La basílica con “graves daños”

EL AGUA SALADA DESCOMPONE LOS LADRLLOS DE LAS ESTRUCTURAS

https://www.facebook.com/gente.veneta/videos/2160577050848971/?t=3

 

Desde el lunes 29 de octubre se han registrado fuertes lluvias, vientos de 120 kilómetros por hora e inundaciones. Hasta la fecha han fallecido unas 12 personas. Los medios locales informaron que en Venecia el nivel del agua llegó hasta 156 centímetros. Diversas plazas, negocios, calles, museos y viviendas han quedado inundadas.

Este fenómeno llamado “Acqua alta” no es extraño en la ciudad, ya que suele ocurrir entre las estaciones de otoño y primavera. Sin embargo, este año se ha registrado uno de los niveles más altos de inundación.

En la Basílica de San Marcos el agua se filtró por el suelo –que quedó sumergido en un 75%– y permaneció a un nivel de 90 centímetros durante 16 horas.

El primer procurador del templo, Carlo Alberto Tesserin, indicó a los medios que la inundación afectó las puertas de bronce, las columnas y mármoles.

“La iglesia tiene una estructura hecha de ladrillos que, empapados en agua salada, se deterioran hasta una altura de varios metros, poniendo en peligro los mosaicos que adornan las bóvedas”, advirtió.

Tesserin lamentó que “en un solo día la basílica envejeció veinte años” y que “nos habían prometido a nosotros y a toda la humanidad que no se repetirían”.

Las partes más perjudicadas de la Basílica de San Marcos, que data del siglo XI, son el Baptisterio y la Capilla Zen, cuyos suelos estaban adornados con bellos mosaicos.

“Para nosotros, reparar el daño de las inundaciones frecuentes, aparte de los costos asociados, se está volviendo cada vez más difícil y podría volverse imposible, especialmente en un escenario de cambio climático global que el mundo científico considera cierto”, aseguró Tesserin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*