INSOLENCIAS: “si no hay pan, coman conejo”

FAO: 4,1 MILLONES de desnutridos  en Venezuela

CANIA, LA ESPERANZA de los niños desnutridos

MADURO: si no tienen pan, coman conejo

 

 

Aunque el régimen  no ofreció los datos completos para elaborar el informe sobre el estado mundial de la seguridad alimentaria y la nutrición en 2016, la FAO reveló que el hambre en Venezuela pasó de 10,5% a 13% en dos años.

Al presentar este viernes su informe sobre el estado de la nutrición entre 2014 y 2016 en Roma, su sede mundial, la FAO ubicó a Venezuela como la segunda nación latinoamericana con la mayor prevalencia con personas subalimentadas en América Latina y el Caribe.

Venezuela comparte el podio con otras dos naciones del Alba -el bloque creado por los difuntos Fidel Castro y Hugo Chávez-  de los países con más hambre en la región. 

El índice de hambruna en la cuna de Bolívar pasó del 10,5 al 13% el año pasado; solo superado por Santa Lucía (del 14,2% al 17%); aunque por debajo de Dominica (del 5,7 al 5,8 %).

Otros países donde el hambre ha crecido son Jamaica (del 6,9 al 8,4 %); Belice (del 4,6 al 6,2 %); Costa Rica (del 5,4 al 5,6 %); El Salvador (del 10,7 al 12,3 %) y Paraguay (del 11,9 al 12%).

Según la FAO, este es el mayor índice de desnutrición que presenta la población venezolana en 25 años. 

La subnutrición (dieta alimentaria insuficiente por las cantidades ingeridas o la escasez de nutrientes)  saltó de 2,8 millones de personas entre 1990 y 1992 (año de la aparición en los medios de Hugo Chávez) a 4,8 millones de personas entre 2014 y 2016. – INFORME DE LA FAO 201 by El Estímulo on Scribd

 

Cania, la esperanza de los niños desnutridos

GÉNESIS HERRERA / El Nacional .- “Mi niño ha engordado, estaba en un estado de desnutrición grave, se le veían los huesitos”, dijo Marisol Lore, madre de Jesús, uno de los niños que forma parte del modelo de intervención de semi-internado del Centro de Atención Nutricional Infantil Antímano (Cania).

Cania ayuda a niños, adolescentes y mujeres embarazadas que se encuentran en estado de desnutrición. Desde las 7:00 am hasta las 4:00 pm, los menores de edad comen de acuerdo con la asesoría de los nutricionistas y los pediatras. Los trabajadores sociales, psicólogos y psicopedagogos instruyen a las madres, quienes además cuentan con educadores para saber cómo llevar su situación.

“Cania ha sido excelente. Me ha enseñado mucho”, agregó Marisol Lore.

La doctora Mariana Mariño, miembro de Cania, indicó que la desnutrición se puede catalogar como una enfermedad. Criticó la ligereza con la que se pueda ver este problema.

“Si vemos la desnutrición como una situación que está allí, pero que no compromete la vida del paciente, que no tiene consecuencias, va a ser poco probable que encontremos en los familiares unos aliados para poder manejar la situación”, explica Mariño.

El tratamiento que provee Cania se dirige a la familia. Los especialistas coinciden en que la recuperación del paciente debe ser sostenible y esto pasa por cambiar la dinámica familiar. El personal enseña prácticas que mantengan en una condición saludable al paciente.

Aixa García, madre de Thiago, quien ya está próximo a ser dado de alta, explica que en Cania se dio cuenta de cómo se deben hacer las cosas. “Ahora sé cómo debo alimentarlo. Aquí te dan las herramientas para todo”, añadió.

García aseguró que la dedicación que le tienen a los niños, vengan de donde vengan, si son de bajos recursos o no, es enorme. “Aquí todos te tratan bien”, afirmó, mientras juega con su hijo en el parque del centro asistencial.

La doctora Mariño resaltó que cada vez atienden más casos de desnutrición grave.

“Dentro de este grupo, la mayoría de los niños son menores de dos años de edad. Se encuentran dentro de los primeros 1.000 días de vida, un período crítico que compromete a futuro la salud y desarrollo del niño”, advirtió la especialista.

A pesar de estar ubicados en el sector La Yaguara, de la parroquia Antímano, el centro nutricional recibe a pacientes de la Gran Caracas y de otros estados del país.

“Entregamos una serie de herramientas en ese rol de protección. Cania es prevención activa y también intervención”, señaló la doctora.

Los representantes de los niños coincidieron en que el servicio es integral y que es una ayuda imprescindible frente a la crisis económica que se vive en el país.

“En Cania conocen el verdadero peso de la responsabilidad que tienen con los niños. Nos han transmitido educación, responsabilidad y compromiso. Yo creo que Cania es una bendición para el país”, puntualizó Yaritza de Corrales, una madre emocionada por la recuperación de su hijo.

 

60% de niños menores de 5 años presentó desnutrición aguda

ISAYEN HERRERA .- El más reciente Informe de Monitoreo, Alerta y Atención en Nutrición y Salud, Saman, que elaboró Cáritas hasta el 31 de julio y que realiza de – sde el último trimestre del año pasado, revela que 60% de 486 niños menores de 5 años de edad que pesó y midió tenía déficit nutricional.

Susana Raffalli, experta en seguridad alimentaria y coordinadora del programa Saman, aseguró que los índices del último boletín pasaron ahora a escala de emergencia, porque superaron en más de 11% la muestra que reportó una desnutrición aguda grave hasta julio.

Aún Raffalli no se atreve a adelantar los datos definitivos del informe de Cáritas, hasta que no se terminen unas jornadas itinerantes en el estado Vargas y en Machiques, y se termine de constatar cuántos niños con desnutrición severa hay en esas comunidades, pero ya puede decir que se superó el porcentaje obtenido en mayo.

En un primer boletín, con datos de entre octubre y diciembre de 2016, la desnutrición aguda marcaba 8,9 puntos y la muestra revelaba una situación de alerta, según la clasificación integrada de Seguridad Alimentaria en Emergencias Humanitarias. El segundo boletín fue de enero y febrero de 2017 y el índice reportado era 10; y en el último, de marzo y abril, el valor era 11,1.

Raffalli destacó que, si bien esta muestra no puede hablar de la nutrición a escala nacional, sí detecta quiénes serán los niños más afectados si continúa el problema de seguridad alimentaria en el país.

Desde julio el gobierno comenzó a referirse a la vulnerabilidad nutricional y anunció la reinstalación de las casas de alimentación que cerraron en 2013. Aunque se celebra que el tema nutricional ahora esté en el discurso presidencial, la experta en seguridad alimentaria acota que estos programas son obsoletos.

“Lo que se usa en todos los países es que la gente con un cestaticket vaya a comprar lo que quiera. En este momento ya no se puede hablar de vulnerabilidad sino de daño nutricional. Ya la aplicación de estas casas de alimentación es una estrategia inadecuada, porque reparten comida normal a gente que quizá no la necesita. Se debe disponer de alimentos terapéuticos en dispensarios y hospitales. El gobierno sigue ausente del problema, aunque ya lo esté hablando. No se está haciendo una lectura apropiada y la medida no causará ningún efecto”, explica Raffalli.

Desde el primer boletín, Cáritas detectó que en Zulia y Vargas el porcentaje de niños con desnutrición era más elevado. Esta vez se estudiaron a profundidad las condiciones de saneamiento para esclarecer las causas del problema y presentarlas en el boletín que se presentará la próxima semana.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*