Guantelete del Infinito

No solo en el Universo Marvel hay reliquias que muchos persiguen por los supuestos poderes que otorgan. Thanos, uno de los grandes villanos de Marvel, hizo todo lo posible por hacerse con un guantelete dorado que gracias a las seis Gemas del Infinito le hicieron ser prácticamente invencible. Una historia que ahora está en la palestra por ser el principal enemigo del universo cinematográfico de la compañía. Pero, ¿y si el dictador Franco ya lo hubiera intentando antes?

 

¿Este es el guantelete de Infinity War o una reliquia católica?
Abajo, la reliquia de la mano de Santa Teresa de Jesús

DAVID RAMOS / ACI Prensa.- La nueva película del universo cinematográfico de Marvel, “Avengers: Infinty War”, tiene como un artefacto protagónico el “Guantelete del Infinito”, con el que el antagonista Thanos busca desaparecer a la mitad de habitantes del universo. Mientras, en redes se hizo viral el parecido del objeto con una antigua reliquia católica.

La exitosa película de Marvel ha recaudado más de mil doscientos millones de dólares a nivel mundial tras su estreno, el 27 de abril. El tema central de la película, inspirada en historietas, es el enfrentamiento entre los Avengers, “vengadores”, y el villano Thanos, que busca apoderarse de las seis “gemas del infinito”, para tener poder ilimitado.

Las seis gemas –del alma, espacio, mente, realidad, tiempo y poder– tienen diversos colores, y Thanos las inserta una a una en su guantelete a medida en que las obtiene.

Esta es una de las reliquias que se atesoran en España, la mano incorrupta de Santa Teresa de Jesús. Lo siento por los fans de

En 1585, tres años después de la muerte de Santa Teresa de Ávila, exhumaron su cuerpo y descubrieron que estaba incorrupto. Diversas reliquias de su cuerpo fueron entonces extraídas, entre ella, la mano que hoy se conserva en el monasterio de Ronda.

Ahí llegó en 1910, luego de la expulsión de las carmelitas que vivían en Lisboa, Portugal. Durante la guerra civil española, la reliquia fue requisada por milicianos, para ser hallada tiempo después en Málaga por el bando nacional.

El dictador Francisco Franco mantuvo la reliquia en la capilla del Palacio Real de El Pardo. A su muerte, en 1975, la reliquia regresó al monasterio en Ronda.

El guante que cubre la mano incorrupta de la santa española es de plata, y tiene los dedos engalanados con piedras preciosas y semipreciosas.

En una entrevista publicada en el sitio web de la Diócesis de Málaga, la hermana María Paz, entonces de 64 años, aseguró que las religiosas no se acostumbran a tener en su monasterio “la grandeza” que es la reliquia de la mano de Santa Teresa de Jesús.

La hermana Jennifer dijo en esa ocasión que “cuando yo llegué con mi padre espiritual por primera vez al convento y me dieron a besar la mano, ¡la mano! Me arrodillé, me persigné… y no sabía qué hacer. Es algo muy grande”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*