, Fabio Baggio.

El proyecto humanitario para los refugiados venezolanos es fruto de la colaboración de las Conferencias Episcopales de Ecuador, Colombia, Brasil, Perú, Paraguay, Chile, Bolivia y Argentina, con la asistencia del dicasterio vaticano, que comenzó a generarse en septiembre pasado para hacer frente a la presencia masiva de inmigrantes venezolanos.

Se trata de un proyecto de dos años de duración y para el que el dicasterio ha destinado 400.000 euros al año para repartir entre los ochos países y gracias a donaciones privadas, que se unirán a los fondos que destinará cada conferencia episcopal. Tal y como explicó Baggio a Efe, Francisco animó a los obispos latinoamericanos a seguir adelante para “ayudar y asistir” a los inmigrantes venezolanos.

Aica .- El objetivo del programa, -llamado «Puentes de solidaridad, plan pastoral integrado para asistir a los inmigrantes venezolanos en Sudamérica»- busca «recibir, proteger, promover e integrar a los venezolanos obligados a emigrar, en cada fase de su viaje, desde la partida al tránsito, hasta la llegada y el posible regreso a casa».

La iniciativa fue presentada, este lunes 7 de mayo, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, en la que participaron el padre Arturo Sosa SJ, superior general de los Jesuitas, el padre Fabio Baggio y el padre Michael Czerny, sub secretario de la Sección de Migrantes y Refugiados del dicasterio.

«Respondiendo al llamado del papa Francisco para recibir, proteger, promover e integrar a migrantes y refugiados, ocho Conferencias Episcopales en América Latina unieron sus fuerzas para dar una respuesta conjunta a la problemática migratoria derivada de los flujos masivos de venezolanos, quienes se vieron obligados a migrar a otro país sudamericano en estos últimos años», explicaron en la presentación.

Los ocho países implicados en este plan pastoral son: Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Bolivia, Paraguay y la Argentina.

Además, «a través de una acción coordinada, este plan integrado contempla una amplia gama de actividades y servicios a favor de los venezolanos, otros migrantes vulnerables y las comunidades locales que los reciben».

Entre las diferentes acciones se contemplan albergues, asistencia en temas de vivienda, búsqueda de trabajo e inclusión social; facilitación de acceso a servicios de educación y salud; incidencia política y asistencia legal; formación profesional de agentes pastorales y diferentes campañas de sensibilización.

Durante la rueda de prensa también se presentó un curso sobre «Advocacy» (patrocinio) en el ámbito migratorio» para agentes pastorales en Sudamérica, promovido por la Pontificia Universidad Católica Argentina y patrocinado por la misma Sección de Migrantes y Refugiados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*