La CEV, junto al Papa

-“COMPARTIMOS SUS PREOCUPACIONES Y DECISIONES  

– FRANCISCO, CONTRA LOS NUEVOS ESCRIBAS Y FARISEOS, RIGORISTAS Y LEGALISTAS: “HIPÓCRITAS”

Los obispos venezolanos

BASTANTE.- “Cuente con nosotros en este empeño y le reiteramos nuestra filial devoción”. La Iglesia venezolana ha enviado una carta al Papa en la que muestra su “cercanía, fraternidad y solidaridad” con el Papa, y apuestan por “acrecentar la comunión y la colegialidad en la Iglesia”.

El escrito, firmado por monseñor Azuaje, asegura que todo el Episcopado del país acompaña al Papa “en su proyecto de hacer más visible el rostro de Cristo en la Iglesia, lo que tantas veces acarrea incomprensiones y hasta insidias”.

“Compartimos sus preocupaciones y sus decisiones para sanear misericordiosamente aquello que ha generado desaliento, escándalo y hasta deserción de muchos católicos”, afirma la nota, en la que los obispos anuncian su intención de visitar a Francisco el 10 de septiembre, “donde renovaremos nuestro compromiso de servicio apostólico al pueblo de Dios, en plena comunión con su persona como Sucesor de Pedro”.

“Desde Venezuela, un país que sufre, elevamos nuestra oración para que el Resucitado le siga asistiendo en la conducción de esta Iglesia que quiere seguir siendo en madre misericordiosa, pedagoga, servidora de la humanidad, Iglesia en salida”, concluye la nota.

Ésta es la carta de los obispos venezolanos al Papa:

Caracas, 30 de Agosto de 2018
Prot. 146-08/2018-P.

Su Santidad
FRANCISCO
Ciudad del Vaticano.

Beatísimo Padre.

Reciba de todos los miembros de la Conferencia Episcopal Venezolana, nuestra palabra y sentimiento de cercanía, fraternidad y solidaridad con su persona y con su Ministerio Petrino, en la firme convicción que es El Señor Jesús con su Espíritu, quien le impulsa a acrecentar la comunión y la colegialidad en la Iglesia.

Como Pastores de este pueblo de Dios que peregrina en Venezuela, le acompañamos en su proyecto de hacer más visible el rostro de Cristo en la Iglesia, lo que tantas veces acarrea incomprensiones y hasta insidias, pero confiamos en la fuerza del Espíritu que anima y sostiene en todo momento. Compartimos sus preocupaciones y sus decisiones para sanear misericordiosamente aquello que ha generado desaliento, escándalo y hasta deserción de muchos católicos. Ante esto recordamos a Pablo: “todo lo puedo en aquel que me conforta” (Fil 4, 13).

Prontamente nos veremos en nuestra Visita Ad Limina Apostolorum, teniendo como marco central la audiencia con su Santidad el día 10 de septiembre y la visita a la tumba de los Apóstoles Pedro y Pablo, donde renovaremos nuestro compromiso de servicio apostólico al pueblo de Dios, en plena comunión con su persona como Sucesor de Pedro.

Desde Venezuela, un país que sufre, elevamos nuestra oración para que el Resucitado le siga asistiendo en la conducción de esta Iglesia que quiere seguir siendo en madre misericordiosa, pedagoga, servidora de la humanidad, Iglesia en salida. Cuente con nosotros en este empeño y le reiteramos nuestra filial devoción.

 

Pedimos su bendición apostólica,

+José Luis Azuaje Ayala / Arzobispo de Maracaibo
Presidente de la C.E.V

 

Los “nuevos escribas y fariseos”…

Había mucha expectación en Roma por ver al Papa Francisco. La Ciudad Eterna apareció medio nublada, pero ello no fue óbice para que miles de fieles recibieran con una ovación, y varios “¡Viva el Papa Francisco!”, a Bergoglio en un Angelus en el que denunció a los “hipócritas” que, en tiempos de Jesús, y también hoy, “querían desacreditar la autoridad de Jesús como maestro”.

No fue una respuesta a nada, el Papa ya ha dicho que no va a dar pábulo a las acusaciones infundadas, pero lo cierto es que el Evangelio de este domingo hizo un nuevo favor al Pontífice que trata de seguirlo con los ojos de Jesús.

Ante los rigoristas, el Papa invocó “la autenticidad de nuestra obediencia a la Palabra de Dios contra toda contaminación mundana o legalista”. En el relato evangélico, “escribas y fariseos se dirigen a Jesús, acusando a sus discípulos”. La historia, con frecuencia, tiende a repetirse.

¿Cuál era el pecado? “No seguir los preceptos según las tradiciones”. Jesús, explicó el Papa, replicó con fuerza: “Bien ha profetizado Isaías de ustedes, hipócritas (…). El pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. En vano me rinden culto enseñando doctrinas que son preceptos de hombres”.

“Jesús dice palabras claras y fuertes -añadió Bergoglio-: hipócritas es una de las palabras más fuertes, y la pronuncia dirigiéndose a los maestros de las religiones. Hipócritas, dice Jesús”. Y es que el Maestro, señaló el Papa, “quiere sacudir a los escribas y fariseos del error en que han caído”, el de “cambiar la voluntad de Dios dejando de lado sus mandamientos para observar las tradiciones humanas”. Aquí, la reacción de Jesús es severa.

“También hoy -añadió Francisco-, el Señor nos invita a huir del peligro de dar más importancia a la forma que a la sustancia, y nos llama a reconocer nuevamente lo que es el centro de la experiencia de la fe: el amor a Dios y al prójimo, purificándola de la hipocresía del legalismo y del ritualismo”.

Como también señala en otra lectura de este domingo el Apóstol Santiago, “que nos dice cómo debe ser la verdadera religión: la verdadera religión es visitar a los huérfanos y a las viudas en el sufrimiento, y no dejarse contaminar por este mundo”. Una visita que supone “poner en práctica la caridad a partir de las personas más necesitadas, más frágiles y más marginadas, las personas de las que Dios se ocupa. Y nos pide que hagamos lo mismo”.

No dejarse contaminar por el mundo “no quiere decir aislarse de la realidad, no”, matizó el Papa. “Significa vigilar para que nuestro modo de pensar y actuar no esté contaminado por la mentalidad mundana, la avaricia, la soberbia… Un hombre o una mujer que vive en la mundanidad, en la avaricia, en la soberbia, y cree y se hace ver como religioso, es un hipócrita”.

Tras el Angelus, Francisco lamentó, “con dolor”, cómo “aún soplan vientos de guerra, y llegan noticias inquietantes de una nueva catástrofe humanitaria en la amada Siria”. Frente a ello, renovó el llamamiento a la comunidad internacional, “y a todos los actores implicados, a servirse de los instrumentos de la diplomacia, el diálogo y las negociaciones, en el respeto del derecho internacional, y salvar las vidas de los civiles”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*